Ruido de estrellas

Publicado el 2 de Marzo de 2005

Texto bajo (cc) Darthcoli del blog, el Lobo Pastor

Desde que el señor Eduardo Bautista comenzara esa larga carrera de experto en propiedad intelectual con el partido comunista, ha llovido demasiado. Y la lluvia que cae en la tierra cultivada por los labradores con sus hoces y sus martillos a conseguido que la semilla de la propiedad intelectual haya germinado y crecido. De hecho, el momento de la cosecha se acerca estrepitosamente.

Bill Gates no hace mucho denominó a los defensores del copyleft “comunistas contemporáneos”. En cierto modo es una afirmación acertada si se entiende el comunismo como aquella noble intención de devolver al pueblo lo que siempre fue del pueblo. Pero hay algunas ideologías que combinadas con la política producen una mezcolanza letal. El capitalismo y su motor alimentado con la individualidad y la codicia ha convertido a aquel mercado antiquísimo cuya máxima era “yo tengo algo que necesitas tu tienes algo que necesito” en algo aproximado a “tu necesitas lo que yo tengo, y me aprovecho de ello”. Con la música este tiempo ha pasado algo parecido. El arte se convierte en ocio. La privatización esta rozando limites muy peligrosos: el agua, la naturaleza… la cultura.

No resultó menos certera la respuesta de R. Stallman cuando dijo que Gates solo respetaba una propiedad, la suya, y que eso era en realidad muy estalinista. En EEUU no hay derecho a la copia privada. No existe la propiedad para el consumidor, y a mi criterio ni siquiera existe para el autor. Condicionado para distribuir tu creación. Sin alternativa, estoico.

Mucha gente ha luchado contra un canon en España. Un canon recordemos, destinado a compensar económicamente a aquellos que nunca han hecho nada por ejercer con la música un derecho registrado en la constitución. Avalado y ejecutado por un sindicato vertical de dudosa moral, que solo entiende por cultura una cifra económica. Se dicen que no poseen animo de lucro. Que defienden a los artistas. Que la música se muere.

Nos roban la presunción de inocencia, cobran cantidades económicas de conciertos benéficos o gratuitos, intentan lucrarse a cambio de mermar nuestros derechos, y luchan contra la piratería cuando ellos son los verdaderos piratas. Ya conocemos la forma de actuar de esta gente. Los terroristas llaman terroristas a sus enemigos, los piratas ídem, y mientras la gente desinformada, victima del síndrome de Estocolmo, se siente mal cuando copia un disco. Negligente de que esta ejerciendo un derecho siempre que no se lucre, desconocedor de que el autor que tanto aprecia seguirá ganando lo mismo. Seguirá ganando lo que pagues en la entrada de su concierto.

Ahora Internet supone la supresión de los intermediarios. No se necesita grabar y distribuir un CD para que tu música llegue a la gente. No necesitas prostituir tus derechos para ganar lo que te corresponde. No necesitas cobrar unos céntimos por cada CD de TU música que otros venden a 20€. Ahora la gente escuchara tu arte, sea de donde sea, sin que nadie se beneficie de ello. Estamos recordando que todo lo que sabemos es la herencia de nuestros antepasados. Que empresas farmacéuticas ganan dinero comercializando la aspirina, un remedio de caucho con milenios de antigüedad. Que los enfermos calman sus dolores con morfina, cuando el opio se cultivaba antes de que existiera una moneda de cambio.

Estamos recordando que la cultura es de todos. Que el modelo de negocio a través de Internet no perjudica a los creadores de la cultura, solo a quienes la han tenido secuestrada temporalmente.

Un debate en la televisión muestra al ciudadano medio, aquel que es estafado sin saberlo, que esta pagando por cada cd una cantidad de dinero que va a parar a una mezquina sociedad, ensuciando y deshonrando el nombre de la cultura, solo por ejercer el derecho de la copia privada. Le llaman pirata, no porque le roben, sino porque ya no le compran.

Ahora el frutero o la niñera, se preguntan quien está perdiendo dinero. Que es legal y que no lo es. Que es lo que está pasando. ¿por qué son los que más dinero ganan los que más se quejan?

Ahora la gente ya no solo ve a Alejandro Sanz diciendo que la música se muere. Ahora ya conocen las declaraciones de Bruce Springsteen, Alaska o José Feliciano. El tercer encuentro de creadores, apagado de sus “defensores”, recibe la sagaz intervención de un creador por antonomasia, José Saramago. Y aquí no hay premio Nóbel que valga mas que el del sentido común.

