La privatización de los fotones

Bien es sabido que el actual gobierno de España ha desencadenado una lucha abierta contra la inmensa mayoría de los ciudadanos, incluso contra aquellos que, cual cabestros, siguen votando a un partido bajo la sospecha de la corrupción. Pero el partido de las élites financieras y las élites de la superstición va siempre un paso más adelante. En este caso privatizan los fotones que la estrella Sol nos envía en favor del lobby generador de energía de “toda la vida”.

Poco más se puede añadir. Muy poco. Contra cualquier sentido común, evidencia científica, o bien hacer, la gentuza que desea permanecer en su cómoda poltrona recibiendo el cheque por algo a lo que no tiene derecho alguno, nos quita un derecho más. Pasó con el canon, lucha en la que este blog se embarcó hace ya más de un decenio y que acabó cayendo gracias al esfuerzo de tantas personas en Europa y ocurrirá lo mismo con esto. No me cabe duda. Si queda algo de decencia en un votante del PP, algo de decencia en algún gobernante de Europa, si queda algo de decencia en algún sitio, y no me cabe duda de que aún existe de eso, este ataque a la libertad más elemental será neutralizado y, espero, los culpables perseguidos y encarcelados.

Firma, una vez más, contra la gentuza: Contra la privatización del Sol en España.

Safe Creative #1307225460886

La privatización de los fotones

La palabra piratería y el marketing

La palabra “piratería” se está usando desde hace muchos años de forma peyorativa como forma de prejuicio de una actividad que puede, o no, ser ilícita. El término se ha convertido una potente herramienta de marketing análogo – que no equivalente – al término “guerra contra el terrorismo” ideado, en efecto, por una empresa de marketing.

El problema de usar este término en una discusión es que se pone a los oponentes en la tesitura de posicionarse a favor o en contra de “la piratería” como si todas las actividades que engloban fueran de la misma naturaleza criminal o ilegal. Al aceptar el término, se acepta, de alguna manera, la definición o prejuicio que sienta tal palabra.

A lo largo de los años he visto que la gente llama piratería a una muy amplia gama de actividades, como por ejemplo: La copia entre particulares de contenidos, la grabación en cassette, el pasar la música de un CD a un mp3, el uso de licencias tipo Creative Commons, que un creador regale sus propios contenidos, el poner enlaces a obras con o sin permiso, citar partes de obras sin permiso expreso, hospedar obras para su descarga sin permiso, plagio, remezclas, etc.

Ocurre que no existe una única posible definición de piratería. A punto uno podría llegar a un acuerdo cuando hablamos de aquellos que abusan para beneficiarse del trabajo de otros creadores, pero cuando nos encontramos que en esa definición cabrían en ella las actividades de muchas grandes compañías del entretenimiento.

De hecho, y en honor a la verdad, muchas de las actividades citadas más arriba son ilegales en la mayor parte de los países, o se legisla para que lo sean, pero otras no. Sin embargo cuando se habla de “piratería” no se diferencias unas de otras. Todo va junto en función de lo que el que usa la palabra interpreta como actividad ilegal y se resume en copiar contenidos sin pagar. Da igual qué contenido o de qué forma se haga.

De ahí que la palabra piratería, en relación a contenidos digitales, no sea un hecho, sino una simple opinión cargada de prejuicios y por lo tanto un elemento falaz en cualquier debate.

Debemos rechazar el uso de la palabra sin que exista un desglose previo y claro de cuales serían las actividades que se consideran ilícitas y haya un consenso entre los interlocutores. Finalmente lo mejor es usar otra terminología, como “presunta infracción de copyright” o casi mejor “supuesta infracción de copyright”. Y lo digo porque por ejemplo, en mi opinión, piratería (o corsarismo) son los contratos de 360º que algunas discográficas imponen, o los supuestos plagios  de grandes compañías que hoy forman los principales lobbys de persecución de los ciudadanos a modo de caza de brujas, o la continua extensión de los años de secuestro de los contenidos que deberían haber vuelto al dominio público, o como ejemplo con el que más de acuerdo podemos estar; el plagio.

Porque yo estoy en contra de la piratería tal y como yo la entiendo, pero no deja de ser mi opinión y no puedo forzar a nadie a estar de acuerdo con esa acepción, por lo que hablemos de suposiciones, de casos concretos y de presunción. Será mucho más fácil entenderse si usamos un lenguaje que todos comprendamos.

 

La palabra piratería y el marketing

Los sistemas corrompidos favorecen a los corruptos

Lo primero que hay que decir es que por encima de todo hemos de tener en cuenta la presunción de inocencia, algo que muchos de los arrestados en la operación del fin de la semana pasada contra directivos de SGAE y SDAE no desean para ciertas páginas de enlaces.

Dicho ésto creo que es importante aclarar ciertos conceptos pues mucha gente se ha alegrado muchísimo por las detenciones, como si éstas representaran un fin en si mismas o una claudicación de ciertos grupos pro-copyright extremo. Nada más lejos porque:

1.- Esto es sólo el comienzo de lo que esperamos sea un juicio que esclarezca las siempre oscuras cuentas de ciertas entidades de gestión para cuyos directivos hemos de, pese a nuestros deseos personales, defender la presunción de inocencia con la misma fuerza con la que éstos y muchos de los que los apoyan la niegan por igual a ciudadanos y páginas web de enlaces y descargas.

2.- Nos podemos encontrar ante un genuino caso de piratería auténtica, en la que los supuestos guardianes de los intereses de los autores, principalmente los más pequeños, han presuntamente optado por apropiarse del dinero de éstos para su exclusivo lucro.

