Ode on a Grecian Urn by John Keats (Public Domain)

Thou still unravish’d bride of quietness,
       Thou foster-child of silence and slow time,
Sylvan historian, who canst thus express
       A flowery tale more sweetly than our rhyme:
What leaf-fring’d legend haunts about thy shape
       Of deities or mortals, or of both,
               In Tempe or the dales of Arcady?
       What men or gods are these? What maidens loth?
What mad pursuit? What struggle to escape?
               What pipes and timbrels? What wild ecstasy?

Heard melodies are sweet, but those unheard
       Are sweeter; therefore, ye soft pipes, play on;
Not to the sensual ear, but, more endear’d,
       Pipe to the spirit ditties of no tone:
Fair youth, beneath the trees, thou canst not leave
       Thy song, nor ever can those trees be bare;
               Bold Lover, never, never canst thou kiss,
Though winning near the goal yet, do not grieve;
       She cannot fade, though thou hast not thy bliss,
               For ever wilt thou love, and she be fair!

Ah, happy, happy boughs! that cannot shed
         Your leaves, nor ever bid the Spring adieu;
And, happy melodist, unwearied,
         For ever piping songs for ever new;
More happy love! more happy, happy love!
         For ever warm and still to be enjoy’d,
                For ever panting, and for ever young;
All breathing human passion far above,
         That leaves a heart high-sorrowful and cloy’d,
                A burning forehead, and a parching tongue.

Who are these coming to the sacrifice?
         To what green altar, O mysterious priest,
Lead’st thou that heifer lowing at the skies,
         And all her silken flanks with garlands drest?
What little town by river or sea shore,
         Or mountain-built with peaceful citadel,
                Is emptied of this folk, this pious morn?
And, little town, thy streets for evermore
         Will silent be; and not a soul to tell
                Why thou art desolate, can e’er return.

O Attic shape! Fair attitude! with brede
         Of marble men and maidens overwrought,
With forest branches and the trodden weed;
         Thou, silent form, dost tease us out of thought
As doth eternity: Cold Pastoral!
         When old age shall this generation waste,
                Thou shalt remain, in midst of other woe
Than ours, a friend to man, to whom thou say’st,
         “Beauty is truth, truth beauty,—that is all
                Ye know on earth, and all ye need to know.”

https://www.poetryfoundation.org/poems/44477/ode-on-a-grecian-urn

Learn more: https://en.wikipedia.org/wiki/Ode_on_a_Grecian_Urn#Poem

Ode on a Grecian Urn by John Keats (Public Domain)

Cambio Climático y Greta Thunberg

Notese que, en el título de este artículo, primero pongo cambio climático y luego a Greta, porque lo primero es lo realmente importante. No obstante voy a hablar del fenómeno Greta antes para, como no debería ser de otra menera, pasarlo lo antes posible y así hablar de lo realmente deberíamos estar conversando y debatiendo (anticipo que lo de “antes posible” ha sido sin éxito). El calentamiento global y, en conscuencia, el cambio climático.

Science consensus is cleare about climate change because of the warming of the Earth due to human factors.
View of semi desert region in Spain

Greta Thunberg era un nombre que me sonaba de hacía ya cosa de un año pero nunca había profundizado en su figura. No obstante, y como en los últimos tiempos no hacía otra cosa más que oir hablar de ella, me empecé a preguntar el motivo. Resulta que se trata de una joven de 16 años que ha logrado poner, con el apoyo de muchos otros jóvenes, el debate del calentamiento global en la agenda de actualidad como pocas veces ha ocurrido. Eso, lamentablemene, he levantado, gracias a la distancia que Internet parece imponer, una oleada de ataques, muchos ad hominen, a su persona, y otros de “hombre de paja” o “red herring“. Se le ha criticado e incluso abiertamente insultado por su edad, por ser mujer, por tener el síndrome de asperguer, por su aspecto físico, su forma de expresarse y de vestir, sus padres, sus sponsors, y por, la existencia de grupos de interés y lobbies que ven algun beneficio en apoyarla.

