¿Cómo funciona la religión?

Leo mucho que la religión no tiene nada que ver con los atentados yihadistas que estamos sufriendo y me entra la duda ¿tendrá relación o no? ¿En nada, en todo o en parte? De hecho cuando se critica el papel de la religión en los acontecimientos que estamos viviendo salta a la palestra el término “islamofobia“, equívoco y peligroso.

Pero lo primero es definir qué queremos decir por religión en esa frase. ¿El islam no tiene nada que ver o hablamos de la religión en general? Si es así ¿cómo definimos religión? ¿De dónde viene, por qué existe, para qué sirve?

Las frases generales de ese tipo son peligrosas y enunciarlas sin más ayudan en poco a entender la complejidad problema.

Pero vamos directos al grano: Yo creo que la religión, tanto el islam, como las religiones abrahámicas como la religión en general sí son parte del problema si bien no la única causa. ¿Por qué? Porque este tipo de religiones funcionan en base del convencimiento de que unos textos expresan ciertas verdades que no se pueden cuestionar fácilmente porque han sido escritos hace más o menos tiempo por ciertos personajes que se dicen depositarios del saber de un dios de forma más o menos directa. Esto viene a significar que todas las religiones tiene el mismo defecto y que es el germen que hace que la capacidad crítica del cerebro humano se desactive para cuestiones de enorme trascendencia. Ahí empieza el problema, que en ausencia de un debate que lo cuestione, la creencia en seres celestiales y vidas después de la muerte, se crea el terreno propicio para la manipulación, el engaño y el error. Las consecuencias pueden ser tanto positivas como inocuas, pero también terribles y espantosas.

Que la mayor parte de las veces el uso de la religión no resulte en actos violentos execrables por la magnitud y repulsa general que nos causa en la sociedad no hace que sean menos manipuladores, engañosos o falsos. El “porqué” es importante, no sólo el resultado final.

Sin el componente religioso, además, sería imposible explicar el conjunto de acciones para nosotros aparentemente violentas y criminales de una parte importante culto que se ha instalado por la corriente salafista en la adoración a la muerte, la violación y la esclavitud. Y conviene separar la responsabilidad de ciertos gobiernos e intereses de occidente en el resurgimiento de la yihad más violenta con el hecho innegable de la existencia de ésta desde hace cientos de años, de hecho desde la fundación de la religión del Islam, y sus objetivos concretos declarados actuales.

Un culto instalado en el asesinato no tiene necesidad alguna de ocultar sus intenciones reales y así lo declaran una y otra vez. Si atacan occidente como lo hacen no es primariamente por venganza pura y dura, que también, sino por odio a los valores humanistas ilustrados que nos han convertido en la sociedad que somos y en la que, al menos en teoría, es posible rechazar la idea de la existencia de dioses y sus dudosas morales que no emanan más que de los imperfectos humanos que en medio del miedo a no saber los porqués, rellenan los huecos con cualquier idea que les conforte, desde los valores más altos y altruistas como los más bajos y viciados.

 

Anuncios
¿Cómo funciona la religión?

Lo peor tal vez sea que no es una locura

Cuando conocemos atentados yihadistas nos llevamos las manos a la cabeza y nos sentimos impotentes ante tanta locura, ante tanta irracionalidad. Sin embargo esos atentados no son locuras desde la escala de valores de los integristas. Estos ataques son lo que los yihadistas creen firmemente es su labor. Tienen que hacerlo porque, para ellos, es lo correcto. El pecado, para ellos, es precisamente no hacerlo. Esta creencia no nace de la nada y precisa un importante sustento político, económico y sí, también social.

El papel fundamental lo juegan los islamistas, esos que no toman las armas pero crean la estructura lógica religiosa de manipulación para lograr que sean otros los que se inmolen por su causa, ya sea fruto de creencias genuinas o manipulaciones más o menos, cuando no completamente, interesadas.

¿Es la causa principal siempre religiosa? Según se mire y según qué entendamos por religión, pero como poco debemos asumir que los factores que confluyen para que alguien coja un vehículo y desee aplastarnos a nosotros y los nuestros son muchos, variados y complejos y sí, incluyen motivaciones religiosas.

