Canon Digital 2017: Regreso al Pasado

En 2017, como si de un déjà vu se tratara vuelve en canon digital tras varios varapalos judiciales al Gobierno de España. Vamos a analizar por qué creo que el nuevo canon digital no sólo debería seguir similares pasos judiciales, sino por qué se debe seguir luchando activamente contra él y qué alternativas, en todo caso, existen:

¿Qué es diferente en este borrador?

Empresas quedan exentas, como no podía ser de otro modo. Los profesionales que puedan demostrar que lo son podrían exigir la devolución del importe pagado. Esto, suponemos, incluye a profesionales como fotógrafos, videógrafos, etc.

¿Qué ha cambiado?

Aparte de que ya casi nadie usa CDs o DVDs grabables, o los bluray no se pueden duplicar, así como muchos CDs… lo más importante, tal vez, no sea la nueva fórmula para hacer pagar a la gente, sino la definición de copia privada hoy vigente en España tras muchas reformas impulsadas por grupos de interés sin tener en cuenta al consumidor.

¿Qué es la copia privada?

La copia privada ha ido sufriendo enormes recortes con la clara intención de dejarla sin apenas contenido. Incluso las entidades de gestión criticaron este hecho en la última modificación. Suponemos que ahora no dirán nada en este sentido porque está quedando como algo a lo que no se presta atención siendo, creo, lo más importante.

screenhousesLa copia privada es la que una persona física hace de una copia que ha adquirido en propiedad por compraventa mercantil. Es decir, tiene que tener el original y no lo puede dar a nadie ni disfrutar con terceros de forma colectiva. Sólo lo puede usar ella y nadie más. Esto reduce tanto la copia privada como para poder afirmar que en la práctica no existe realmente casi caso alguno hoy en día. Todo lo que no entre en esta definición es, por lo tanto, ilícito y no se considera copia privada. No olvidemos que la copia privada es una actividad legal, un derecho de facto consecuencia de la limitación del derecho del titular de los derechos de la obra original a prohibir su copia sin su autorización expresa.

Pero no tenéis que creerme a mi. Aquí está el texto de la ley (las negritas son mías):

Qué tiene que ocurrir para que una copia se considere copia privada:

«2. Sin perjuicio de la compensación equitativa prevista en el artículo 25, no necesita autorización del autor la reproducción, en cualquier soporte, sin asistencia de terceros, de obras ya divulgadas, cuando concurran simultáneamente las siguientes circunstancias, constitutivas del límite legal de copia privada:

a) Que se lleve a cabo por una persona física exclusivamente para su uso privado, no profesional ni empresarial, y sin fines directa ni indirectamente comerciales.

b) Que la reproducción se realice a partir de obras a las que haya accedido legalmente desde una fuente lícita. A estos efectos, se entenderá que se ha accedido legalmente y desde una fuente lícita a la obra divulgada únicamente en los siguientes supuestos:

1.º Cuando se realice la reproducción, directa o indirectamente, a partir de un soporte que contenga una reproducción de la obra, autorizada por su titular, comercializado y adquirido en propiedad por compraventa mercantil.

2.º Cuando se realice una reproducción individual de obras a las que se haya accedido a través de un acto legítimo de comunicación pública, mediante la difusión de la imagen, del sonido o de ambos, y no habiéndose obtenido dicha reproducción mediante fijación en establecimiento o espacio público no autorizada.

c) Que la copia obtenida no sea objeto de una utilización colectiva ni lucrativa, ni de distribución mediante precio.

3. Quedan excluidas de lo dispuesto en el anterior apartado:

a) Las reproducciones de obras que se hayan puesto a disposición del público conforme al artículo 20.2.i), de tal forma que cualquier persona pueda acceder a ellas desde el lugar y momento que elija, autorizándose, con arreglo a lo convenido por contrato, y, en su caso, mediante pago de precio, la reproducción de la obra.

b) Las bases de datos electrónicas.

c) Los programas de ordenador, en aplicación de la letra a) del artículo 99.»

