El filtrado previo en Europa por EEUU

European CommissionAunque no puedo asegurarlo, se repite el patrón que se ha dado en otras ocasiones por parte de nuestros representantes políticos para atacar nuestros derechos fundamentales en favor de un sector concreto del lobby del entretenimiento.

En su día el Gobierno de los EEUU, por orden de Joe Biden, vicepresidente de Barak Obama ordenó fomentar la Ley Sinde (Ley Biden Sinde para muchos) para cerrar administrativamente en países “ejemplo de mal comportamiento” como España webs que los jueces habían declarado como legales. El cierre administrativo, sin entrar en el fondo del asunto, es el germen de muchas de las leyes represivas del derecho a la expresión que han ido naciendo en países vulnerables como España. Que países ejemplo de lo malos que son los ciudadanos que “lo quieren todo gratis” (por otra parte argumento falaz de parte de la industria) implementen esas medidas era usado luego como ejemplo para hacer presión en el Congreso de los EEUU.

El objetivo inicial era “proteger” un modelo de negocio específico que se basa en la escasez artificial de la capacidad de copia digital. Un tipo de modelo que, desafiado por la realidad digital, no puede sobrevivir. De hecho el único cambio real en este entorno ha venido de mano de la popularización de servicios avanzados de “streaming” como Spotify, Youtube, Netflix o HBO por poner unos ejemplos.

Ahora la comisión Europea plantea el filtrado preventivo de contenidos; algo que ha sorprendido a propios y extraños. Las implicaciones técnicas del filtrado previo, el desastre absoluto que supone para la estructura de Internet, los usos y costumbres de cada vez más creadores y el resto de la sociedad y, sobre todo, la libertad de expresión, se vuelven casi intolerables. Y resulta casi incomprensible una propuesta así si no fuera porque parece ser que es el objetivo que el lobby del entretenimiento en EEUU se ha marcado conseguir en su país. Que estas leyes se aprueben en el resto del mundo, como pasó con la Ley Biden-Sinde para luego decir en el congreso que “hey, mira tú por donde en Europa ya lo están haciendo ¿cómo es que en EEUU no lo estamos haciendo también?”, es normalmente el patrón de funcionamiento de estos lobbys que, admitámoslo, carecen de originalidad, pero es que, si funciona ¿para qué cambiar?

Así que es posible que no sea sólo una maniobra torticera para forzar a estas plataformas a negociar dar más dinero a los administradores del oligopolio del entretenimiento en Europa (dinero que luego rara vez comparten con los creadores de forma justa), que también, sino realmente a nivel mundial y con consecuencias de cara a la libertad de expresión sin precedentes. EEUU, otra vez, dando órdenes a sus súbditos en Europa.

Y para que ganen y destrocen más una de las herramientas más potentes que ha conocido la humanidad, Internet, no hace falta más que los demás nos quedemos callados, o como decía Edmund Burke: “Para que triunfe el mal, basta con que los hombres de bien no hagan nada.

El filtrado previo en Europa por EEUU

Religious violence

It is almost as dangerous to say that some act of violence has no relationship with religious ideas as to state it all has to do with a specific religion. Simplistic analysis drives us all away from solutions by fomenting pure denialism because, sometimes at least, we like to believe ourselves much worse that we really are as a society, or too good as individuals; not able to equally fall in the very same mistakes we condemn on others.

Religious violence

Attacks on Modern Societies

After the last attacks in the heart of Europe by jihadism I feel like I need to try to clarify some concepts to me that not everybody is really familiar with.
Probably the first and not that obvious concept is that we are facing a very complex issue that affects everybody around the globe. There’s no way we can analyze the situation without considering as many factors as possible, sometimes questioning our own well stablished ideas.

26041973391_77017aa4f9_z.jpg

The issue of jihadism involves with a wide range of shades of gray involving religion, politics, international and national interests, an amazing amount of groups and a continuous evolution that changes the parameters by which to measure and analyze basically them all on a daily basis; what is true today might not be entirely true tomorrow.

Whenever we talk about religion we find many different definitions, so for the sake of any argument we need to find a common ground. When we talk about religion we should understand that it involves not only a set of beliefs, but tribal sense of belonging, power and political and social layers. Many former primitive religions have learned with different degrees of success to avoid their interference in political and non religious matters and have so lessen their impact in social configuration, but not all of them, being the Islam, as the youngest of abrahamic religions, the one that hasn’t been still be able to evolve to such a more desirable situation. This is so, also, because of the very self definition of it’s holy book to be considered the last and final word of God.

Religions, in general, change people’s perception of good and wrong from the childhood and are generally based on the presumptions of a specific set of believes arising from books and religious authorities with different, and many times confronting, interests. It, therefore, and specially in some of them, affect the way adults decide to frame their interaction with society to some levels that are extreme to our own modern eyes, but not so in their own framework. Only considering some actions within that framework can we understand how such hideous ideas appear, move to action and, also, can be attacked.

What you can easily consider a crime in our modern societies, for instance torturing and even killing homosexuals, is not so in those brains that have been induced to believe that homosexuality is a crime in the eyes of a specific interpretation of a religion and understanding of a given god.

