Timefactors, not the best customer support experience

When it comes to buy a watch, the overall experience includes also the customer support. Here you can read my weird experience with the official support at Timefactors after getting, in my second try after a cancellation, a watch that I had been saving for a long time.

I will soon post a video review soon that will include an analysis of the watch and the buying process and the customer “support”.

Long story short, after having the first time my order cancelled, and not getting the information that from Timefactors I was supposed to have received, I finally got the watch.

While the buying experience is weird, I understand that it can be cumbersome because of the nature of a compony of a single person.

The problems started when I noticed that it was far from easy to be able to attach the bracelet to the watch again. After much testing I realized that one of the end links was possibly deffective. Maybe by a very small margin, it had different tolerances. It was not impossible to fit it back but very difficult and even painful sometimes. Seemed that the end link, with the bracelet on, would set one of the sprinbars extremes a bit off of the hole in the case.

I decided to kindly inform the official support of Timefactors, which was the direct email of the owner and designer of the company, Mr. Eddie Platts.

I wanted to know if he could give some advice or know of any solution. He replied with a very brief sentence just saying that what I said was not possible as the watch was delivered with the bracelet on, thus the end link had to be alright.

I later provide some images showing what I saw, hoping to maybe get a recommendation or a spare end link. I even offered to buy another one if possible.

The answers from then on were specially rude saying, in short, that why would people play with the watches. Why removing the bracelet (the watch came also with a leather strap I wanted to try) and that all I was was an incompetent bitter man unable to fit a bracelet in a watch.

He wouldn’t reply to my simple direct questions and will not honor the warranty nor give any other option. Still to this day I don’t understand his irate reaction which is completely unacceptable.

I like watches, and photography. I’ve recommended these watches. I have taken pictures of them for people to appreciate. But now, after this experience by a rude customer non existing support, I can’t not but associate the watches with the rudeness and mocking of the one who designs and sell them new.

That’s the reason I will most probably sell both to fund another field watch. Meanwhile I have one of the real things. Similar design, pure story. Caravelle Sea Hunter Devils Diver 666 from 1970.

Watches from Timefactors are good ones, don’t get me wrong, and if you can find a reasonably priced second hand one, you could consider buying it. However be aware that the bracelet is not that good, it doesn’t match the quality the watch itself has. And of course on the ugly side, don’t expect to have great customer care from Timefactors should something go wrong or would you need any advice from him.

Because even if he was right, which I truly believe was not, the way he writes in such a disrespectful manner, the lack of care to a client, the absence of empathy, makes me not want to recommend buying from his store at all. There are many other places where you can put your money, sellers that will respect you the way you deserve and not be treated like a poor bitter man unable to put a defective end link in a watch.

—————————————————–

If you want to read the whole email exchange you can do so under this line:

He didn’t reply to this last email, so I sent another with more information:

And haven’t received any reply to this last email so far.

Timefactors, not the best customer support experience

Comprar y vender segunda mano en Internet

 

eBay gambling
By Niall Kennedy CC by-nc

 

 

Tanto si quieres vender en Internet, como si quieres comprar, tienes que tener algunas cosas claras, por el bien de tus intentos y por el bien de los demás.

Me baso en mi experiencia como vendedor y comprador sobre todo en eBay, pero también otras plataformas de segunda mano.

Si vendes usa el principio básico de cómo te gusta que te traten como cliente y aplícalo a tu política:

