Canon Digital 2017: Regreso al Pasado

En 2017, como si de un déjà vu se tratara vuelve en canon digital tras varios varapalos judiciales al Gobierno de España. Vamos a analizar por qué creo que el nuevo canon digital no sólo debería seguir similares pasos judiciales, sino por qué se debe seguir luchando activamente contra él y qué alternativas, en todo caso, existen:

¿Qué es diferente en este borrador?

Empresas quedan exentas, como no podía ser de otro modo. Los profesionales que puedan demostrar que lo son podrían exigir la devolución del importe pagado. Esto, suponemos, incluye a profesionales como fotógrafos, videógrafos, etc.

¿Qué ha cambiado?

Aparte de que ya casi nadie usa CDs o DVDs grabables, o los bluray no se pueden duplicar, así como muchos CDs… lo más importante, tal vez, no sea la nueva fórmula para hacer pagar a la gente, sino la definición de copia privada hoy vigente en España tras muchas reformas impulsadas por grupos de interés sin tener en cuenta al consumidor.

¿Qué es la copia privada?

La copia privada ha ido sufriendo enormes recortes con la clara intención de dejarla sin apenas contenido. Incluso las entidades de gestión criticaron este hecho en la última modificación. Suponemos que ahora no dirán nada en este sentido porque está quedando como algo a lo que no se presta atención siendo, creo, lo más importante.

screenhousesLa copia privada es la que una persona física hace de una copia que ha adquirido en propiedad por compraventa mercantil. Es decir, tiene que tener el original y no lo puede dar a nadie ni disfrutar con terceros de forma colectiva. Sólo lo puede usar ella y nadie más. Esto reduce tanto la copia privada como para poder afirmar que en la práctica no existe realmente casi caso alguno hoy en día. Todo lo que no entre en esta definición es, por lo tanto, ilícito y no se considera copia privada. No olvidemos que la copia privada es una actividad legal, un derecho de facto consecuencia de la limitación del derecho del titular de los derechos de la obra original a prohibir su copia sin su autorización expresa.

Pero no tenéis que creerme a mi. Aquí está el texto de la ley (las negritas son mías):

Qué tiene que ocurrir para que una copia se considere copia privada:

«2. Sin perjuicio de la compensación equitativa prevista en el artículo 25, no necesita autorización del autor la reproducción, en cualquier soporte, sin asistencia de terceros, de obras ya divulgadas, cuando concurran simultáneamente las siguientes circunstancias, constitutivas del límite legal de copia privada:

a) Que se lleve a cabo por una persona física exclusivamente para su uso privado, no profesional ni empresarial, y sin fines directa ni indirectamente comerciales.

b) Que la reproducción se realice a partir de obras a las que haya accedido legalmente desde una fuente lícita. A estos efectos, se entenderá que se ha accedido legalmente y desde una fuente lícita a la obra divulgada únicamente en los siguientes supuestos:

1.º Cuando se realice la reproducción, directa o indirectamente, a partir de un soporte que contenga una reproducción de la obra, autorizada por su titular, comercializado y adquirido en propiedad por compraventa mercantil.

2.º Cuando se realice una reproducción individual de obras a las que se haya accedido a través de un acto legítimo de comunicación pública, mediante la difusión de la imagen, del sonido o de ambos, y no habiéndose obtenido dicha reproducción mediante fijación en establecimiento o espacio público no autorizada.

c) Que la copia obtenida no sea objeto de una utilización colectiva ni lucrativa, ni de distribución mediante precio.

3. Quedan excluidas de lo dispuesto en el anterior apartado:

a) Las reproducciones de obras que se hayan puesto a disposición del público conforme al artículo 20.2.i), de tal forma que cualquier persona pueda acceder a ellas desde el lugar y momento que elija, autorizándose, con arreglo a lo convenido por contrato, y, en su caso, mediante pago de precio, la reproducción de la obra.

b) Las bases de datos electrónicas.

c) Los programas de ordenador, en aplicación de la letra a) del artículo 99.»

