Si Wikileaks cae

El mundo al revés. WikiLeaks representa probablemente uno de los últimos bastiones del periodismo auténtico al poner en jaque a los poderosos. Un lugar que junto a Cryptome pone contra las cuerdas al abusón, al que sin respetar la legalidad se convierte en el monstruo que dice combatir.

Y cuando un monstruo combate a otros monstruos, por muy justificados que se crean ambos bandos, crean nuevas monstruosidades: Así fue con el talibán.

Pero Internet ha interrumpido el flujo. No obstante los poderosos y sus acólitos arrementen ad-hominem, sin ocultar su apreciación por la bestia que les alimenta en su propio y venenoso -para todos- odio. No ven en cambio, ni condenan, el mal que los documentos muestran, la razón que les quita la razón y los convierte en más afines al radical de lo que jamás hubieran soñado ser.

¿Qué ocurrirá si WikiLeaks cae? Porque podrá caer sin duda. Y si cae ¿qué pasará?

Seamos sinceros, puede que nada, pero puede que mucho. Wikileaks es algo más que un lugar más o menos físico, una web más que se puede cerrar, es un ideal y los ideales lo mueren. Se pueden combatir con la razón, pero cuando la razón está del lado del ideal es imposible de vencer.

He pasado los últimos años conociendo a muchos activistas y detrás de muchos de ellos existe una convicción en la razón y la humanidad que está a prueba de amenazas. Si Wikileaks cae, puede que todo cambie muy rápido y de forma dramática para los poderosos. Es posible que un ataque a Wikileaks desencadene una reacción imprevista y caótica que haga sentir auténtico terror a los que hoy se creen en la cima de su pretendido poder.

Si Wikileaks cae