Attacks on Modern Societies

After the last attacks in the heart of Europe by jihadism I feel like I need to try to clarify some concepts to me that not everybody is really familiar with.
Probably the first and not that obvious concept is that we are facing a very complex issue that affects everybody around the globe. There’s no way we can analyze the situation without considering as many factors as possible, sometimes questioning our own well stablished ideas.

26041973391_77017aa4f9_z.jpg

The issue of jihadism involves with a wide range of shades of gray involving religion, politics, international and national interests, an amazing amount of groups and a continuous evolution that changes the parameters by which to measure and analyze basically them all on a daily basis; what is true today might not be entirely true tomorrow.

Whenever we talk about religion we find many different definitions, so for the sake of any argument we need to find a common ground. When we talk about religion we should understand that it involves not only a set of beliefs, but tribal sense of belonging, power and political and social layers. Many former primitive religions have learned with different degrees of success to avoid their interference in political and non religious matters and have so lessen their impact in social configuration, but not all of them, being the Islam, as the youngest of abrahamic religions, the one that hasn’t been still be able to evolve to such a more desirable situation. This is so, also, because of the very self definition of it’s holy book to be considered the last and final word of God.

Religions, in general, change people’s perception of good and wrong from the childhood and are generally based on the presumptions of a specific set of believes arising from books and religious authorities with different, and many times confronting, interests. It, therefore, and specially in some of them, affect the way adults decide to frame their interaction with society to some levels that are extreme to our own modern eyes, but not so in their own framework. Only considering some actions within that framework can we understand how such hideous ideas appear, move to action and, also, can be attacked.

What you can easily consider a crime in our modern societies, for instance torturing and even killing homosexuals, is not so in those brains that have been induced to believe that homosexuality is a crime in the eyes of a specific interpretation of a religion and understanding of a given god.

Religion by itself affects the way any issue develops due to the framework by which individuals think and therefore behave.

Criticism of Islam is not only necessary, as it has happened with any other religion, but also desirable if we want to protect those moderate muslims and minorities and groups within the muslim community, those for instance living in theocratic countries and are agnostic, atheist, women, homosexuals, etc.

But we must not confuse criticism of Islam with criticism of anybody who professes that religion in general; as said, there are many interpretations, moderates, liberals, fundamentalisms and schools around that quite often fight each other in many senses. Islam can be reinterpreted and probably, as many muslims suggest and ask for, reformed in order to put the religion as a whole in trace with modern societies thus proscribing islamism, the political imposition of Islam, and jihadism not as a simple struggle but a violent imposition of Islam, from it. Where intolerance to our secular, critical and humanist values arise, we must stay strong and never compromise, as any compromise in this case is a defeat that endangers all our modern advances.

And to do so we must be aware of the dangers not only of jihadists, but specially of islamism. A weak response to the way we deal with them, allowing public spaces with no way to defy their positions, should simply not be allowed.

Those who consider themselves as liberals in general have a special duty, to admit the danger of considering the criticism of Islam as a racist or xenophobic behavior. While this could be true sometimes when the critics trespass the line of ideas to people who belong to a group, it will not be so always, so in respect of the freedom of speech we must recognize when it’s the legitimate criticism of the ideas and allow it while being specially careful with those taking advantage of the freedoms we have provided to ourselves to destroy them, as happens with islamists, not to mention jihadists.

There are deep roots that deal with ideologies that seek to violently impose a specific extremist version of Islam, others that are nurtured by the violence of commercial and geo strategic interests that first world nations have brought to Middle East without considering the long term consequences, root of plain psychotic violent individuals mixed with true believers, and some that take specific advantage of the wrongly understood permissiveness of our own modern societies at risk only for the fear to question and criticize; actually impeding ourself to freely think about some of this issues.

If we, as people, truly want to help protect minorities and want to fight extremism, we need to first try to understand the gigantic complexity of the issues to consider and how addressing one will affect in too many times in chaotic ways the others as none of those factors are not only not isolated from the rest, but mixed in different proportions. Then only strongly defending the need to demand transparency, better international politics, more freedom of speech and the abolishing of blasphemy laws can we really start to find the necessary consensus to efficiently fight the islamist and jihadist threat.

