El filtrado previo en Europa por EEUU

European CommissionAunque no puedo asegurarlo, se repite el patrón que se ha dado en otras ocasiones por parte de nuestros representantes políticos para atacar nuestros derechos fundamentales en favor de un sector concreto del lobby del entretenimiento.

En su día el Gobierno de los EEUU, por orden de Joe Biden, vicepresidente de Barak Obama ordenó fomentar la Ley Sinde (Ley Biden Sinde para muchos) para cerrar administrativamente en países “ejemplo de mal comportamiento” como España webs que los jueces habían declarado como legales. El cierre administrativo, sin entrar en el fondo del asunto, es el germen de muchas de las leyes represivas del derecho a la expresión que han ido naciendo en países vulnerables como España. Que países ejemplo de lo malos que son los ciudadanos que “lo quieren todo gratis” (por otra parte argumento falaz de parte de la industria) implementen esas medidas era usado luego como ejemplo para hacer presión en el Congreso de los EEUU.

El objetivo inicial era “proteger” un modelo de negocio específico que se basa en la escasez artificial de la capacidad de copia digital. Un tipo de modelo que, desafiado por la realidad digital, no puede sobrevivir. De hecho el único cambio real en este entorno ha venido de mano de la popularización de servicios avanzados de “streaming” como Spotify, Youtube, Netflix o HBO por poner unos ejemplos.

Ahora la comisión Europea plantea el filtrado preventivo de contenidos; algo que ha sorprendido a propios y extraños. Las implicaciones técnicas del filtrado previo, el desastre absoluto que supone para la estructura de Internet, los usos y costumbres de cada vez más creadores y el resto de la sociedad y, sobre todo, la libertad de expresión, se vuelven casi intolerables. Y resulta casi incomprensible una propuesta así si no fuera porque parece ser que es el objetivo que el lobby del entretenimiento en EEUU se ha marcado conseguir en su país. Que estas leyes se aprueben en el resto del mundo, como pasó con la Ley Biden-Sinde para luego decir en el congreso que “hey, mira tú por donde en Europa ya lo están haciendo ¿cómo es que en EEUU no lo estamos haciendo también?”, es normalmente el patrón de funcionamiento de estos lobbys que, admitámoslo, carecen de originalidad, pero es que, si funciona ¿para qué cambiar?

Así que es posible que no sea sólo una maniobra torticera para forzar a estas plataformas a negociar dar más dinero a los administradores del oligopolio del entretenimiento en Europa (dinero que luego rara vez comparten con los creadores de forma justa), que también, sino realmente a nivel mundial y con consecuencias de cara a la libertad de expresión sin precedentes. EEUU, otra vez, dando órdenes a sus súbditos en Europa.

Y para que ganen y destrocen más una de las herramientas más potentes que ha conocido la humanidad, Internet, no hace falta más que los demás nos quedemos callados, o como decía Edmund Burke: “Para que triunfe el mal, basta con que los hombres de bien no hagan nada.

El filtrado previo en Europa por EEUU

Incrementando la edad de jubilación por El Gat Invisible

A veces una imagen expresa mejor que mil palabras lo que nos viene a la mente cuando escuchamos las propuestas de unos cuantos apoltronados dar lecciones sobre economía y sostenibilidad social. Sí, esos mismos apoltronados que con su complicidad o incompetencia (no sé qué es peor), han contribuido a una crisis diseñada por los de siempre para robar más a los demás.

Viñeta publicada con permiso de Salvador Llosà (El Gat Invisible), todos los derechos reservados. Más viñetas aquí, enlace a la viñeta en tamaño grande aquí.

g02-09_10


Incrementando la edad de jubilación por El Gat Invisible

La UE quiere crear una licencia de copyright para el mercado único europeo

La Comisión Europea estudia crear una nueva licencia de copyright que facilite el desarrollo de  un mercado único online. Se desea que los contenidos sean accesibles desde cualquier estado miembro.

Suena interesante has que se lee la misma cantinela de siempre sobre las descargas “ilegales” y la “remuneración justa” a creadores. Esto último es una forma eufemística de decir pagar lo que no merecen a las industrias del puro entretenimiento que por un lado llaman criminales a los ciudadanos y  por otro no reparten justamente con los creadores.

Tras meditar un rato uno piensa si esta gente estará en su sano juicio o si tal vez viven en los mundos de yupi.

Cualquier planteamiento que siga considerando las nuevas formas de acceder a los contenidos como algo simplemente ilegal en lugar de una forma nueva y competitiva de compartir y crear está condendada al fracaso. Plantear cualquier “solución” en clave que suponga establecer una falsa escasez de contenidos cuando la escasez es la de la atención del público está encaminado al fracaso.

Sinceramente, no sé si entiendo a esta gente ¿ahora hacen esto? ¿Cuándo lo van a implementar, dentro de dos, tres años? ¿Tal vez cuatro? Ni idea de cómo será Internet entonces, si es que queda algo de ella claro, porque a este ritmo después de la presidencia española en la UE no quedará ya nada que podamos recordar de la recientemente recuperada libertad.

Es más, la gente ya accede a los contenidos en un mercado único y global y limitar este planteamiento a Europa es provincialista, escaso y cojo. No serviría. Deberían más bien fijarse en lo que ya está ocurriendo y aprovecharlo para traer un poco de razón y sentido común a la propiedad intelectual. El problema señores, no es que se copie o se acceda, sino que no se haga o se pierda alegremente el potencial de información que los usos “no autorizados” podrían suponer para crear nuevos modelos y nichos de negocio. El problema es que ya no pueden pretender controlar los canales de distribución y tendrán que asumir que la descentralización de la distribución y ojo, la producción de contenidos está ya aquí.

Más vale que asuman el riesgo y hablen con los nuevos creadores, productores, programadores y usuarios, que son esas personas que siguen votando, no sé porqué, a ciertos políticos vendidos a lobbys que nada quieren saber de la realidad y la evidencia científica entorno a los contenidos digitales.

El negocio no está en la venta del contenido sino en dar gratuitamente el contenido para fidelizar a la gente de manera que quiera comprar otras cosas exclusivas e irrepetibles por las que sí están dispuestos a pagar.

Si no ven la tendencia es que están ciegos; claro que no hay mayor ciego que aquel que no quiere ver.

Safe Creative #0910284774989

La UE quiere crear una licencia de copyright para el mercado único europeo