3.- Nada ha cambiado con el copyright actual que en realidad es uno de los principales problemas a los que se enfrenta la humanidad. La cuestión última es que la deriva extremista de las leyes de derechos de autor y copyright, que ya chocaban con la realidad en pleno siglo XX, compromete la innovación y los ingresos actuales y futuros de los autores al no permitirse explorar, por activa o pasiva, nuevos modelos de negocio y valor además de la capacidad de acceso al conocimiento y la cultura de los países más pobres.

Conclusión:

Estamos a pocos meses o días de demostrar una vez más que efectivamente un sistema corrompido favorece a los corruptos. Pero no debemos perder de vista que el sistema actual de copyright y derechos de autor lejos de mejorar ha empeorado hasta extremos que no podíamos ni soñar. Y continúa empeorando. Es vital que entre todos, en mayor o menor medida, devolvamos a las leyes que regulan los derechos de los autores a la senda de la cordura de la que jamás debieron escapar por el sólo beneficio de grandes corporaciones y no de los autores, intérpretes y creadores en general.

 

Los sistemas corrompidos favorecen a los corruptos

The EU parliament will soon vote on the ACTA treaty

The EU parliament will soon vote on the ACTA treaty.
http://ec.europa.eu/trade/creating-opportunities/trade-topics/intellectual-property/anti-counterfeiting/

LabtoLab is a network of European medialabs, initiated by PiNG in Nantes, Constant in Brussels, Medialab Prado in Madrid, Kitchen Budapest.
LabtoLab expresses its concerns about the impact of the ACTA treaty on the practices that we develop.

We wrote an open letter stating these concerns, the letter can be found at this address:
http://www.labtolab.org/~labtolab/wiki/index.php/Acta_expression_of_concern

If you support the standpoint of the letter, we would like to ask you to co-sign this letter as a supporter. You can do this by sending an e-mail
to acta@constantvzw.org

Please include your family name and first name, the institute or organisation you are part of and your position in it, or simply the activity that you would like to see mentioned.

There is some urgency involved. The voting will take place early June, so we will send the letter to members of the European Parliament and members of the national parliaments of the signatories early next week.

for LabtoLab,

Peter Westenberg

The EU parliament will soon vote on the ACTA treaty

Los corsarios piratean partituras del dominio público

¿Sabíais que para interpretar una antigua ópera o zarzuela hay que pasar por la caja de las entidades de gestión?

Pues sí. Mi tesis es que el dominio público ha sido pirateado por corsarios autorizados por leyes regresivas hechas por políticos al servicio de dichos corsarios. No olvidemos, que para más ironía, los que pagan los sueldos de esos políticos son precisamente el “público” al cual están pirateando.

¿Os extrañáis de que mi definición de piratería sea ligeramente distinta de la que tanto usan ciertos lobbys? ¿Os extrañáis de que ciertas entidades de gestión se quejen amargamente de su mala fama?

El que pica, ajos come, dice un dicho popular.

No veréis al ministerio de Cultura de González-Sinde hacer nada por luchar contra la piratería real, la que nos roba del  dominio público. En cambio nos llaman piratas a los ciudadanos, en primera y última instancia los principales afectados de leyes absurdas que como un cáncer habitan forzadamente el espacio digital.

Safe Creative #1105049136341

 

Los corsarios piratean partituras del dominio público

Buenafuente, Sinde, Twitter y falacias

Que quede claro que no he visto la entrevista de Buenfuente, ni el más mínimo interés en verla. Ocurre que ver a la Sra. Gonzalez Sinde me causa ardor de estómago. Sólo he leído cosas por ahí pero a raíz de este artículo de Buenafuente y esta acertada respuesta quiero puntualizar unas cosas muy sencillas que todos deberíamos entender:

– Que no existe equilibrio en el copyright, desde hace muchos años. El copyright se creó en un segundo paso como sistema para fomentar la creación dando un monopolio temporal a los autores y protegerse así de la piratería, la auténtica, la de los editores y en definitiva aquellos que tenían los medios y recursos para usar comercialmente sus obras. El incentivo del copyright era cubrir las necesidades de los creadores para crear, pero se ha distorsionado tanto esto, que ya no tiene ningún sentido salvo para que grandes corporaciones puedan tener muchos aviones privados y desfavorece de forma alarmante a la gente en general, y también, porqué no, a los creadores, privados de usar las obras contemporáneas para crear a partir del domino público.

– Que sí, que hay que luchar contra la piratería, pero la de verdad, no la inventada o falsamente llamada como tal. Un ejemplo por el cual no veo a nuestro gobierno hacer nada, y que afecta a los creadores de forma alarmante, es la propuesta de extensión del copyright sobre grabaciones sonoras de los 50 a los 70 años.

– Que la denominada Ley Sinde es una aberración legal y un atentado al estado de derecho. No se puede ser neutral cuando lo que ocurre es que se quita de entrar en el fondo de si algo es ilegal o no a los jueces, y me refiero a que las páginas de enlaces por activa y pasiva están siendo declaradas legales por los jueces. Aquí hay que trazar una línea y no vale estar en la mitad.

– Que el “todo gratis” es una falacia de parte de la industria. Sabemos que “todo gratis” es imposible y por eso pagamos de formas variadas, como con atención, conciertos, ediciones especiales, fidelidad. Es más, nada sustenta que el modelo de negocio actual sea válido y no pueda sustituirse por otro por el cual los ingresos vengan de otras vías, indirectas en muchos casos, como las citadas.

– Sí a la pedagogía, pero no al adoctrinamiento, que son cosas distintas. El copyright debe ser cuestionado hasta sus cimientos y eso no se hace. Y no será porque muchos ciudadanos, abogados y jueces no hayan explicado lo que ocurre, es que simplemente gobierno y parte de la industria hace oídos sordos. Y eso, es un grave problema.

Safe Creative #1104148972348

Buenafuente, Sinde, Twitter y falacias