“Una tribu africana llamaba en su lengua, a esa sinfonía de silbidos de viento, grullas y hojarascas que la naturaleza ofrecía todas las noches “ruido de estrellas”. Y esta canción no tiene copyright. No nos engañemos, haberle puesto nombre no nos da la propiedad. Debemos ser remunerados por nuestro trabajo no por nuestra creación. Por nuestro esfuerzo, no por nuestra inspiración.

Mientras, el copyleft recorre las calles de Internet vestido de ciberprometeo, devolviendo a la humanidad su mayor arma, su mayor propiedad.

Señor bautista, adalides de la industria discográfica:

Se plantó una semilla, ahora se recogen los frutos. Vayan escribiendo testamento, que “jauja” se devuelve a los jaujianos. Que estamos cansados de que nos tomen por tontos. Que hemos recordado quien es el “propietario” del ruido de las estrellas.

Ruido de estrellas

Chuletones Piratas

Publicado el 12 de Febrero de 2005

Pau Donés, uno de los miembros de un grupo llamado Jarabe de Palo fue entrevistado el pasado jueves en la televisión pública vasca en el programa Vaya Semanita. Este programa, que está teniendo un gran éxito, acostumbra a realizar montajes creativos y sketches sobre problemas actuales con un refrescante sentido del humor.

A lo largo de la entrevista surgieron del invitado, como no, los mismos tópicos de siempre, aderezados con lo que me atrevería calificar, como la profunda sabiduría estandarizada de las entidades de gestión y el derroche de reflexión y profundidad de pensamiento de nuestros “artistas” de hoy.

Como he dicho, durante la entrevista pusieron un sketch en el que se representaba a un hombre cantando mientras se ducha y le aparecen dos agentes recaudadores de la SGAE y le conminan a pagarle por cantar (realizar una comunicación pública de una canción de su repertorio sin permiso) un canon.

Básicamente es una representación no tan exagerada de lo que hace la SGAE (y una idea que se me ocurrió a mi mismo para rodar un corto ¡me han quitado la idea!). Tras el sketch un sagaz y avezado Pau Donés respondió que le parecía muy bien que la SGAE recaudase para ellos, dando a entender que le parecía muy bien que nos cobren canones en los soportes de grabación (aunque ya se cobra un canon que debería ser único en las grabadoras) y en cualquier otro sitio novedoso y original. Este comentario tan avanzado para su época y que seguro que algunos “artistas” hasta se lo creen, es sin duda la exigencia que por nota interna han sido conminados por la SGAE a decir en cualquier medio que les entreviste. Demostración, si se paran a escuchar las respuestas de tantos artistas pro-canon-sgae, de su total independencia de pensamiento y madurez de espíritu.

Pero lo divertido vino después cuando el entrevistador, le preguntó a Pau Donés si no se sentía un poco halagado al ver que sus discos aparecían en los top manta. La respuesta de Pau Donés no pudo ser más enigmática: “Lo del top manta es como si fuera a una sidrería y cuando me fueran a sacar un chuletón les dijera que no, que me he traído un chuletón pirata que me he bajado de internet”.

Me pregunto qué complejo proceso mental ha tenido que discurrir por la mente de alguien para concluir una respuesta tan sagaz e inteligente. Porque un ejemplo así, una analogía tan meditada y madura, tiene la virtud de plantear más preguntas que respuestas, a saber:

– ¿Porqué extraña razón mezcla las descargas por internet, por otro lado totalmente legales, con el top manta?

– ¿Cómo se podría descargar un chuletón desde internet? (¡Rayos me gustaría poder hacer eso!) En realidad, la analogía más correcta sería que uno en vez de ir a un restaurante, elaborara la receta que ha encontrado en internet de un cocinero para preparar chuletones, y nadie podría entender que eso esté mal, a no ser, y sería cuestionable, que uno fuera haciendo chuletones con la receta de otra persona para enriquecerse, algo que en cualquier caso sería, como mucho, plagio.

– Todavía me imagino, no puedo quitarme de la cabeza la visión que me acudió a la mente de un chuletón descargado de internet ¿Qué tipo de conexión sería necesaria para bajarlo? Una banda muy ancha desde luego (para que quepa un chuletón…. ) y lo peor ¿no tendría un sabor un poco metálico o eléctrico?