Enlace: boe.es/diario_boe/txt.php?id=BOE-A-2014-11404
Análisis de David Maeztu que conviene leer para entender mejor qué es y qué no es copia privada: www.derechoynormas.com/2014/11/reforma-de-la-ley-de-propiedad-asi.html

¿Qué sigue siendo igual?

Se sigue presuponiendo un uso no demostrado y tal vez no demostrable. Sólo los profesionales pueden reclamar el importe pagado pero ya de entrada no existe un mecanismo para hacerlo. Como siempre se deja para más tarde y entonces ¿devolverán las entidades de gestión el dinero que no correspondía? Es dudoso cuando, de hecho, no se ha devuelto tras haberse declarado ilegal ya en dos ocasiones anteriores. Pero lo más importante, porqué se limitan usos profesionales y no a la intención de uso que es lo que habría que aclarar según el espíritu de la norma:

Uso profesional vs intención de uso

Y es que éste es el “quid” de la cuestión. ¿Por qué sólo los profesionales de “algo” van a poder reclamar, supuestamente en un futuro hipotético, el importe pagado en concepto de canon digital? Pensemos en la cantidad de tarjetas SD que se usan para cámaras digitales y de vídeo, o la cantidad de discos duros externos que se usan para copias de seguridad de las propias obras originales de una enorme cantidad de ciudadanos que no son profesionales de la fotografía, el vídeo, la escritura o la música. En el siglo XXI, como vamos a comentar en el siguiente punto, la mayor cantidad de creaciones originales no son, de hecho, de profesionales sino de amateurs, aficionados o cualquier otro ciudadano. No tiene sentido pues, de nuevo, incluir un canon arbitrario sin contemplar todas las excepciones que son, de hecho, más que los casos que cumplen la regla, recordemos, intencionadamente recortada en la última modificación legal por copia privada.

El uso profesional de soportes, por lo tanto, no es un criterio adecuado. Es completamente erróneo y falaz. Es la intención, el contexto, como se suele decir, lo que cuenta.

¿Tiene sentido el canon en 2017?

El canon, una compensación por un supuesto lucro cesante que ya en su día se cuestionó con bastante buen criterio, no está realmente demostrado y hoy en día cuestionarlo es imperativo.

No tenemos más que fijarnos en qué realmente ha cambiado y lo mucho que todavía tiene que cambiar en el sentido que muchos, incluidas algunas entidades de gestión hemos pronosticado: Lo que realmente cambia las cosas son los nuevos modelos de negocio como Netflix, Amazon Prime, HBO, GooglePlay, Youtube, Spotify, Hulu, etc. Para bien o para mal el streaming es lo que se impone y cambia los hábitos de consumo. Lo que siempre se ha reclamado por parte de los ciudadanos empieza a ser realidad: Un precio razonable para un servicio conveniente que tenga en cuenta el coste de oportunidad. Eso sí cambia las cosas y la forma en la que los creadores ingresan algo tras el, demasiadas veces dudoso y opaco, reparto de distribuidoras, editores y entidades de gestión.

Por supuesto queda mucho camino por delante, como acabar con las limitaciones geográficas, o que los estrenos lleguen simultáneamente a las plataformas online; aunque hoy parezca una utopía, no es algo muy distinto de lo que se pensaba al imaginar proyectos como los de Spotify o Netflix.

Por otro lado no debemos olvidar que vivimos en la época del remix y la cultura libre. En la creación por parte de creadores que, al menos inicialmente, aprovechan la rápida difusión digital de sus obras ¿tiene sentido la compensación por copia privada? Primero la cultura libre, por ejemplo las populares Creative Commons, no debería devengar compensación alguna. ¿No podemos empezar a pensar en sistemas que aprovechen la tecnología para  un mejor reparto entre los creadores de las obras que se usan en terceras que desafíen lo establecido dogmáticamente por el copyright actual?

