Buenos días España

anarchy

“Permitid que, primero me disculpe por la interrupción.  Yo, como muchos de vosotros aprecio la comodidad de la rutina diaria la seguridad de lo familiar la tranquilidad de la monotonía. A mí, me gusta tanto como a vosotros, pero con el espíritu de conmemorar los importantes acontecimientos del pasado (normalmente asociados con la muerte de alguien o el fin de alguna terrible y sangrienta batalla y que se celebran con una fiesta nacional) he pensado que podrí­amos celebrar este 5 de noviembren un día que, lamentablemente, ya nadie recuerda, tomándonos 5 minutos de nuestra ajetreada vida para sentarnos y charlar un poco.

Hay, claro está, personas que no quieren que hablemos… sospecho que, en este momento estarán dando órdenes por teléfono y que antidisturbios ya vienen de camino.

¿Por qué? Porque mientras puedan utilizarán la fuerza ¿para qué el diálogo?… Sin embargo las palabras siempre conservarán su poder, las palabras hacen posible que algo tome significado y, si se escuchan, enuncian la verdad. Y la verdad es que en este país algo va muy mal, ¿no? Crueldad e injusticia, intolerancia y opresión…

Antes tenías libertad para objetar para pensar y decir lo que pensabas ahora, tienes censores y sistemas de vigilancia que nos coartan para que nos conformemos y nos convirtamos en sumisos

¿Cómo esto ha podido ocurrir? ¿Quién es el culpable? Bueno, ciertamente, unos son más responsables que otros, y tendrán que rendir cuentas, pero, la verdad sea dicha; si estás buscando un culpable, sólo tienes que mirarte al espejo.

¿Por qué lo hiciste? Porque tenías miedo ¿Y quién no? Paro, insolvencias, crisis… había una plaga de problemas que conspiraron para corromper vuestros sentidos y sorberos el sentido común, el temor pudo con vosotros y, presas del pánico, acudisteis al actual líder Rajoy y su séquito.

Os prometió orden os prometió salir de la crisis y todo cuanto os pidió a cambio fue vuestra silenciosa y obediente sumisión…

Ahora intento poner fin a ese silencio para recordar a este país lo que ha olvidado: Hace más de cuatrocientos años un gran ciudadano deseó que el cinco de noviembre quedara grabado en nuestra memoria. Su esperanza era hacer recordar al mundo que justicia, igualdad y libertad son algo más que palabras; son metas alcanzables.

Así que si no abrís los ojos, si seguís ajenos a los crímenes de este gobierno, entonces os sugiero que permitáis que el cinco de noviembre pase sin pena ni gloria, pero si veis lo que yo veo, si sentís lo que yo siento y si perseguís lo que yo persigo, entonces, os pido que os unáis a mí, dentro de un año, ante las puertas del congreso… y juntos, les haremos vivir un cinco de noviembre que jamás, jamás nadie olvidará…

 

V

 

Texto publicado a petición de V y basado en texto de V de Vendetta: https://ningunterra.com/2011/11/23/para-buscar-al-culpable-solo-tienes-que-mirarte-en-el-espejo/ Lamentablemente V ha tenido que cambiar muy poco del texto original.

Buenos días España

Anarquía

¿Qué es la anarquía? El término es demasiadas veces usado en tono peyorativo para referirse a algo completamente distinto de lo que se está produciendo o por lo que se está luchando. Aquí pongo la definición que aparece en Wikipedia en Español:

http://es.wikipedia.org/wiki/Anarqu%C3%ADa

La palabra anarquía proviene del griego ἀναρχία, anarchía (de ἄναρχος, ánarchos, prefijo ἀν, an, que significa ‘no’ o ‘sin’, y sustantivo ἀρχός, archós, que significa ‘dirigente’, ‘soberano’ o ‘gobierno’)1 y sirve para designar aquellas situaciones donde se da la ausencia de Estado o poder público2 volviendo inaplicable el monopolio de la fuerza sobre un territorio. A diferencia de la autarquía (uno mismo-gobierno), un concepto de filosofía moral, la anarquía se refiere a una situación del orden político.

En la filosofía política la palabra anarquía es polisémica, o sea que su uso puede referirse a nociones distintas. La primera noción alude al desorden político producido tras el colapso de un Estado al no poder aplicar la ley sobre su territorio (ver: estado fallido), o al que puede darse en medio de un grave conflicto institucional en que nadie alcanza a ejercer la jefatura del Estado o su reconocimiento está en disputa (ver: acefalía de gobierno), en este caso anarquía es sinónimo de caos.

