Autorretrato de una macaco y una sociedad

Hay pocos casos legales más absurdos que el de Naruto, la macaco que se hizo una fotografía a si misma con una cámara del Sr. David Slater, fotógrafo de naturaleza, y que arrastra un caso de PETA por todo el mundo como si fuera una bandera de su causa, por lo demás legítima, por los derechos de los animales.

Macaca_nigra_self-portrait_large
Autoretrato de ¿Naruto? Fuente wikimedia, dominio público.

Es absurdo por muchísimos motivos, y revelador, porque muestra hasta qué punto podemos llevar nuestras poco reflexivas ideas hasta extremos que nos hacen revelar el sesgo humano que queremos imponer a los animales, como si todos fueran personajes de The Disney Company.

El caso no debería nunca haber llegado a existir. Los derechos de autor son de los seres humanos (homo sapiens sapiens). Nosotros nos inventamos esos derechos por nuestra propia conveniencia en un tiempo en el que, los de autor, tenían cierto sentido, pero que ahora, tras muchos años, precisan una profunda actualización o revisión.

En particular quiero comentar, como alguien que lleva casi dos décadas dedicado al tema de los derechos de autor, que este debate muestra nuestro error de concepto al pensar en, precisamente, los derechos de autor y los de los animales.

Lógicamente PETA demuestra un sesgo obviamente humano, y a mi juicio, errado, sobre lo positivo de los derechos de autor tal y como se entienden hoy en día. El caso es una mera herramienta para tratar de consolidar o crear unos derechos que no hemos concedido al resto de animales, aquellos que no son humanos. Y creo que deberían pensar en otras formas de lograrlo que no pase por imponer “copyright” al resto del reino animal.

Y la cuestión que me hago es ¿son los derechos de autor realmente positivos vista la evidencia? Yo no diría que son necesariamente negativos como concepto, sólo que están  muy mal entendidos, peor implementados y fuerzan una visión que frena el avance de nuestra sociedad hacia un futuro en el que todo conocimiento debería ser libre de ser compartido por el bien común. Es más, actualmente son básicamente ya no derechos de humanos, sino de grandes corporaciones con intereses muy distintos de los de la humanidad como especie en general.

Estoy bastante seguro de que si tuviéramos que volver a formular las leyes de “copyright”, no las plantearíamos como derecho o no derecho a copia. Habida cuenta de que la naturaleza digital de cómo se representan cada vez más obras hace que la copia sea una característica innata de éstas, se tendría que ver como una clara ventaja a aprovechar y no algo que combatir. Más bien deberíamos plantear los derechos de autor no como un “copyright” sino un “creditright” o una correcta acreditación de la autoría, ergo el mérito; algo más aproximado a la filosofía que ha popularizado el sistema de licencias de Creative Commons y que, lo crean o no, da margen a obtener valor e incluso beneficio del trabajo que se hace.

Que PETA crea que permitir que una macaco pueda impedir el uso, distribución y copia digital de su obra es algo positivo, opino hace más daño que bien a nadie y revela nuestra cuestionable forma de pensar. Un animal difícilmente tendrá el prejuicio que un legado de 300 años ha dejado en nuestra en nuestra cultura una realidad social que ya no existe. El no poder usar las obras para, por ejemplo, crear nuevas obras, está alejando desde hace décadas a nuestra sociedad de toda la creación contemporánea con consecuencias que ni siquiera podemos adivinar. Son incontables las iniciativas por el dominio público que existen, empresas que fundamentan su negocio en abrir contenidos a la sociedad, activistas que luchamos por abrir el acceso a las obras, o científicos que cada vez más se dan cuenta de la perversión que ha alcanzado este sistema.

Prohibir, impedir, limitar el acceso a la cultura será siempre prohibir, impedir y limitar el acceso a la cultura y al conocimiento. Eso no creo que se pueda considerar positivo de manera alguna. Poder acceder a las obras que se crean es absolutamente necesario ante los terribles desafíos a los que nos estamos enfrentando y  nos vamos a tener que enfrentar en el futuro como especie que quiere sobrevivir.

