Flickr y el peligro de las políticas de FUD

Safe Creative #0908274278555

“Un gran poder conlleva una gran responsabilidad…” de Spiderman es una frase sobre la que todos los grandes proyectos deberían reflexionar y más si están basados en Internet. Flickr, el popular servicio para compartir fotografías en Internet no es ajeno a esta realidad. Nadie que ostente algún tipo de poder lo está.

-He visto grandes mejoras pero al mismo tiempo grandes errores y un destructivo empobrecimiento del proyecto-

Muchos saben que llevo muchos años en Flickr. Casi desde sus inicios cuando andaba buscando un proyecto para subir fotos digitales que permitiera expresamente el uso de licencias Creative Commons.

He visto cómo en lo últimos años el proyecto cambiaba según se hacía más popular, cómo pasó de un proyecto gestionado por un reducido grupo de personas a ser comprado por Yahoo! y convertirse en la referencia necesaria de las redes sociales 2.0 de fotografía en Internet.

He visto grandes mejoras pero al mismo tiempo grandes errores y un destructivo empobrecimiento del proyecto. Tal vez en la búsqueda por complacer a todos han caído en el error de no complacer a nadie. La traición al propio espíritu de compartir fotografías (arte), desnaturaliza el proyecto convirtiéndolo, con el tiempo, en una parodia de si mismo.

Tal vez la primera señal de alarma fuera la connivencia de Yahoo! dueña de Flickr con la dictadura China para encontrar y encarcelar a Shi Tao, un disidente político chino que ahora cumple sentencia en la cárcel gracias a que Yahoo! China reveló información a los dictadores chinos para que fuera identificado. Es cierto que las compañías tienen intereses en muchos países, suculentos contratos y obligaciones legales. Pero también es cierto que existe la posibilidad de alcanzar la Justicia. De ahí la responsabilidad de la que hablaba. A veces hay que ser consecuentes y mantenerse firme en los principios.

-La era digital se resume en copiar y compartir-

En lo que al propio servicio de Flickr se refiere, fueron muchos los errores que muchos fotógrafos y conocedores de la realidad de Internet hemos señalado.

El primer error que recuerdo fue el incluir sistemas de protección de descarga de fotos en forma de sistema de gif transparente que se descarga en lugar de la foto que la gente quería bajar. Yo lo llamo, no sin cierto sarcasmo, el DRM de Flickr. Es un sistema que apenas llega a crear una ilusión de protección, cosa altamente peligrosa, la ilusión, pues no protege en absoluto de los malos usos y sí dificulta o impide los usos legítimos. Además va en contra del lema de la web “comparte tus fotos”; no se comparte nada, se crean en cambio peligrosas presunciones de culpabilidad. Si la gente no quiere que sus fotos sean descargadas y copiadas, y están en su derecho legal de no desear tal cosa, simplemente que no las suban a Internet. Es la única protección que puede prevenir en alguna medida que sean copiadas. La era digital se resume en copiar y compartir. No tiene que ver con la escasez analógica; salvo de buenas ideas, las malas abundan. Flickr debería haber sido fiel a su filosofía inicial y animar a esos usuarios a que se fueran a otra plataforma que permitiera tal “protección”. No lo hicieron, querían a esos usuarios a toda costa, aunque el costo fuera traicionar la propia identidad de una web que es para compartir fotografías.

-se nos animó a la autocensura, algo que si consentimos hará que paguemos un precio muy alto, el de nuestra propia libertad individual-

