Fotos con perspectivas mentirosas

Un amigo me dijo una vez que una media verdad es una mentira completa. Usar una perspectiva exagerada a la hora de toma una fotografía es igual que una mentira completa. No tengo ni claro que no haya más manipulación, cuando vuelva a salir a la calle tengo que mirar un par de cosas, pero esta imagen que se ha hecho viral es una mentira completa.

En esta imagen vemos lo que un ojo humano (70mm aprox) ve. Más preciso sería un 50mm o un 35 (por dos ojos). En la foto viral todo la gente en el volumen delimitado en azul está, prácticamente, en el mismo plano, pudiendo haber distancias de varios metros entre ellos.

Y sí, muchos adultos actuaron con irresponsabilidad al sacar a los niños por primera vez, pero no hace falta usar perspectivas absurdas para comprar clics. Los fotógrafos de verdad usan perspectivas similares a la visión humana (23, 35, 50mm equivalentes).

Tomada con Fujifilm X100T con un 23mm (35mm equiv)

Pero no tomen mi palabra por cierta. Pueden comprobar lo que digo por ustedes mismos en GoogleMaps: https://bit.ly/3cM9UPq

Fotos con perspectivas mentirosas

Autorretrato de una macaco y una sociedad

Hay pocos casos legales más absurdos que el de Naruto, la macaco que se hizo una fotografía a si misma con una cámara del Sr. David Slater, fotógrafo de naturaleza, y que arrastra un caso de PETA por todo el mundo como si fuera una bandera de su causa, por lo demás legítima, por los derechos de los animales.

Macaca_nigra_self-portrait_large
Autoretrato de ¿Naruto? Fuente wikimedia, dominio público.

Es absurdo por muchísimos motivos, y revelador, porque muestra hasta qué punto podemos llevar nuestras poco reflexivas ideas hasta extremos que nos hacen revelar el sesgo humano que queremos imponer a los animales, como si todos fueran personajes de The Disney Company.

El caso no debería nunca haber llegado a existir. Los derechos de autor son de los seres humanos (homo sapiens sapiens). Nosotros nos inventamos esos derechos por nuestra propia conveniencia en un tiempo en el que, los de autor, tenían cierto sentido, pero que ahora, tras muchos años, precisan una profunda actualización o revisión.

En particular quiero comentar, como alguien que lleva casi dos décadas dedicado al tema de los derechos de autor, que este debate muestra nuestro error de concepto al pensar en, precisamente, los derechos de autor y los de los animales.

Lógicamente PETA demuestra un sesgo obviamente humano, y a mi juicio, errado, sobre lo positivo de los derechos de autor tal y como se entienden hoy en día. El caso es una mera herramienta para tratar de consolidar o crear unos derechos que no hemos concedido al resto de animales, aquellos que no son humanos. Y creo que deberían pensar en otras formas de lograrlo que no pase por imponer “copyright” al resto del reino animal.

Y la cuestión que me hago es ¿son los derechos de autor realmente positivos vista la evidencia? Yo no diría que son necesariamente negativos como concepto, sólo que están  muy mal entendidos, peor implementados y fuerzan una visión que frena el avance de nuestra sociedad hacia un futuro en el que todo conocimiento debería ser libre de ser compartido por el bien común. Es más, actualmente son básicamente ya no derechos de humanos, sino de grandes corporaciones con intereses muy distintos de los de la humanidad como especie en general.

Estoy bastante seguro de que si tuviéramos que volver a formular las leyes de “copyright”, no las plantearíamos como derecho o no derecho a copia. Habida cuenta de que la naturaleza digital de cómo se representan cada vez más obras hace que la copia sea una característica innata de éstas, se tendría que ver como una clara ventaja a aprovechar y no algo que combatir. Más bien deberíamos plantear los derechos de autor no como un “copyright” sino un “creditright” o una correcta acreditación de la autoría, ergo el mérito; algo más aproximado a la filosofía que ha popularizado el sistema de licencias de Creative Commons y que, lo crean o no, da margen a obtener valor e incluso beneficio del trabajo que se hace.