Que esta fotografía esté en el dominio público, le pese a PETA o al Sr. David Slater, debería ser visto como un claro signo de lo positivo que es para todos nosotros que la cultura se pueda compartir y usar para avanzar como sociedad. Todo lo demás sólo nos frenará de la peor manera posible.

Mario Pena (cc) by-sa v4 2017

Este artículo representa mi opinión particular y no necesariamente la de entidades, grupos o asociaciones a las que pertenezco.


Autorretrato de una macaco y una sociedad –
CC by-sa 4.0 –
Mario Antonio Pena Zapatería

Anuncios
Autorretrato de una macaco y una sociedad

El filtrado previo en Europa por EEUU

European CommissionAunque no puedo asegurarlo, se repite el patrón que se ha dado en otras ocasiones por parte de nuestros representantes políticos para atacar nuestros derechos fundamentales en favor de un sector concreto del lobby del entretenimiento.

En su día el Gobierno de los EEUU, por orden de Joe Biden, vicepresidente de Barak Obama ordenó fomentar la Ley Sinde (Ley Biden Sinde para muchos) para cerrar administrativamente en países “ejemplo de mal comportamiento” como España webs que los jueces habían declarado como legales. El cierre administrativo, sin entrar en el fondo del asunto, es el germen de muchas de las leyes represivas del derecho a la expresión que han ido naciendo en países vulnerables como España. Que países ejemplo de lo malos que son los ciudadanos que “lo quieren todo gratis” (por otra parte argumento falaz de parte de la industria) implementen esas medidas era usado luego como ejemplo para hacer presión en el Congreso de los EEUU.

El objetivo inicial era “proteger” un modelo de negocio específico que se basa en la escasez artificial de la capacidad de copia digital. Un tipo de modelo que, desafiado por la realidad digital, no puede sobrevivir. De hecho el único cambio real en este entorno ha venido de mano de la popularización de servicios avanzados de “streaming” como Spotify, Youtube, Netflix o HBO por poner unos ejemplos.

Ahora la comisión Europea plantea el filtrado preventivo de contenidos; algo que ha sorprendido a propios y extraños. Las implicaciones técnicas del filtrado previo, el desastre absoluto que supone para la estructura de Internet, los usos y costumbres de cada vez más creadores y el resto de la sociedad y, sobre todo, la libertad de expresión, se vuelven casi intolerables. Y resulta casi incomprensible una propuesta así si no fuera porque parece ser que es el objetivo que el lobby del entretenimiento en EEUU se ha marcado conseguir en su país. Que estas leyes se aprueben en el resto del mundo, como pasó con la Ley Biden-Sinde para luego decir en el congreso que “hey, mira tú por donde en Europa ya lo están haciendo ¿cómo es que en EEUU no lo estamos haciendo también?”, es normalmente el patrón de funcionamiento de estos lobbys que, admitámoslo, carecen de originalidad, pero es que, si funciona ¿para qué cambiar?

Así que es posible que no sea sólo una maniobra torticera para forzar a estas plataformas a negociar dar más dinero a los administradores del oligopolio del entretenimiento en Europa (dinero que luego rara vez comparten con los creadores de forma justa), que también, sino realmente a nivel mundial y con consecuencias de cara a la libertad de expresión sin precedentes. EEUU, otra vez, dando órdenes a sus súbditos en Europa.

Y para que ganen y destrocen más una de las herramientas más potentes que ha conocido la humanidad, Internet, no hace falta más que los demás nos quedemos callados, o como decía Edmund Burke: “Para que triunfe el mal, basta con que los hombres de bien no hagan nada.

El filtrado previo en Europa por EEUU

Protege Internet contra propuestas envenenadas

De: https://www.thunderclap.it/projects/49316-take-action-to-save-the-link

La Unión Europea acaba de proponer unas de las peores leyes de “copyright” del mundo.

Éstas incluyen capacidades de imponer impuestos a los enlaces por parte de los gigantes editoriales, y obligación a sitios web para monitorizar y filtrar contenidos. Esto daña tu derecho a compartir y acceder a contenidos.

Los miembros del Parlamento Europeo tienen el poder de detener esta desastrosa propuesta directamente antes de empezar a echar a andar. Pero sólo defenderán una web abierta si te escuchan AHORA.