  • Estudia los precios de la competencia. Cuando vendes algo eres un vendedor y los demás son tu competencia. Mira los precios más bajos y las condiciones físicas de los productos. Sé competitivo con el precio. No tienes que tirar el precio salvo que tengas mucha prisa o urgencia por el dinero, pero no pretendas cobrar más que uno nuevo por tu viejo cacharro que se cae a cachos. Ya me entiendes.
  • Acepta siempre la opción de pago de PayPal cuando esté disponible. Esta es la única forma real de tener alguna garantía práctica tanto para el vendedor como para el comprador en eBay por ejemplo. Conseguirás más dinero y más posibles clientes que si no lo haces. Aunque se cobre comisión, vale la pena.
  • Busca cuándo vender. A veces es mejor esperar. En pujas estudia los momentos en los que más se puja por artículos similares al tuyo y pon el tuyo en venta para que coincida con ese momento. Por ejemplo a primeros de mes es posible que la gente tenga más dinero para comprar cosas que a finales. A ciertas horas hay más gente pendiente de pujas que a otras.
  • Describe bien tu producto. Una mala descripción puede hacer que tus compradores potenciales no lo encuentren y no pujen.
  • Cuida la presentación: Haz fotos buenas que saquen lo mejor del artículo como tal y detalla los desperfectos, faltas, o taras que pueda tener. Es mejor vender por algo menos a tener a alguien cabreado por ocultar una información. Explica el motivo de la venta a poder ser.
  • Responde rápidamente y con corrección todas las preguntas que te hagan. Documenta con fotos, se pro activo. No dejes de responder incluso para decir que “no haces envíos a ciertas regiones” o “no aceptas alguna forma de pago”. El silencio te hace parecer poco serio y a buen seguro que pierdes ventas presentes y futuras.
  • Cuida el servicio post venta: La transacción no se acaba con el pago. Ni mucho menos. Cuida el envío y sé rápido. Es aconsejable tener casi todo listo para enviar una vez sabes que se va a vender. Informa de éste lo antes posible y tranquiliza al comprador siempre que sea razonable hacerlo. Si puedes da un tiempo de garantía. Es muy raro que alguien haga uso de él y da tranquilidad de compra. Guarda el dinero que te hayan pagado hasta que pase el periodo de garantía. Asegura tus envíos e informa al comprador de esto.

 

Si compras no poco de lo que tienes que tener en cuenta se basa en los puntos de arriba pero en ocasiones justo en sentido contrario:

  • Estudia los precios: Cuando compras de segunda mano tienes que saber cuánto cuesta y cuánto pagar como máximo por el producto. Mira los precios del producto nuevo en varias plataformas, garantías y precios  de esos mismos artículos usados. Mira muchos precios y hazte una idea de cuánto podría ser razonable pagar. Sigue pujas de esos artículos para ver en cuánto dinero suelen acabar. Se puede acabar pagando por algo usado más que por el mismo totalmente nuevo y con garantía.
  • Lee bien las descripciones, garantías, formas de pago, envíos: A veces un precio muy atractivo se debe a que el artículo está averiado y así lo han expuesto, a veces no hay garantías o las formas de pago son sospechosas. En eBay, por ejemplo, paga sólo por PayPal; nunca pagues por transferencia o similar por muy de confianza que parezca el vendedor. Puede ocurrir cualquier cosa con el envío y con los vendedores. Es muy fácil quedarse sin el dinero y sin el producto y nadie te va a ayudar. En otras ocasiones los gastos de envío son exagerados y pueden encarecer mucho la compra de forma artificial.
  • Mantente firme en tu puja máxima: En el caso de pujas es importante pujar por el máximo que estás dispuesto a pagar. No te dejes llevar por la fiebre de las pujas o acabarás pagando demasiado. Es necesario tener paciencia y muchas veces ver cómo pierdes pujas. Pero eso mejor que perder dinero.
  • Regatea inteligentemente: Si ante un precio razonablemente bueno haces una oferta ridículamente pequeña, en Internet al menos, puedes perder cualquier oportunidad de llegar a un acuerdo. No pagues el primer precio automáticamente, pero busca una cifra en la que la otra persona, cediendo al menos la mitad, pudiera estar cómoda.
  • Busca cuándo comprar: Hay momentos del día o la semana en los que la gente, por los motivos que sean, puja menos. Busca esos momentos y vigila las pujas que van a acabar en esos momentos. Para ciertos artículos los lunes a la mañana son buenos, o los sábados o domingos al mediodía. La mejor forma de saber estos momentos es viendo pujas que acaban en diferentes momentos del día, la semana e incluso el mes. Lleva tiempo, pero te permite identificar cuándo vas a poder ganar pujas y con menos desembolso.
  • Busca descripciones deficientes: Un buen truco para encontrar artículos que pueden haber pasado relativamente desapercibidos a tu competencia, los otros compradores, es buscar el artículo que quieres poniendo términos de búsqueda incompletos o parcialmente erróneos. Muchas veces los artículos pueden corresponder con el que quieres pero quien lo ha puesto en venta no lo conoce bien o no conoce todas sus características. Como no están bien descritos aparecen menos en las búsquedas concretas y puede que haya menos gente atenta a éstos. Asegúrate de que es el producto, pide fotos por ejemplo, y espera con paciencia tu momento.
  • En pujas espera al último momento: Eso evita la fiebre de la puja y que se inflen mucho los precios por acción impulsiva de los demás pujadores. Los 20 o 10 últimos segundos son clave. Si la puja mayor ya supera lo que pagarías como máximo, abandona la puja, que otro se lo lleve más caro de lo que consideras se hubiera podido haber conseguido.  Si esperas a los últimos segundos recuerda que una vez enviada tu puja máxima absoluta la tienes que confirmar por lo que puedes quedarte sin tiempo. Ten cuidado con apurar demasiado el tiempo.

