Creencia, religión y ciencia

Cuando alguien dice que algo aparentemente sobrenatural existe, yo le suelo preguntar que cómo lo sabe, cómo ha adquirido ese conocimiento y con qué pruebas cuenta para tan extraordinaria afirmación. Y eso sin entrar en tipos de seres sobrenaturales benignos, malignos, influyentes o agnósticos.

Cuando yo digo que no crea que existan esos seres sobrenaturales, me suelen decir que los estoy negando. Existe una importante diferencia entre no creerse algo, o no aceptar algo concreto en ausencia de evidencias, con negar la existencia de algo.

Si alguien, por casualidad, intuición, infiere que algo existe, no cambia en absoluto la realidad. Puede que exista, puede que no, pero científicamente hablando no existe ningún motivo real por el cual tenga que creerme y aceptar como verdad lo que dice. Igualmente tampoco estoy obligado a tener en consideración cualquier idea que pretenda rellenar los huecos de nuestras lagunas y desconocimientos; que son muchos.

Es más; quien afirma la existencia de algo, si ese algo realmente existe, tiene todas las ventajas posibles para demostrar que tiene razón y yo estoy equivocado pues puede o podrá llegar a demostrarlo. Que yo descarte sus conclusiones, que no acepte sus premisas no tiene otro objeto que servir de acicate a demostrar con unas mínimas garantías lo que afirma.

Lo correcto es que yo no acepte sin evidencias por mucho que me pueda gustar o no una idea. No me equivoco al pedir evidencias incluso aunque luego se demuestre que eso concreto es real. E incluso en ese momento debemos admitir que esa realidad puede ser aparente.

No tiene razón quien acierta, sino quien demuestra con evidencias que lo que dice es cierto. Exigir reconocimiento por haber intuído algo que luego otros han demostrado tiene el valor de haber inspirado a quienes mediante la experimentación, en análisis, la comprobación de hipótesis y la elaboración de teorías, siempre mejorables, demuestran la afirmación en un grado razonablemente aceptable; pero no va más allá a no ser que se participe de esa investigación científica.

Y en ninguno de los casos el conocimiento adquirido o por adquirir será posiblemente definitivo, sino que tiene que suscitar más preguntas; única forma de avanzar que tiene nuestra especie.

Creencia, religión y ciencia

Que no crea que existan dioses no significa que

Que no crea que existen dioses no significa que crea al ser humano como la criatura defintiva con potencial ilimitado y capaz por si mismo de absolutamente todo. En todo caso soy capaz de reconocer, con humildad, el espacio que como ser vivo consciente ocupamos en el Universo. No tengo garantías suficientes para suponer que no vamos a ser finalmente víctimas de nuestra propia inteligencia, o que nuestra inteligencia sea suficiente para afrontar los retos de supervivencia al que nos vamos a enfrentar como especie, ya sea por desastres naturales fuera de nuestro control, ya sea por nuestra propia tendencia a ponernos en riesgo letal con la proliferación de armamento de destrucción masiva como por ejemplo las armas nucleares, biológicas, o químicas. Sin embargo sé que por ahora con lo que contamos para sobrevivir somos nosotros mismos. Sin haber nada más que podamos afirmar con mínimas garantías debemos ceñirnos a este hecho e intentar comprender la necesidad de colaborar entre todos, centrándonos en nuestras similitudes y relativizando nuestras diferencias. Nadie va a venir a salvarnos de nosotros mismos. Si queremos sobrevivir como especie, no sólo como individuos, debemos trabajar juntos. Sólo mirandonos desde la perspectiva cósmica nos podemos dar cuenta de este hecho.

Tampoco considero que dejar de creer en dioses nos pueda hacer menos apasionados al descubrir las maravillas y complejidades del Universo que apenas estamos empezando a desentrañar. Comprender que la naturaleza carece de voluntad y sin embargo da como resultado un entorno en el que la consciencia puede darse es, de por si, una de esas maravillas y misterios que nos hacen avanzar en el intento de comprensión sobre cómo funciona todo. Y cada nuevo descubrimiento lejos de volver nuestra pasión en roca fría, nos llena de maravilla y ansias de nuevos descubrimientos que permiten que nos situemos en el contexto correcto para valorar lo que tenemos y lo que debemos tratar de cabalmente conservar. Somos parte del cosmos porque estamos hechos de la misma materia que lo compone, siguiendo las mismas reglas que lo gobierna en otros rincones. Aquí estamos y debemos mirar con serenidad al futuro dentro de los parámetros del pensamiento crítico para prolongar, en la medida de lo posible, esta capacidad de mirar más allá de nuestros propios prejuicios y percepciones animales.

Safe Creative #1407301603845

Que no crea que existan dioses no significa que