Que PETA crea que permitir que una macaco pueda impedir el uso, distribución y copia digital de su obra es algo positivo, opino hace más daño que bien a nadie y revela nuestra cuestionable forma de pensar. Un animal difícilmente tendrá el prejuicio que un legado de 300 años ha dejado en nuestra en nuestra cultura una realidad social que ya no existe. El no poder usar las obras para, por ejemplo, crear nuevas obras, está alejando desde hace décadas a nuestra sociedad de toda la creación contemporánea con consecuencias que ni siquiera podemos adivinar. Son incontables las iniciativas por el dominio público que existen, empresas que fundamentan su negocio en abrir contenidos a la sociedad, activistas que luchamos por abrir el acceso a las obras, o científicos que cada vez más se dan cuenta de la perversión que ha alcanzado este sistema.

Prohibir, impedir, limitar el acceso a la cultura será siempre prohibir, impedir y limitar el acceso a la cultura y al conocimiento. Eso no creo que se pueda considerar positivo de manera alguna. Poder acceder a las obras que se crean es absolutamente necesario ante los terribles desafíos a los que nos estamos enfrentando y  nos vamos a tener que enfrentar en el futuro como especie que quiere sobrevivir.

Que esta fotografía esté en el dominio público, le pese a PETA o al Sr. David Slater, debería ser visto como un claro signo de lo positivo que es para todos nosotros que la cultura se pueda compartir y usar para avanzar como sociedad. Todo lo demás sólo nos frenará de la peor manera posible.

Mario Pena (cc) by-sa v4 2017

Este artículo representa mi opinión particular y no necesariamente la de entidades, grupos o asociaciones a las que pertenezco.


Autorretrato de una macaco y una sociedad –
CC by-sa 4.0 –
Mario Antonio Pena Zapatería

Autorretrato de una macaco y una sociedad

Color, blanco y negro, fotografías vs fotografía

Rights: https://www.safecreative.org/work/1504093804624-tease-me/16908465020/
Rights: https://www.safecreative.org/work/1504093804624-tease-me/16908465020/

Llevo un tiempo reflexionando sobre temas de fotografía que daba por sentados, pero que nunca había analizado en profundidad.

No se puede convencer a nadie de apreciar un tipo de fotografía u otro pues no puedo forzar cómo cada uno percibe las cosas. Intento, eso sí, explicar cómo las quiero expresar yo y como fotógrafo una labor importante es tratar de transmitir lo que uno lleva en la cabeza, pero como en toda comunicación por un lado está lo que uno quiere o pretende decir con mayor o menor éxito y por otro lado lo que el receptor quiere, pretende y/o realmente percibe al final.

En fotografía, como en literatura, y como cada humano es diferente, los mensajes son lo que son, pero los percibimos subjetivamente tanto al crearlos y enviarlos como al recibirlos. El estado de ánimo concreto, por ejemplo, influye enormemente. Lo que leemos un día lo percibimos de una manera, y si lo leemos en otro momento después, podemos percibirlo de otra. El receptor es el mismo, pero algo ha cambiado. Otro ejemplo es que la comedia, como género, no se percibe igual en una época histórica y en otra (no pasa lo mismo con el drama).

