Despotricando en la nieve

Estoy convencido de que en caso de algún tipo de cataclismo mundial el 80% de la humanidad morirá en las siguientes 48 horas como consecuencia directa o indirecta de estupidez de muchos de sus congéneres; sí, esos que se ponen en medio, de la peor manera, y en el peor momento, en lugar de quedarse quietos en su casa a esperar una agónica y liberadora muerte.

Ayer viví, una vez  más, unos momentos surrealistas cuando decidí acercarme con mis hijos a ver un poco de nieve. Ya debería estar acostumbrado, pero si bien a la ida todo estaba bastante normal, una vez por la zona vimos que las condiciones eran peor de lo que cabía esperar y nos encontramos con una tempestad de nieve. Cómo iba con un Kuga con tracción a la cuatro ruedas decidí seguir adelante con la idea de dar la vuelta en algún lugar seguro.

Y entonces me encontré con lo de siempre: Gente con coches no adecuados para la nieve poniendo cadenas en mitad de la carretera; eso sí, al menos tenían cadenas, y detrás un todo terreno de los de verdad, un Montero, que ni se dignó a bajar para ver si podía ayudar a alguien, cosa que yo hice en varias ocasiones.

Luego descubrí que el del todo terreno o era imbécil profundo o se lo hacía, porque a la vuelta me martirizó, quiero pensar que por pura inutilidad, conduciendo como si fuera con un Ferrari sobre hielo, hasta el punto de estar a punto de colisionar al decidir, el muy escaso de luces impresentable, poner la reductora primera bajando una cuesta empinada.

Y eso por no hablar de las hordas de niñatos con Seat Ibiza (¿qué tiene ese modelo que atrae tanto a esos seres?) que sin cadenas se adentraban a hacer el idiota por todo el camino. Primero parados en el arcén estorbando a todo bicho viviente y tirando bolas de nieve a otros coches (hasta uno hizo amago de tirarme un gran bloque de nieve pero ante mi mirada y gesto, bastante expresivo, se lo pensó mejor y se salvó uno de los momentos más bochornos de su vida), rompiendo los palos de señalización de conducción en nieve y luego quedando totalmente atascados con uno de los coches en una pequeña pendiente. Ahí se quedaron unos diez tipos tratando de juntar varias de sus escasas neuronas funcionales para idear cómo sacar el coche, cuando ya oscurecía y el nivel de la nieve, y el frío, iba aumentando. Supongo que sus cuerpos ateridos seguirán ahí, porque de esa no salían sin llamar a un tractor,… o esperar a la primavera.

No podían faltar otros, supongo, cretinos, con sus BMWs viejunos ya (vehículos de tracción trasera) bad-ass design, haciendo trompos por la nieve, subiendo hacia la zona de peores condiciones en pleno apogeo de la tormenta ¿vivirán? ¿habrán muerto? A veces no sé qué es peor, la verdad.

Pero los dueños de todo terrenos puros se llevaron la palma ayer. Uno con un Grand Cherokee tirado en el arcén tras haberse dado una leve torta, sin poder o saber sacarlo, hablando con el del Montero delante mío supongo que pensando que el cretino tendría alguna eslinga o conocimiento para sacarle del aprieto. ¡Ah, qué bendita inocencia! Supongo que los balbuceos inconexos de excelso conductor que me precedía fueron lo que le hizo al otro desistir de insistir más. Ser dueño de un flamante todo terreno no sólo no garantiza saber llevarlo en nieve, o en cualquier otra condición complicada, sino que hace más patética y ridícula la situación de los que harían mejor en donar sus cerebros en vida a la ciencia (por comprar un cerebro normal con uno incapaz de coordinar un pensamiento lúcido y que aún y todo han logrado conseguir carné de conducir).

Yo he llevado muchos vehículos, he tenido varios todo terrenos puros (Land Cruiser, Discovery) y otros que no lo eran (Uno, CIVIC, 405, 307, 308) o mixtos (CR-V, Kuga). En todos los casos he sabido llevarlos en la nieve porque conocía sus límites, los míos, y hasta donde podía llegar y he descubierto que siempre, en la nieve, en momentos peligrosos, lo peor son los palurdos humanos que por tal vez maldad, aunque quiero pensar que por pura estupidez, se te pondrán en medio y acabarán haciendo que te estrelles.

Pero en todo momento malo hay que destacar también lo bueno y ahí un diez con matrícula al Ford Kuga AWD, que andaba por la nieve como si fuera por su propia casa. Impresionante, sin más. Nos salvó de todos los demás de una manera impecable. La tracción inteligente de este modelo a las cuatro ruedas vale la pena.

kuga snowed

License of the video:

Safe Creative #1602166593489

License of the image:

Safe Creative #1602166593069

Licese of the text:

Safe Creative #1602166593649

Despotricando en la nieve

Privacidad y grabación de acciones de la policía

flower spyPersonalmente me alineo con la opinión expresada por el relator especial de las Naciones Unidas para la Seguridad y que viene a sostener que una licencia sin límites para vigilar y espiar a todas las personas es algo tan desproporcionado que debe ser evitado, teniendo que prevalecer el derecho a la privacidad de los ciudadanos. Esto no significa que no existan casos concretos y fundados para que se controle a según qué personas o según qué zonas, con supervisión judicial, pero debe prevalecer la privacidad como elemento fundamental para garantizar la democracia. Cuando uno va por la vía pública bien puede estar ejerciendo acciones privadas y su anonimato debe ser especialmente protegido. Voy a poner algunos ejemplos: Ningún servidor de la seguridad en el ejercicio de sus labores públicas debería recabar indiscriminadamente si yo por la calle opto por entrar en una sinagoga, iglesia, mezquita, en una consulta para la planificación familiar o en la sede de una ONG u otra.