Anuncios
Attacks on Modern Societies

El negocio de la censura en China en Occidente

Al final el dinero manda y no importa la esencia de Internet ni a las más grandes compañías existentes. La organización de derechos humanos Human Rights Watch acusa a Microsoft, Yahoo y Google que colabora con la dictadura China (también llamado Gobierno Chino) para censurar contenidos a través de sus servicios. También Skype ha sido acusada de censurar palabras en sus servicio de chat.

Yahoo dice que está preocupada, pero que vamos, que el dinero es el dinero y lo demás poco importa. En Ningunterra creemos que importa y bastante, porque la ganancia inmediata a costa de la integridad de uno es como vender el alma al diablo, es una traición a uno mismo y el germen de la corrupción total y definitiva.

Es terriblemente triste que las religiones organizadas, lease comunismo o capitalismo, al igual que aquellas cuyo objeto de idolatración son dioses de dudosa existencia, siempre subyugan la integridad y la palabra de uno a los intereses de sus propios dogmas de fe. Al final parece que la propia coherencia no importa, cuando debería ser lo más importante.

Yahoo, Google, Microsoft, Skype y tantas otras enormes empresas existen y han crecido gracias a la libertad de expresión, gracias a nuestros contenidos. Ellos dan las herramientas pero no sirven de nada si el contenido es aséptico, políticamente correcto sea cual sea la política.

Yahoo, Google, Microsoft, Skype y tantas otras enormes empresas creen que su viabilidad futura está a prueba de todo, pero todos sabemos que en Internet no es así. No existe nada seguro y muchas veces el fin de no justifica los medios.

No sé si Google indexará este artículo, o si lo hará Yahoo, o MSN. Poco importa, porque la verdad al final tiene esa virtud, siempre sale a la luz, porque existe, porque una vez quitadas todas las capas es lo único que queda.

El negocio de la censura en China en Occidente

La censura cubana ¿poner límites a la información?

El gobierno de Cuba quiere perseguir la instalación de antenas parabólicas “ilegales” en Cuba. Como reflejo fiel de lo que los gobiernos pretenden, Cuba es muestra de todo los males que infesta las clases políticas de todo pelo y más en concreto de las dictaduras demostradas y de las más ocultas o hábilmente difrazadas de democracia. El control y gestión de aquello que se puede ver o escuchar es esencial para que los gobiernos puedan controlar a los descarriados ciudadanos. Es así de triste. Pero no piensen que eso sólo ocurre en Cuba, pasa en muchos sitios más. Toda clase de regulaciones artificiosas están claramente encaminadas a controlar qué información está disponible para qué ciudadanos.

Es llamativo que en Cuba se hable de revolución, de que la población apoya a su líder sin fisuras y el poco convencimiento en estas afirmaciones y otras cuando ven necesario poner límites a la difusión de la información. Siempre hemos creído que si las ideas y los argumentos del gobierno son buenos no hace falta preocuparse de la propaganda “opositora”, por contra, una población que apoya sin fisuras a Fidel Castro y la Revolución Cubana debería hacer caso omiso a las informaciones que llegan desde Miami.

Pero no es así. Y tampoco es así Internet y de ahí la censura que se va imponiendo, el control que se quiere ejercer sobre los contenidos y el propio acceso a ellos. En realidad no preocupa tanto la pederastia (ni se ponen medios a nuestra disposición para luchar contra ella desde el mundo internauta), ni otro tipos de contenidos claramente delicitivos, preocupa más que la gente pueda cuestionarse lo establecido, que la gente pueda pensar por si misma. Preocupa más, en defintiva, que la gente decida por su cuenta. Por este esencial motivo hay que permitir que la información fluya y que los gobiernos no puedan limitarla, que no se pueda eliminar la neutralidad de la red y que las entidades de gestión de cualquier tipo no tengan acceso a nuestras comunicaciones.

Será trabajo de todos argumentar y luchar desde la razón y la palabra contra el odio, la violencia, la xenofobia, la pederastia y todo aquello que hace del mundo algo mucho peor de lo que sería sin ello. Y eso lo sabemos hacer bien y se demostrará también otra cosa muy importante. Que mediante la palabra se puede pelear con mayor eficacia, la eficacia del convencimiento y que no hace falta recurrir a guerras para “resolver” situaciones. El germen del mal que acecha desde tiempos inmemoriales en este mundo está en la manipulación que sufren los ciudadanos por parte de los poderosos y como se suele decir, la verdad os hará libres. Pero para encontrar la verdad hay que mirar más allá de una pantalla de televisión vendida a una causa determinada.