Enlace: boe.es/diario_boe/txt.php?id=BOE-A-2014-11404
Análisis de David Maeztu que conviene leer para entender mejor qué es y qué no es copia privada: www.derechoynormas.com/2014/11/reforma-de-la-ley-de-propiedad-asi.html

¿Qué sigue siendo igual?

Se sigue presuponiendo un uso no demostrado y tal vez no demostrable. Sólo los profesionales pueden reclamar el importe pagado pero ya de entrada no existe un mecanismo para hacerlo. Como siempre se deja para más tarde y entonces ¿devolverán las entidades de gestión el dinero que no correspondía? Es dudoso cuando, de hecho, no se ha devuelto tras haberse declarado ilegal ya en dos ocasiones anteriores. Pero lo más importante, porqué se limitan usos profesionales y no a la intención de uso que es lo que habría que aclarar según el espíritu de la norma:

Uso profesional vs intención de uso

Y es que éste es el “quid” de la cuestión. ¿Por qué sólo los profesionales de “algo” van a poder reclamar, supuestamente en un futuro hipotético, el importe pagado en concepto de canon digital? Pensemos en la cantidad de tarjetas SD que se usan para cámaras digitales y de vídeo, o la cantidad de discos duros externos que se usan para copias de seguridad de las propias obras originales de una enorme cantidad de ciudadanos que no son profesionales de la fotografía, el vídeo, la escritura o la música. En el siglo XXI, como vamos a comentar en el siguiente punto, la mayor cantidad de creaciones originales no son, de hecho, de profesionales sino de amateurs, aficionados o cualquier otro ciudadano. No tiene sentido pues, de nuevo, incluir un canon arbitrario sin contemplar todas las excepciones que son, de hecho, más que los casos que cumplen la regla, recordemos, intencionadamente recortada en la última modificación legal por copia privada.

El uso profesional de soportes, por lo tanto, no es un criterio adecuado. Es completamente erróneo y falaz. Es la intención, el contexto, como se suele decir, lo que cuenta.

¿Tiene sentido el canon en 2017?

El canon, una compensación por un supuesto lucro cesante que ya en su día se cuestionó con bastante buen criterio, no está realmente demostrado y hoy en día cuestionarlo es imperativo.

No tenemos más que fijarnos en qué realmente ha cambiado y lo mucho que todavía tiene que cambiar en el sentido que muchos, incluidas algunas entidades de gestión hemos pronosticado: Lo que realmente cambia las cosas son los nuevos modelos de negocio como Netflix, Amazon Prime, HBO, GooglePlay, Youtube, Spotify, Hulu, etc. Para bien o para mal el streaming es lo que se impone y cambia los hábitos de consumo. Lo que siempre se ha reclamado por parte de los ciudadanos empieza a ser realidad: Un precio razonable para un servicio conveniente que tenga en cuenta el coste de oportunidad. Eso sí cambia las cosas y la forma en la que los creadores ingresan algo tras el, demasiadas veces dudoso y opaco, reparto de distribuidoras, editores y entidades de gestión.

Por supuesto queda mucho camino por delante, como acabar con las limitaciones geográficas, o que los estrenos lleguen simultáneamente a las plataformas online; aunque hoy parezca una utopía, no es algo muy distinto de lo que se pensaba al imaginar proyectos como los de Spotify o Netflix.

Por otro lado no debemos olvidar que vivimos en la época del remix y la cultura libre. En la creación por parte de creadores que, al menos inicialmente, aprovechan la rápida difusión digital de sus obras ¿tiene sentido la compensación por copia privada? Primero la cultura libre, por ejemplo las populares Creative Commons, no debería devengar compensación alguna. ¿No podemos empezar a pensar en sistemas que aprovechen la tecnología para  un mejor reparto entre los creadores de las obras que se usan en terceras que desafíen lo establecido dogmáticamente por el copyright actual?

Porque, todo hay que decirlo, el copyright, que tal vez ha sido plausible durante 300 años, hoy no es más que una imposición artificial de una escasez inexistente; no se adapta a un nuevo modelo que ya no valora tanto la limitación de copias sino que se reconozca al autor  correctamente. Cuando la copia de contenidos no se puede limitar sin mermar los derechos fundamentales de todos los ciudadanos, y los creadores lo son, debemos buscar otros sistemas de compensación que no pasen por las viejas fórmulas fallidas. Es decir, y citando Albert Einstein “locura es hacer lo mismo una vez tras otra y esperar resultados diferentes“.