– No obstante, ¿se imaginan ustedes que fuera posible copiar un chuletón de una sidrería y que lo pudiésemos duplicar, reventando ya de paso la ley de la conservación de la energía, de tal manera que pudiésemos alimentar a la gente sin gastar dinero. ¡El fin del hambre en el mundo!. ¡El milagro de la multiplicación de los chuletones por Pau Donés! Imagino que daría pie a pensar que descargar música, libros, dibujos, películas, alimentaría de cultura y conocimiento a toda la humanidad (que falta nos hace). Seguro que alguien piensa que es más importante comer (que lo es sin duda), pero también es importante leer, descubrir, escuchar, explorar todo con el fin de conocer y evitar la manipulación de los poderosos.

– ¿Realmente Pau Donés cree en el ejemplo que ha puesto y que nos da más argumentos que nos los quita? Si lo cree, no puedo dejar de sentirme admirado por su sapiencia, por su elaborada retórica, por sus sofisticados procesos mentales. Desearía encontrármelo cara a cara y sostener un animado debate. Y si no lo cree entonces ¿está vendido a sus entidades de gestión que le han dado la lección a aprender y encima la aprende mal? Eso sí que sería lamentable. Porque una cosa es creer uno mismo en algo y otra muy distinta es ceder a las órdenes de su amo rechazando lo obvio de un planteamiento equivocado.

Por último quería llegar a una conclusión. El ser famoso o conocido, el ser una estrella por un breve periodo no exime a nadie de estar equivocado, no exime de hacer una crítica constructiva, no exime de informarse y ver todos los lados de una cuestión. No se tiene razón, en pocas palabras, por salir mucho en la tele. Es responsabilidad de cada persona el informarse, el medir y calibrar sus palabras para no ofender a la inteligencia de los que le escuchan, y es más importante el saber de qué se habla, cuando se accede con asiduidad a los grandes medios y se pretende calificar de piratas a los consumidores de su propia música. Corren el riesgo de perder el favor del público y lo más importante, corren el riesgo de hacer mucho el ridículo. Y yo corro el riesgo de morirme de la risa.

No es una buena política mezclar la multiplicación imparable de los contenidos digitales con el robo de materiales fungibles, aunque no se cansen de hacerlo.

Y va también por los Luis Cobos que se han aprovechado de la música clásica sin pestañear, o los Teddys Bautistas que en cuanto están un poco apurados porque no tienen ni idea de cómo justificar sus canones, le echan la culpa al gobierno (que la tiene) evitando así responder a una pregunta directa y embolsándose mientras parte del dinero de presupuestos tan básicos como la sanidad, educación, o la judicatura… porque todos, recordemos, usamos los CDRs que nos han encarecido con su canon de la discordia.

Algunos, todo hay que decirlo, deberían comerse una magdalena y dedicarse a otra cosa… por el bien de su propia causa.

Por Mario Pena (cc) 2005 by-sa-nc

Chuletones Piratas

Delitos Telepáticos

Publicado el 12 de Febrero de 2005

Todavía sorprende que ciertos agentes que se hacen garantes de los derechos de la “propiedad intelectual” y se consideran expertos cualificados para sojuzgar a toda una nación, no sean capaces de repasar sus propios artículos.

Sumamos a los fallos de sumas y restas, nuevas manifestaciones cuando menos dudosas y que dejan en entredicho la supuesta imparcialidad (ja – ja) de sus comentarios.

Hay un grupo organizado, llamado ACAM, cuya página creo que únicamente la leemos algunos internautas con ganas de echar una risas. No es de extrañar que visitemos su página tan a menudo porque encontramos perlas como éstas: http://www.acam.es/noticias_detalle.php?id=517 en dónde se menciona lo siguiente: “El Grupo de Delitos Telemáticos, responsable de la detección de los delitos relacionados con la informática e internet, así cómo de la intervención allá donde se produzcan y la, posterior, detención de quienes delinquen telepáticamente para su posterior entrega al juez, parecen no tener ninguna duda tras la lectura que hacen de la ley.

Bien, ha surgido pues una nueva amenaza a sumar a los peligrosos p2p tradicionales… ¡la telepatía! Y, claro, hay que perseguirla porque si bien es detestable que la gente se baje música de internet, y lo es, detestable quiero decir, ya que mucha de la música que se baja no merece la pena el tiempo que se pierde en bajarla, ¡no podemos consentir que la gente se comunique y comparta música telepáticamente! Hasta ahí íbamos a llegar. Imaginen lo que sería que pudiésemos pensar en una canción y la escuchasen nuestros amigos de a unos kilómetros de distancia… ¡piratas! Y todo sin cables, prácticamente indetectable y sin control alguno. ¡Hay que poner todos los recursos policiales disponibles a buscar a estos criminales! ¡Da igual que mucha gente que la policía tendría que ocuparse de otros temas! ¡Llenemos la cárcel de chavales aficionados a la música!