Me he centrado en los ataques ad hominem, aunque ha habido de todo, porque muchos lo son, y sirven de parapeto para rechazar y distorsionar, el mensaje que ella transmite con el objetivo de que nos demos cuenta del problema y escuchemos a los científicos. Y todo mezclado con suposiciones, conspiraciones y desconocimiento del método científico cuando no puro negacionismo producto de “cherry picking”, o falacia de prueba incompleta, y manipulaciones de otros grupos de interés de esos que no invitaríamos a cenar en nuestra casa.

Como suelo decir, las falacias ad hominem son peligrosas porque, a la postre, dejan en peor lugar al que las usa que al que pretenden criticar. Tal es que la credibilidad de quien critica queda en entredicho. Ya se ha rebatido, por activa y por pasiva, mucho, si no todo, lo que de dice sobre la persona Greta Thunberg. Aquí pueden leer un interesante resumen. Pero nadie está obligado a compartir su mensaje, pero eso es lo bueno, si tienes mejores argumentos, úsalos. Igual todos aprendemos algo. Si tu problema es que no te gusta la persona, no le dediques más de 30 segundos y vivirás mejor.

Lo que sí quiero añadir, desde mi perspectiva, es que, con 15 o 16 años, ya es difícil calificar de niño o niña a una persona sin sonar condescendiente. Yo quedé huérfano a esas edad, y admito que me tocó madurar muy pronto y rápido, pero desde cualquier punto de vista no era un niño, si acaso un chaval, y, que nutrido por decenas de libros, artículos y películas, y aterrorizado por la escalada nuclear, empezó un activismo local en contra de las armas nucleares de destrucción masiva que EEUU y URSS apuntaban sobre nuestras cabezas. No llegé en mi activismo muy lejos, y no existían las herramientas de las que disponemos hoy en día en Internet, pero podía debatir con cualquier adulto, y darles mil vueltas, no por lo que había aprendido en el colegio, sino por todo lo que había aprendido fuera de él. No sé qué hubiera llegado a hacer de tener las herramientas de Internet, pero sí sé que en tiempos más recientes he sido activista por causas de la libertad en Internet con el apoyo, cuando no liderazgo, de chavales, chicos y chicas, de entre 16 y 17 años. Y todos, sin excepción, infintamente más maduros que personas de mucha más edad y pretendida formación.

Hay lobbys intersados en el medio ambiente. Algunos con mayor o menor acierto. Otros lo perjudican. Los lobbies, por si mismos no son malos por definición. Son representantes de grupos de presión y opinión. He conocido a bastantes, y yo mismo pertenezco a uno, aunque no soy muy activo, pero lo apoyo, en temas relacionados con la seguridad y privacidad en Internet. La connotación peyorativa aplicada a los lobbies es peligrosa, porque no todos tienen que, necesariamente, ser perjudiciales. Es más, necesitamos más y más lobbies que representen la voz ciudadana y apoyen las causas que se hacen eco de la situación climática.

Indudablemente el activismo tiene un importante componente de marketing. Es una herramienta para hacer llegar un mensaje y un mensaje tiene más o menos impacto según quien lo apoye. Y a veces el apoyo viene de indeseables. Pero es fundamental, como personas adultas, el diferenciar el mensaje y el emisor de aquellos que genuinamente apoyan, los que lo hacen de forma interesada, y los que sólo quieren sabotear y dirigir, en consecuencia, la crítica a quién corresponde, que muchas veces no es, en absoluto, el mensajero.

Es cierto que las grandes energéticas son las que más contaminan y contribuyen al calentamiento global, pero aquí se da una paradoja. ¿No les estamos exigiendo que contaminen menos, o que no contribuyan tanto a las emisiones de CO2? Si una de éstas dice que está haciendo una transición a energías más limpias y seguras, no es deseable que lo hagan? Por supuesto que una cosa es decir y hacer pero ¿y si lo hacen? ¿lo descartamos sin más? Lo que habrá que ser es exigente con el cumplimiento de esas promesas mediante auditorías y análisis independientes y periódicos. El dicho y la acción han de ir de la mano.

Greta Thunberg pide que escuchemos a los científicos que llevan décadas avisando. Nuestra generación, en general, no ha escuchado a los científicos lo suficiente. Demasiados hemos tenido otras prioridades y tal vez con poco cierto. Ahora nos sacan las vergüenzas. Y aunque a algunos nos duela y nos podamos sentir molestos, los jóvenes no están hablando bien alto. Podremos matizar muchas cosas de su discurso ¡claro!, pero siempre desde el respeto a la persona. El más escrupuloso respeto porque lo que tendríamos que estar primero, es orgullosos de ver que tal vez la próxima generación tenga potencial de ser mejor que la nuestra; y si ayudamos, mejor. Pero antes de hablar tanto, tan mal y con tan poca fortuna, mejor escuchemos y aprendamos.