 

En resumen: Para un comprador es clave saber cual es el precio correcto a pagar y mantenerse firme en él. Luego es cuestión de buscar el momento adecuado para pagar ese precio y conseguir el artículo. Para un vendedor, en cambio, la clave es ofrecer información, transparencia, confianza y buscar el momento más adecuado para tener una gran audiencia que se pueda dejar llevar por la fiebre de pujas u ofertas. Un precio justo, o muy reducido en pujas, atraen más y más ofertas.

Actualizado el 8 de Mayo de 2017 (notas sobre pagos con PayPal).

Comprar y vender segunda mano en Internet

Canon Digital 2017: Regreso al Pasado

En 2017, como si de un déjà vu se tratara vuelve en canon digital tras varios varapalos judiciales al Gobierno de España. Vamos a analizar por qué creo que el nuevo canon digital no sólo debería seguir similares pasos judiciales, sino por qué se debe seguir luchando activamente contra él y qué alternativas, en todo caso, existen:

¿Qué es diferente en este borrador?

Empresas quedan exentas, como no podía ser de otro modo. Los profesionales que puedan demostrar que lo son podrían exigir la devolución del importe pagado. Esto, suponemos, incluye a profesionales como fotógrafos, videógrafos, etc.

¿Qué ha cambiado?

Aparte de que ya casi nadie usa CDs o DVDs grabables, o los bluray no se pueden duplicar, así como muchos CDs… lo más importante, tal vez, no sea la nueva fórmula para hacer pagar a la gente, sino la definición de copia privada hoy vigente en España tras muchas reformas impulsadas por grupos de interés sin tener en cuenta al consumidor.

¿Qué es la copia privada?

La copia privada ha ido sufriendo enormes recortes con la clara intención de dejarla sin apenas contenido. Incluso las entidades de gestión criticaron este hecho en la última modificación. Suponemos que ahora no dirán nada en este sentido porque está quedando como algo a lo que no se presta atención siendo, creo, lo más importante.

screenhousesLa copia privada es la que una persona física hace de una copia que ha adquirido en propiedad por compraventa mercantil. Es decir, tiene que tener el original y no lo puede dar a nadie ni disfrutar con terceros de forma colectiva. Sólo lo puede usar ella y nadie más. Esto reduce tanto la copia privada como para poder afirmar que en la práctica no existe realmente casi caso alguno hoy en día. Todo lo que no entre en esta definición es, por lo tanto, ilícito y no se considera copia privada. No olvidemos que la copia privada es una actividad legal, un derecho de facto consecuencia de la limitación del derecho del titular de los derechos de la obra original a prohibir su copia sin su autorización expresa.

Pero no tenéis que creerme a mi. Aquí está el texto de la ley (las negritas son mías):

Qué tiene que ocurrir para que una copia se considere copia privada:

«2. Sin perjuicio de la compensación equitativa prevista en el artículo 25, no necesita autorización del autor la reproducción, en cualquier soporte, sin asistencia de terceros, de obras ya divulgadas, cuando concurran simultáneamente las siguientes circunstancias, constitutivas del límite legal de copia privada:

a) Que se lleve a cabo por una persona física exclusivamente para su uso privado, no profesional ni empresarial, y sin fines directa ni indirectamente comerciales.

b) Que la reproducción se realice a partir de obras a las que haya accedido legalmente desde una fuente lícita. A estos efectos, se entenderá que se ha accedido legalmente y desde una fuente lícita a la obra divulgada únicamente en los siguientes supuestos:

1.º Cuando se realice la reproducción, directa o indirectamente, a partir de un soporte que contenga una reproducción de la obra, autorizada por su titular, comercializado y adquirido en propiedad por compraventa mercantil.

2.º Cuando se realice una reproducción individual de obras a las que se haya accedido a través de un acto legítimo de comunicación pública, mediante la difusión de la imagen, del sonido o de ambos, y no habiéndose obtenido dicha reproducción mediante fijación en establecimiento o espacio público no autorizada.

c) Que la copia obtenida no sea objeto de una utilización colectiva ni lucrativa, ni de distribución mediante precio.