Existe un enorme componente geoestratégico sí, pero tan íntimamente imbricado en el pasado y la propia interpretación de una religión que a veces separar los factores se hace casi imposible.

Al menos si nos creemos lo que los representantes de ISIS dicen, y no tenemos porqué pensar que están mintiendo tal y como nos recuerdan también ellos mismos, hemos de reconocer que lo que más motiva a los yihadistas y los islamistas es que somos infieles. Esto explica, por ejemplo, por qué mascran a tantos musulmanes: no piensan exactamente como ellos, no se emplean activamente en su obligación de hacer la yihad contra los descreídos, no son buenos musulmanes… son infieles que, para ellos, merecen ser castigados.

En las religiones abrahámicas la violencia contra los infieles y herejes ha jugado y todavía juega un papel muy importante. Que esa violencia se enmarcaba en un contexto determinado es a lo que algunas de éstas recurren para asumir el horror del pasado y no repetirlo en las sociedades modernas, pero sin la difícil, laboriosa y necesaria reforma de estas religiones, la interpretación de violencia sigue ahí cruda con la misma razón de ser que cualquier otro aspecto que no consideramos necesariamente negativo.

El islam no es una excepción tal y como explican no pocos musulmanes que buscan y luchan por una reforma de ésta para que pueda convivir con valores humanistas. Pero para lograr esta necesaria reforma es importante reconocer lo complejo del problema y dar apoyo a quienes los identifican y señalan.

Posturas absolutas que afirman tanto que todo ocurre por el Islam como que no existe componente religioso sólo nos alejan más y más de acabar con la lacra yihadista e islamista. Además esas afirmaciones nos dividen profundamente, cosa que esa lacra busca a toda costa.

Lo peor tal vez sea que no es una locura

Los despreciables yihadistas

Cuando se pone la noción de un dios sanguinario por delante de las vidas de las demás personas, sólo se demuestra lo despreciable, perdedor y y cobarde que se puede llegar a ser.

Aquellos que se convencen de que matando y muriendo no tienen nada que perder y todo que ganar carecen de mérito objetivo alguno. Son lo peor de la especie humana y se les debe combatir. Y se debe combatir con especial atención a aquellos islamistas que tejen los mimbres de manipulación religiosa para que esos otros despreciables tengan la cobertura y autojustificación que necesitan en sus patéticas vidas y más repelentes procesos mentales.

Nuestra sociedad es imperfecta, mucho, pero aún y todo es infinitamente mejor de lo que estos despreciables cobardes podrán llegar a ofrecer al resto de la humanidad.

Los despreciables yihadistas

Los cobardes del culto a la muerte

Algunos de los seres más cobardes, abyectos y perdedores son, sin duda alguna, los yihadistas. Son cobardes porque saben que no tienen nada que perder porque ya están perdidos en sus delirios y se creen que lo tienen todo por ganar sembrando sufrimiento sin límite.

Yo prefiero dudar y confiar más en los que buscan la verdad que en aquellos que mantienen que la han encontrado.

Esta gentuza que se sabe incapaz de convencer a nadie por la palabra, pues carecen de razones, no es más que eso, chusma repugnante. Y también lo son en otra escala, pero de forma importante, los islamistas que pretenden imponer su visión fascista de una sociedad subyugada a lo que dicen que dice un libro y una serie de papeles escritos por hombres, en un momento dado con unos objetivos concretos: controlar, manipular y tratar de explicar cosas imaginando que algo saben, pero sin dejar lugar a la duda. Evitad las certezas que esos profetas dicen conocer porque sencillamente no lo hacen.

Los dioses que piden sangre con tenaz insistencia tal vez no sean otra cosa que los propios demonios que llevamos dentro.

 

Los cobardes del culto a la muerte

Autorretrato de una macaco y una sociedad

Hay pocos casos legales más absurdos que el de Naruto, la macaco que se hizo una fotografía a si misma con una cámara del Sr. David Slater, fotógrafo de naturaleza, y que arrastra un caso de PETA por todo el mundo como si fuera una bandera de su causa, por lo demás legítima, por los derechos de los animales.

Macaca_nigra_self-portrait_large
Autoretrato de ¿Naruto? Fuente wikimedia, dominio público.