Ayúdanos a que se nos escuche y asegúrate de que la máxima cantidad de ciudadanos pueden llamar a sus representantes en Europa para detener cualquier regla que imponga impuestos a los enlaces y que fuerce el filtrado de contenidos.

Actúa ahora: act1.openmedia.org/savethelink

Descubre más sobre la campaña “Salva el Enlace” en: www.savethelink.org

Más sobre el impuesto al enlace
Más sobre filtrado de contenidos

Protege Internet contra propuestas envenenadas

El negocio de la censura en China en Occidente

Al final el dinero manda y no importa la esencia de Internet ni a las más grandes compañías existentes. La organización de derechos humanos Human Rights Watch acusa a Microsoft, Yahoo y Google que colabora con la dictadura China (también llamado Gobierno Chino) para censurar contenidos a través de sus servicios. También Skype ha sido acusada de censurar palabras en sus servicio de chat.

Yahoo dice que está preocupada, pero que vamos, que el dinero es el dinero y lo demás poco importa. En Ningunterra creemos que importa y bastante, porque la ganancia inmediata a costa de la integridad de uno es como vender el alma al diablo, es una traición a uno mismo y el germen de la corrupción total y definitiva.

Es terriblemente triste que las religiones organizadas, lease comunismo o capitalismo, al igual que aquellas cuyo objeto de idolatración son dioses de dudosa existencia, siempre subyugan la integridad y la palabra de uno a los intereses de sus propios dogmas de fe. Al final parece que la propia coherencia no importa, cuando debería ser lo más importante.

Yahoo, Google, Microsoft, Skype y tantas otras enormes empresas existen y han crecido gracias a la libertad de expresión, gracias a nuestros contenidos. Ellos dan las herramientas pero no sirven de nada si el contenido es aséptico, políticamente correcto sea cual sea la política.

Yahoo, Google, Microsoft, Skype y tantas otras enormes empresas creen que su viabilidad futura está a prueba de todo, pero todos sabemos que en Internet no es así. No existe nada seguro y muchas veces el fin de no justifica los medios.

No sé si Google indexará este artículo, o si lo hará Yahoo, o MSN. Poco importa, porque la verdad al final tiene esa virtud, siempre sale a la luz, porque existe, porque una vez quitadas todas las capas es lo único que queda.

El negocio de la censura en China en Occidente

La censura cubana ¿poner límites a la información?

El gobierno de Cuba quiere perseguir la instalación de antenas parabólicas “ilegales” en Cuba. Como reflejo fiel de lo que los gobiernos pretenden, Cuba es muestra de todo los males que infesta las clases políticas de todo pelo y más en concreto de las dictaduras demostradas y de las más ocultas o hábilmente difrazadas de democracia. El control y gestión de aquello que se puede ver o escuchar es esencial para que los gobiernos puedan controlar a los descarriados ciudadanos. Es así de triste. Pero no piensen que eso sólo ocurre en Cuba, pasa en muchos sitios más. Toda clase de regulaciones artificiosas están claramente encaminadas a controlar qué información está disponible para qué ciudadanos.

Es llamativo que en Cuba se hable de revolución, de que la población apoya a su líder sin fisuras y el poco convencimiento en estas afirmaciones y otras cuando ven necesario poner límites a la difusión de la información. Siempre hemos creído que si las ideas y los argumentos del gobierno son buenos no hace falta preocuparse de la propaganda “opositora”, por contra, una población que apoya sin fisuras a Fidel Castro y la Revolución Cubana debería hacer caso omiso a las informaciones que llegan desde Miami.

Pero no es así. Y tampoco es así Internet y de ahí la censura que se va imponiendo, el control que se quiere ejercer sobre los contenidos y el propio acceso a ellos. En realidad no preocupa tanto la pederastia (ni se ponen medios a nuestra disposición para luchar contra ella desde el mundo internauta), ni otro tipos de contenidos claramente delicitivos, preocupa más que la gente pueda cuestionarse lo establecido, que la gente pueda pensar por si misma. Preocupa más, en defintiva, que la gente decida por su cuenta. Por este esencial motivo hay que permitir que la información fluya y que los gobiernos no puedan limitarla, que no se pueda eliminar la neutralidad de la red y que las entidades de gestión de cualquier tipo no tengan acceso a nuestras comunicaciones.