Vamos a hacer un ejercicio de telepatía criminal, vamos a concentrarnos todos y compartir mentalmente lo que pensamos de grupos como ACAM y sus amos las SGAEs de turno que no dudan en cobrarnos a todos por todos los CDRs y DVDRs que compramos, no importando para qué los usemos, o si somos universidades, empresas u hospitales. Creo que los amigos de ACAM y SGAE podrán leer mi mente telepáticamente en este momento y sabrán lo que mi mente comparte con varios cientos de miles de internautas más…. y cada vez con más gente.

Porque telepáticamente parece ser que hemos conseguido que cada vez más programas de TV les saquen los colores, porque cada vez es más difícil mantener el engaño en el que pretenden sumir a toda la sociedad. Porque ustedes no son mejores que nosotros y desde luego nosotros no somos lo peores.

Cuando alguien se aprovecha de una ley ambigua, de un gobierno a la deriva y cuando se les pregunta si es justo que un hospital al comprar CDRs para grabar sus historias médicas o datos de diagnósticos, pague un canon a los “artistas”, lo único que saben responder, es pregunte al legislador (eludiendo responder la pregunta), hablamos de un grupo de gente con una muy baja catadura moral. ¿Alguno de los que me leen podrían hacer algo así, saber que cobran mediante el truco de canones, de los presupuestos de la sanidad para mantener a unos pocos ricachones más ricos todavía?

Yo creo que no. Yo creo que ustedes no harían eso, antes más bien, con el fin de no dar una pésima imagen de cara a los que les compramos los CDs, exigirían definición al gobierno o directamente renunciarían a perjudicar a toda una nación por simple codicia, en lugar de insultar y criminalizar a sus consumidores.

La telepatía va haciendo su efecto y por eso sigo animando a compartir telepáticamente lo que sabemos que son ustedes. Intenten detenernos por semejante crimen, pero ni todas las injustas leyes que se saquen de la manga ocultarán o camuflarán la realidad. Y la ley se cambiará y ustedes (bueno, sus amos) tendrán que devolver el dinero de sus “compensaciones” si no logran escapar con el a algún paraíso fiscal, como sospechamos intentarán hacer.

Y por favor, repasen sus artículos o corremos el riesgo de tener un ataque de risa irreversible y podríamos incluso perderles el respeto.

Telepáticamente suyo.

Mario Pena (CC) 2005 by-nc-nd

Delitos Telepáticos

Doble muerte y victoria de Pilar Manjón

Publicado el 1 de Febrero de 2005
Texto por Carlo Frabetti

Rebelión

Bajo Licencia Creative Commons.

Frágil y transparente

como el cristal, fue la más fuerte,

sin más arma que la piedad.

Tomen ejemplo Aquiles y Odiseo,

Heracles y Jasón, los propios dioses.

A Pilar Manjón, como a Antígona, la han matado dos veces: al arrebatarle a su hijo y al perseguirla por honrar su memoria (por honrarla de la única forma posible: proclamando la verdad y exigiendo justicia). Y, como Antígona, la frágil Pilar (parece siempre a punto de quebrarse, pero resiste todos los zarpazos), la transparente Pilar, ha vencido a sus verdugos sin más arma que la piedad, la irreductible pietas de los sabios y de los héroes verdaderos. No andamos sobrados de héroes y heroínas, en los tiempos que corren, así que apresurémonos a testimoniarle nuestra admiración, nuestro apoyo y nuestra gratitud; y a seguir su ejemplo.

Pilar ha dicho públicamente, desde la mismísima fosa de los leones (que no habrían vacilado en devorarla con tal de hacerla callar, que de hecho lo intentaron), que el Emperador no solo está desnudo, sino que su falso manto de púrpura es la sangre en la que se baña todos los días. Ha llamado por su nombre a los políticos de oficio y beneficio, a los carroñeros que se disputan los restos de las víctimas de un terror que ellos mismos propician. Ha dicho la pura verdad (la verdad más pura, que es la que nace del dolor) en el templo de la mentira. No pueden perdonárselo. Al igual que los vampiros, su cabal metáfora, quienes mercadean con el odio, el miedo y el sufrimiento no pueden soportar que se les tienda un espejo.

Los que se sorprenden de que en una manifestación de la Asociación de Víctimas del Terrorismo se haya insultado a Pilar Manjón, son unos ingenuos: lo sorprendente sería que no lo hubieran hecho; lo sorprendente sería que las ratas que infestan las cloacas del poder no intentaran ensuciar con su baba a quienes las ponen en evidencia.