Religion by itself affects the way any issue develops due to the framework by which individuals think and therefore behave.

Criticism of Islam is not only necessary, as it has happened with any other religion, but also desirable if we want to protect those moderate muslims and minorities and groups within the muslim community, those for instance living in theocratic countries and are agnostic, atheist, women, homosexuals, etc.

But we must not confuse criticism of Islam with criticism of anybody who professes that religion in general; as said, there are many interpretations, moderates, liberals, fundamentalisms and schools around that quite often fight each other in many senses. Islam can be reinterpreted and probably, as many muslims suggest and ask for, reformed in order to put the religion as a whole in trace with modern societies thus proscribing islamism, the political imposition of Islam, and jihadism not as a simple struggle but a violent imposition of Islam, from it. Where intolerance to our secular, critical and humanist values arise, we must stay strong and never compromise, as any compromise in this case is a defeat that endangers all our modern advances.

And to do so we must be aware of the dangers not only of jihadists, but specially of islamism. A weak response to the way we deal with them, allowing public spaces with no way to defy their positions, should simply not be allowed.

Those who consider themselves as liberals in general have a special duty, to admit the danger of considering the criticism of Islam as a racist or xenophobic behavior. While this could be true sometimes when the critics trespass the line of ideas to people who belong to a group, it will not be so always, so in respect of the freedom of speech we must recognize when it’s the legitimate criticism of the ideas and allow it while being specially careful with those taking advantage of the freedoms we have provided to ourselves to destroy them, as happens with islamists, not to mention jihadists.

There are deep roots that deal with ideologies that seek to violently impose a specific extremist version of Islam, others that are nurtured by the violence of commercial and geo strategic interests that first world nations have brought to Middle East without considering the long term consequences, root of plain psychotic violent individuals mixed with true believers, and some that take specific advantage of the wrongly understood permissiveness of our own modern societies at risk only for the fear to question and criticize; actually impeding ourself to freely think about some of this issues.

If we, as people, truly want to help protect minorities and want to fight extremism, we need to first try to understand the gigantic complexity of the issues to consider and how addressing one will affect in too many times in chaotic ways the others as none of those factors are not only not isolated from the rest, but mixed in different proportions. Then only strongly defending the need to demand transparency, better international politics, more freedom of speech and the abolishing of blasphemy laws can we really start to find the necessary consensus to efficiently fight the islamist and jihadist threat.

Attacks on Modern Societies

Despotricando en la nieve

Estoy convencido de que en caso de algún tipo de cataclismo mundial el 80% de la humanidad morirá en las siguientes 48 horas como consecuencia directa o indirecta de estupidez de muchos de sus congéneres; sí, esos que se ponen en medio, de la peor manera, y en el peor momento, en lugar de quedarse quietos en su casa a esperar una agónica y liberadora muerte.

Ayer viví, una vez  más, unos momentos surrealistas cuando decidí acercarme con mis hijos a ver un poco de nieve. Ya debería estar acostumbrado, pero si bien a la ida todo estaba bastante normal, una vez por la zona vimos que las condiciones eran peor de lo que cabía esperar y nos encontramos con una tempestad de nieve. Cómo iba con un Kuga con tracción a la cuatro ruedas decidí seguir adelante con la idea de dar la vuelta en algún lugar seguro.

Y entonces me encontré con lo de siempre: Gente con coches no adecuados para la nieve poniendo cadenas en mitad de la carretera; eso sí, al menos tenían cadenas, y detrás un todo terreno de los de verdad, un Montero, que ni se dignó a bajar para ver si podía ayudar a alguien, cosa que yo hice en varias ocasiones.

Luego descubrí que el del todo terreno o era imbécil profundo o se lo hacía, porque a la vuelta me martirizó, quiero pensar que por pura inutilidad, conduciendo como si fuera con un Ferrari sobre hielo, hasta el punto de estar a punto de colisionar al decidir, el muy escaso de luces impresentable, poner la reductora primera bajando una cuesta empinada.

Y eso por no hablar de las hordas de niñatos con Seat Ibiza (¿qué tiene ese modelo que atrae tanto a esos seres?) que sin cadenas se adentraban a hacer el idiota por todo el camino. Primero parados en el arcén estorbando a todo bicho viviente y tirando bolas de nieve a otros coches (hasta uno hizo amago de tirarme un gran bloque de nieve pero ante mi mirada y gesto, bastante expresivo, se lo pensó mejor y se salvó uno de los momentos más bochornos de su vida), rompiendo los palos de señalización de conducción en nieve y luego quedando totalmente atascados con uno de los coches en una pequeña pendiente. Ahí se quedaron unos diez tipos tratando de juntar varias de sus escasas neuronas funcionales para idear cómo sacar el coche, cuando ya oscurecía y el nivel de la nieve, y el frío, iba aumentando. Supongo que sus cuerpos ateridos seguirán ahí, porque de esa no salían sin llamar a un tractor,… o esperar a la primavera.

