La propiedad intelectual como excusa para censurar, Travaglio e Italia

Copio y pego interesante y preocupante artículo de David Maeztu sobre uno de los muchos casos de censura que estamos viviendo con cava vez más virulencia gracias a los legisladores que están aniquilando Internet en un claro intento de devolver el totalitarismo a la sociedad:

Texto por David Maeztu en Derecho y Normas con licencia CC by-nc-sa

La Propiedad intelectual como excusa: Italia y el caso Travaglio

Que en plena sociedad de la información y el conocimiento la propiedad intelectual (conjunto de normas sobre las formas de expresión) se configure como el principal instrumento de censura es algo lógico dentro de la deriva totalitaria en la que estamos inmersos.
La propiedad intelectual, o más concretamente los derechos de autor, han buscado siempre un equilibrio que garantice sobre todo el derecho a la libre expresión y creación. De ahí el respeto a la publicación anónima y el reconocimiento de los derechos sobre la obra sin necesidad de “reconocimiento” administrativo, el registro previo.
Sin embargo, en el otro lado de la balanza, los intereses de la industria (productores, editores, etc.) no siempre han sido acordes con esos fines, primando cuestiones empresariales al margen de la obra y los intereses del autor, como por ejemplo la posición en el mercado, las relaciones con otros competidores y fundamentalmente la relación con el poder.
De esta manera la propiedad intelectual se constituye en la principal excusa para conseguir fines que nada tienen que ver con la defensa de los derechos del autor y en última instancia en la más eficaz medida de censura e imposición.
Sobre este particular, es muy ilustrativo el artículo sobre los 10 años de aplicación de la DMCA y las consecuencias no pretendidas en aplicación de esa norma, en el que se recogen casos seguidos contra consumidores, científicos y legítimos competidores, por parte de titulares de derechos y amparados en la vulneración de las leyes sobre copyright estadounidenses.
Más recientemente, en España tenemos el caso de Telecinco vs la Sexta, en el que si atendemos a las declaraciones de los responsables lo que primaba no era la defensa de la propiedad intelectual sino el minar a un competidor, o el más sangrante caso de “El País” vs. “Rebelión.org”, por no hablar de los burdos intentos de los abogados de Ramoncín. O la semana pasada el inverosimil intento de Televisión Española de impedir que veamos el incidente de Jonh Cobra en la gala de Eurovisión retirando de Youtube el video alegando infracción de sus derechos de propiedad intelectual, pero manteniendo el resto de videos de la misma gala sin ningún problema.
En las sociedades que han vivido recientemente una dictadura, como la nuestra, la censura es una palabra muy mal vista, pero si conseguimos sus mismos efectos por medio de la propiedad intelectual, la población no especializada no pondrá tantos reparos. Esa es la estartegia.
Y sobre el caso que quería comentar y del que informa Paolo Brini (IT) en Italia Marco Travaglio es un periodista (ganador del premio alemán de periodismo 2009 por su lucha por la libertad de prensa en Italia) que se dedica a investigar sobre los políticos y el gobierno utilizando para ello Youtube como medio de colgar sus grabaciones, preguntas, reflexiones, etc.
En este contexto, en Italia, existe un asunto judicial entre Mediaset, productora audiovisual del Presidente italiano, y Youtube, en el que el juzgado de Roma encargado del asunto ha nombrado un experto para que revise los sistemas de filtrado de contenidos de Youtube, forzando a esta empresa para que le de privilegios de acceso al sistema con la finalidad de realizar las pruebas pertinentes.
De entre las pruebas pertinentes llevadas a cabo por el perito y, entre los miles de millones de videos de Youtbe, “casualmente” y “por accidente” se borró un video del periodista Marco Travaglio hablando con el jefe de la Protección Civil Italiana, Bertolaso, sospechoso de corrupción pero fuertemente defendido por el Primer Ministro Berlusconi.
Como causa del borrado se alega infracción de los derechos de autor. Google alega que no ha sido notificada del borrado del video, pero gracias al bloguero Beppe Grillo (IT), conocido por su lucha en materia de libertad en internet, y al grupo de gente con el que colabora, y la presión ejercida sobre Google, se vuelve a poner el video, que obviamente no infringe los derechos de autor de nadie.
Hoy es más evidente que nunca la existencia de un interés común entre el poder y las empresas para obtener unos resultados concretos al margen de las instituciones clásicas del derecho, y por supuesto al margen del poder judicial, que retrasa sobre manera las medidas y, además, en ocasiones no resuelve como a uno le gustaría. Y la propiedad intelectual aparece, con su marco privilegiado de protección, como el instrumento más eficaz y que menos rechazo despierta en la sociead civil, por ahora.
En este mismo contexto debemos observar la Disposición Final de la Ley de Economía Sostenible, trasladando el poder de decisión de los jueces a la administración, en base a una regulación que es elaborada entre los interesados y los políticos directamente, como hoy mismo afirma el Director de la SGAE “Es el final de un proceso de negociaciones. El Gobierno ha dado con una fórmula razonable para todas las partes”.
El problema es que la mala regulación, sin tener en cuenta objetivos generales sino casos particulares (acabar con 200 webs), provoca lagunas que luego son aprovechadas para ir más allá y para conseguir finalidades que suponen un abuso de los derechos frente a los derechos básicos de los ciudadanos.