Alternativas

El canon se debería aplicar únicamente al soporte que contiene la obra original que se adquiere en compraventa mercantil.

Puede parecer raro, pero si se piensa al final es la única posibilidad con algo de sentido. Y eso es así a consecuencia de las modificaciones que la definición de copia privada ha sufrido en los últimos años tal y como ya hemos demostrado más arriba.

Si al final se trata de la intención de uso y de no cobrar arbitrariamente ¿quién o quiénes son los únicos que legalmente pueden o más lógicamente tendrán intención de realizar copias privadas si no son los adquirientes de los soportes originales con tales obras? Legalmente son los únicos que pueden hacer tal copia privada por lo que es coherente suponer que si compran un original podrían hacer, y seguramente harán, copias privadas para su exclusivo uso personal; ergo el canon digital lo deberían abonar al comprar el soporte incrementando el precio de venta de éste y teniendo los intermediarios de la compraventa trasladar dicho importe a los distribuidores y entidades de gestión.

Es lo único mínimamente justo si suponemos que realmente existe un lucro cesante. Quienes lo producirán, de haberlo, serán los adquirientes de la obra original y nadie más.

Y aparte de tal vez olvidar todo el tema de la compensación por copia privada y pensar en términos de futuro digital ¿se os ocurren otras opciones? Escribidlas en los comentarios.

Canon Digital 2017: Regreso al Pasado

Canon de ADSL e invasión de la privacidad

Publicado el 9 de Marzo de 2005

La intención de entidades de gestión como la SGAE es fiscalizar las tecnologías de la información. Les salió muy bien con el canon en los discos ópticos y ahora van a por más. No nos engañemos, están aquí para ganar pasta y lo demás da igual.

Pero no debería darnos igual. Porque el propio modelo de sociedad de la información está en peligro e incluso, y sin ser alarmista, el propio modelo de estado de derecho.

Por un lado, la ministra de … ¿cultura? Carmen Calvo no duda en felicitar y facilitar las medidas que las entidades de gestión con la SGAE al mando quieren imponer, y que pasa por la inclusión de remuneraciones compensatorias por copia privada (mejor y más correctamente conocido como canon) en las conexiones de “banda ancha”, léase correctamente entre comillas ya que considerar 512/128 banda ancha se me antoja cuando menos divertido a la par de audaz.

Pero de audaces está el palacio lleno. Hasta ocho sociedades de gestión hay, siete de las cuales, con derecho igual que la SGAE por ley a reclamar su parte de la recaudación; no lo duden, aunque el canon sea todo lo redundante posible, tan redundante que provoca que andemos escasos de “re”s al describir lo que está pasando.

La ley establece claramente lo que es la copia privada; estos es que autoriza a un particular a grabar no importando la fuente de la que proceda (ergo P2P es tan legítimo como el CD original de un vecino), siempre que no exista ánimo de lucro y perjuicio a terceros, sin necesidad de pedir permiso a los autores. Algo que se hizo así con allende las cintas de cassette y las pletinas dobles. Ánimo de lucro es ánimo de ganar dinero, no quieran darle más vueltas a ésto, ni buscar más pies a un gato que los que tiene. Bajo ese prisma se establece la remuneración por compensación que ha de ser única, y que se viene pagando desde hace años en las grabadoras de CD. Entonces redundantemente metieron un canon de dudosa constitucionalidad en los soportes ópticos, lo cual ha provocado que internautas, muchos artistas, industria y la ciudadanía en general se cuestione la moralidad de los actos de las entidades de gestión con la SGAE a la cabeza. Y digo moralidad porque dicha entidad cobra sin pestañear en los conciertos benéficos su porcentaje dando una imagen que para mi no quisiera.

