Religious violence

It is almost as dangerous to say that some act of violence has no relationship with religious ideas as to state it all has to do with a specific religion. Simplistic analysis drives us all away from solutions by fomenting pure denialism because, sometimes at least, we like to believe ourselves much worse that we really are as a society, or too good as individuals; not able to equally fall in the very same mistakes we condemn on others.

Religious violence

Attacks on Modern Societies

After the last attacks in the heart of Europe by jihadism I feel like I need to try to clarify some concepts to me that not everybody is really familiar with.
Probably the first and not that obvious concept is that we are facing a very complex issue that affects everybody around the globe. There’s no way we can analyze the situation without considering as many factors as possible, sometimes questioning our own well stablished ideas.

26041973391_77017aa4f9_z.jpg

The issue of jihadism involves with a wide range of shades of gray involving religion, politics, international and national interests, an amazing amount of groups and a continuous evolution that changes the parameters by which to measure and analyze basically them all on a daily basis; what is true today might not be entirely true tomorrow.

Whenever we talk about religion we find many different definitions, so for the sake of any argument we need to find a common ground. When we talk about religion we should understand that it involves not only a set of beliefs, but tribal sense of belonging, power and political and social layers. Many former primitive religions have learned with different degrees of success to avoid their interference in political and non religious matters and have so lessen their impact in social configuration, but not all of them, being the Islam, as the youngest of abrahamic religions, the one that hasn’t been still be able to evolve to such a more desirable situation. This is so, also, because of the very self definition of it’s holy book to be considered the last and final word of God.

Religions, in general, change people’s perception of good and wrong from the childhood and are generally based on the presumptions of a specific set of believes arising from books and religious authorities with different, and many times confronting, interests. It, therefore, and specially in some of them, affect the way adults decide to frame their interaction with society to some levels that are extreme to our own modern eyes, but not so in their own framework. Only considering some actions within that framework can we understand how such hideous ideas appear, move to action and, also, can be attacked.

What you can easily consider a crime in our modern societies, for instance torturing and even killing homosexuals, is not so in those brains that have been induced to believe that homosexuality is a crime in the eyes of a specific interpretation of a religion and understanding of a given god.

Religion by itself affects the way any issue develops due to the framework by which individuals think and therefore behave.

Criticism of Islam is not only necessary, as it has happened with any other religion, but also desirable if we want to protect those moderate muslims and minorities and groups within the muslim community, those for instance living in theocratic countries and are agnostic, atheist, women, homosexuals, etc.

But we must not confuse criticism of Islam with criticism of anybody who professes that religion in general; as said, there are many interpretations, moderates, liberals, fundamentalisms and schools around that quite often fight each other in many senses. Islam can be reinterpreted and probably, as many muslims suggest and ask for, reformed in order to put the religion as a whole in trace with modern societies thus proscribing islamism, the political imposition of Islam, and jihadism not as a simple struggle but a violent imposition of Islam, from it. Where intolerance to our secular, critical and humanist values arise, we must stay strong and never compromise, as any compromise in this case is a defeat that endangers all our modern advances.

And to do so we must be aware of the dangers not only of jihadists, but specially of islamism. A weak response to the way we deal with them, allowing public spaces with no way to defy their positions, should simply not be allowed.

Those who consider themselves as liberals in general have a special duty, to admit the danger of considering the criticism of Islam as a racist or xenophobic behavior. While this could be true sometimes when the critics trespass the line of ideas to people who belong to a group, it will not be so always, so in respect of the freedom of speech we must recognize when it’s the legitimate criticism of the ideas and allow it while being specially careful with those taking advantage of the freedoms we have provided to ourselves to destroy them, as happens with islamists, not to mention jihadists.

There are deep roots that deal with ideologies that seek to violently impose a specific extremist version of Islam, others that are nurtured by the violence of commercial and geo strategic interests that first world nations have brought to Middle East without considering the long term consequences, root of plain psychotic violent individuals mixed with true believers, and some that take specific advantage of the wrongly understood permissiveness of our own modern societies at risk only for the fear to question and criticize; actually impeding ourself to freely think about some of this issues.