La segunda noción alude a una forma de gobierno que prescinde de Estado y donde las instituciones son formadas por el libre acuerdo, es decir, sin usar la fuerza para obligar a otros, así como en términos generales el anarquismo plantea una sociedad políticamente organizada sin Estado.3 4 5 La idea común de los anarquistas es que consideran que el Estado es innecesario y también directamente perjudicial en la medida en que atenta contra las libertades de los individuos. Ente concepto de anarquía es sinónimo de acracia, llamada por algunos autores orden natural. Los anarquistas de diferentes corrientes difieren en gran medida de la forma exacta de esta sociedad ideal. El principio básico en que están de acuerdo es en la no-existencia de un Estado central dentro de un sistema de no-agresión o anarquía. Dentro de este marco, la mayoría de tendencias anarquistas proponen que un sistema de asociación voluntaria de un tipo u otro puede proporcionar los servicios para los cuales los seres humanos han confiado en las instituciones coercitivas externas del Estado. Las formas de asociación deseables y posibles en ausencia de gobierno son objeto de numerosos debates, según lo expresado en los acalorados debates entre el anarcocapitalismo (que propone que el mercado libre solucione estos problemas) y el anarcosocialismo (que tiende a defender un sistema colectivista descentralizado).

En materia de doctrina de relaciones internacionales se llama anarquía a la apreciación de que los Estados son autónomos frente al derecho internacional en la medida que no existe un gobierno mundial por sobre los gobiernos nacionales.

 

 

Anarquía

Anarquía, venganza y V de Vendetta

V for Vendetta Graffiti 1Reflexión improvisada tras leer por segunda vez el cómic V de Vendetta (comprado original) y haber visto unas 10 veces la película (sí, comprada original, pero también descargada para llevar en dispositivos móviles): La película va de la Vendetta, pero el comic va de la Anarquía. El comic, en mi opinión mucho mejor que la película, es una apología de la anarquía, cuya vigencia actual es innegable y encuentra su máxima representatividad en Internet y los últimos movimientos en respuesta a los efectos de una prostituida democracia.

La mayor crítica que le puedo hacer a la película, que por un lado sí envía un buen mensaje y de forma individual está muy bien, es que se lanza a lo políticamente correcto evitando a la controvertida anarquía y se queda con la noción de Edmundo Dantés, la personificación de la venganza servida fría, y no con la necesidad de volver a plantear la anarquía como fuerza constructora ahora que ya el sistema ha sido destruido, no por la anarquía precisamente, sino por la avaricia de los ignotos mercados en forma de especuladores financieros.

Para mi el mensaje de la película es que los gobiernos han de temer al pueblo y no al revés. Que el pueblo puede organizarse de forma espontánea para luchar contra el opresor, vengarse y recuperar el poder. La venganza, el pueblo unido. V de Vendetta, que nadie sabe quien es pues él mismo afirma que es cualquiera de nosotros.

Esa es la clave de la anarquía que se se muestra en el comic. No hay líderes, sino una idea. La idea de que todos podemos controlar nuestro destino. Todos somos V de Vendetta, sólo que muchos todavía no nos hemos dado cuenta.

Anarquía, venganza y V de Vendetta

Era se una vez un entorno que unos advenedizos quisieron cambiar

Desde el comienzo Internet se basó en compartir información creando un sistema que fuera invulnerable al corte arbitrario de los nodos de conexión.

En un principio este concepto anárquico hasta cierto punto, se autoreguló de la mejor manera posible. Una herramienta pensada para la guerra, se empezó a usar para la ciencia, para compartir datos entre científicos y ese mismo modelo fue útil para cualquier ciudadano que pudiera conectarse a una red sin demasiadas jerarquías para expresarse y acceder a la información necesaria para cultivar el sentido crítico.

El límite era el código y la imaginación.

Entonces vinieron unos advenedizos que tenían un modelo de negocio basado en conceptos analógicos, sin duda poco adaptados a la realidad digital de Internet, pero como era más barato decidieron digitalizar sus obras y de paso darnos las herramientas para acceder a éstas.

Lo que tenía que pasar era inevitable. Si están en nuestro entorno jugarán con nuestras no-reglas, con nuestro código y nuestra imaginación. Empezamos a hacer aquello para lo que se diseñó Internet; compartir y esquivar cualquier corte o contratiempo.

Como vieron que su modelo no funcionaba decidieron controlar el código imponiendo sistemas de DRM que corrompían el código, quisieron controlar la anarquía enfureciendo sus leyes de derecho a copia y osaron controlar las conexiones cortando conexiones y accesos de cualquiera que no jugara con sus absurdas reglas.

Nos dicen que sin sus normas de pasados siglos y sin sus contenidos no hay Internet y yo digo que Internet estaba antes que ellos y sus trasnochados modelos de negocio. Digo que si intentan acabar con la naturaleza de Internet con lo que acabarán serán con su propia existencia. Porque ya nada existe si no capta la atención, escasa, de los ciudadanos que se expresan e informan en la Red sin más norma que el compartir, sin más ley que buscar caminos alternativos y sin más límite que el código y la imaginación.

Ellos quisieron entrar en nuestra casa y cambiarlo todo. Ya es hora de reclamar lo que desde siempre nos ha pertenecido.


Texto por Mario Pena en expresa devolución al dominio público:
Safe Creative #0912075075886

Era se una vez un entorno que unos advenedizos quisieron cambiar