Texto por Mario Pena (cc) by-sa 2006

La censura cubana ¿poner límites a la información?

Canon de ADSL e invasión de la privacidad

Publicado el 9 de Marzo de 2005

La intención de entidades de gestión como la SGAE es fiscalizar las tecnologías de la información. Les salió muy bien con el canon en los discos ópticos y ahora van a por más. No nos engañemos, están aquí para ganar pasta y lo demás da igual.

Pero no debería darnos igual. Porque el propio modelo de sociedad de la información está en peligro e incluso, y sin ser alarmista, el propio modelo de estado de derecho.

Por un lado, la ministra de … ¿cultura? Carmen Calvo no duda en felicitar y facilitar las medidas que las entidades de gestión con la SGAE al mando quieren imponer, y que pasa por la inclusión de remuneraciones compensatorias por copia privada (mejor y más correctamente conocido como canon) en las conexiones de “banda ancha”, léase correctamente entre comillas ya que considerar 512/128 banda ancha se me antoja cuando menos divertido a la par de audaz.

Pero de audaces está el palacio lleno. Hasta ocho sociedades de gestión hay, siete de las cuales, con derecho igual que la SGAE por ley a reclamar su parte de la recaudación; no lo duden, aunque el canon sea todo lo redundante posible, tan redundante que provoca que andemos escasos de “re”s al describir lo que está pasando.

La ley establece claramente lo que es la copia privada; estos es que autoriza a un particular a grabar no importando la fuente de la que proceda (ergo P2P es tan legítimo como el CD original de un vecino), siempre que no exista ánimo de lucro y perjuicio a terceros, sin necesidad de pedir permiso a los autores. Algo que se hizo así con allende las cintas de cassette y las pletinas dobles. Ánimo de lucro es ánimo de ganar dinero, no quieran darle más vueltas a ésto, ni buscar más pies a un gato que los que tiene. Bajo ese prisma se establece la remuneración por compensación que ha de ser única, y que se viene pagando desde hace años en las grabadoras de CD. Entonces redundantemente metieron un canon de dudosa constitucionalidad en los soportes ópticos, lo cual ha provocado que internautas, muchos artistas, industria y la ciudadanía en general se cuestione la moralidad de los actos de las entidades de gestión con la SGAE a la cabeza. Y digo moralidad porque dicha entidad cobra sin pestañear en los conciertos benéficos su porcentaje dando una imagen que para mi no quisiera.

Después de 54 millones de euros amasados por la SGAE con los Cds en un año, ha visto la luz y quiere redundar más. Para ello promueve con la connivencia de un gobierno elegido entre todos los ciudadanos que pagamos los impuestos, una fiscalización privada de las conexiones de “banda ancha” como puede ser el ADSL o el cable, por poner sólo dos ejemplos.

Ahora imaginen a todas las empresas y particulares financiando cada mes a los artistas que más ganan ya que la SGAE jura y perjura que no tiene “ánimo de lucro”, que todo es por los pobres artistas, aunque muchos lo dudamos a tenor de las cifras que manejan y que nadie se atreve a auditar.

Pero aún vamos más lejos, también gracias a la ministra de … ¿cultura? Carmen Calvo, la SGAE pretende que las empresas de telecomunicaciones sean responsables de los contenidos “ilegales” que se muevan por sus conexiones, hospedajes, etc…, algo por supuesto en contra de la normativa europea. Ilegal, no se engañen, para la SGAE no es lo que diga la ley, sino lo que ellos consideren y si es preciso, pues se cambia la ley que para eso tienen poder y pasta, mucha pasta (la nuestra). Y Europa que se ocupe de sus propios asuntos.

Pero lo más grave es que para que esa medida prospere las compañías de telecomunicaciones tendrían que “mirar” o “monitorizar” el tráfico en la red . Tendrán que mirar nuestros mails, y los de las empresas. Imaginen, sólo imaginen. Por ley podrán ver todo lo que comunicamos. Ríanse del Patriot Act Estadounidense. ¿Han leído 1984 de Orwell? Si no lo han hecho háganlo por favor.