Porque, todo hay que decirlo, el copyright, que tal vez ha sido plausible durante 300 años, hoy no es más que una imposición artificial de una escasez inexistente; no se adapta a un nuevo modelo que ya no valora tanto la limitación de copias sino que se reconozca al autor  correctamente. Cuando la copia de contenidos no se puede limitar sin mermar los derechos fundamentales de todos los ciudadanos, y los creadores lo son, debemos buscar otros sistemas de compensación que no pasen por las viejas fórmulas fallidas. Es decir, y citando Albert Einstein “locura es hacer lo mismo una vez tras otra y esperar resultados diferentes“.

Alternativas

El canon se debería aplicar únicamente al soporte que contiene la obra original que se adquiere en compraventa mercantil.

Puede parecer raro, pero si se piensa al final es la única posibilidad con algo de sentido. Y eso es así a consecuencia de las modificaciones que la definición de copia privada ha sufrido en los últimos años tal y como ya hemos demostrado más arriba.

Si al final se trata de la intención de uso y de no cobrar arbitrariamente ¿quién o quiénes son los únicos que legalmente pueden o más lógicamente tendrán intención de realizar copias privadas si no son los adquirientes de los soportes originales con tales obras? Legalmente son los únicos que pueden hacer tal copia privada por lo que es coherente suponer que si compran un original podrían hacer, y seguramente harán, copias privadas para su exclusivo uso personal; ergo el canon digital lo deberían abonar al comprar el soporte incrementando el precio de venta de éste y teniendo los intermediarios de la compraventa trasladar dicho importe a los distribuidores y entidades de gestión.

Es lo único mínimamente justo si suponemos que realmente existe un lucro cesante. Quienes lo producirán, de haberlo, serán los adquirientes de la obra original y nadie más.

Y aparte de tal vez olvidar todo el tema de la compensación por copia privada y pensar en términos de futuro digital ¿se os ocurren otras opciones? Escribidlas en los comentarios.

Canon Digital 2017: Regreso al Pasado

Protege Internet contra propuestas envenenadas

De: https://www.thunderclap.it/projects/49316-take-action-to-save-the-link

La Unión Europea acaba de proponer unas de las peores leyes de “copyright” del mundo.

Éstas incluyen capacidades de imponer impuestos a los enlaces por parte de los gigantes editoriales, y obligación a sitios web para monitorizar y filtrar contenidos. Esto daña tu derecho a compartir y acceder a contenidos.

Los miembros del Parlamento Europeo tienen el poder de detener esta desastrosa propuesta directamente antes de empezar a echar a andar. Pero sólo defenderán una web abierta si te escuchan AHORA.

Ayúdanos a que se nos escuche y asegúrate de que la máxima cantidad de ciudadanos pueden llamar a sus representantes en Europa para detener cualquier regla que imponga impuestos a los enlaces y que fuerce el filtrado de contenidos.

Actúa ahora: act1.openmedia.org/savethelink

Descubre más sobre la campaña “Salva el Enlace” en: www.savethelink.org

Más sobre el impuesto al enlace
Más sobre filtrado de contenidos

Protege Internet contra propuestas envenenadas

Surf, uso y abuso en la Zurriola de Donostia

No ha sido hasta leer la normativa del propio Ayuntamiento de San Sebastián que me he decidido a escribir esto: Se está abusando de la paciencia de la mucha gente que vamos a la playa a bañarnos cuando la climatología nos da un respiro.

Y es que la cosa viene de hace ya varias semanas cuando un día sí y otro no nos encontramos con la zona de baño libre reducida al absurdo, en plena tarde, con criterios absolutamente arbitrarios por parte de miembros de La Cruz Roja de Salvamento Marítimo.

Pero resulta que muchas de esas tardes en la que hemos estado en la playa, parte de la zona reservada a las escuelas de surf iba directamente en contra de la normativa ¿no la sabe la Cruz Roja? ¿Y la policía municipal que está vigilando la playa… tampoco?