3. Quedan excluidas de lo dispuesto en el anterior apartado:

a) Las reproducciones de obras que se hayan puesto a disposición del público conforme al artículo 20.2.i), de tal forma que cualquier persona pueda acceder a ellas desde el lugar y momento que elija, autorizándose, con arreglo a lo convenido por contrato, y, en su caso, mediante pago de precio, la reproducción de la obra.

b) Las bases de datos electrónicas.

c) Los programas de ordenador, en aplicación de la letra a) del artículo 99.»

Enlace: boe.es/diario_boe/txt.php?id=BOE-A-2014-11404
Análisis de David Maeztu que conviene leer para entender mejor qué es y qué no es copia privada: www.derechoynormas.com/2014/11/reforma-de-la-ley-de-propiedad-asi.html

¿Qué sigue siendo igual?

Se sigue presuponiendo un uso no demostrado y tal vez no demostrable. Sólo los profesionales pueden reclamar el importe pagado pero ya de entrada no existe un mecanismo para hacerlo. Como siempre se deja para más tarde y entonces ¿devolverán las entidades de gestión el dinero que no correspondía? Es dudoso cuando, de hecho, no se ha devuelto tras haberse declarado ilegal ya en dos ocasiones anteriores. Pero lo más importante, porqué se limitan usos profesionales y no a la intención de uso que es lo que habría que aclarar según el espíritu de la norma:

Uso profesional vs intención de uso

Y es que éste es el “quid” de la cuestión. ¿Por qué sólo los profesionales de “algo” van a poder reclamar, supuestamente en un futuro hipotético, el importe pagado en concepto de canon digital? Pensemos en la cantidad de tarjetas SD que se usan para cámaras digitales y de vídeo, o la cantidad de discos duros externos que se usan para copias de seguridad de las propias obras originales de una enorme cantidad de ciudadanos que no son profesionales de la fotografía, el vídeo, la escritura o la música. En el siglo XXI, como vamos a comentar en el siguiente punto, la mayor cantidad de creaciones originales no son, de hecho, de profesionales sino de amateurs, aficionados o cualquier otro ciudadano. No tiene sentido pues, de nuevo, incluir un canon arbitrario sin contemplar todas las excepciones que son, de hecho, más que los casos que cumplen la regla, recordemos, intencionadamente recortada en la última modificación legal por copia privada.

El uso profesional de soportes, por lo tanto, no es un criterio adecuado. Es completamente erróneo y falaz. Es la intención, el contexto, como se suele decir, lo que cuenta.

¿Tiene sentido el canon en 2017?

El canon, una compensación por un supuesto lucro cesante que ya en su día se cuestionó con bastante buen criterio, no está realmente demostrado y hoy en día cuestionarlo es imperativo.

No tenemos más que fijarnos en qué realmente ha cambiado y lo mucho que todavía tiene que cambiar en el sentido que muchos, incluidas algunas entidades de gestión hemos pronosticado: Lo que realmente cambia las cosas son los nuevos modelos de negocio como Netflix, Amazon Prime, HBO, GooglePlay, Youtube, Spotify, Hulu, etc. Para bien o para mal el streaming es lo que se impone y cambia los hábitos de consumo. Lo que siempre se ha reclamado por parte de los ciudadanos empieza a ser realidad: Un precio razonable para un servicio conveniente que tenga en cuenta el coste de oportunidad. Eso sí cambia las cosas y la forma en la que los creadores ingresan algo tras el, demasiadas veces dudoso y opaco, reparto de distribuidoras, editores y entidades de gestión.

Por supuesto queda mucho camino por delante, como acabar con las limitaciones geográficas, o que los estrenos lleguen simultáneamente a las plataformas online; aunque hoy parezca una utopía, no es algo muy distinto de lo que se pensaba al imaginar proyectos como los de Spotify o Netflix.

Por otro lado no debemos olvidar que vivimos en la época del remix y la cultura libre. En la creación por parte de creadores que, al menos inicialmente, aprovechan la rápida difusión digital de sus obras ¿tiene sentido la compensación por copia privada? Primero la cultura libre, por ejemplo las populares Creative Commons, no debería devengar compensación alguna. ¿No podemos empezar a pensar en sistemas que aprovechen la tecnología para  un mejor reparto entre los creadores de las obras que se usan en terceras que desafíen lo establecido dogmáticamente por el copyright actual?

Porque, todo hay que decirlo, el copyright, que tal vez ha sido plausible durante 300 años, hoy no es más que una imposición artificial de una escasez inexistente; no se adapta a un nuevo modelo que ya no valora tanto la limitación de copias sino que se reconozca al autor  correctamente. Cuando la copia de contenidos no se puede limitar sin mermar los derechos fundamentales de todos los ciudadanos, y los creadores lo son, debemos buscar otros sistemas de compensación que no pasen por las viejas fórmulas fallidas. Es decir, y citando Albert Einstein “locura es hacer lo mismo una vez tras otra y esperar resultados diferentes“.