Así de redundancias acabaremos pagando canon en la grabadora, la conexión, el soporte óptico, el ordenador, el disco duro y cualquier otra audacia que se les ocurra, que prefiero no dar más ideas, que me las copian. Pagaremos y encima nos vigilarán que hagamos lo que ellos quieran que hagamos, que no compartamos, que se mantenga durante más tiempo su estatus de poderosos, agarrados a la figura del copyright herido de muerte ante la contundencia de otras licencias copyleft como las creative commons (cc).

Y creanme cuando les digo que los hospitales pagan canon, la judicatura paga canon, las empresas , pagan canon, la educación paga canon, ustedes pagan canon y yo pago canon. No importa que no ejerzamos nuestro derecho a copia privada, no importa que grabemos un análisis médico, un trabajo escolar. Siempre pagando a los mismos y ahora encima se permiten inmiscuirse en nuestra vida privada.

No somos piratas por usar P2P, ejercemos el derecho a la copia privada.

Y Roma no paga traidores. Muchos quitaremos nuestras conexiones de “banda ancha” si esto sigue así.

Para más información acudan a la red de redes que, aunque amenazada, ha despertado para luchar contra esta locura.

Mario Pena (cc) 2005 by-sa-nc

Canon de ADSL e invasión de la privacidad

Ruido de estrellas

Publicado el 2 de Marzo de 2005

Texto bajo (cc) Darthcoli del blog, el Lobo Pastor

Desde que el señor Eduardo Bautista comenzara esa larga carrera de experto en propiedad intelectual con el partido comunista, ha llovido demasiado. Y la lluvia que cae en la tierra cultivada por los labradores con sus hoces y sus martillos a conseguido que la semilla de la propiedad intelectual haya germinado y crecido. De hecho, el momento de la cosecha se acerca estrepitosamente.

Bill Gates no hace mucho denominó a los defensores del copyleft “comunistas contemporáneos”. En cierto modo es una afirmación acertada si se entiende el comunismo como aquella noble intención de devolver al pueblo lo que siempre fue del pueblo. Pero hay algunas ideologías que combinadas con la política producen una mezcolanza letal. El capitalismo y su motor alimentado con la individualidad y la codicia ha convertido a aquel mercado antiquísimo cuya máxima era “yo tengo algo que necesitas tu tienes algo que necesito” en algo aproximado a “tu necesitas lo que yo tengo, y me aprovecho de ello”. Con la música este tiempo ha pasado algo parecido. El arte se convierte en ocio. La privatización esta rozando limites muy peligrosos: el agua, la naturaleza… la cultura.

No resultó menos certera la respuesta de R. Stallman cuando dijo que Gates solo respetaba una propiedad, la suya, y que eso era en realidad muy estalinista. En EEUU no hay derecho a la copia privada. No existe la propiedad para el consumidor, y a mi criterio ni siquiera existe para el autor. Condicionado para distribuir tu creación. Sin alternativa, estoico.

Mucha gente ha luchado contra un canon en España. Un canon recordemos, destinado a compensar económicamente a aquellos que nunca han hecho nada por ejercer con la música un derecho registrado en la constitución. Avalado y ejecutado por un sindicato vertical de dudosa moral, que solo entiende por cultura una cifra económica. Se dicen que no poseen animo de lucro. Que defienden a los artistas. Que la música se muere.

Nos roban la presunción de inocencia, cobran cantidades económicas de conciertos benéficos o gratuitos, intentan lucrarse a cambio de mermar nuestros derechos, y luchan contra la piratería cuando ellos son los verdaderos piratas. Ya conocemos la forma de actuar de esta gente. Los terroristas llaman terroristas a sus enemigos, los piratas ídem, y mientras la gente desinformada, victima del síndrome de Estocolmo, se siente mal cuando copia un disco. Negligente de que esta ejerciendo un derecho siempre que no se lucre, desconocedor de que el autor que tanto aprecia seguirá ganando lo mismo. Seguirá ganando lo que pagues en la entrada de su concierto.

Ahora Internet supone la supresión de los intermediarios. No se necesita grabar y distribuir un CD para que tu música llegue a la gente. No necesitas prostituir tus derechos para ganar lo que te corresponde. No necesitas cobrar unos céntimos por cada CD de TU música que otros venden a 20€. Ahora la gente escuchara tu arte, sea de donde sea, sin que nadie se beneficie de ello. Estamos recordando que todo lo que sabemos es la herencia de nuestros antepasados. Que empresas farmacéuticas ganan dinero comercializando la aspirina, un remedio de caucho con milenios de antigüedad. Que los enfermos calman sus dolores con morfina, cuando el opio se cultivaba antes de que existiera una moneda de cambio.