Será trabajo de todos argumentar y luchar desde la razón y la palabra contra el odio, la violencia, la xenofobia, la pederastia y todo aquello que hace del mundo algo mucho peor de lo que sería sin ello. Y eso lo sabemos hacer bien y se demostrará también otra cosa muy importante. Que mediante la palabra se puede pelear con mayor eficacia, la eficacia del convencimiento y que no hace falta recurrir a guerras para “resolver” situaciones. El germen del mal que acecha desde tiempos inmemoriales en este mundo está en la manipulación que sufren los ciudadanos por parte de los poderosos y como se suele decir, la verdad os hará libres. Pero para encontrar la verdad hay que mirar más allá de una pantalla de televisión vendida a una causa determinada.

Texto por Mario Pena (cc) by-sa 2006

La censura cubana ¿poner límites a la información?

Canon de ADSL e invasión de la privacidad

Publicado el 9 de Marzo de 2005

La intención de entidades de gestión como la SGAE es fiscalizar las tecnologías de la información. Les salió muy bien con el canon en los discos ópticos y ahora van a por más. No nos engañemos, están aquí para ganar pasta y lo demás da igual.

Pero no debería darnos igual. Porque el propio modelo de sociedad de la información está en peligro e incluso, y sin ser alarmista, el propio modelo de estado de derecho.

Por un lado, la ministra de … ¿cultura? Carmen Calvo no duda en felicitar y facilitar las medidas que las entidades de gestión con la SGAE al mando quieren imponer, y que pasa por la inclusión de remuneraciones compensatorias por copia privada (mejor y más correctamente conocido como canon) en las conexiones de “banda ancha”, léase correctamente entre comillas ya que considerar 512/128 banda ancha se me antoja cuando menos divertido a la par de audaz.

Pero de audaces está el palacio lleno. Hasta ocho sociedades de gestión hay, siete de las cuales, con derecho igual que la SGAE por ley a reclamar su parte de la recaudación; no lo duden, aunque el canon sea todo lo redundante posible, tan redundante que provoca que andemos escasos de “re”s al describir lo que está pasando.

La ley establece claramente lo que es la copia privada; estos es que autoriza a un particular a grabar no importando la fuente de la que proceda (ergo P2P es tan legítimo como el CD original de un vecino), siempre que no exista ánimo de lucro y perjuicio a terceros, sin necesidad de pedir permiso a los autores. Algo que se hizo así con allende las cintas de cassette y las pletinas dobles. Ánimo de lucro es ánimo de ganar dinero, no quieran darle más vueltas a ésto, ni buscar más pies a un gato que los que tiene. Bajo ese prisma se establece la remuneración por compensación que ha de ser única, y que se viene pagando desde hace años en las grabadoras de CD. Entonces redundantemente metieron un canon de dudosa constitucionalidad en los soportes ópticos, lo cual ha provocado que internautas, muchos artistas, industria y la ciudadanía en general se cuestione la moralidad de los actos de las entidades de gestión con la SGAE a la cabeza. Y digo moralidad porque dicha entidad cobra sin pestañear en los conciertos benéficos su porcentaje dando una imagen que para mi no quisiera.

Después de 54 millones de euros amasados por la SGAE con los Cds en un año, ha visto la luz y quiere redundar más. Para ello promueve con la connivencia de un gobierno elegido entre todos los ciudadanos que pagamos los impuestos, una fiscalización privada de las conexiones de “banda ancha” como puede ser el ADSL o el cable, por poner sólo dos ejemplos.

Ahora imaginen a todas las empresas y particulares financiando cada mes a los artistas que más ganan ya que la SGAE jura y perjura que no tiene “ánimo de lucro”, que todo es por los pobres artistas, aunque muchos lo dudamos a tenor de las cifras que manejan y que nadie se atreve a auditar.