Después de 54 millones de euros amasados por la SGAE con los Cds en un año, ha visto la luz y quiere redundar más. Para ello promueve con la connivencia de un gobierno elegido entre todos los ciudadanos que pagamos los impuestos, una fiscalización privada de las conexiones de “banda ancha” como puede ser el ADSL o el cable, por poner sólo dos ejemplos.

Ahora imaginen a todas las empresas y particulares financiando cada mes a los artistas que más ganan ya que la SGAE jura y perjura que no tiene “ánimo de lucro”, que todo es por los pobres artistas, aunque muchos lo dudamos a tenor de las cifras que manejan y que nadie se atreve a auditar.

Pero aún vamos más lejos, también gracias a la ministra de … ¿cultura? Carmen Calvo, la SGAE pretende que las empresas de telecomunicaciones sean responsables de los contenidos “ilegales” que se muevan por sus conexiones, hospedajes, etc…, algo por supuesto en contra de la normativa europea. Ilegal, no se engañen, para la SGAE no es lo que diga la ley, sino lo que ellos consideren y si es preciso, pues se cambia la ley que para eso tienen poder y pasta, mucha pasta (la nuestra). Y Europa que se ocupe de sus propios asuntos.

Pero lo más grave es que para que esa medida prospere las compañías de telecomunicaciones tendrían que “mirar” o “monitorizar” el tráfico en la red . Tendrán que mirar nuestros mails, y los de las empresas. Imaginen, sólo imaginen. Por ley podrán ver todo lo que comunicamos. Ríanse del Patriot Act Estadounidense. ¿Han leído 1984 de Orwell? Si no lo han hecho háganlo por favor.

Así de redundancias acabaremos pagando canon en la grabadora, la conexión, el soporte óptico, el ordenador, el disco duro y cualquier otra audacia que se les ocurra, que prefiero no dar más ideas, que me las copian. Pagaremos y encima nos vigilarán que hagamos lo que ellos quieran que hagamos, que no compartamos, que se mantenga durante más tiempo su estatus de poderosos, agarrados a la figura del copyright herido de muerte ante la contundencia de otras licencias copyleft como las creative commons (cc).

Y creanme cuando les digo que los hospitales pagan canon, la judicatura paga canon, las empresas , pagan canon, la educación paga canon, ustedes pagan canon y yo pago canon. No importa que no ejerzamos nuestro derecho a copia privada, no importa que grabemos un análisis médico, un trabajo escolar. Siempre pagando a los mismos y ahora encima se permiten inmiscuirse en nuestra vida privada.

No somos piratas por usar P2P, ejercemos el derecho a la copia privada.

Y Roma no paga traidores. Muchos quitaremos nuestras conexiones de “banda ancha” si esto sigue así.

Para más información acudan a la red de redes que, aunque amenazada, ha despertado para luchar contra esta locura.

Mario Pena (cc) 2005 by-sa-nc

Canon de ADSL e invasión de la privacidad

Chuletones Piratas

Publicado el 12 de Febrero de 2005

Pau Donés, uno de los miembros de un grupo llamado Jarabe de Palo fue entrevistado el pasado jueves en la televisión pública vasca en el programa Vaya Semanita. Este programa, que está teniendo un gran éxito, acostumbra a realizar montajes creativos y sketches sobre problemas actuales con un refrescante sentido del humor.

A lo largo de la entrevista surgieron del invitado, como no, los mismos tópicos de siempre, aderezados con lo que me atrevería calificar, como la profunda sabiduría estandarizada de las entidades de gestión y el derroche de reflexión y profundidad de pensamiento de nuestros “artistas” de hoy.

Como he dicho, durante la entrevista pusieron un sketch en el que se representaba a un hombre cantando mientras se ducha y le aparecen dos agentes recaudadores de la SGAE y le conminan a pagarle por cantar (realizar una comunicación pública de una canción de su repertorio sin permiso) un canon.

