Spotify o el derecho de acceder a la música por el privilegio de escucharla

He hablado muchas veces de Spotify, un servicio de música en streaming que tiene sus indudables virtudes, pero también sus notables inconvenientes. Tal vez, desde un punto de viste filosófico, sea importante destacar que está muy bien si nos hacemos conscientes de que no pagamos por la música, sino por el privilegio de escucharla.

Es decir, pagamos por un servicio de radio auto-programada sin publicidad. El día que Spotify cierre, se irá todo ese catálogo al mismo tiempo. El día que retiren esa canción concreta que tanto nos gusta, ya no la escucharemos y seguramente no descubriremos muchas cosas que se salgan de los canales convencionales de las últimas décadas.

Sin duda Spotify es una buena idea, un interesante experimento que por el momento no es rentable y tira de inversión de capital riesgo y que depende en gran manera de la buena voluntad de una industria, que no olvidemos, no ha dudado en llamar criminales a la gente que se ha descargado su música sin pagar.

El peligro inherente a confiar en servicios de streaming en la nube en detrimento del P2P es que cedamos el derecho a acceder a la música por el simple y volátil privilegio de escucharla.

Safe Creative #1001155323975

Spotify o el derecho de acceder a la música por el privilegio de escucharla

Una carta de Sting

Ayer recibí una carta de Sting, como tantos otros miembros de Aministía Internacional. De lo que habla es preocupante, 29 madres arrestadas por el gobierno fanático de Irán. El texto está inglés, pero espero que se entienda. Si no es así usad http://translate.google.com

Dear Mario,

I was shocked to hear reports that Iranian security forces arrested 29 mothers and their supporters who were silently mourning children killed in post-election violence this summer.

These Mourning Mothers gather peacefully each week to call for an end to widespread human rights abuses and justice for their dead children.

The disturbing news of their arrest brought to mind profound memories of the Mothers of the Disappeared in Chile and Argentina.

Like the courageous mothers in Iran, the Mothers of the Disappeared faced threats and harassment for seeking justice for their children kidnapped during the Dirty Wars in Chile and Argentina.

My song “They Dance Alone” is dedicated to the Mothers of the Disappeared. I had the honor of performing it with them in 1988 during Amnesty International’s Human Rights Now! Tour.

Dancing on stage with the Mothers of the Disappeared in Chile and Argentina was one of the most moving moments of my career.

I am heartbroken to see that once again others have to face the anguish that the Mothers of the Disappeared endured. I am compelled to speak out again. I hope you will too.

What gives me hope is knowing that Amnesty International is fighting on behalf of the Mourning Mothers and others threatened with abuse in Iran and around the world.

As you read this, Amnesty International is investigating and reporting on the human rights situation in Iran. It’s publishing the names of prisoners of conscience and documenting the use of brutal force to crush dissent – even as it continues to respond to human rights emergencies across the globe.

The people of Iran deserve to speak peacefully without fear. Show them they are not alone. Donate to Amnesty International today.

Sincerely,

Sting

Una carta de Sting

El difícil equilibro en los derechos sobre propiedad intelectual

Estaba respondiendo un correo a un amigo sobre un tema del Manifiesto y me doy cuenta que parte de él da para un breve post. Se abre el debate:

Dice una diputada del PSOE que los autores tienen algunos derechos y también los ciudadanos y que deben armonizarse para proteger a ambos colectivos (creadores y usuarios como si realmente existiera una gran diferencia entre ambos). ¿Soslayamos de esta ecuación los intereses de los intermediarios de modelos de negocio obsoletos? Se ve que sí.

Mi comentario al respecto:

Aquí está el quid de la cuestión. Este equilibrio es imposible hoy en día con las leyes de propiedad intelectual y copyright en la mano, porque el autor tiene “todos los derechos reservados” incluso los de los consumidores. Lo que el consumidor puede hacer se basa en un precio más o menos cuestionable, pero precio, y en ciertos límites a los derechos monopolísiticos y totalitarios de los autores como la copia privada. Cabe preguntar qué opinión le merecen los creadores que liberan algunos de sus derechos, incluso en su forma más restrictiva CC by-nc-nd que a mi juicio es lo que debería ser el modelo de “protección” por defecto para el copyright.