¿Qué pasa entonces? NASA, compañías se seguros y entidades tan poco sospechosas como el Pentágono, tienen claro el cambio climático y las posibles consecuencias, apoyado por datos empíricos, mediciones amplias y contrastadas. El consenso científico es abrumador, pero no entendemos cómo funciona la ciencia.

Así que dejo aquí estos vídeos que tienen unos mensajes y lecciones importantes. Existe el calentamiento global y es por causa humana. Las consecuencias ya las estamos notando y no va a mejorar fácilmente. No sabemos exactamente qué hacer, pero es ese el debate que tenemos que hacer con mente abierta. Escuchar a los expertos, entender el consenso, exigir altura a los gobernantes primero y a nosotros también. No va a ser fácil, pero es precisamente por eso que tenemos que actuar. Porque es un desafío, porque es difícil, pues por más escusas que pongamos, el cambio, abrupto, está ahí y pasará por encima de la humanidad sin compasión ni segundas oportunidades.

El planeta tierra y la vida no van a desaparecer por el cambio. Pero nuestra vida y la vida de nuestros descendientes, pueden sufrir consecuencias terribles.

Estemos a la altura de las circunstancia. Con honor y fuerza. Algo que algunos han olvidado.

Cambio Climático y Greta Thunberg

San Sebastián, una ciudad vandalizada por rayajeros

En los años 80, en Nueva York, se estableció una política de tolerancia cero con cualquier tipo de delito, en concreto en los delitos leves como vandalizaciones del mobiliario urbano.

Se basaba en el principio de los cristales rotos. Si en una calle cualquiera, independientemente de ser un barrio más o menos conflictivo, se deja un vehículo con los cristales rotos, o una vivienda abandonada con alguna ventana rota, en pocos días o semanas aparecerán más ventanas rotas.

Así que se decidió cortar por lo sano. Mantener todo inmaculado y perseguir y sancionar todas esas actividades vandálicas, como pintarrajeos de firmás, etc. (y no, no estoy hablando de graffitis, pues no tienen nada que ver).

En San Sebastián, ciudad con cada vez más turismo y proyección internacional, y a pesar de ingresar cada vez más dinero del turismo ,y de los ciudadanos sin suerte de tregua, la apariencia de la ciudad es cada día más y más lamentable.

Los rayajeros, seguramente por alguna obsesión por compensar alguna inseguridad, y cual perro que tiene que dejar su “aroma” en forma de rápida y virtuosa micción, dejan sus “firmas” repetidas por el mobiliario urbano, en zonas privadas, zonas públicas y todo sin que las autoridades municipales hagan nada. La policía tiene que saber quienes son, no en vano están “firmando” y no es raro, incluso, que alguno incluso sea invitado a eventos para demostrar su, en mi opinión cuestionable, arte.

Lo que no podemos tolerar, bajo ningún concepto, es que no se actúe cuando este vandalismo pone en peligro la integridad física de las personas, como cuando pintarrajean espejos de seguridad para el tráfico.

Imagino un momento en el que las comunidades de vecinos pasarán las facturas de arreglar tanto desastre al ayuntamiento por no hacer nada por evitar esto y menos por mantener el mobiliario urbano público limpio de la marca de simples y vulgarse vándalos.

Por último mencionar que las pinturas en spray son, por lo general, tóxicas y afectan al medio ambiente y la contaminación del agua. También es contaminante tener que cubrir la marca de gente que parece tener mucho que compensar.

San Sebastián, una ciudad vandalizada por rayajeros

Lamentable servicio de Amazon España

Amazon no es lo que era, y me lo está demostrando cada día que pasa. Ejemplo: Anulo un pedido de dos discos duros y me confirman que como no se habían enviado, no se me iba a cobrar nada por el banco. Voy compro otros dos que me encajan mejor y me encuentro que me cobran los cuatro discos, los anulados y los que recibo.