Básicamente es una representación no tan exagerada de lo que hace la SGAE (y una idea que se me ocurrió a mi mismo para rodar un corto ¡me han quitado la idea!). Tras el sketch un sagaz y avezado Pau Donés respondió que le parecía muy bien que la SGAE recaudase para ellos, dando a entender que le parecía muy bien que nos cobren canones en los soportes de grabación (aunque ya se cobra un canon que debería ser único en las grabadoras) y en cualquier otro sitio novedoso y original. Este comentario tan avanzado para su época y que seguro que algunos “artistas” hasta se lo creen, es sin duda la exigencia que por nota interna han sido conminados por la SGAE a decir en cualquier medio que les entreviste. Demostración, si se paran a escuchar las respuestas de tantos artistas pro-canon-sgae, de su total independencia de pensamiento y madurez de espíritu.

Pero lo divertido vino después cuando el entrevistador, le preguntó a Pau Donés si no se sentía un poco halagado al ver que sus discos aparecían en los top manta. La respuesta de Pau Donés no pudo ser más enigmática: “Lo del top manta es como si fuera a una sidrería y cuando me fueran a sacar un chuletón les dijera que no, que me he traído un chuletón pirata que me he bajado de internet”.

Me pregunto qué complejo proceso mental ha tenido que discurrir por la mente de alguien para concluir una respuesta tan sagaz e inteligente. Porque un ejemplo así, una analogía tan meditada y madura, tiene la virtud de plantear más preguntas que respuestas, a saber:

– ¿Porqué extraña razón mezcla las descargas por internet, por otro lado totalmente legales, con el top manta?

– ¿Cómo se podría descargar un chuletón desde internet? (¡Rayos me gustaría poder hacer eso!) En realidad, la analogía más correcta sería que uno en vez de ir a un restaurante, elaborara la receta que ha encontrado en internet de un cocinero para preparar chuletones, y nadie podría entender que eso esté mal, a no ser, y sería cuestionable, que uno fuera haciendo chuletones con la receta de otra persona para enriquecerse, algo que en cualquier caso sería, como mucho, plagio.

– Todavía me imagino, no puedo quitarme de la cabeza la visión que me acudió a la mente de un chuletón descargado de internet ¿Qué tipo de conexión sería necesaria para bajarlo? Una banda muy ancha desde luego (para que quepa un chuletón…. ) y lo peor ¿no tendría un sabor un poco metálico o eléctrico?

– No obstante, ¿se imaginan ustedes que fuera posible copiar un chuletón de una sidrería y que lo pudiésemos duplicar, reventando ya de paso la ley de la conservación de la energía, de tal manera que pudiésemos alimentar a la gente sin gastar dinero. ¡El fin del hambre en el mundo!. ¡El milagro de la multiplicación de los chuletones por Pau Donés! Imagino que daría pie a pensar que descargar música, libros, dibujos, películas, alimentaría de cultura y conocimiento a toda la humanidad (que falta nos hace). Seguro que alguien piensa que es más importante comer (que lo es sin duda), pero también es importante leer, descubrir, escuchar, explorar todo con el fin de conocer y evitar la manipulación de los poderosos.

– ¿Realmente Pau Donés cree en el ejemplo que ha puesto y que nos da más argumentos que nos los quita? Si lo cree, no puedo dejar de sentirme admirado por su sapiencia, por su elaborada retórica, por sus sofisticados procesos mentales. Desearía encontrármelo cara a cara y sostener un animado debate. Y si no lo cree entonces ¿está vendido a sus entidades de gestión que le han dado la lección a aprender y encima la aprende mal? Eso sí que sería lamentable. Porque una cosa es creer uno mismo en algo y otra muy distinta es ceder a las órdenes de su amo rechazando lo obvio de un planteamiento equivocado.

Por último quería llegar a una conclusión. El ser famoso o conocido, el ser una estrella por un breve periodo no exime a nadie de estar equivocado, no exime de hacer una crítica constructiva, no exime de informarse y ver todos los lados de una cuestión. No se tiene razón, en pocas palabras, por salir mucho en la tele. Es responsabilidad de cada persona el informarse, el medir y calibrar sus palabras para no ofender a la inteligencia de los que le escuchan, y es más importante el saber de qué se habla, cuando se accede con asiduidad a los grandes medios y se pretende calificar de piratas a los consumidores de su propia música. Corren el riesgo de perder el favor del público y lo más importante, corren el riesgo de hacer mucho el ridículo. Y yo corro el riesgo de morirme de la risa.