Es absurdo por muchísimos motivos, y revelador, porque muestra hasta qué punto podemos llevar nuestras poco reflexivas ideas hasta extremos que nos hacen revelar el sesgo humano que queremos imponer a los animales, como si todos fueran personajes de The Disney Company.

El caso no debería nunca haber llegado a existir. Los derechos de autor son de los seres humanos (homo sapiens sapiens). Nosotros nos inventamos esos derechos por nuestra propia conveniencia en un tiempo en el que, los de autor, tenían cierto sentido, pero que ahora, tras muchos años, precisan una profunda actualización o revisión.

En particular quiero comentar, como alguien que lleva casi dos décadas dedicado al tema de los derechos de autor, que este debate muestra nuestro error de concepto al pensar en, precisamente, los derechos de autor y los de los animales.

Lógicamente PETA demuestra un sesgo obviamente humano, y a mi juicio, errado, sobre lo positivo de los derechos de autor tal y como se entienden hoy en día. El caso es una mera herramienta para tratar de consolidar o crear unos derechos que no hemos concedido al resto de animales, aquellos que no son humanos. Y creo que deberían pensar en otras formas de lograrlo que no pase por imponer “copyright” al resto del reino animal.

Y la cuestión que me hago es ¿son los derechos de autor realmente positivos vista la evidencia? Yo no diría que son necesariamente negativos como concepto, sólo que están  muy mal entendidos, peor implementados y fuerzan una visión que frena el avance de nuestra sociedad hacia un futuro en el que todo conocimiento debería ser libre de ser compartido por el bien común. Es más, actualmente son básicamente ya no derechos de humanos, sino de grandes corporaciones con intereses muy distintos de los de la humanidad como especie en general.

Estoy bastante seguro de que si tuviéramos que volver a formular las leyes de “copyright”, no las plantearíamos como derecho o no derecho a copia. Habida cuenta de que la naturaleza digital de cómo se representan cada vez más obras hace que la copia sea una característica innata de éstas, se tendría que ver como una clara ventaja a aprovechar y no algo que combatir. Más bien deberíamos plantear los derechos de autor no como un “copyright” sino un “creditright” o una correcta acreditación de la autoría, ergo el mérito; algo más aproximado a la filosofía que ha popularizado el sistema de licencias de Creative Commons y que, lo crean o no, da margen a obtener valor e incluso beneficio del trabajo que se hace.

Que PETA crea que permitir que una macaco pueda impedir el uso, distribución y copia digital de su obra es algo positivo, opino hace más daño que bien a nadie y revela nuestra cuestionable forma de pensar. Un animal difícilmente tendrá el prejuicio que un legado de 300 años ha dejado en nuestra en nuestra cultura una realidad social que ya no existe. El no poder usar las obras para, por ejemplo, crear nuevas obras, está alejando desde hace décadas a nuestra sociedad de toda la creación contemporánea con consecuencias que ni siquiera podemos adivinar. Son incontables las iniciativas por el dominio público que existen, empresas que fundamentan su negocio en abrir contenidos a la sociedad, activistas que luchamos por abrir el acceso a las obras, o científicos que cada vez más se dan cuenta de la perversión que ha alcanzado este sistema.

Prohibir, impedir, limitar el acceso a la cultura será siempre prohibir, impedir y limitar el acceso a la cultura y al conocimiento. Eso no creo que se pueda considerar positivo de manera alguna. Poder acceder a las obras que se crean es absolutamente necesario ante los terribles desafíos a los que nos estamos enfrentando y  nos vamos a tener que enfrentar en el futuro como especie que quiere sobrevivir.

Que esta fotografía esté en el dominio público, le pese a PETA o al Sr. David Slater, debería ser visto como un claro signo de lo positivo que es para todos nosotros que la cultura se pueda compartir y usar para avanzar como sociedad. Todo lo demás sólo nos frenará de la peor manera posible.

Mario Pena (cc) by-sa v4 2017

Este artículo representa mi opinión particular y no necesariamente la de entidades, grupos o asociaciones a las que pertenezco.