Estamos recordando que la cultura es de todos. Que el modelo de negocio a través de Internet no perjudica a los creadores de la cultura, solo a quienes la han tenido secuestrada temporalmente.

Un debate en la televisión muestra al ciudadano medio, aquel que es estafado sin saberlo, que esta pagando por cada cd una cantidad de dinero que va a parar a una mezquina sociedad, ensuciando y deshonrando el nombre de la cultura, solo por ejercer el derecho de la copia privada. Le llaman pirata, no porque le roben, sino porque ya no le compran.

Ahora el frutero o la niñera, se preguntan quien está perdiendo dinero. Que es legal y que no lo es. Que es lo que está pasando. ¿por qué son los que más dinero ganan los que más se quejan?

Ahora la gente ya no solo ve a Alejandro Sanz diciendo que la música se muere. Ahora ya conocen las declaraciones de Bruce Springsteen, Alaska o José Feliciano. El tercer encuentro de creadores, apagado de sus “defensores”, recibe la sagaz intervención de un creador por antonomasia, José Saramago. Y aquí no hay premio Nóbel que valga mas que el del sentido común.

“Una tribu africana llamaba en su lengua, a esa sinfonía de silbidos de viento, grullas y hojarascas que la naturaleza ofrecía todas las noches “ruido de estrellas”. Y esta canción no tiene copyright. No nos engañemos, haberle puesto nombre no nos da la propiedad. Debemos ser remunerados por nuestro trabajo no por nuestra creación. Por nuestro esfuerzo, no por nuestra inspiración.

Mientras, el copyleft recorre las calles de Internet vestido de ciberprometeo, devolviendo a la humanidad su mayor arma, su mayor propiedad.

Señor bautista, adalides de la industria discográfica:

Se plantó una semilla, ahora se recogen los frutos. Vayan escribiendo testamento, que “jauja” se devuelve a los jaujianos. Que estamos cansados de que nos tomen por tontos. Que hemos recordado quien es el “propietario” del ruido de las estrellas.

Ruido de estrellas

Chuletones Piratas

Publicado el 12 de Febrero de 2005

Pau Donés, uno de los miembros de un grupo llamado Jarabe de Palo fue entrevistado el pasado jueves en la televisión pública vasca en el programa Vaya Semanita. Este programa, que está teniendo un gran éxito, acostumbra a realizar montajes creativos y sketches sobre problemas actuales con un refrescante sentido del humor.

A lo largo de la entrevista surgieron del invitado, como no, los mismos tópicos de siempre, aderezados con lo que me atrevería calificar, como la profunda sabiduría estandarizada de las entidades de gestión y el derroche de reflexión y profundidad de pensamiento de nuestros “artistas” de hoy.

Como he dicho, durante la entrevista pusieron un sketch en el que se representaba a un hombre cantando mientras se ducha y le aparecen dos agentes recaudadores de la SGAE y le conminan a pagarle por cantar (realizar una comunicación pública de una canción de su repertorio sin permiso) un canon.

Básicamente es una representación no tan exagerada de lo que hace la SGAE (y una idea que se me ocurrió a mi mismo para rodar un corto ¡me han quitado la idea!). Tras el sketch un sagaz y avezado Pau Donés respondió que le parecía muy bien que la SGAE recaudase para ellos, dando a entender que le parecía muy bien que nos cobren canones en los soportes de grabación (aunque ya se cobra un canon que debería ser único en las grabadoras) y en cualquier otro sitio novedoso y original. Este comentario tan avanzado para su época y que seguro que algunos “artistas” hasta se lo creen, es sin duda la exigencia que por nota interna han sido conminados por la SGAE a decir en cualquier medio que les entreviste. Demostración, si se paran a escuchar las respuestas de tantos artistas pro-canon-sgae, de su total independencia de pensamiento y madurez de espíritu.

Pero lo divertido vino después cuando el entrevistador, le preguntó a Pau Donés si no se sentía un poco halagado al ver que sus discos aparecían en los top manta. La respuesta de Pau Donés no pudo ser más enigmática: “Lo del top manta es como si fuera a una sidrería y cuando me fueran a sacar un chuletón les dijera que no, que me he traído un chuletón pirata que me he bajado de internet”.