If we, as people, truly want to help protect minorities and want to fight extremism, we need to first try to understand the gigantic complexity of the issues to consider and how addressing one will affect in too many times in chaotic ways the others as none of those factors are not only not isolated from the rest, but mixed in different proportions. Then only strongly defending the need to demand transparency, better international politics, more freedom of speech and the abolishing of blasphemy laws can we really start to find the necessary consensus to efficiently fight the islamist and jihadist threat.

Attacks on Modern Societies

La privatización de los fotones

Bien es sabido que el actual gobierno de España ha desencadenado una lucha abierta contra la inmensa mayoría de los ciudadanos, incluso contra aquellos que, cual cabestros, siguen votando a un partido bajo la sospecha de la corrupción. Pero el partido de las élites financieras y las élites de la superstición va siempre un paso más adelante. En este caso privatizan los fotones que la estrella Sol nos envía en favor del lobby generador de energía de “toda la vida”.

Poco más se puede añadir. Muy poco. Contra cualquier sentido común, evidencia científica, o bien hacer, la gentuza que desea permanecer en su cómoda poltrona recibiendo el cheque por algo a lo que no tiene derecho alguno, nos quita un derecho más. Pasó con el canon, lucha en la que este blog se embarcó hace ya más de un decenio y que acabó cayendo gracias al esfuerzo de tantas personas en Europa y ocurrirá lo mismo con esto. No me cabe duda. Si queda algo de decencia en un votante del PP, algo de decencia en algún gobernante de Europa, si queda algo de decencia en algún sitio, y no me cabe duda de que aún existe de eso, este ataque a la libertad más elemental será neutralizado y, espero, los culpables perseguidos y encarcelados.

Firma, una vez más, contra la gentuza: Contra la privatización del Sol en España.

Safe Creative #1307225460886

La privatización de los fotones

Todo es ETA

Extraños días nos toca vivir, sí. La SGAE arremetiendo contra la modificación de la LPI, ETA como chiste de chiste de una patética aberración  llamada gobierno de España.

@oneras ULTIMA HORA: Dirección de #ETA demanda a @ccifuentes por uso indebido de marca registrada.” (link)

Animalicos… darían pena si no estuvieran ellos detrás del sufrimiento de millones de personas.

Este es el nivel político que padecemos.

 

Todo es ETA

Catarsis

Hace un tiempo le pregunté a una miembro del Partido Popular, Juana Benogechea, sobre su opinión acerca de la creciente brecha entre la clase política que debería representarnos y la sociedad que cada vez en mayor medida se siente menos representada y se da cuenta de la pleitesía que algunos rinden a los grandes acaparadores enconómicos.

Esa pregunta, de hecho, se la hice a varios políticos de diferentes colores y curiosamente, y contra todo pronóstico la mejor respuesta fue la que comenté. Tal vez tenga que ver con el hecho de que Juana es historiadora y su respuesta, pueda en contexto es especialmente reveladora.

A su mente, decía, venía la palabra “catarsis“. Llegaban momentos en la historia en que algo dramático ocurría y había quienes ya no aguantaban más y estallaban para purificar la situación. Eso le preocupaba.

Estamos en una situación pre-catarsis social. Algo va a ocurrir antes que tarde y de hecho ya está empezando a ocurrir.

Cada vez más gente tiene menos miedo y está actuando y cuando sabemos que es ellos o nosotros, cuando lo dejan bien claro, el final de un periodo está llamado a llegar antes de lo esperado.

Y lo que ocurra no será bonito, pero sí será inevitable. Porque unos no lo han querido ver y otros lo aprovecharán en su beneficio. Entre medio estará el dolor, la ira, la rabia y muchísima gente que sentirá que no tiene ya nada que perder. La gente herida, como decía en “Luna de Hiel” es la más peligrosa, porque sabe que puede sobrevivir.