Esto me sentó mal y lo he criticado muchas veces, pero las cosas fueron para mucho peor con la inconcreta políticamente correcta corrección moral de lo que era bueno que la gente viera o no. Ahí ya se nos animó a la autocensura, algo que si consentimos hará que paguemos un precio muy alto, el de nuestra propia libertad individual. Junto con la censura en Alemania y otros países trajo nuevos filtros de “seguridad” de higiene mental. Ver un pecho de una mujer, un pubis, un trasero, se convertía en algo inseguro, obsceno, feo, censurable. ¿Es que nadie piensa en los niños? Yo sí lo hago. Y creo que el tabú del sexo es uno de los grande males endémicos de esta sociedad que hay que erradicar. Si alguien tiene miedo del erotismo, del cuerpo desnudo, de los genitales, haría bien en no usar jamás Internet, ni mirarse en un espejo. Además la fotografía, el arte no debe, no puede ser censurado por estos criterios. El David de Miguel Ángel parece que molesta a estas mentes depravadas y tristes de un grupo reducido y ruidoso de individuos que querrían todos tuviéramos una única forma de pensar, o mejor dicho, de no pensar.

-Mordí la lengua y me auto censuré todo lo que podría ser ofensivo a los distintos coletivos; los religiosos, los defensores de la libertad de los animales, los vegans, los que no quieren que las mujeres lleven pantalones… En resumen, restringí el acceso al 90% de mis fotografías-

Creí que con el tiempo la razón y el sentido común se impondría. Pero no fue así. Se animó a que los usarios, de forma anónima y cobarde denunciaran a los usuarios al ver algo que les ofendía. Sin información concreta sobre el contenido que ofende, el FUD (Fear Uncertainty and Doubt; Miedo, Incertidumbre y Duda) creció. ¿Qué era aceptable? ¿Qué no lo era? La respuesta de Flickr se resume en un “tú sabrás”. Genial. Eso deja un amplio margen para la denuncia y lo peor de todo el abuso y la autocensura. La autocorrección, el auto lavado de cerebros. Así fui denunciado, como otros muchos, una primera vez. La segunda fuí moderado por tener algo inapropiado sin saber qué y la tercera, que no llegará, me suspenderían la cuenta. Más de 3.000 fotos subidas, miles comentarios, miles de contactos y amigos a perder en una cuenta profesional que he pagado durante años hasta ahora.

Así que me autocensuré. Mordí la lengua y me auto censuré todo lo que podría ser ofensivo a los distintos colectivos; los religiosos, los defensores de la libertad de los animales, los vegans, los que no quieren que las mujeres lleven pantalones… En resumen, restringí el acceso al 90% de mis fotografías y me sentí mal, disgustado, triste. Enfadado. ¿He de tener miedo yo de una página web? ¿De perder un día súbitamente sin explicación, sin posibilidad de réplica ese esfuerzo que he realizado, sí, por Flickr y la comunidad?

No pago para convivir con esas políticas. No quiero vivir en un sinvivir por algo tan trivial y absurdo. Y si la gente tiene miedo del desnudo, la libertad y la verdad debe ser su problema, no el de los creadores.

-Espero que la gente aprenda a dejar de ofenderse y se enfrente a la realidad del mundo, o será el mundo el que se enfrente a ellos y su aséptica moral-

Así de triste resulta nuestra pasividad ante el abuso que se da en plataformas que son valiosas por los propios usuarios, no por los gestores de éstas. Creemos que no tenemos poder, que tienen todo el derecho de hacer lo que les plazca por ser empresas privadas. Pero no es cierto. No pueden quitarme mi libertad interior que estaba perdiendo. Así que por ahora me despido de la cuenta profesional que no renovaré. Subiré todo y actualizaré en http://es.zooomr.com/photos/oneras por el momento. Hay más alternativas que estoy estudiando. Seguiré teniendo la cuenta gratuita en Flickr para poner fotos de inocentes flores y ardillas, nada que ofenda, o eso espero, a nadie ¿tal vez a los alérgicos a las flores o ardillas?

Espero que la gente aprenda a dejar de ofenderse y se enfrente a la realidad del mundo, o será el mundo el que se enfrente a ellos y su aséptica moral. El resultado será catastrófico para ellos. El mundo, como la banca, siempre suele ganar.

En cuanto a Flickr que sepan que sólo un usuario profesional se va. No supone problema alguno para ellos y su mega empresa. Tal vez sea así, pero lo hago en conciencia con mis ideas de justicia y libertad. Eso tiene su peso y ni Flickr, ni Yahoo! ni nadie es completamente invulnerable a la verdad. Algún día lo comprenderán, pero tal vez sea demasiado tarde.