Me pregunto qué complejo proceso mental ha tenido que discurrir por la mente de alguien para concluir una respuesta tan sagaz e inteligente. Porque un ejemplo así, una analogía tan meditada y madura, tiene la virtud de plantear más preguntas que respuestas, a saber:

– ¿Porqué extraña razón mezcla las descargas por internet, por otro lado totalmente legales, con el top manta?

– ¿Cómo se podría descargar un chuletón desde internet? (¡Rayos me gustaría poder hacer eso!) En realidad, la analogía más correcta sería que uno en vez de ir a un restaurante, elaborara la receta que ha encontrado en internet de un cocinero para preparar chuletones, y nadie podría entender que eso esté mal, a no ser, y sería cuestionable, que uno fuera haciendo chuletones con la receta de otra persona para enriquecerse, algo que en cualquier caso sería, como mucho, plagio.

– Todavía me imagino, no puedo quitarme de la cabeza la visión que me acudió a la mente de un chuletón descargado de internet ¿Qué tipo de conexión sería necesaria para bajarlo? Una banda muy ancha desde luego (para que quepa un chuletón…. ) y lo peor ¿no tendría un sabor un poco metálico o eléctrico?

– No obstante, ¿se imaginan ustedes que fuera posible copiar un chuletón de una sidrería y que lo pudiésemos duplicar, reventando ya de paso la ley de la conservación de la energía, de tal manera que pudiésemos alimentar a la gente sin gastar dinero. ¡El fin del hambre en el mundo!. ¡El milagro de la multiplicación de los chuletones por Pau Donés! Imagino que daría pie a pensar que descargar música, libros, dibujos, películas, alimentaría de cultura y conocimiento a toda la humanidad (que falta nos hace). Seguro que alguien piensa que es más importante comer (que lo es sin duda), pero también es importante leer, descubrir, escuchar, explorar todo con el fin de conocer y evitar la manipulación de los poderosos.

– ¿Realmente Pau Donés cree en el ejemplo que ha puesto y que nos da más argumentos que nos los quita? Si lo cree, no puedo dejar de sentirme admirado por su sapiencia, por su elaborada retórica, por sus sofisticados procesos mentales. Desearía encontrármelo cara a cara y sostener un animado debate. Y si no lo cree entonces ¿está vendido a sus entidades de gestión que le han dado la lección a aprender y encima la aprende mal? Eso sí que sería lamentable. Porque una cosa es creer uno mismo en algo y otra muy distinta es ceder a las órdenes de su amo rechazando lo obvio de un planteamiento equivocado.

Por último quería llegar a una conclusión. El ser famoso o conocido, el ser una estrella por un breve periodo no exime a nadie de estar equivocado, no exime de hacer una crítica constructiva, no exime de informarse y ver todos los lados de una cuestión. No se tiene razón, en pocas palabras, por salir mucho en la tele. Es responsabilidad de cada persona el informarse, el medir y calibrar sus palabras para no ofender a la inteligencia de los que le escuchan, y es más importante el saber de qué se habla, cuando se accede con asiduidad a los grandes medios y se pretende calificar de piratas a los consumidores de su propia música. Corren el riesgo de perder el favor del público y lo más importante, corren el riesgo de hacer mucho el ridículo. Y yo corro el riesgo de morirme de la risa.

No es una buena política mezclar la multiplicación imparable de los contenidos digitales con el robo de materiales fungibles, aunque no se cansen de hacerlo.

Y va también por los Luis Cobos que se han aprovechado de la música clásica sin pestañear, o los Teddys Bautistas que en cuanto están un poco apurados porque no tienen ni idea de cómo justificar sus canones, le echan la culpa al gobierno (que la tiene) evitando así responder a una pregunta directa y embolsándose mientras parte del dinero de presupuestos tan básicos como la sanidad, educación, o la judicatura… porque todos, recordemos, usamos los CDRs que nos han encarecido con su canon de la discordia.

Algunos, todo hay que decirlo, deberían comerse una magdalena y dedicarse a otra cosa… por el bien de su propia causa.