Lo que también debe quedar meridianamente claro a aquellos que se burlan de todos esos ciudadanos preocupados y cada día más furiosos, es que no hay marcha atrás. Estamos entrando en el lago de sangre y muchos no estamos dispuestos a vivir una nueva dictadura absoluta. Tal vez algo se haya roto para siempre. Tal vez ya no se pueda arreglar. O tal vez no queramos arreglar algo tan roto y prefiramos construir algo nuevo.

 

 

 

Catarsis

¿Estamos ante un gobierno legítimo?

Creo que el nivel de cinismo de nuestra sociedad es la regla por la que se mide cualquier despropósito y de ahí la relatividad e incluso aquiescencia o resignación con la que un sector importante de la población de España está aceptando los engaños, mentiras y falacias del gobierno actual y en gran medida también del anterior.

Uno de los mantras más repetidos por los representantes del gobierno del Partido Popular es que los votantes les han dado la mayoría absoluta para salir de la crisis. Sí, como decía un un anterior artículo, eso es cierto, pero falta la segunda parte de la frase; algo muy del gusto de los revisionistas: La gente les votó incautamente bajo unas condiciones muy claras como eran no recortar ni en sanidad, ni en educación ni en derechos laborales.

Todo, absolutamente todo lo que dijeron que no harían lo han hecho, y no ha sido porque durante la campaña no les dieran opción muchos medios de decir lo que iban a hacer en toda una variedad de posibles escenarios pues si lo hubieran hecho sabían que no alcanzarían la mayoría absoluta. En todos los supuestos repitieron que no tocarían ni sanidad ni etc etc, que saldríamos de la crisis (provocada principalmente por la estafa de los amantes de la cultura del “pelotazo” n. del a.) mediante la racionalización del gasto, las administraciones y tal y cual.

Nadie con dos dedos de frente se podía creer eso. Tal vez el problema es la inmensa cantidad de gente que vota y al a vez no tiene dos dedos de frente.

Pero el caso es que por declaraciones que hemos escuchado, por la evidencia y la lógica deductiva, mintieron. Ganaron la mayoría absoluta mediante engaños. Unos dirán que todos mienten, que todos engañan. Y es cierto, pero eso no hace menos cierta mi siguiente hipótesis: Si un gobierno miente y engaña a su electorado y gana con esas mentiras y luego se revelan como tales, estamos ante un gobierno ilegítimo.

Por lo tanto las medidas que están tomando son ilegítimas y eso sin a entrar en que además son inútiles e incluso negativas para nuestra economía, cosa que importa poco cuando se ataca la salud de los más débiles. Creo además que los primeros en protestar deberían ser los que les han votado, por traición a ellos mismos, a sus esperanzas. Esos que ahora ya son cómplices en mayor o menor medida de destruir a los trabajadores, muchos de ellos ellos mismos, la salud de tantos y la educación y por lo tanto el futuro de la propia sociedad, tienen una responsabilidad directa, una vez descubierto el evidente engaño de denunciarlo, reclamar responsabilidades así como exigir nuevas elecciones. Si no lo hacen, su culpa aumenta. No tanto, eso es cierto, como los ejecutores del gobierno, pero aumenta y no las pueden rehuir. Serán, lógicamente, cómplices de apoyar un gobierno ilegítimo.

A esa exigencia de elecciones anticipadas se deberían sumar todos los ciudadanos de España porque estamos en una situación muy grave. Estamos siendo gobernados por un gobierno ilegítimo y eso abre la puerta a consecuencias terriblemente peligrosas y creo que todos sabemos de qué estamos hablando.

Por desgracia esta tierra ha pasado las páginas del libro de su historia reciente sin leer el contenido de éstas, y se  han cerrado capítulos enteros sin aprender el detalle de su drama. Eso nos condena a repetir nuestro pasado y me temo que eso pasará antes que tarde.

O hacemos algo ahora, o será demasiado tarde y las consecuencias dramáticas.

¿Estamos ante un gobierno legítimo?