No es una buena política mezclar la multiplicación imparable de los contenidos digitales con el robo de materiales fungibles, aunque no se cansen de hacerlo.

Y va también por los Luis Cobos que se han aprovechado de la música clásica sin pestañear, o los Teddys Bautistas que en cuanto están un poco apurados porque no tienen ni idea de cómo justificar sus canones, le echan la culpa al gobierno (que la tiene) evitando así responder a una pregunta directa y embolsándose mientras parte del dinero de presupuestos tan básicos como la sanidad, educación, o la judicatura… porque todos, recordemos, usamos los CDRs que nos han encarecido con su canon de la discordia.

Algunos, todo hay que decirlo, deberían comerse una magdalena y dedicarse a otra cosa… por el bien de su propia causa.

Por Mario Pena (cc) 2005 by-sa-nc

Chuletones Piratas

Delitos Telepáticos

Publicado el 12 de Febrero de 2005

Todavía sorprende que ciertos agentes que se hacen garantes de los derechos de la “propiedad intelectual” y se consideran expertos cualificados para sojuzgar a toda una nación, no sean capaces de repasar sus propios artículos.

Sumamos a los fallos de sumas y restas, nuevas manifestaciones cuando menos dudosas y que dejan en entredicho la supuesta imparcialidad (ja – ja) de sus comentarios.

Hay un grupo organizado, llamado ACAM, cuya página creo que únicamente la leemos algunos internautas con ganas de echar una risas. No es de extrañar que visitemos su página tan a menudo porque encontramos perlas como éstas: http://www.acam.es/noticias_detalle.php?id=517 en dónde se menciona lo siguiente: “El Grupo de Delitos Telemáticos, responsable de la detección de los delitos relacionados con la informática e internet, así cómo de la intervención allá donde se produzcan y la, posterior, detención de quienes delinquen telepáticamente para su posterior entrega al juez, parecen no tener ninguna duda tras la lectura que hacen de la ley.

Bien, ha surgido pues una nueva amenaza a sumar a los peligrosos p2p tradicionales… ¡la telepatía! Y, claro, hay que perseguirla porque si bien es detestable que la gente se baje música de internet, y lo es, detestable quiero decir, ya que mucha de la música que se baja no merece la pena el tiempo que se pierde en bajarla, ¡no podemos consentir que la gente se comunique y comparta música telepáticamente! Hasta ahí íbamos a llegar. Imaginen lo que sería que pudiésemos pensar en una canción y la escuchasen nuestros amigos de a unos kilómetros de distancia… ¡piratas! Y todo sin cables, prácticamente indetectable y sin control alguno. ¡Hay que poner todos los recursos policiales disponibles a buscar a estos criminales! ¡Da igual que mucha gente que la policía tendría que ocuparse de otros temas! ¡Llenemos la cárcel de chavales aficionados a la música!

Vamos a hacer un ejercicio de telepatía criminal, vamos a concentrarnos todos y compartir mentalmente lo que pensamos de grupos como ACAM y sus amos las SGAEs de turno que no dudan en cobrarnos a todos por todos los CDRs y DVDRs que compramos, no importando para qué los usemos, o si somos universidades, empresas u hospitales. Creo que los amigos de ACAM y SGAE podrán leer mi mente telepáticamente en este momento y sabrán lo que mi mente comparte con varios cientos de miles de internautas más…. y cada vez con más gente.

Porque telepáticamente parece ser que hemos conseguido que cada vez más programas de TV les saquen los colores, porque cada vez es más difícil mantener el engaño en el que pretenden sumir a toda la sociedad. Porque ustedes no son mejores que nosotros y desde luego nosotros no somos lo peores.