Pues se la paso aquí, y si obtengo pruebas gráficas de la infracción, lo añadiré:

Los espacios que, por regla general, las escuelas podrán usan dentro del horario de presencia de los Servicios de Salvamento y Socorrismo son:
– Un espacio de 300 metros en la parte derecha de la playa a compartir con practicantes de surf y demás deportes similares. Horario de 10:00 a 20:00.
– Un espacio de 100-150 metros al par del Kursaal, entre dos zonas de baño, a unos 75 metros de la escollera, que se destinará principalmente a principiantes y escuelas y donde sólo se podrán emplear tablas blandas. Horario de 10:00 a 15:00 de lunes a viernes y de 10:00 a 12:00 los sábados, domingos y festivos.

He de añadir que me parece estupendo que la gente haga surf y aprenda, pero no a costa de abusar de un bien público que hemos pagado y pagamos entre todos.

Si como bañista te has encontrado que a partir de las 15 horas había surfistas en la zona señalada, no dudes en comentar.

Seguiremos informando

Surf, uso y abuso en la Zurriola de Donostia

Religious violence

It is almost as dangerous to say that some act of violence has no relationship with religious ideas as to state it all has to do with a specific religion. Simplistic analysis drives us all away from solutions by fomenting pure denialism because, sometimes at least, we like to believe ourselves much worse that we really are as a society, or too good as individuals; not able to equally fall in the very same mistakes we condemn on others.

Religious violence

Lo del Convenio de Berna

Al final, con el Convenio de Berna para la Protección de Obras Creativas pasa como con casi todo lo que se relaciona con la propiedad intelectual en general; está tan roto nos lo tendríamos que hacer mirar muy seriamente.

img_cop_wordmark

El Convenio y los acuerdo internacionales en general en esta materia reconocen que el autor es titular de todos los derechos por el hecho de crear la obra y que no es necesario formalismo alguno, haciendo así irrelevante el hecho de usar registros estatales de propiedad intelectual. O así al menos debería ser.

Porque luego viene EEUU, uno de los que más tardaron en firmar el convenio,  y decide que vale, que sí, que muy bien, pero que como “ellos lo valen” si no registras en su moderna oficina del siglo XIX con ideas y procedimientos incluso anteriores no puedes usar en toda su amplitud su eficiente y lucrativo sistema penal en caso de infracción. Eso sí, cobrando por delante la irrisoria cantidad de entre 35 a 55 dólares en los más básicos registros. Una minucia para las grandes corporaciones que han guiado la economía de la nación, locura irresponsable para el común de los mortales todavía más evidente en el comienzo de la era de Internet donde modelos de negocio y explotación, así como barreras nacionales son traspasadas continuamente.

Supongo que son cosas de estar por encima del bien y del mal.

Pero EEUU no es la única nación. Encontramos prácticas similares, con el mismo tipo de justificación propio de empresas cosméticas, en otras naciones como la Argentina, etc.

Todos somos iguales en materia  de copyright, pero algunos somos más iguales que otros. Esto se cumple en su más pura esencia en el anacrónico, absurdo, caro y discriminatorio sistema de registro de la Biblioteca del Congreso de los EEUU y otros países.

O tengo todos los derechos que el Estado brinda o no los tengo. O una cosa u otra, pero las dos al mismo tiempo no, por favor.

Lo del Convenio de Berna

Attacks on Modern Societies

After the last attacks in the heart of Europe by jihadism I feel like I need to try to clarify some concepts to me that not everybody is really familiar with.
Probably the first and not that obvious concept is that we are facing a very complex issue that affects everybody around the globe. There’s no way we can analyze the situation without considering as many factors as possible, sometimes questioning our own well stablished ideas.

26041973391_77017aa4f9_z.jpg

The issue of jihadism involves with a wide range of shades of gray involving religion, politics, international and national interests, an amazing amount of groups and a continuous evolution that changes the parameters by which to measure and analyze basically them all on a daily basis; what is true today might not be entirely true tomorrow.

Whenever we talk about religion we find many different definitions, so for the sake of any argument we need to find a common ground. When we talk about religion we should understand that it involves not only a set of beliefs, but tribal sense of belonging, power and political and social layers. Many former primitive religions have learned with different degrees of success to avoid their interference in political and non religious matters and have so lessen their impact in social configuration, but not all of them, being the Islam, as the youngest of abrahamic religions, the one that hasn’t been still be able to evolve to such a more desirable situation. This is so, also, because of the very self definition of it’s holy book to be considered the last and final word of God.