Pero aún vamos más lejos, también gracias a la ministra de … ¿cultura? Carmen Calvo, la SGAE pretende que las empresas de telecomunicaciones sean responsables de los contenidos “ilegales” que se muevan por sus conexiones, hospedajes, etc…, algo por supuesto en contra de la normativa europea. Ilegal, no se engañen, para la SGAE no es lo que diga la ley, sino lo que ellos consideren y si es preciso, pues se cambia la ley que para eso tienen poder y pasta, mucha pasta (la nuestra). Y Europa que se ocupe de sus propios asuntos.

Pero lo más grave es que para que esa medida prospere las compañías de telecomunicaciones tendrían que “mirar” o “monitorizar” el tráfico en la red . Tendrán que mirar nuestros mails, y los de las empresas. Imaginen, sólo imaginen. Por ley podrán ver todo lo que comunicamos. Ríanse del Patriot Act Estadounidense. ¿Han leído 1984 de Orwell? Si no lo han hecho háganlo por favor.

Así de redundancias acabaremos pagando canon en la grabadora, la conexión, el soporte óptico, el ordenador, el disco duro y cualquier otra audacia que se les ocurra, que prefiero no dar más ideas, que me las copian. Pagaremos y encima nos vigilarán que hagamos lo que ellos quieran que hagamos, que no compartamos, que se mantenga durante más tiempo su estatus de poderosos, agarrados a la figura del copyright herido de muerte ante la contundencia de otras licencias copyleft como las creative commons (cc).

Y creanme cuando les digo que los hospitales pagan canon, la judicatura paga canon, las empresas , pagan canon, la educación paga canon, ustedes pagan canon y yo pago canon. No importa que no ejerzamos nuestro derecho a copia privada, no importa que grabemos un análisis médico, un trabajo escolar. Siempre pagando a los mismos y ahora encima se permiten inmiscuirse en nuestra vida privada.

No somos piratas por usar P2P, ejercemos el derecho a la copia privada.

Y Roma no paga traidores. Muchos quitaremos nuestras conexiones de “banda ancha” si esto sigue así.

Para más información acudan a la red de redes que, aunque amenazada, ha despertado para luchar contra esta locura.

Mario Pena (cc) 2005 by-sa-nc

Canon de ADSL e invasión de la privacidad

Chuletones Piratas

Publicado el 12 de Febrero de 2005

Pau Donés, uno de los miembros de un grupo llamado Jarabe de Palo fue entrevistado el pasado jueves en la televisión pública vasca en el programa Vaya Semanita. Este programa, que está teniendo un gran éxito, acostumbra a realizar montajes creativos y sketches sobre problemas actuales con un refrescante sentido del humor.

A lo largo de la entrevista surgieron del invitado, como no, los mismos tópicos de siempre, aderezados con lo que me atrevería calificar, como la profunda sabiduría estandarizada de las entidades de gestión y el derroche de reflexión y profundidad de pensamiento de nuestros “artistas” de hoy.

Como he dicho, durante la entrevista pusieron un sketch en el que se representaba a un hombre cantando mientras se ducha y le aparecen dos agentes recaudadores de la SGAE y le conminan a pagarle por cantar (realizar una comunicación pública de una canción de su repertorio sin permiso) un canon.

Básicamente es una representación no tan exagerada de lo que hace la SGAE (y una idea que se me ocurrió a mi mismo para rodar un corto ¡me han quitado la idea!). Tras el sketch un sagaz y avezado Pau Donés respondió que le parecía muy bien que la SGAE recaudase para ellos, dando a entender que le parecía muy bien que nos cobren canones en los soportes de grabación (aunque ya se cobra un canon que debería ser único en las grabadoras) y en cualquier otro sitio novedoso y original. Este comentario tan avanzado para su época y que seguro que algunos “artistas” hasta se lo creen, es sin duda la exigencia que por nota interna han sido conminados por la SGAE a decir en cualquier medio que les entreviste. Demostración, si se paran a escuchar las respuestas de tantos artistas pro-canon-sgae, de su total independencia de pensamiento y madurez de espíritu.

Pero lo divertido vino después cuando el entrevistador, le preguntó a Pau Donés si no se sentía un poco halagado al ver que sus discos aparecían en los top manta. La respuesta de Pau Donés no pudo ser más enigmática: “Lo del top manta es como si fuera a una sidrería y cuando me fueran a sacar un chuletón les dijera que no, que me he traído un chuletón pirata que me he bajado de internet”.

