Una sonrisa en medio del dolor infinito

Entre el dolor más absoluto, ante la impasible mirada de los poderosos que han sumido en la ruina propiciando la aniquilación de una tierra y la muerte de tantos miles, a veces surge un pequeño rayo de luz. Ojalá hubiera más. Ojalá se pudiera cambiar lo que ha pasado. Ojalá fueramos capaces de aprender la lección y las naciones ricas acaben con la extrema pobreza en el mundo, de nuestros hermanos y amigos que han nacido en las partes más pobres del mundo y se enfrentan al drama de la destrucción más absoluta. Ojalá se conmuevan todos los corazones, pero sobre todo las mentes. Porque tenemos que forzar a nuestros políticos a que las palabras no queden ahí y existan acciones urgentes y masivas para evitar que más seres lo pierdan todo. Absolutamente todo.

Un brindis por la sonrisa de este niño y los que lo han rescatado.

Una sonrisa en medio del dolor infinito

El poder de la naturaleza y el dolor sin fin

Primer vídeo que se publica de la catástrofe que ha asolado Puerto Príncipe, capital de Haití. Sobran las palabras, pero nunca sobra la reflexión que todos debemos hacernos como

– ¿Qué somos nosotros pobres humanos ante el poder de la naturaleza?

– ¿Porqué malgastamos el tiempo en destruirnos unos a otros si en el dolor y la desesperanza somos todos iguales?

– ¿Porqué continuamos rescatando bancos en lugar de ayudar a los países más pobres, o mejor dicho, a las personas más pobres?

No hay palabras. Por ahora sólo podemos intentar ayudar un poco en la medida de nuestras posibilidades sin olvidar todos esos cientos, miles y millones de dramas personales que se podrían evitar, al contrario de lo que ocurre con los terremotos, como el del hambre, la tortura, la censura o las enfermedades curables.

Hemos de cambiar nosotros si queremos que el mundo lo haga también.

El poder de la naturaleza y el dolor sin fin