Llamo a soporte y me dicen que se ha cobrado lo anulado por error. Error de Amazon y que en cinco a siete días me devolverán el dinero cobrado por su error.

Me quedo con la cuenta al borde de los números rojos y sin solución inmediata.

Protesto porque no me parece de recibo y pido una solución. Me llaman y nada, que no hay nada que hacer. La gente de soporte intenta compensarme de algún modo y todo lo que logra del departamento de facturación es ofrecerme… (redoble de tambor) cinco euros… ¡wow! para una próxima compra.

No buscaba compensación, desde luego, y menos un insulto por parte de los que propiciaron que yo ahora tenga que estar consultando mi cuenta cada poco rato para ver si entra en números rojos; quería una solución de verdad.

Para cinco euros, de verdad, que se los queden.

Avisados quedáis. Amazon dice que no te va a cobrar pero luego cometen un “error” y sí, te cobran. Luego vaya usted a saber qué pasará.

Y esta ya es la tercera incidencia grave que tengo con Amazon.

Cobran más por el premium anual, su servicio de video premium es, a falta de otro término, mejorable. En su día ofrecieron almacenamiento para ficheros sin límite y lo quitaron porque… también cometieron un error de previsión.

Así que seguramente no renovaré el servicio y empezaré a comprar en otros sitios… como localmente.

Lamentable.

Lamentable servicio de Amazon España

Programa Apollo: La última vez que fuimos pioneros

Hay una frase que me marcó en la película Interstellar: “Tal vez hayamos olvidado que todavía somos pioneros. Que apenas acabamos de empezar. Que nuestros mayores logros no pueden estar detrás. Que nuestro destino está sobre nosotros”.

Revisitando vídeos, películas y artículos del programa Apollo, en el 50 aniversario de la primera vez que Neil Armstrong puso el pie sobre la Luna en nombre de la humanidad, no dejo de pensar que aquella fue una época que ilustra con dolorosa firmeza, como una vez fuimos pioneros. Por última vez nos atrevimos y arriesgamos realmente a ser aquello que nos hace ser humanos. La curiosidad.

Ese tiempo de pioneros, de exploradores, pasó. Dimos marcha atrás, creímos que otras prioridades eran más importantes que nuestra propia humanidad.

Espero realmente que en un futuro próximo volvamos a ser pioneros, recordando el programa Apollo y todos los sacrificios que supuso. Para poner pie de nuevo sobre la Luna y tal vez no muchas décadas después poder pisar la superficie de Marte.

Programa Apollo: La última vez que fuimos pioneros

How to convert FLAC files to mp3 for free

I was trying to figure out a simple way to convert some .flac flies I had to mp3 format to be able to play it in a second hand usb enabled hi fi system I got.

While it’s quite possible to use VLC to do so, I found it was kind of little use as had to go file by file, putting the name and even the extension. If somebody knows a better way to batch use the feature, would love lo hear it down the coments.

But then I remembered that I have Miro Video Converter and figured out this could “maybe” do the job. It says nothing about .flac files, but can output the sound of video files to mp3 so I thought I might just give it a shot.

Well, it really worked perfectly. Just dragged the .flac files together into the interface and selected to be encoded in mp3 and voila! Done!

Miro Video Converter is free and open source and you may download by visiting the official web hitting the image below:


How to convert FLAC files to mp3 for free

Lamentable Aduana

Uno puede pensar que en el siglo XXI, en una economía global, o que se pretenden global para las personas, algunas cosas, digamos, importantes, deberían funcionar mejor.

He aquí un ejemplo de cómo funciona, en un caso real, las aduanas de España para comprar un artículo de poco más de 200 euros en Japón. Un artículo perfectamente legal que ya no se vende en Europa, un brazalete de reloj. Nada más. Nada menos.

Mirad las fecha. Del precio que tuve que pagar por la maravillosa gestión de Aduanas de España mejor ni hablamos.

El artículo lo pedí a Japón el día 3 de Diciembre y ese mismo día, contando la diferencia horaria, ya estaba en España. Pero eso fue sólo el principio de un artificial e innecesario ridículo pequeño calvario. Sólo 23 días después lo recibimos finalmente.

Un simple ejemplo de porqué España es un país muy retrasado en muchos aspectos.

¿Tienes algún ejemplo similar? Compártelo.


Lamentable Aduana