Religions, in general, change people’s perception of good and wrong from the childhood and are generally based on the presumptions of a specific set of believes arising from books and religious authorities with different, and many times confronting, interests. It, therefore, and specially in some of them, affect the way adults decide to frame their interaction with society to some levels that are extreme to our own modern eyes, but not so in their own framework. Only considering some actions within that framework can we understand how such hideous ideas appear, move to action and, also, can be attacked.

What you can easily consider a crime in our modern societies, for instance torturing and even killing homosexuals, is not so in those brains that have been induced to believe that homosexuality is a crime in the eyes of a specific interpretation of a religion and understanding of a given god.

Religion by itself affects the way any issue develops due to the framework by which individuals think and therefore behave.

Criticism of Islam is not only necessary, as it has happened with any other religion, but also desirable if we want to protect those moderate muslims and minorities and groups within the muslim community, those for instance living in theocratic countries and are agnostic, atheist, women, homosexuals, etc.

But we must not confuse criticism of Islam with criticism of anybody who professes that religion in general; as said, there are many interpretations, moderates, liberals, fundamentalisms and schools around that quite often fight each other in many senses. Islam can be reinterpreted and probably, as many muslims suggest and ask for, reformed in order to put the religion as a whole in trace with modern societies thus proscribing islamism, the political imposition of Islam, and jihadism not as a simple struggle but a violent imposition of Islam, from it. Where intolerance to our secular, critical and humanist values arise, we must stay strong and never compromise, as any compromise in this case is a defeat that endangers all our modern advances.

And to do so we must be aware of the dangers not only of jihadists, but specially of islamism. A weak response to the way we deal with them, allowing public spaces with no way to defy their positions, should simply not be allowed.

Those who consider themselves as liberals in general have a special duty, to admit the danger of considering the criticism of Islam as a racist or xenophobic behavior. While this could be true sometimes when the critics trespass the line of ideas to people who belong to a group, it will not be so always, so in respect of the freedom of speech we must recognize when it’s the legitimate criticism of the ideas and allow it while being specially careful with those taking advantage of the freedoms we have provided to ourselves to destroy them, as happens with islamists, not to mention jihadists.

There are deep roots that deal with ideologies that seek to violently impose a specific extremist version of Islam, others that are nurtured by the violence of commercial and geo strategic interests that first world nations have brought to Middle East without considering the long term consequences, root of plain psychotic violent individuals mixed with true believers, and some that take specific advantage of the wrongly understood permissiveness of our own modern societies at risk only for the fear to question and criticize; actually impeding ourself to freely think about some of this issues.

If we, as people, truly want to help protect minorities and want to fight extremism, we need to first try to understand the gigantic complexity of the issues to consider and how addressing one will affect in too many times in chaotic ways the others as none of those factors are not only not isolated from the rest, but mixed in different proportions. Then only strongly defending the need to demand transparency, better international politics, more freedom of speech and the abolishing of blasphemy laws can we really start to find the necessary consensus to efficiently fight the islamist and jihadist threat.

Attacks on Modern Societies

Cómo les afectan nuestras desgracios a otros

En medio de una insurgencia yihadista que afecta al planeta, la proximidad geográfica y social afecta cómo vivimos los acontecimientos.

De hecho voy a a hacer una suposición loca: Imagino que en Pakistán estarán más volcados con esta horripilante desgracia que con lo que ha pasado en Bélgica o en París o lo que pueda a pasar en Roma, Barcelona u Oslo… y yo sería el último en reprocharles que no se sientan obligatoriamente igual que con los europeos masacrados. Creo que es momento de dejar de presuponer cómo se siente la gente sólo porque se sienta más afectada por lo que les toca más cerca tanto geográfica como socialmente.

Enlaces recomendados:

The difficulty of getting people to read about Lahore

Por qué algunas noticias nos afectan más que otras

También te puede interesar: Las consecuencias de echar a los refugiados

Cómo les afectan nuestras desgracios a otros