En pocas palabras, si algo no nos gusta, no nos gusta. Point round y podríamos dejarlo ahí, pero prefiero explicar cómo lo veo yo personal y subjetivamente. Que algo no nos guste puede deberse a infinidad de motivos, no se puede inferir necesariamente que sea por una carencia, un trauma o cualquier otro motivo o conjunción de éstos. Nos pasa a todos en mayor o menor medida que tenemos preferencias; ahora bien, lo importante es siempre tener la mente abierta a ciertas formas de expresión, intentar entenderlas y apreciarlas. Lógicamente no siempre es posible, tal vez ni siquiera deseable. Lo difícil es distinguir lo que no nos gusta (subjetivo) de nuestra manía concreta que puede hacer que algo que de otra manera nos gustaría, no le demos oportunidad alguna, como el que va a probar una comida nueva con cara de asco 😉

Rights: https://www.safecreative.org/work/1405090826940-lovely-view
Rights: https://www.safecreative.org/work/1405090826940-lovely-view

Dicho esto yo no sé cómo ve cada persona la fotografía, pero yo, fuera de las postales, que realmente no me llaman la atención, desde un punto de vista de fotógrafo pocas veces es para reflejar o  inmortalizar el momento real concreto, pues siempre se es subjetivo, aunque sólo sea por el encuadre, pero para que esa toma sea obra de alguien en concreto algo de ese alguien debe estar en la fotografía (formalmente creo que el hecho del encuadre suele ser suficiente para que no sea una mera fotografía y pase a ser una fotografía, pero últimamente he descubierto que eso no siempre es cierto) Ejemplo: lo que me parece mera fotografía http://imghip.com/imagenes-bellas-de-la-torre-eiffel/img0304.jpg.html vs. lo que me parece una fotografía http://www.minube.com/fotos/rincon/64/7625441 (independientemente de que nos gusten ambas, alguna o ninguna).

¿Por qué creo que el color a veces resta en una imagen? Bueno, no lo había pensado racionalmente nunca, pero creo poder explicarlo. Nuestro cerebro no percibe las cosas como son, nunca, no puede. De ahí que en ciencia necesitemos máquinas para medir la realidad. Nuestro cerebro puede y debe sólo enfocar o centrarse en partes, unas veces en patrones, otras en colores, o movimientos, o sonidos (por eso solemos bajar el volumen de la radio del coche al aparcar), etc. No estamos programados biológicamente para percibir las cosas como son o nos saturaríamos rápidamente, sino como estamos condicionados a percibir que sean y eso nos ha mantenido a salvo en muchas ocasiones si bien también es motivo de no pocos problemas. Así, una fotografía además de tratar de expresar una idea, o sentimiento, y parte de lo que el propio creador es, es información pura y dura. Nuestro cerebro tiene que procesar siempre mucha información, pero un exceso de información entra en conflicto con lo que el autor quiere expresar, y es por eso que el autor, para evitar la merma del mensaje que pretende enviar tiene que eliminar lo que no sólo no aporta nada sustancial a su visión, sino que interfiere con ésta al usar capacidad del cerebro que en consecuencia no se enfoca a otras partes y a veces tiene que potenciar otras partes que muestran la idea con mayor eficacia. A veces es el color, otras el contraste, otra partes concretas de la imagen debe ser eliminado, reducido, o resaltado. Pero como lo que se intenta transmitir es algo subjetivo, luego está quien recibe la información y su predisposición a querer recibir ciertos mensajes es una forma determinada. El color es información. Un exceso de información usa recursos de nuestro cerebro de tal modo que puede que, en ocasiones, distorsione el mensaje, que no la realidad, que a buen seguro será otra por un lado y distinta para cada uno que la percibe.

La fotografía, como arte, no muestra sólo hechos, sino sensaciones, ambientes e incluso sueños. Y cuando fotografía hechos, como la fotografía de prensa, siempre lo confronta con la sensación que el hecho produce. Por eso encuadramos, por eso editamos, por eso a veces prescindimos del color y por eso a veces el color es absolutamente necesario. Pero es el principio. Como arte los fotógrafos, que no sé si siempre somos en todo caso artistas, tenemos que ser incomprendidos por uno, algunos, muchos o todos. Eso al final es poco importante. Lo primero y más importante es que lo que uno hace le guste a quien lo hace. Lo que los demás perciban es importante sí, pero secundario. Cuando uno hace algo que no le gusta porque le gusta a los demás, creo que la frustración acaba siendo lo que puede empujarle a dejar de fotografiar, como muchos fotógrafos profesionales me confiesan tras cientos o miles de fotos clónicas de bodas, comuniones y bautizos. Tal vez por eso nunca me ha tentado la profesionalidad, por el riesgo a perder la ilusión.