Por Mario Pena (cc) 2005 by-sa-nc

Chuletones Piratas

Delitos Telepáticos

Publicado el 12 de Febrero de 2005

Todavía sorprende que ciertos agentes que se hacen garantes de los derechos de la “propiedad intelectual” y se consideran expertos cualificados para sojuzgar a toda una nación, no sean capaces de repasar sus propios artículos.

Sumamos a los fallos de sumas y restas, nuevas manifestaciones cuando menos dudosas y que dejan en entredicho la supuesta imparcialidad (ja – ja) de sus comentarios.

Hay un grupo organizado, llamado ACAM, cuya página creo que únicamente la leemos algunos internautas con ganas de echar una risas. No es de extrañar que visitemos su página tan a menudo porque encontramos perlas como éstas: http://www.acam.es/noticias_detalle.php?id=517 en dónde se menciona lo siguiente: “El Grupo de Delitos Telemáticos, responsable de la detección de los delitos relacionados con la informática e internet, así cómo de la intervención allá donde se produzcan y la, posterior, detención de quienes delinquen telepáticamente para su posterior entrega al juez, parecen no tener ninguna duda tras la lectura que hacen de la ley.

Bien, ha surgido pues una nueva amenaza a sumar a los peligrosos p2p tradicionales… ¡la telepatía! Y, claro, hay que perseguirla porque si bien es detestable que la gente se baje música de internet, y lo es, detestable quiero decir, ya que mucha de la música que se baja no merece la pena el tiempo que se pierde en bajarla, ¡no podemos consentir que la gente se comunique y comparta música telepáticamente! Hasta ahí íbamos a llegar. Imaginen lo que sería que pudiésemos pensar en una canción y la escuchasen nuestros amigos de a unos kilómetros de distancia… ¡piratas! Y todo sin cables, prácticamente indetectable y sin control alguno. ¡Hay que poner todos los recursos policiales disponibles a buscar a estos criminales! ¡Da igual que mucha gente que la policía tendría que ocuparse de otros temas! ¡Llenemos la cárcel de chavales aficionados a la música!

Vamos a hacer un ejercicio de telepatía criminal, vamos a concentrarnos todos y compartir mentalmente lo que pensamos de grupos como ACAM y sus amos las SGAEs de turno que no dudan en cobrarnos a todos por todos los CDRs y DVDRs que compramos, no importando para qué los usemos, o si somos universidades, empresas u hospitales. Creo que los amigos de ACAM y SGAE podrán leer mi mente telepáticamente en este momento y sabrán lo que mi mente comparte con varios cientos de miles de internautas más…. y cada vez con más gente.

Porque telepáticamente parece ser que hemos conseguido que cada vez más programas de TV les saquen los colores, porque cada vez es más difícil mantener el engaño en el que pretenden sumir a toda la sociedad. Porque ustedes no son mejores que nosotros y desde luego nosotros no somos lo peores.

Cuando alguien se aprovecha de una ley ambigua, de un gobierno a la deriva y cuando se les pregunta si es justo que un hospital al comprar CDRs para grabar sus historias médicas o datos de diagnósticos, pague un canon a los “artistas”, lo único que saben responder, es pregunte al legislador (eludiendo responder la pregunta), hablamos de un grupo de gente con una muy baja catadura moral. ¿Alguno de los que me leen podrían hacer algo así, saber que cobran mediante el truco de canones, de los presupuestos de la sanidad para mantener a unos pocos ricachones más ricos todavía?

Yo creo que no. Yo creo que ustedes no harían eso, antes más bien, con el fin de no dar una pésima imagen de cara a los que les compramos los CDs, exigirían definición al gobierno o directamente renunciarían a perjudicar a toda una nación por simple codicia, en lugar de insultar y criminalizar a sus consumidores.

La telepatía va haciendo su efecto y por eso sigo animando a compartir telepáticamente lo que sabemos que son ustedes. Intenten detenernos por semejante crimen, pero ni todas las injustas leyes que se saquen de la manga ocultarán o camuflarán la realidad. Y la ley se cambiará y ustedes (bueno, sus amos) tendrán que devolver el dinero de sus “compensaciones” si no logran escapar con el a algún paraíso fiscal, como sospechamos intentarán hacer.

Y por favor, repasen sus artículos o corremos el riesgo de tener un ataque de risa irreversible y podríamos incluso perderles el respeto.

Telepáticamente suyo.

Mario Pena (CC) 2005 by-nc-nd

Delitos Telepáticos