Me pregunto qué complejo proceso mental ha tenido que discurrir por la mente de alguien para concluir una respuesta tan sagaz e inteligente. Porque un ejemplo así, una analogía tan meditada y madura, tiene la virtud de plantear más preguntas que respuestas, a saber:

– ¿Porqué extraña razón mezcla las descargas por internet, por otro lado totalmente legales, con el top manta?

– ¿Cómo se podría descargar un chuletón desde internet? (¡Rayos me gustaría poder hacer eso!) En realidad, la analogía más correcta sería que uno en vez de ir a un restaurante, elaborara la receta que ha encontrado en internet de un cocinero para preparar chuletones, y nadie podría entender que eso esté mal, a no ser, y sería cuestionable, que uno fuera haciendo chuletones con la receta de otra persona para enriquecerse, algo que en cualquier caso sería, como mucho, plagio.

– Todavía me imagino, no puedo quitarme de la cabeza la visión que me acudió a la mente de un chuletón descargado de internet ¿Qué tipo de conexión sería necesaria para bajarlo? Una banda muy ancha desde luego (para que quepa un chuletón…. ) y lo peor ¿no tendría un sabor un poco metálico o eléctrico?

– No obstante, ¿se imaginan ustedes que fuera posible copiar un chuletón de una sidrería y que lo pudiésemos duplicar, reventando ya de paso la ley de la conservación de la energía, de tal manera que pudiésemos alimentar a la gente sin gastar dinero. ¡El fin del hambre en el mundo!. ¡El milagro de la multiplicación de los chuletones por Pau Donés! Imagino que daría pie a pensar que descargar música, libros, dibujos, películas, alimentaría de cultura y conocimiento a toda la humanidad (que falta nos hace). Seguro que alguien piensa que es más importante comer (que lo es sin duda), pero también es importante leer, descubrir, escuchar, explorar todo con el fin de conocer y evitar la manipulación de los poderosos.

– ¿Realmente Pau Donés cree en el ejemplo que ha puesto y que nos da más argumentos que nos los quita? Si lo cree, no puedo dejar de sentirme admirado por su sapiencia, por su elaborada retórica, por sus sofisticados procesos mentales. Desearía encontrármelo cara a cara y sostener un animado debate. Y si no lo cree entonces ¿está vendido a sus entidades de gestión que le han dado la lección a aprender y encima la aprende mal? Eso sí que sería lamentable. Porque una cosa es creer uno mismo en algo y otra muy distinta es ceder a las órdenes de su amo rechazando lo obvio de un planteamiento equivocado.

Por último quería llegar a una conclusión. El ser famoso o conocido, el ser una estrella por un breve periodo no exime a nadie de estar equivocado, no exime de hacer una crítica constructiva, no exime de informarse y ver todos los lados de una cuestión. No se tiene razón, en pocas palabras, por salir mucho en la tele. Es responsabilidad de cada persona el informarse, el medir y calibrar sus palabras para no ofender a la inteligencia de los que le escuchan, y es más importante el saber de qué se habla, cuando se accede con asiduidad a los grandes medios y se pretende calificar de piratas a los consumidores de su propia música. Corren el riesgo de perder el favor del público y lo más importante, corren el riesgo de hacer mucho el ridículo. Y yo corro el riesgo de morirme de la risa.

No es una buena política mezclar la multiplicación imparable de los contenidos digitales con el robo de materiales fungibles, aunque no se cansen de hacerlo.

Y va también por los Luis Cobos que se han aprovechado de la música clásica sin pestañear, o los Teddys Bautistas que en cuanto están un poco apurados porque no tienen ni idea de cómo justificar sus canones, le echan la culpa al gobierno (que la tiene) evitando así responder a una pregunta directa y embolsándose mientras parte del dinero de presupuestos tan básicos como la sanidad, educación, o la judicatura… porque todos, recordemos, usamos los CDRs que nos han encarecido con su canon de la discordia.

Algunos, todo hay que decirlo, deberían comerse una magdalena y dedicarse a otra cosa… por el bien de su propia causa.

Por Mario Pena (cc) 2005 by-sa-nc

Chuletones Piratas