Desde aquí un abrazo a mis contactos en Flickr. Espero que sigamos reencontrándonos en Internet y en algún que otro café de Nueva York.

Safe Creative #0908274278555

Flickr y el peligro de las políticas de FUD

Cobardes en Internet cobardes en el mundo analógico

by Skye Suicide CC by-nd-nd
by Skye Suicide CC by-nd-nd

La cobardía tiene múltiples facetas en Internet y muchas de las páginas más populares contribuyen a ésto. Cuando se anima a denunciar contenidos “inapropiados” la perversidad llena los corazones de los marchitos cobardes de Internet que no dudan en condenar bajo su presuntuosa y llena de prejuicios visión del mundo. Siempre me ha repugnado la gente que tira la piedra y se esconde de sus iguales (o tal vez superiores en cierta cualidades de honorabilidad), la gente que no da la cara y las páginas que, sin ofrecer más información, te juzgan y condenan sin defensa posible.

Me queda el consuelo de saber que todo ser miserable al final acaba siendo consciente de su patética naturaleza y que hoy en día existen más opciones que las grandes páginas que se asustan de ver un pecho de una mujer.

Esperemos que esta gente tan insegura de su propia sexualidad no tenga nunca el poder de destruir, como bien desearían, la hermosa desnudez del David de Miguel Ángel.

Cobardes en Internet cobardes en el mundo analógico

Licenses, DRM and online content profitability

Olga
Olga by Mario Pena CC by-sa SC:0907034075748

Because of my work at Safe Creative am I in very close contact with some of the most important copyright lawyers of the world. Therefore I have at least a little bit of understanding about how copyright works in the US and in the EU too.

As I’m curious about what people think they should license or protect their pictures, I’m always asking. Recently I got this answer about licenses, although I was more interested in the DRM issue.

I know that under the copyright law we have now, we keep exclusive patrimonial rights to our work, no moral rights if you apply to anglosaxon law though. In the UE you have both patrimonial and moral rights, but then again in both set of laws, that derivates from a two hundred years old set of concepts in Bern Convention, there have evolved some exceptions being fair use in the anglosaxon copyright and the private copy in the continental law. Similar, but not equal at all.

The truth is that I deeply respect people when they come to decide upon the way they feel have to protect their work. It’s a must because my kind of work, but also truly believe intellectual and copyright laws we do have do not adapt well to the digital era. I think the Bern convention is way to old and a new set of laws that are coherent with the Internet is necessary. Last revision was in 1979 -?- Little Internet we had that time 🙂

This said I consider the flickr “transparent .gif protection” as a DRM for it technically denies users that get to see a piece of work to download it in their computer (web browsers do download every image in the computer), and therefore to easily save it on the hard disk. Maybe the worst thing about this kind of DRM is that it gives the illusion of protection but does not protect at all. As you might now, only seeing the coding of the page you get the static url to the image. So if somebody wants really to get your image, they will. And the size is good enough for Internet uses. Also, not looking to the code but making screen captures you also get the image. On the other hand, people that only want to see larger sizes of the images to appreciate the work simply will not be able to do so. And they meant no stealing or anything… just wanted to enjoy your work.

So I believe we have to think on a more general way other than the analog ways of protection. DRMs gives the delusion of having a market of offer and demand in which the offer is the one we photographers give and demand is the people who see pictures. Well, this is simply not true. And I’m talking about a law that will someday emerge from the fact that everyday there’s shortage of attention from users and way too much offer from photographers like us.

To correctly protect the images, setting DRMs will simply not help at all. The real risk for contents and artists is not to be know, not to be accessed, not to be used. If you put barriers for normal users to your work, they’ll simply move to other contents. In my experience you get only 1 unfair use of your work against 99 fair uses that can eventually help you to be considered as an artist.