Alternativas

El canon se debería aplicar únicamente al soporte que contiene la obra original que se adquiere en compraventa mercantil.

Puede parecer raro, pero si se piensa al final es la única posibilidad con algo de sentido. Y eso es así a consecuencia de las modificaciones que la definición de copia privada ha sufrido en los últimos años tal y como ya hemos demostrado más arriba.

Si al final se trata de la intención de uso y de no cobrar arbitrariamente ¿quién o quiénes son los únicos que legalmente pueden o más lógicamente tendrán intención de realizar copias privadas si no son los adquirientes de los soportes originales con tales obras? Legalmente son los únicos que pueden hacer tal copia privada por lo que es coherente suponer que si compran un original podrían hacer, y seguramente harán, copias privadas para su exclusivo uso personal; ergo el canon digital lo deberían abonar al comprar el soporte incrementando el precio de venta de éste y teniendo los intermediarios de la compraventa trasladar dicho importe a los distribuidores y entidades de gestión.

Es lo único mínimamente justo si suponemos que realmente existe un lucro cesante. Quienes lo producirán, de haberlo, serán los adquirientes de la obra original y nadie más.

Y aparte de tal vez olvidar todo el tema de la compensación por copia privada y pensar en términos de futuro digital ¿se os ocurren otras opciones? Escribidlas en los comentarios.

Canon Digital 2017: Regreso al Pasado

Centrando el tiro

Y sí, en España seguimos sin Netflix. Y eso es grave incluso si pensamos que Netflix está lejos de ser una solución pues no tiene la oferta que debería haber. Netflix es lo mejor que hay por el momento, y eso no es suficiente. Pero es que en España tenemos waki? Ainsss. Es patético, y me consta que no es por culpa ni de Netflix, ni de la gente de Waki, sino de los mamporreros apoltronados de turno que sueñan con que el tiempo vaya marcha atrás de nuevo. Y entre tanto vamos a cargarnos las páginas de enlaces metiendo en la cárcel a sus administradores. Muy bien. Eso es centrar el tiro es un síntoma, pero desde luego alejarnos de tomas las medidas necesarias para una solución. Además, criminalizar el enlace nos empobrece culturalmente de forma extrema. Destruye una ya tocada de muerte Internet y nos aleja de cualquier esperanza de enmienda de unos legisladores que ya se cargaron el derecho a cita hace años.

Safe Creative #1309195787611

Centrando el tiro

Fuera de este mundo

Hace mucho tiempo que no escribo temas de la ley de propiedad intelectual porque, sencillamente, es un caso perdido. Creo que ya no vale la pena, la verdad. La solución ya no vendrá de la clase política, ni de las entidades de gestión.

Hace más de una década que estoy en Internet peleando y si bien mucho ha cambiado, algunos parecen ser total y absolutamente inmunes a la crítica razonada y aplican soluciones a problemas que no existen en los lugares incorrectos de tal manera que, increíblemente, empeoran todavía aún más su propio problema.

Vivimos en un mundo donde la NSA, CIA y FBI nos escuchan y leen activamente, donde los bancos son nuestros dueños absolutos y la cultura está secuestrada por una ley diseñada para un pasado fantasmagórico de escasez de acceso a los contenidos artificial. Nuestros oídos, ojos y labios pertenecen a los caprichos de un dios incuestionable: El Copyright Extremo y Maximalista y el dios Dinero, que van de la mano.

El puente de entendimiento entre los que hacen las leyes y deben hacer cumplirlas y  la sociedad se rompió hace tiempo toda vez que fueron los primeros los que usaron el contrato social para limpiarse tras salir del retrete.

La solución para los creadores pasa por empresas que ven todo de otra manera, aunque tal vez incompleta. Y por liberar su obras del yugo caprichoso de una ley que paradógicamente, al proteger la obra de forma extrema, la hace terriblemente vulnerable a la peor amenaza, el olvido y la no existencia.

Cada uno que sujete su vela. Este barco hace tiempo que hace aguas. Haced acopio de provisiones porque el futuro es frio, gris y está diseñado. Pero es tan rígido que al faltar flexibilidad estallará. Y sólo quedará lo que llevemos en la mochila.

Safe Creative #1309175777090

Fuera de este mundo