La propiedad intelectual como excusa para censurar, Travaglio e Italia

Los ciudadanos tenemos que luchar contra ACTA

Cuatro miembros del Parlamento Europeo -Zuzana Roithova (CZ, EPP), Stavros Lambridinis (GR, S&D), Alexander Alvaro (DE, ALDE) y Françoise Castex (FR, S&D)- han publicado una declaración escrita en contra del ACTA [1]

Hay un plazo de tres meses para conseguir las firmas de la mayoría de los Miembros del Parlamento Europeo para que la declaración sea adoptada formalmente por el Parlamento.
“Esta declaración escrita expresa justamente las preocupaciones sobre la elusión de un procedimiento democrático y los riesgos que el ACTA representa para las libertades fundamentales. Posicionarse en contra del ACTA y ayudar a proteger Internet es una apuesta firme de los ciudadanos. Todo ciudadano europeo que ame la Red debe contactar con los Europarlamentarios de su país e instarles a firmar esta declaración escrita.” dijo Jérémie Zimmermann, portavoz del grupo de apoyo ciudadano de La Quadrature du Net.

Para encontrar la lista de Europarlamentarios según el Estado miembro así como su información de contacto puedes visitar: http://www.laquadrature.net/wiki/MEPs_by_country

Declaración escrita sobre la falta de transparencia en el proceso y el contenido potencialmente censurable del Anti-Counterfeiting Trade Agreement (ACTA)

El Parlamento Europeo,

– respetando el artículo 123 de su Reglamento

A. Teniendo en cuenta que las negociaciones relacionadas con el Anti-Counterfeiting Trade Agreement (ACTA) siguen en curso.

B. Teniendo en cuenta el papel del Parlamento Europeo en el procedimiento de codecisión aplicable a asuntos comerciales y el acceso a la negociación de documentos garantizado por el Tratado de Lisboa,

1. Considera que el acuerdo propuesto no debe imponer indirectamente la armonización de la legislación sobre Derecho de Autor o Propiedad Industrial. El principio de subsidiariedad debe ser respetado.

2. Declara que la Comisión debe hacer públicos todos los documentos relacionados con las negociaciones en curso.

3. Considera que el acuerdo propuesto no debe forzar limitaciones sobre procesos judiciales pendientes ni debilitar derechos fundamentales tales como la libertad de expresión y el derecho a la privacidad.

4. Incide en que debe llevarse a cabo la evaluación de los riesgos económicos y de innovación con anterioridad a la introducción de sanciones penales donde ya se están llevando a cabo medidas civiles.

5. Considera que los proveedores de Internet no deben asumir responsabilidades por los datos que transmiten o alojan a través de sus servicios hasta el punto que podrían implicar una vigilancia previa o filtración de dicha información.

6. Señala que cualquier medida dirigida a reforzar los poderes para la inspección internacional o confiscación de bienes no debe dañar el acceso global a medicinas legales, asequibles y seguras.

7. Ordena a su Presidente a enviar esta declaración junto con los nombres de los firmantes a la Comisión, el Consejo y los parlamentos de los Estados miembros.

[1]. Más información sobre el Anti Counterfeiting Trade Agreement en
http://laquadrature.net/ACTA

Los ciudadanos tenemos que luchar contra ACTA