Now there are the usual statements about being or not paid for the pictures we took. Remember that from the very moment you put your pictures they will be seen and downloaded by browsers for free. But this is fair use or private copy. Consider that the act of putting something online means that the work will someday somehow be used. Well, maybe I see this a little bit different, but the fact is that maybe we should start thinking in a different way about this. Not to be paid by the pictures done, but being paid to make specific pictures. Yes, I know I use CC licences and that I give even the right to make money out of them, but this is simply because I believe I cannot claim myself to be only one involved in my pictures. I have many inspirations from former and today’s photographers, also the places or the models are also beautiful by themselves. “Truth is beauty and beauty truth, all you need to know -Keats”. I really need to return to the public domain what I really believe does not belong to me. Yes, that’s the way I support Creative Commons since 2003. Ever since I started making pictures 23 years ago have been wanting to be able to show and give my work freely. If you can show and give your work you’ll get fans and your work will be there alive for ever. Limiting will inevitably turn your work to be forgoten.

I know this will make hard for some people to make a living out of their photography. But the fact is that now pros are having hard time because many amateurs do really do great stuff and for free! This is not bad, it’s just a model business change.

I think the best way to foster one’s work is to first correctly identify it as good as possible whenever it gets published. To do this, online registries do a great job.

But this is the beginning. Will not try to convince that CC licenses are best suited to the Internet, but instead I state that limiting the size of the pictures just doesn’t help. It gives you a delusion of protection but your pictures might be anywhere, and when used, believe me, they will surely not credit you at all.

Now the key is to be able to attract the consumer attention rather than trying to make them believe in a copyright law not well suited for a digital era that allows duplication of digital contents at low costs.

I’m telling this because I really feel sad whenever I see pictures not allowed to be downloaded. I have the true feeling that this work will somehow someway totally disappear. And maybe we don’t have the right to do so. Or at least I have the need to try to explain what I think and feel about this. I don’t do this for me, but for photographers.

The full copyright rules do protect you fairly enough and using meta-data (exif), or online semantic technology registries to mark your content, will in the future allow you to track your works’ uses in the Internet.

Beauty is to be shared and let lawyers take care of missuses. I prefer to favour the good uses of my pictures, hey, and if some people are maybe making money well, good for them 🙂 They sure deserve it.

And don’t forget, there are non commercial licenses in Creative Commons too.

Safe Creative #0907304180332

Licenses, DRM and online content profitability

La manera más rápida de destruir fotos

Últimamente estoy volviendo un poco a estar activo en Flickr y estoy explorando y analizando los usos que de la plataforma hace la gente. Me encuentro con una gran frecuencia que la gente no permite ver tamaños grandes de las fotos ni mucho menos descargarlas. Es decir, mucha gente acude a la opción de DRM para “proteger” sus imágenes.

Sin embargo el DRM de Flickr es la forma más eficaz de destruir las fotos porque:

a) De hecho no protege las fotos. Basta con ver el código fuente de la zona donde está la foto visible para obtener la dirección donde está la imagen (aunque en el tamaño visible). De esta dirección se puede descargar sin problema y quien lo haga y luego la use se asegurará de no referenciar el autor original. De hecho, aunque flickr cambiara esto, siempre se podría hacer una captura de pantalla de la zona donde está la foto.

b) Tarde o temprano la foto quedará relegada al pasado y desaparecerá. Sin poder hacer copias y ante la inevitable consecuencia del final de la cuenta e incluso del propio servicio de Flickr y ante la imposibilidad de usos lícitos de la obra, ésta será inevitablemente olvidada y dejará por lo tanto de existir.

Los contenidos con DRM están inevitablemente destinados a desaparecer en el olvido. Hacer de un contenido que podría ser ilimitado, algo limitado va justo en contra de su naturaleza digital. Lo que va en contra de su propia naturaleza se autodestruye.

La mejor manera de “proteger” en el sentido de “no dejarse copiar”, es simplemente no publicarlo. Pero si publicamos hemos de asumir que el contenido puede y debe ser copiado. Si nos preocupa la autoría, existen herramientas para establecerla y el coste de las copias ilegítimas siempre será menor que el coste de que la obra se pierda o no se llegue a publicar jamás.

