La presidencia española destruyendo Internet

Visto en Meneame con traducción de Kismet (gracias):

Como España ostenta la Presidencia rotatoria del Consejo Europeo, está definiendo la “Agenda Digital” europea. Un borrador de documento relacionado con la “Estrategia de Granada”, revela unas tendencias inaceptables orientadas a dar el control de Internet a los operadores de telecomunicaciones, sacrificando la neutralidad de la red.

En general, el documento parece elaborado para satisfacer a los grandes operadores de telecomunicaciones, como Telefónica. Si se lleva a cabo, el plan podría representar un severo retroceso en el ecosistema de Internet y en los derechos de los ciudadanos a lo largo de toda Europa.

¿Como acabar con la neutralidad de la Red en dos lecciones?

El texto intenta justificar, de forma confusa, que los operadores de telecomunicaciones puedan poner el punto final al principio de neutralidad en la Red. En un perfecto truco de “charlatán”, el texto describe a los proveedores de servicios en línea, por ejemplo, todos aquellos actores en el ecosistema que crean y distribuyen contenidos, servicios y aplicaciones, como “intermediarios de Internet”.

Entonces argumenta que estos proveedores de servicios se benefician de un acceso gratuito ilegítimo a los “consumidores”, y viene a decir que los operadores de telecomunicaciones deberían poder acceder a algo parecido a unos “beneficios cruzados”, para financiar el desarrollo de redes de alta velocidad.

La intención de este truco es convertir a los operadores de telecomunicaciones en controladores de acceso a la red, y permitirles que los proveedores de contenidos les paguen para evitar que su tráfico sea ralentizado. Semejante discriminación podría significar el final de la apertura de Internet, permitiendo a los operadores controlar y diferenciar el acceso a los servicio en línea haciendo negocios con contenidos o proveedores de servicios específicos.

¿Qué hay sobre la privatización del espectro radioeléctrico público?

Bajo el término de “flexibilidad”, el documento clama por la real privatización del espectro electromagnético, que es un recurso público limitado. Se propone levantar las restricciones impuestas por las autoridades públicas a los operadores de telecomunicaciones a la hora de utilizar el espectro y permitirles vender sus licencias a terceras partes.

Mientras que las nuevas tecnologías nos proporcionan actualmente la oportunidad de usar el dividendo digital para desarrollar redes inalámbricas verdaderamente abiertas, libres y compartidas, la propuesta española supone abandonar los beneficios económicos y sociales de una infraestructura de Internet abierta oir el único interés de unos pocos actores privados.

Falsos “derechos de los usuarios”, confundiendo ciudadanos con consumidores

Mientras que la mayoría de las propuestas podrían suponer una limitación en los derechos ciudadanos, la Presidencia Española clama por protegerlos mediante una “Carta Europea de Derechos para los Usuarios de Servicios de Comunicación Electrónica”.

Irónicamente, esta denominada “carta de derechos” se limita a configurar una serie de protecciones contractuales, que se limitan a la transparencia de la información de los contratos, servicios de atención al cliente, control sobre los gastos y la protección de otros derechos comunes de los consumidores.

Esta cortina de humo intenta esconder una flagrante denegación de las protecciones necesarias para garantizar de forma efectiva los derechos fundamentales y las libertades, tales como la libertad de expresión o la protección de la privacidad.

Un plan para reforzar la Ley de Propiedad Privada.

Aunque el borrador contiene notables reseñas en relación a las limitaciones y excepciones a los derechos de copia o al licenciamiento colectivo, el texto también hace una vaga aunque preocupante referencia al reforzamiento de la Ley de Propiedad Intelectual y al filtrado de sitios web “que hacen posible la infracción masiva de los derechos de propiedad intelectual”.

Esto parece coherente con un proyecto de una Resolución del Consejo que pretende la continuación de la absurda “guerra al compartir” mediante el filtrado de contenidos de Internet.

Aunque la traducción al Inglés desde el Castellano no es demasiado buena, vale la pena leer partes del borrador ya que proporciona una visión del concepto del la Presidencia Europea de lo que debe ser la futura infraestructura de Internet. Pero una cosa es segura: aunque el desarrollo una mejores comunicaciones de banda ancha requiere unas inversiones significativas, la mejora de las infraestructuras de comunicaciones no deberían completar a expensas de las mejoras para los ciudadanos, la competencia efectiva o de las innovaciones que permiten la sociedad en red.

Semejante conservadora visión, conducida por un interés dominante especial, solamente puede alejar a Europa de una sociedad del conocimiento innovadora, competitiva e integradora. Esto debe recibir el más completo rechazo por parte de la la Comisión y el Parlamento Europeo, ya que nos aleja de forma en la que la UE se mueve hacia su propia Agenda Digital, concluye Jerémie Zimmermann, portavoz de Quadrature du Net.

Esta entrada fue publicada en ciberfight, internet, política y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.