Autorretrato de una macaco y una sociedad –
CC by-sa 4.0 –
Mario Antonio Pena Zapatería

Autorretrato de una macaco y una sociedad

Un canon contra la evolución

Preparando la escenaEl canon por copia privada debería, a nivel europeo, ser un mal recuerdo de una época en la que auténticos dinosaurios de la industria seguían sin ver que el futuro pasa por evolucionar y adaptar los modelos de negocio a la realidad digital que empezamos a vivir.

Pero ahí vuelve, con fuerza, gravando indiscriminadamente sin tener en cuenta si realmente hay perjuicio (sin datos que lo avalen), con la copia privada totalmente desnaturalizada, y sin tener en cuenta a la ingente cantidad de creadores aficionados que usamos soportes para nuestros propios contenidos, y eso sin mencionar a aquellos que apoyamos la cultura libre.

Así pues tendremos que pagar por nuestras copias de seguridad (de nuestras propias obras), por las tarjetas SecureDigital o CompactFlash de nuestras cámaras fotográficas y un largo etcétera, un dinero que se embolsarán, como siempre, de forma opaca organizaciones que delegan en SGAE, no precisamente un ejemplo de transparencia, ética o simple decencia.

  • Fotocopiadora multifuncional, 5,25 euros
  • Fotocopiadora monofuncional, 4,25 euro
  • Grabadora CD, 0,33 euros
  • Grabadora DVD, 1,86 euros
  • CD, 0,08 euros
  • CD regrabable, 0,10 euros
  • DVD, 021 euros
  • DVD regrabable, 0,28 euros
  • Memorias USB y tarjetas de memoria externas, 0,24 euros
  • Discos duros multimedia externos, 6,45 euros
  • Discos duros integrados, 5,45 euros
  • Reproductores portátiles y tablets, 3,15 euros
  • Smartphones, 1,10 euros

(fuente eldiario.es)

Si hay que poner un canon debería ser sobre los soportes originales que pueden ser copiados, esto es, los CDs que se venden, o las pistas disponibles desde plataformas digitales. Si compras una obra original, única forma a partir de la cual se podrá realizar la copia privada, pagas el canon ahí ¿por qué habría que pagarlo en un soporte que puede que se use o no para copias privadas?

Lógicamente los que estamos por la cultura libre, por los nuevos modelos de negocio, por la tecnología buscaremos y estandarizaremos formas de evitar este flujo de dinero a manos de la rueda de siempre.

Un canon contra la evolución

URGENT: About copyright proposals CULT/IMCO

u1Read more: https://www.eff.org/deeplinks/2017/05/while-eu-copyright-protests-mount-proposals-get-even-worse

This is what I’ve sent to those members:

Dear member of CULT/IMCO.

I as photographer and committed to the commons as a key philosophy to make a better world when we need it most must state that the previous filtering of contents to be mandated to all platforms that either host or facilitate de availability of content goes directly against my interest and sure enough of many many others who rely on new technologies to create, share and access culture.

Such a request goes directly against our decision and will as creators and citizens and will bring an unnecessary burden only to protect those who are unable and unwilling to embrace the advantages of the digital environment. To have rules of artificial scarcity made for the 17th century will no longer work in the early XXI and beyond.

Also the link tax proposal, proven broken by empirical data shows that you have the urgent duty to pay attention to your data and not only to listen to some desperate copyright maximalist lobbies. The snippet link tax is basically something that affects our freedom of speech and the right to be correctly informed. Without having a simple straight way to refer to relevant contents to verify what’s being said, thus, without context to a matter, we are undoubtedly advocated to manipulation. And we know how this will unfold.

About the proposal to, again, force to licensing agreement for services that reproduce of refer to significant visual works, we are, with the same old broken reasoning and short sighting. Please understand that I, as photographer, consider this absolutely against my interest both as citizen needing to access to the view and search of images and as creator and facilitator of them. Moreover we need to expand the right to use and reuse copyrighted works for the purpose of fair use, education and informal education and other possible exceptions. Services that facilitate this are totally necessary and should be able to operate without the arbitrary will of collecting societies that only seldom act in favor or creators. Again, there are ways creators can enforce their rights when abuses occur, which is not the case in the services you will to hurt with this proposal.