La manera más rápida de destruir fotos

Sobre el DRM de Flickr

Desde hace varios años Flickr lleva incorporando en su sistema una posibilidad que pueden activar sus usuarios que impide que otros usuarios vean tamaños grandes de fotos y puedan descargar las fotos a sus equipos. Es un sistema bastante sencillo que ha tenido que cambiar en varias ocasiones dadas sus múltiples vulnerabilidades. Lo que hace este sistema de DRM es colocar una imagen transparente sobre la foto que se muestra, de manera que al dar “guardar imagen como…” lo que se guarda es el gif transparente, es decir, no la fotografía que está detrás.

Estoy investigando, para preparar una presentación, sobre los motivos que empujan a usar este tipo de sistemas en plena era digital y de difusión de contenidos en Internet. Es importante comprender los motivos que empujan a la gente a usar esto para explicarles de forma adecuada porqué no es un buen sistema para su creación.

Voy a diferenciar el tipo de usuarios que observo usan estos sistemas por si dieran pistas sobre lo que les empuja a tomar la decisión de usar un DRM:

Fotógrafos profesionales: Tal vez sea el grupo que a priori tenga más razones para usar este sistema. Son fotógrafos que viven de la fotografía y usan Flickr como un simple escaparate con el cual atraer posibles clientes a sus negocios.

Recolectores: Serían usuarios que no son los fotógrafos originales de las obras, que toman fotos de otras webs y no permiten descargarlas. Tiene cierto sentido ya que al no ser los autores limitan la responsabilidad del plagio que realizan a si mismos. En muchas ocasiones buscan atraer visitas, unas veces sin más, otras veces con el objetivo de reenviar a gente a otras webs de su propiedad.

Fotógrafos amaters: Este es el colectivo que más me intriga de todos. Encuentro muchísimos fotógrafos que no son profesionales, pero que impiden que otros usuarios vean sus fotos en tamaño grande y no quieren que nadie se guarde sus fotos en sus equipos. Con frecuencia escucho el “no quiero que me roben” en el sentido de que creen que poniendo estos límites evitan que otros usuarios, principalmente recolectores, tomen sus fotos y las suban a sus colecciones o webs como propias.

Quitando el segundo grupo, que no considero como un grupo de fotógrafos, no estoy seguro de que los fotógrafos que usan el DRM de Flickr hayan analizado lo suficientemente las repercusiones reales de usar el DRM de Flickr. Me gustaría que la gente me comentara qué piensa de las posibles motivaciones y conscuencias de este uso. Yo seguiré mi investigación que espero se materialice en una presentación, para usar por cualquiera, sobre este tema.

Podéis comentar a pie de este post con vuestras ideas.

Muchas gracias.

Sobre el DRM de Flickr

Cómo poner todas nuestras fotos de Flickr con licencia Creative Commons

Nos hemos dado cuenta de que mucha gente usa Flickr, el popular sitio de hospedaje de colecciones fotográficas para compartir, con la licencia por defecto; el copyright restrictivo. Sin embargo flickr da opción de cambiar ésta por una tipo Creative Commons, es decir un copyright que permite la reproducción, sin necesidad de solicitar permiso expreso, de las imágenes siempre que se cumplan ciertas condiciones.

Mucha gente afín al software libre e incluso a estas mismas licencias concretas simplemente no se percata de que las fotos que ellos mismo exponen van con la licencia restrictiva del copyright total y / o piensa que poner licencias libres es algo complicado, sin embargo es muy sencillo.

Basta seguir estos pasos para poner todas nuestras fotos que hayamos subido con (c) total con licencias más coherentes con Internet y también para establecer que las imágenes que subamos en adelante vayan con esas mismas licencias.
Pasos:

Seguir leyendo “Cómo poner todas nuestras fotos de Flickr con licencia Creative Commons”

Cómo poner todas nuestras fotos de Flickr con licencia Creative Commons