Cuando alguien se aprovecha de una ley ambigua, de un gobierno a la deriva y cuando se les pregunta si es justo que un hospital al comprar CDRs para grabar sus historias médicas o datos de diagnósticos, pague un canon a los “artistas”, lo único que saben responder, es pregunte al legislador (eludiendo responder la pregunta), hablamos de un grupo de gente con una muy baja catadura moral. ¿Alguno de los que me leen podrían hacer algo así, saber que cobran mediante el truco de canones, de los presupuestos de la sanidad para mantener a unos pocos ricachones más ricos todavía?

Yo creo que no. Yo creo que ustedes no harían eso, antes más bien, con el fin de no dar una pésima imagen de cara a los que les compramos los CDs, exigirían definición al gobierno o directamente renunciarían a perjudicar a toda una nación por simple codicia, en lugar de insultar y criminalizar a sus consumidores.

La telepatía va haciendo su efecto y por eso sigo animando a compartir telepáticamente lo que sabemos que son ustedes. Intenten detenernos por semejante crimen, pero ni todas las injustas leyes que se saquen de la manga ocultarán o camuflarán la realidad. Y la ley se cambiará y ustedes (bueno, sus amos) tendrán que devolver el dinero de sus “compensaciones” si no logran escapar con el a algún paraíso fiscal, como sospechamos intentarán hacer.

Y por favor, repasen sus artículos o corremos el riesgo de tener un ataque de risa irreversible y podríamos incluso perderles el respeto.

Telepáticamente suyo.

Mario Pena (CC) 2005 by-nc-nd

Delitos Telepáticos

11-M y SGAE

Publicado el 20 de Abril de 2004

oneras escribió “Todos tenemos frescos en la mente los luctuosos acontecimientos del 11 de Marzo en Madrid cuando unos terroristas asesinaron a 192 personas.
Todos creo que vivimos esos momentos con una sensibilidad muy acentuada que se mezcló con la ira, el odio, la tristeza, la pena, las lágrimas…
Después de estos acontecimientos que ojalá nunca hubieran ocurrido, se han sucedido otros de gran relevancia y con muchas consecuencias.

Yo no quiero analizar nada de eso, ni las consideraciones políticas gracias a las cuales nos hemos lanzado todos a unos contra otros olvidando que estar unidos en situaciones así es lo que más daño hace a los terroristas… pero está en nuestra naturaleza el echarnos la culpa los unos a los otros sin atrevernos a ponernos en el lugar el otro.

Sin embargo quiero llamar la atención sobre la entidad denominada SGAE que actuó de la peor manera posible, cobrando sibilinamente su parte de la recaudación del concierto benéfico en concepto de derechos de autor que se realizó en memoria de los asesinados y heridos por los terroristas.

La SGAE está cavando su propia tumba de mala reputación actuando contra Radios Libres ( http://www.radiolibresegovia.es.vg/ ) o con el reciente canon en los CDR y DVDR ( http://antisgae.internautas.org/ ) que han disparado el precio de los soportes que se usan para grabar nuestras fotos, o copias de seguridad de programas o cualquier otra cosa.
Algunos piensan que son unos: Ladrones
Las actitudes mezquinas de la SGAE, con el canon en los CDs o lo que es peor cobrando en aquel concierto benéfico por las víctimas del terrorismo, obviando cualquier rastro de humanidad y no hablemos de sensibilidad, es algo que no perdonamos fácilmente los que desde nuestras responsabilidades en internet para defender la justicia y la libre expresión defendemos un nuevo marco legal y jurídico para frenar a la todo poderosa SGAE y remunerar justamente al artista.

La SGAE y los que la apoyan (muchas artisas que todos conocemos) están causando un daño casi irreparable a la cultura actual al no ser capaces de adaptarse al cambiante mundo que les rodea y todavía, con técnicas casi mafiosas imponen su criterio y voluntad quejándose de la supuesta piratería y manejando cifras según su conveniencia faltando casi siempre a la verdad.

Y ahí queda la incomprensible actitud de la SGAE en el concierto benéfico. Ahí queda la ausencia de compasión, la ambición extrema de una entidad que nos roba un poco a todos para enriquecer a unos pocos. Que roba incluso cuando el dolor es tan grande que algunos todavía apenas podemos respirar.

Oneras, 20/04/04.”