In a world of fast interaction, where we face many struggles beyond our common understanding, to impose licensing schemes, therefore more litigation and, in general, undesired artificial scarcity is the sure receipt to disaster; will do nothing to prevent the fall of old schemed enterprises unwilling to work to adapt themselves, and will hurt beyond possible recovery those of us who do believe technology being used for the common good is our best tool now to save us from dangers near and far.

I urge you to consider the voices of the also creators like I that have started to engage the advantages of digital goods and way of creation where new business models and new services are key for the future of a better society.

Hoping you will attend and share my views, yours,

Mario

IMCO members emails:

http://www.europarl.europa.eu/committees/en/imco/members.html

vicky.ford@europarl.europa.eu, annamaria.corazzabildt@europarl.europa.eu, dita.charanzova@europarl.europa.eu, catherine.stihler@europarl.europa.eu, nicola.danti@europarl.europa.eu, carlos.coelho@europarl.europa.eu, sergio.cofferati@europarl.europa.eu, lara.comi@europarl.europa.eu, daniel.dalton@europarl.europa.eu, pascal.durand@europarl.europa.eu, ildiko.gall-pelcz@europarl.europa.eu, evelyne.gebhardt@europarl.europa.eu, maria.grapini@europarl.europa.eu, sergio.gutierrezprieto@europarl.europa.eu, robertjaroslaw.iwaszkiewicz@europarl.europa.eu, liisa.jaakonsaari@europarl.europa.eu, dennis.dejong@europarl.europa.eu, philippe.juvin@europarl.europa.eu, morten.lokkegaard@europarl.europa.eu, antonio.lopezisturiz@europarl.europa.eu, marlene.mizzi@europarl.europa.eu, margot.parker@europarl.europa.eu, jiri.pospisil@europarl.europa.eu, marcus.pretzell@europarl.europa.eu, virginie.roziere@europarl.europa.eu, christel.schaldemose@europarl.europa.eu, andreas.schwab@europarl.europa.eu, olga.sehnalova@europarl.europa.eu, jiri.mastalka@europarl.europa.eu, eva.maydell@europarl.europa.eu, jasenko.selimovic@europarl.europa.eu, igor.soltes@europarl.europa.eu, ivan.stefanec@europarl.europa.eu, richard.sulik@europarl.europa.eu, roza.thun@europarl.europa.eu, mylene.troszczynski@europarl.europa.eu, mihai.turcanu@europarl.europa.eu, anneleen.vanbossuyt@europarl.europa.eu, steven.woolfe@europarl.europa.eu, marco.zullo@europarl.europa.eu,

===========

CULT members emails:

http://www.europarl.europa.eu/committees/en/cult/members.html

petra.kammerevert@europarl.europa.eu, mircea.diaconu@europarl.europa.eu, mircea.diaconu@europarl.europa.eu, helga.truepel@europarl.europa.eu, stefano.maullu@europarl.europa.eu, isabella.adinolfi@europarl.europa.eu, dominique.bilde@europarl.europa.eu, nikolaos.chountis@europarl.europa.eu, silvia.costa@europarl.europa.eu, damian.draghici@europarl.europa.eu, angel.dzhambazki@europarl.europa.eu, Jill.evans@europarl.europa.eu, teresa.gimenezbarbat@europarl.europa.eu, giorgos.grammatikakis@europarl.europa.eu, andrew.lewer@europarl.europa.eu, krystyna.lybacka@europarl.europa.eu, svetoslav.malinov@europarl.europa.eu, curzio.maltese@europarl.europa.eu, morten.messerschmidt@europarl.europa.eu, luigi.morgano@europarl.europa.eu, momchil.nekov@europarl.europa.eu, john.procter@europarl.europa.eu, michaela.sojdrova@europarl.europa.eu, martin.sonneborn@europarl.europa.eu, yana.toom@europarl.europa.eu, sabine.verheyen@europarl.europa.eu, julie.ward@europarl.europa.eu, bogdan.wenta@europarl.europa.eu, theodoros.zagorakis@europarl.europa.eu, bogdan.zdrojewski@europarl.europa.eu, milan.zver@europarl.europa.eu,

URGENT: About copyright proposals CULT/IMCO