No, no puede haber equilibrio. Resulta que todo es negro sobre una obra hasta 70 años después del fallecimiento del autor y luego todo es blanco ¿cómo puede ser algo más arbitrario? Lo veo complicado. No creo que algo sea de una manera tan absoluta para pasar a otra radicalmente opuesta de un segundo para otro tras 70 largos, larguísimos años.

Es decir, los autores no tienen unos derechos, los tienen todos y los consumidores ninguno. Bueno, sí es cierto que tienen casi todos los derechos, no todos. El único derecho que no tiene el autor, en honor a la verdad, es el de poder renunciar a remuneraciones compensatorias (hablo de derechos patrimoniales que con los morales estoy totalmente de acuerdo) lo que abre interesantes perspectivas para la perpetuación y comportamiento abusivo de ciertas entidades de gestión.

Es curioso ¿verdad?

Safe Creative #0912185137528

El difícil equilibro en los derechos sobre propiedad intelectual

Parafraseando a Thoreau y con todos mis respetos

Son muchas las referencias sobre justicia y libertad de acceso al conocimiento que encontramos entre los líderes de la nación que más tarde sería abanderada de todo lo opuesto, EEUU. Entre éstos encontramos a Thomas Paine o David Henry Thoreau el cual que me inspira desde hace tiempo con su “Desobediencia Civil”. Lógicamente con matices, la distancia y todo respeto me permito parafrasear una de sus más famosas citas y digo que:

“En un país donde se pueden cerrar páginas arbitrariamente por vulnerar presuntamente una ley injusta, lo coherente es que cualquier página con la mínima posibilidad de vulnerar dicha ley sea también cerrada”.

Mario Pena (devolución expresa al dominio público).

Parafraseando a Thoreau y con todos mis respetos

¿Qué tipo de licencia protege mejor una obra en Internet, copyright o copyleft?

Es un debate interesante y quiero enfocar mi opinión desde el punto de vista práctico con ciertas nociones básicas y para nada profesionales del punto de vista de la ley (mezclando impunemente copyright y derecho de autor).

¿Qué protege más una obra en Internet, las licencias de todos los derechos reservados o las licencias “libres”? No quiero entrar en el debate sobre qué licencias son realmente libres o no, diremos, de modo general, que son aquellas que al menos permiten la copia, publicación y distribución de obras, aunque sin ánimo de lucro y sin posibilidad de modificar, en adelante.

El copyright responde a una filosofía basada en “prohibir” y “limitar” la copia por medios legales y tecnológicos. Sin embargo el copyleft tiene la filosfía contraria, que es la de permitir ciertos usos en lugar de restringirlos.

¿Qué es mejor prohibir o permitir?

Depende de qué entendamos por proteger: Hoy en día, en una sociedad que cada vez dedica menos tiempo por contenido y la cantidad de contenidos disponibles se ha disparado, la dificultad que tienen los creadores es llegar a los consumidores de contenidos y dejar su impronta éstos y en la historia. El problema al final es que los contenidos acaban sumergidos en un océano de creaciones sin igual o directamente desaparecen.

El uso de medidas restrictivas a los contenidos no puede sino tener un efecto pernicioso a la larga sobre todo de cara a los creadores en fase de consolidación como tales. De hecho ya ni siquiera los grandes artistas pueden vivir ajenos al hecho de que el poner límites a los usuarios para acceder a sus contenidos supone una importante trabas para su propio negocio y visibilidad. Actualmente si algún contenido propone alguna dificultad para ser accedido la opción más usual es dejarlo de lado y buscar otro que no lo impida.

Sin embargo la gente sigue pensando que prohibir es el camino más adecuado para proteger sus contenidos, algo que tal vez en el contexto del siglo XX podía tener algo de sentido, si bien en el contexto y bajo el prisma de la era digital la mejor forma de proteger, es decir, perpetuar los contenidos y facilitar que estos lleguen a tus potenciales usuarios es favorecer precisamente los usos y el acceso siempre y cuando se informe correctamente de la autoría y usos permitidos. En este contexto es vital que la gente se conciencie de los usos y respeten los términos de las licencias. Favorecer el contacto entre creador, otros creadores y usuarios, junto con una cultura razonable entorno a los usos permitidos puede ayudar a desintoxicar la forma en la que la mayor parte de la gente reacciona a la hora de compartir sus contenidos en Internet.

Imagen por Stephen Downes con licencia (cc) by-nc. Más fotos aquí.

¿Qué tipo de licencia protege mejor una obra en Internet, copyright o copyleft?