No podían faltar otros, supongo, cretinos, con sus BMWs viejunos ya (vehículos de tracción trasera) bad-ass design, haciendo trompos por la nieve, subiendo hacia la zona de peores condiciones en pleno apogeo de la tormenta ¿vivirán? ¿habrán muerto? A veces no sé qué es peor, la verdad.

Pero los dueños de todo terrenos puros se llevaron la palma ayer. Uno con un Grand Cherokee tirado en el arcén tras haberse dado una leve torta, sin poder o saber sacarlo, hablando con el del Montero delante mío supongo que pensando que el cretino tendría alguna eslinga o conocimiento para sacarle del aprieto. ¡Ah, qué bendita inocencia! Supongo que los balbuceos inconexos de excelso conductor que me precedía fueron lo que le hizo al otro desistir de insistir más. Ser dueño de un flamante todo terreno no sólo no garantiza saber llevarlo en nieve, o en cualquier otra condición complicada, sino que hace más patética y ridícula la situación de los que harían mejor en donar sus cerebros en vida a la ciencia (por comprar un cerebro normal con uno incapaz de coordinar un pensamiento lúcido y que aún y todo han logrado conseguir carné de conducir).

Yo he llevado muchos vehículos, he tenido varios todo terrenos puros (Land Cruiser, Discovery) y otros que no lo eran (Uno, CIVIC, 405, 307, 308) o mixtos (CR-V, Kuga). En todos los casos he sabido llevarlos en la nieve porque conocía sus límites, los míos, y hasta donde podía llegar y he descubierto que siempre, en la nieve, en momentos peligrosos, lo peor son los palurdos humanos que por tal vez maldad, aunque quiero pensar que por pura estupidez, se te pondrán en medio y acabarán haciendo que te estrelles.

Pero en todo momento malo hay que destacar también lo bueno y ahí un diez con matrícula al Ford Kuga AWD, que andaba por la nieve como si fuera por su propia casa. Impresionante, sin más. Nos salvó de todos los demás de una manera impecable. La tracción inteligente de este modelo a las cuatro ruedas vale la pena.

kuga snowed

License of the video:

Safe Creative #1602166593489

License of the image:

Safe Creative #1602166593069

Licese of the text:

Safe Creative #1602166593649

Despotricando en la nieve

Privacidad y grabación de acciones de la policía

flower spyPersonalmente me alineo con la opinión expresada por el relator especial de las Naciones Unidas para la Seguridad y que viene a sostener que una licencia sin límites para vigilar y espiar a todas las personas es algo tan desproporcionado que debe ser evitado, teniendo que prevalecer el derecho a la privacidad de los ciudadanos. Esto no significa que no existan casos concretos y fundados para que se controle a según qué personas o según qué zonas, con supervisión judicial, pero debe prevalecer la privacidad como elemento fundamental para garantizar la democracia. Cuando uno va por la vía pública bien puede estar ejerciendo acciones privadas y su anonimato debe ser especialmente protegido. Voy a poner algunos ejemplos: Ningún servidor de la seguridad en el ejercicio de sus labores públicas debería recabar indiscriminadamente si yo por la calle opto por entrar en una sinagoga, iglesia, mezquita, en una consulta para la planificación familiar o en la sede de una ONG u otra.

Este tipo de vigilancia debe ser evitado, lo mismo que ocurre con las comunicaciones en general y eso aún a sabiendas que algún criminal se escapará. Esta especial protección es, en mi humilde opinión, el mal menor de los muchos males que tenemos donde elegir y me viene a la mente el libro 1984.

En el caso de los servidores públicos, en el ejercicio de su labor como sirvientes públicos que tienen la capacidad legal de ejercer la violencia y a los que se les presupone una conducta ejemplar, se entiende que cuando actúan en el curso de una detención, por ejemplo, es porque se presupone se está cometiendo, se ha cometido o se va a cometer un delito. Estas grabaciones que incluyen imágenes de personas que pueden ser inocentes, deberían existir para proteger los derechos de ambos en el caso de conflicto y siempre con supervisión judicial.

Convengo en que es un tema complicado ya que sabemos que estamos siendo permanentemente controlados ya sea de forma pasiva o activa, pero no por eso creo que debamos dejar de preguntarnos si deberíamos defender que esa vigilancia continua va contra el espíritu de un estado de derecho moderno y sólido.

Privacidad y grabación de acciones de la policía

Si no puedes con el humor…

Si no puedes con el humor, tal vez no puedas con la verdad.

Me gusta el humor grueso, siempre me ha gustado. Me ha escandalizado, me ha horrorizado y me he reído a partes iguales.

Mas de una vez he pensado “pero qué burro que hay que ser, Ricky Gervais” y luego me he alegrado del hecho de poder decir algo así, poder reírnos y aún y todo seguir luchando por un mundo mejor que se preocupe por las personas.

Porque la risa mata el miedo y nos ayuda a destruir los monstruos reales.

Si a alguien tiendo a temer con más frecuencia es a quien carece de sentido del humor.

Safe Creative #1506174347693

Si no puedes con el humor…