Otra anécdota sobre ser incomprendido vino de un libro que escribí hace unos años y cuyo título lo da también a este blog. Al leerlo la gente me comentaba qué les había perecido y me decían lo que ellos creían que yo estaba intentando expresar. No había dos opiniones iguales y ninguna, ninguna, acertaba sobre lo que yo mismo quería expresar. Me pareció interesante, porque lo que uno hace pensando en transmitir un mensaje no se deriva en una única interpretación, sino en tantas como receptores. Y guste o no, eso es importante y no necesariamente malo.

(Wanna see more pictures?: Check my gallery (Notice: It is NSFW).

Safe Creative #1505224147771

Color, blanco y negro, fotografías vs fotografía

Fotografía erótica

//

//

(function() {
var proto = ((“https:” == document.location.protocol) ? “https:” : “http:”);
var url = proto + “//sc-widgets.s3.amazonaws.com/scLabelLoader.js?”;
url += new Date().getTime();
document.write(unescape(“%3Cscript src='” + url + “‘ type=’text/javascript’ charset=’utf-8’%3E%3C/script%3E”));
})();

SCLabelLoader(‘1405090826940′,’0709270000528’,{“tplName”:”line”,”locale”:”es”,”logo”:”safecreative”});

Fotografía erótica

¿Es la mejor cámara la que llevas encima?

El otro día asistí a un taller sobre flujo de trabajo fotográfico impartido por Roberto Ruiz Herrera en el cual comentó que la mejor cámara a menudo es la que siempre llevas encima y la verdad, razón no le falta. Es cierto que cualquier cámara que lleves encima, por humilde que sea, es tu mejor aliado porque está disponible para hacer esa foto antes cualquier otro equipo DSLR que has dejado en casa porque pesa mucho.

Pero ayer, editando fotografías que he hecho en los últimos meses con varias cámaras antes de que mi D300 resucitara como por arte de magia, me volví a fijar en lo importante que es tener un equipo de calidad. Aunque sólo sea porque estos equipos modernos DSLR profesionales tienen la capacidad de capturar las imágenes con una precisión mucho mayor de forma que la imagen se parece mucho más a lo que el ojo ve. Es imposible comprar  una pequeña cámara compacta de 12 ó 14 megapixels con la calidad, profundidad de campo, detalle, nivel de ruido de una DSLR de 10 ó 12. Y es porque los píxeles no son tan importantes como cómo hace cada cámara para procesar la información que recibe.

Así que sí que es importante tener una cámara, aunque sea humilde, en el bolsillo y sí, es cierto que las compactas y las de los móviles han mejorado mucho, pero existen poderosas razones para intentar llevar siempre un buen equipo, aunque pese, a cuestas. No siempre es fácil, no siempre es cómodo, pero cuando llega el momento, al fina, habrá valido la pena.

¿Es la mejor cámara la que llevas encima?

Cinemagraphs, entre la fotografía y el vídeo

Un curioso e interesante uso de los tradicionales gifs, a medio camino entre la fotografía artística y el vídeo spot

Más aquí:

http://fromme-toyou.tumblr.com/post/4581147963/showtime-oh-so-coco-show-reel-a-moment

http://fromme-toyou.tumblr.com/post/4580571450/my-personal-favorite-doesnt-it-make-you

http://fromme-toyou.tumblr.com/post/4558635776/evening-is-coming-in-savannah

http://fromme-toyou.tumblr.com/post/4528895445/shave-and-a-haircut-images-of-a-spring-weekend

http://fromme-toyou.tumblr.com/post/4637864814/breathless-have-a-weekend-full-of-sweeping

Cinemagraphs, entre la fotografía y el vídeo