11-M y SGAE

Ofensiva activa contra el canon de la SGAE

Publicado el 15 de Abril de 2004

Escrito en los foros contra el canon en http://vilecha.cibertad.org/ por Davidark66:para ver el escrito original, pulsa aquí. Pongamos el caso que me invento un nuevo cocktel. Entonces lo registro y creo la SGAC (Sociedad General de Cockteles). A continuación hago mis chanchullos con la ley y….chachan!!!. Cada persona que compre un vaso debe pagar un canon a la SGAC ya que ahí pueden hacer mi cocktel! Y aún más,tambien pagará quien compre una cubitera ya que puede ser utilizada para la realización del coktel David! Y aún más, los hosteleros tendrían que pagar porque “pueden hacer mi cocktel”. Y yo,en vez de entender que me iban a hacer famoso gracias a la promoción de mi querido cocktel, entendería que me están robando mi creación y les cobraría otro plus más en nochevieja ya que entiendo que además hacen competencia desleal a los bares especializados en cockteles sólo esa noche. ¿Que te parece?¿descabellado?¿ilógico?¿pura demagogia barata?

Espera.Póngamos ahora que hago una canción y la llevo a la SGAE, entonces cobro un canon por los CDs ya que pueden copiar mi canción. Y los hosteleros tienen que pagar la cuota mensual porque “pueden poner mi canción”. Y yo,en vez de entender que me iban a hacer famoso gracias a la promoción de mi querida canción, entendería que me están robando mi creación y les cobraría otro plus más en nochevieja ya que entiendo que además hacen competencia desleal a las salas de baile sólo esa noche…. Vaya! Ahora no te suena tan raro, ¿verdad?

Ofensiva activa contra el canon de la SGAE

Aprobada directiva europea sobre la propiedad intelectual

Publicado el 30 de Marzo de 2004

Noticia extraida de error500. El Parlamento europeo aprobó ayer la nueva directiva europea sobre Propiedad Intelectual, que mejor habría que llamar “contra la copia ilegal”. Esta directiva, cuya adopción por los estados miembros no podrá retrasarse más allá de dos años, otorga nuevas potestades en la lucha contra los que infrinjan el copyright sobre un producto.

Eso sí, afortunadamente, se establece una distinción entre organizaciones dedicadas a la venta de copias no autorizadas y el usuario que descarga contenidos para uso personal “de buena fe”.

Durante el año que ha estado debatiéndose, hubo propuestas para tratar a ambos casos por igual. Se planteaba tan restrictiva que incluso llegó a ser bautizada como la EuroDMCA, en paralelismo con la DMCA estadounidense, utilizada en casos como las demandas de la RIAA. En su versión final cubre todas las formas de propiedad intelectual, incluyendo marcas, patentes y copyright.

Aunque aligerada con las enmiendas que dejan fuera de su acción “a los que copien para uso personal de buena fe”, este directiva va a crear polémica. No queda claro qué es eso de la buena fe y quién decide cuando una descarga y copia ha sido hecha con buena fe ¿las compañías discográficas?. Por otro lado la directiva fue inicialmente propuesta por Janelly Fourtou, esposa de Jean-Rene Fourtou, jefe de Vivendi Universal, sin duda una de los interesados en la aprobación de la misma. ¿incompatibilidades entre intereses personales y cargos públicos? Quizás quede un poco lejos para que la prensa española se haga eco, pero la directiva sí que va a fectar a muchos españoles muy de cerca.

Según cuenta la BBC, la directiva permite a los grupos o compañías en defensa de sus derechos de autor, registrar domicilios, pedir el bloqueo de cuentas bancarias o confiscar equipos a los proveedores de Internet. Al menos no llega de entrada a establecer penas de cárcel. Estas potestades pueden derivar en que en un “uso flexible del concepto de buena fe”, las compañías las usen contra usuarios de eMule, BitTorrent o Soulseek.

Queda la aprobación del consejo de ministros, pero todo indica que la cosa se va a poner muy fea para la descarga y copia sin copyright.

Más información: news.com, New York Times (requiere registro), eff.org, El otro lado

Aprobada directiva europea sobre la propiedad intelectual