Privacidad y grabación de acciones de la policía

flower spyPersonalmente me alineo con la opinión expresada por el relator especial de las Naciones Unidas para la Seguridad y que viene a sostener que una licencia sin límites para vigilar y espiar a todas las personas es algo tan desproporcionado que debe ser evitado, teniendo que prevalecer el derecho a la privacidad de los ciudadanos. Esto no significa que no existan casos concretos y fundados para que se controle a según qué personas o según qué zonas, con supervisión judicial, pero debe prevalecer la privacidad como elemento fundamental para garantizar la democracia. Cuando uno va por la vía pública bien puede estar ejerciendo acciones privadas y su anonimato debe ser especialmente protegido. Voy a poner algunos ejemplos: Ningún servidor de la seguridad en el ejercicio de sus labores públicas debería recabar indiscriminadamente si yo por la calle opto por entrar en una sinagoga, iglesia, mezquita, en una consulta para la planificación familiar o en la sede de una ONG u otra.

Este tipo de vigilancia debe ser evitado, lo mismo que ocurre con las comunicaciones en general y eso aún a sabiendas que algún criminal se escapará. Esta especial protección es, en mi humilde opinión, el mal menor de los muchos males que tenemos donde elegir y me viene a la mente el libro 1984.

En el caso de los servidores públicos, en el ejercicio de su labor como sirvientes públicos que tienen la capacidad legal de ejercer la violencia y a los que se les presupone una conducta ejemplar, se entiende que cuando actúan en el curso de una detención, por ejemplo, es porque se presupone se está cometiendo, se ha cometido o se va a cometer un delito. Estas grabaciones que incluyen imágenes de personas que pueden ser inocentes, deberían existir para proteger los derechos de ambos en el caso de conflicto y siempre con supervisión judicial.

Convengo en que es un tema complicado ya que sabemos que estamos siendo permanentemente controlados ya sea de forma pasiva o activa, pero no por eso creo que debamos dejar de preguntarnos si deberíamos defender que esa vigilancia continua va contra el espíritu de un estado de derecho moderno y sólido.

Privacidad y grabación de acciones de la policía

Si no puedes con el humor…

Si no puedes con el humor, tal vez no puedas con la verdad.

Me gusta el humor grueso, siempre me ha gustado. Me ha escandalizado, me ha horrorizado y me he reído a partes iguales.

Mas de una vez he pensado “pero qué burro que hay que ser, Ricky Gervais” y luego me he alegrado del hecho de poder decir algo así, poder reírnos y aún y todo seguir luchando por un mundo mejor que se preocupe por las personas.

Porque la risa mata el miedo y nos ayuda a destruir los monstruos reales.

Si a alguien tiendo a temer con más frecuencia es a quien carece de sentido del humor.

Safe Creative #1506174347693

Si no puedes con el humor…

Reflexiones sobre la Libertad de Expresión

Tras la crisis generada por la interpretación sacada de contexto de unos Tweets de Guillermo Zapata, originados hace nada menos que cuatro años, una eternidad en términos digitales, mucho se ha debatido, declarado y decidido. Poco bueno ha salido de este debate. Sinceramente creo que como sociedad hemos perdido mucho y nos será difícil siquiera comprender el alcance de la pérdida hasta que, tal vez, ya sea demasiado tarde.

De entre todo lo escrito hay un gran artículo que destaca y que suscribo. El de Darío Adanti:

El humor no sólo es libertad de expresión, concepto que no está muy claro para muchas personas, sino también arte. Ficción que a veces, como decían en V de Vendetta, usa la mentira y la exageración para decir la verdad del ser humano.

El humor nos dice la verdad de lo que somos, nos muestra ante espejos tal y como somos o deformados para avisarnos de aquello en lo que nos podríamos convertir, y a veces eso es doloroso. La vida es dolorosa, la vida es injusta y tenemos que aprender a gestionarlo.

Y lo que yo os digo es que si no podemos con el humor, tal vez no podamos con la verdad.

El mundo en el que vivimos no es únicamente de color de rosa. Tiene partes oscuras que a veces no nos gusta iluminar. Pero sólo iluminando esas partes tan oscuras, sólo riéndonos del terror, podremos, tal vez, avanzar.

Safe Creative #1506174347426

Reflexiones sobre la Libertad de Expresión

¿Quiere cambiar de compañía de teléfono?

Conversación hoy, hace unos minutos:

Llamada de teléfono:

– ¿Sí?

– Hola, soy [nombre de comercial] de [compañía telefónica de turno].

– ¿Es usted [mi nombre completo]?

– Sí, así es.

– Estupendo ¿tiene usted ADSL?

– No

– …. (pausa) …. Bueno, vale, entonces ¿y esta línea de teléfono con qué compañía la tiene?

– Bueno, con [mi compañía de teléfono actual], pero la voy a dar de baja.

– ¡Oh! ¿Y eso?

– Bueno. Todo son llamadas y ya me aburro.

– …. (pausa más larga en plan “esto no está en el guión”)… ¿y entonces tiene una línea fija?

– No, tampoco.

– ….. (silencio embarazoso) … ¿y si necesita llamar por teléfono?

– Iré a una cabina si lo necesito. Verás, ya llevo mucho tiempo conectado y es hora de desconectar un poco y dejar el ruido atrás.

– Bu… bueno… pues hace bien. Adiós y gracias.

– A ti.

¿Quiere cambiar de compañía de teléfono?

Freedom of Speech

by Christopher Hitchens:

I am sure that all British journalists will agree with the statement issued by Jodie Ginsberg, chief executive of Index on Censorship, following the murderous attack on the staff of the French magazine Charlie Hebdo:

“The ability to express ourselves freely is fundamental to a free society. This includes the freedom to publish, to satirise, to joke, to criticise, even when that might cause offence to others. Those who wish to silence free speech must never be allowed to prevail”.

Similarly, we can all agree with Michelle Stanistreet, general secretary of the National Union of Journalists, who described the attack as “an attempt to assassinate the free press”. She added:

“Supporters of free speech and civil liberties must stand together with governments to condemn this act and defend the right of all journalists to do their job without fear of threats, intimidation and brutal murder”.

Doubtless, there will be people who think the magazine was overly provocative in publishing cartoons of Islam’s prophet Mohammed. If so, they should think again.

Let them ponder this key clause in the United Nations’ universal declaration of human rights:

“Everyone has the right to freedom of opinion and expression; this right includes freedom to hold opinions without interference, and impart information and ideas through any media regardless of frontiers”

Press freedom and the freedom of speech allow for newspapers and individual citizens to express views that are offensive. Britain, in company with countries across Europe and the continents of America and Australia, long ago repealed – or never enacted – laws condemning heretics (and blasphemers) to death.

Although we know that Voltaire never did write the words ascribed to him about the right to speak freely, they are, or should be, our maxim:

“I disapprove of what you say, but I will defend to the death your right to say it”.

Freedom of Speech