Estoy seguro de que en la manifestación en la que escarnecieron a Pilar (frente a lo cual, dicho sea de paso, el hecho de que abuchearan a un politicastro oportunista es mera anécdota) había dolores tan hondos como el suyo e igualmente dignos de todo nuestro respeto y de toda nuestra solidaridad. Pero también estoy seguro de que había muchos fascistas, en el más estricto sentido del término; es decir, terroristas. Quienes insultan el dolor de Pilar no son mejores que quienes lo causaron. Quienes, como Federico Jiménez Losantos, llaman “lágrimas de teatro” a las de una madre que acaba de perder a su hijo, no son mejores que quienes la condenaron a llanto perpetuo. Cuando pienso en los que pusieron las bombas de Atocha, me vienen a la mente adjetivos como “fanáticos” o “despiadados” (junto con otros que sin justificar nada lo explican casi todo, como “desposeídos”, “ultrajados” y “desesperados”); pero cuando pienso en los que escarnecen a una madre que llora a su hijo muerto, me quedo sin adjetivos. Dicho de otro modo: los primeros me dan miedo, pero los segundos me dan asco (y, en el fondo, aún más miedo que los primeros).

Si una pandilla de canallas no hubiera apoyado la criminal invasión de Iraq, probablemente el hijo de Pilar y ciento noventa personas más seguirían con vida. Y si una pandilla de canallas aún mayores no hubiera atropellado sistemáticamente al mundo árabe durante décadas, el hijo de Pilar y miles de personas más no habrían sido víctimas de la cólera islámica. Pilar Manjón no lo ha dicho con estas mismas palabras, pero lo ha dicho. Y se lo ha dicho a la cara a los terroristas por antonomasia, a los terroristas de Estado. Por eso la han matado por segunda vez. Por eso es invencible, como Antígona.

Doble muerte y victoria de Pilar Manjón

11-M y SGAE

Publicado el 20 de Abril de 2004

oneras escribió “Todos tenemos frescos en la mente los luctuosos acontecimientos del 11 de Marzo en Madrid cuando unos terroristas asesinaron a 192 personas.
Todos creo que vivimos esos momentos con una sensibilidad muy acentuada que se mezcló con la ira, el odio, la tristeza, la pena, las lágrimas…
Después de estos acontecimientos que ojalá nunca hubieran ocurrido, se han sucedido otros de gran relevancia y con muchas consecuencias.

Yo no quiero analizar nada de eso, ni las consideraciones políticas gracias a las cuales nos hemos lanzado todos a unos contra otros olvidando que estar unidos en situaciones así es lo que más daño hace a los terroristas… pero está en nuestra naturaleza el echarnos la culpa los unos a los otros sin atrevernos a ponernos en el lugar el otro.

Sin embargo quiero llamar la atención sobre la entidad denominada SGAE que actuó de la peor manera posible, cobrando sibilinamente su parte de la recaudación del concierto benéfico en concepto de derechos de autor que se realizó en memoria de los asesinados y heridos por los terroristas.

La SGAE está cavando su propia tumba de mala reputación actuando contra Radios Libres ( http://www.radiolibresegovia.es.vg/ ) o con el reciente canon en los CDR y DVDR ( http://antisgae.internautas.org/ ) que han disparado el precio de los soportes que se usan para grabar nuestras fotos, o copias de seguridad de programas o cualquier otra cosa.
Algunos piensan que son unos: Ladrones
Las actitudes mezquinas de la SGAE, con el canon en los CDs o lo que es peor cobrando en aquel concierto benéfico por las víctimas del terrorismo, obviando cualquier rastro de humanidad y no hablemos de sensibilidad, es algo que no perdonamos fácilmente los que desde nuestras responsabilidades en internet para defender la justicia y la libre expresión defendemos un nuevo marco legal y jurídico para frenar a la todo poderosa SGAE y remunerar justamente al artista.

La SGAE y los que la apoyan (muchas artisas que todos conocemos) están causando un daño casi irreparable a la cultura actual al no ser capaces de adaptarse al cambiante mundo que les rodea y todavía, con técnicas casi mafiosas imponen su criterio y voluntad quejándose de la supuesta piratería y manejando cifras según su conveniencia faltando casi siempre a la verdad.

Y ahí queda la incomprensible actitud de la SGAE en el concierto benéfico. Ahí queda la ausencia de compasión, la ambición extrema de una entidad que nos roba un poco a todos para enriquecer a unos pocos. Que roba incluso cuando el dolor es tan grande que algunos todavía apenas podemos respirar.

Oneras, 20/04/04.”

11-M y SGAE