Este tipo de vigilancia debe ser evitado, lo mismo que ocurre con las comunicaciones en general y eso aún a sabiendas que algún criminal se escapará. Esta especial protección es, en mi humilde opinión, el mal menor de los muchos males que tenemos donde elegir y me viene a la mente el libro 1984.

En el caso de los servidores públicos, en el ejercicio de su labor como sirvientes públicos que tienen la capacidad legal de ejercer la violencia y a los que se les presupone una conducta ejemplar, se entiende que cuando actúan en el curso de una detención, por ejemplo, es porque se presupone se está cometiendo, se ha cometido o se va a cometer un delito. Estas grabaciones que incluyen imágenes de personas que pueden ser inocentes, deberían existir para proteger los derechos de ambos en el caso de conflicto y siempre con supervisión judicial.

Convengo en que es un tema complicado ya que sabemos que estamos siendo permanentemente controlados ya sea de forma pasiva o activa, pero no por eso creo que debamos dejar de preguntarnos si deberíamos defender que esa vigilancia continua va contra el espíritu de un estado de derecho moderno y sólido.

Privacidad y grabación de acciones de la policía

Si no puedes con el humor…

Si no puedes con el humor, tal vez no puedas con la verdad.

Me gusta el humor grueso, siempre me ha gustado. Me ha escandalizado, me ha horrorizado y me he reído a partes iguales.

Mas de una vez he pensado “pero qué burro que hay que ser, Ricky Gervais” y luego me he alegrado del hecho de poder decir algo así, poder reírnos y aún y todo seguir luchando por un mundo mejor que se preocupe por las personas.

Porque la risa mata el miedo y nos ayuda a destruir los monstruos reales.

Si a alguien tiendo a temer con más frecuencia es a quien carece de sentido del humor.

Safe Creative #1506174347693

Si no puedes con el humor…

Reflexiones sobre la Libertad de Expresión

Tras la crisis generada por la interpretación sacada de contexto de unos Tweets de Guillermo Zapata, originados hace nada menos que cuatro años, una eternidad en términos digitales, mucho se ha debatido, declarado y decidido. Poco bueno ha salido de este debate. Sinceramente creo que como sociedad hemos perdido mucho y nos será difícil siquiera comprender el alcance de la pérdida hasta que, tal vez, ya sea demasiado tarde.

De entre todo lo escrito hay un gran artículo que destaca y que suscribo. El de Darío Adanti:

El humor no sólo es libertad de expresión, concepto que no está muy claro para muchas personas, sino también arte. Ficción que a veces, como decían en V de Vendetta, usa la mentira y la exageración para decir la verdad del ser humano.

El humor nos dice la verdad de lo que somos, nos muestra ante espejos tal y como somos o deformados para avisarnos de aquello en lo que nos podríamos convertir, y a veces eso es doloroso. La vida es dolorosa, la vida es injusta y tenemos que aprender a gestionarlo.

Y lo que yo os digo es que si no podemos con el humor, tal vez no podamos con la verdad.

El mundo en el que vivimos no es únicamente de color de rosa. Tiene partes oscuras que a veces no nos gusta iluminar. Pero sólo iluminando esas partes tan oscuras, sólo riéndonos del terror, podremos, tal vez, avanzar.

Safe Creative #1506174347426

Reflexiones sobre la Libertad de Expresión

Limpiando el dinero

Una reflexión que me viene a la mente. Imaginad que, de respente, caen en vuestras manos 200.000 euros. Simplemente los encontráis y decidís, puede que egoistamente, quedaroslos pues os ayuda a solucionar no pocos aspectos de vuestras vidas. ¿Os imagináis qué hay que hacer para que ese dinero se pueda usar? Investigad un poco ¿qué hariáis?

Y en ese contexto calculad los millones y miles de millones de dólares y euros que mueven los negocios más lucrativos, el tráfico de armas, droga y trata de esclavos y reflexionad qué tipo de institución tiene que necesariamente tomar parte en todo ello. Si aplicásemos penas duras a los directores y responsables de esas instituciones, si se pudiesen investigar sin interferencia, mucho de lo que hoy es lo que nos horripila se reduciría de la noche a la mañana.

La conclusión final a la que he llegado yo es que el auténtico y más lucrativo de los negocios es el de las grandes instituciones financieras privadas.

Limpiando el dinero

Arthur C. Clarke on political appointments

“For the last century, almost all top political appointments on Terra had been made by random computer selection from the pool of individuals who had the necessary qualifications. It had taken the human race several thousand years to realise that there were some jobs that should be never given to the people who volunteered for them, specially if they showed too much enthusiasm. As one shrewd political commentator had remarked: “We want a President who has to be carried screaming and kicking into the White House-but will then do the best job he possible can, so that he’ll get time off for good behaviour.”” Arthur C. Clarke – Imperial Earth.

Arthur C. Clarke on political appointments