Elogio a la Ociosidad de Bertrand Russell

Elogio de la ociosidad
(Escrito en 1932 por Bertrand Russell)

Como casi toda mi generación, fui educado en el espíritu del refrán “La ociosidad es la madre de todos los vicios”. Niño profundamente virtuoso, creí todo cuanto me dijeron, y adquirí una conciencia que me ha hecho trabajar intensamente hasta el momento actual. Pero, aunque mi conciencia haya controlado mis actos, mis opiniones han experimentado una revolución. Creo que se ha trabajado demasiado en el mundo, que la creencia de que el trabajo es una virtud ha causado enormes daños y que lo que hay que predicar en los países industriales modernos es algo completamente distinto de lo que siempre se ha predicado. Todo el mundo conoce la historia del viajero que vio en Nápoles doce mendigos tumbados al sol (era antes de la época de Mussolini) y ofreció una lira al más perezoso de todos. Once de ellos se levantaron de un salto para reclamarla, así que se la dio al duodécimo. Aquel viajero hacía lo correcto. Pero en los países que no disfrutan del sol mediterráneo, la ociosidad es más difícil y para promoverla se requeriría una gran propaganda. Espero que, después de leer las páginas que siguen, los dirigentes de la Asociación Cristiana de jóvenes emprendan una campaña para inducir a los jóvenes a no hacer nada. Si es así, no habré vivido en vano. Antes de presentar mis propios argumentos en favor de la pereza, tengo que refutar uno que no puedo aceptar. Cada vez que alguien que ya dispone de lo suficiente para vivir se propone ocuparse en alguna clase de trabajo diario, como la enseñanza o la mecanografía, se le dice, a él o a ella, que tal conducta lleva a quitar el pan de la boca a otras personas, y que, por tanto, es inicua. Si este argumento fuese válido, bastaría con que todos nos mantuviésemos inactivos para tener la boca llena de pan. Lo que olvida la gente que dice tales cosas es que un hombre suele gastar lo que gana, y al gastar genera empleo. Al gastar sus ingresos, un hombre pone tanto pan en las bocas de los demás como les quita al ganar. El verdadero malvado, desde este punto de vista, es el hombre que ahorra. Si se limita a meter sus ahorros en un calcetín, como el proverbial campesino francés, es obvio que no genera empleo. Si invierte sus ahorros, la cuestión es menos obvia, y se plantean diferentes casos.

Seguir leyendo “Elogio a la Ociosidad de Bertrand Russell”

Elogio a la Ociosidad de Bertrand Russell

Acuerdo de colaboración entre Safe Creative y Attributor

Lo cierto es que parece que fue ayer que conocimos a Rich Pearson cuando trabajaba en Attributor (ahora lo hace de hecho en posterous). Le conocí en mi primer día de trabajo a tiempo completo y en nómina de Safe Creative, en el edificio 42 de Google en Mountain View durante la Primera Tech Summit de Creative Commons, en Silicon Valley.

Attributor es el proyecto líder de tracking de contenidos de texto en Internet, un buscador de plagios y usos ilícitos, como aquellos en los que no se respeta la licencia Creative Commons y por no poner la licencia pasamos a tener un contenido que debiera ser CC a “todos los derechos reservados” por alguien que ni siquiera es el autor.

Nos pareció un proyecto muy interesante y con el tiempo, tras muchos encuentros, reuniones y conversaciones, nos quedó claro que Attributor son sencillamente los mejores. De hecho el año pasado hablé con el responsable de Youtube Music y me dijo lo mismo, y me pregunto si les conocíamos. ¡Pues sí! Les conocemos. Gente fantástica.

Era natural que Safe Creative y Attributor colaboraran y la idea ha sido que desde Safe Creative los usuarios no sólo registren y puedan informar de su autoría de forma centralizada, sino que además puedan recibir información de cómo, dónde y sobre por qué se usan sus trabajos. El acuerdo con Attributor es de hecho el primer paso de otros que estamos ya empezando a dar para ofrecer esta completa plataforma.

Es difícil, no lo dudemos, pero con el tiempo esperamos que la gente se acostumbre al registro y a un sitio independiente que les informe sobre lo que está pasando con sus trabajos.

Bueno, sólo os animo a leer más sobre el tema aquí y a configurar los feed RSS de vuestros blogs para registrar automáticamente vuestros escritos y obtener información de por dónde están siendo copiados éstos.

Acuerdo de colaboración entre Safe Creative y Attributor

Paseando por Newcastle

Pues sí, estoy en Newcastle, más correctamente Newcastle Upon Tyne y os cuento un par de cosillas como quien no quiere la cosa:

  • Tengo poca conexión de Internet, pero me he arreglado bastante bien. El Hotel Imperial tiene  una WiFi gratuita pero por algún motivo no la detecto en mi habitación, así que escribo desde el lobby.
  • He encontrado un par de sitios con WiFi gratuito, como la Mac Store en Eldon Square o un WiFi sorpresa en The Gate (sí, ambos en centros comerciales).
  • Aunque no me creo lo que dicen las religiones me encanta la arquitectura, en especial lo antiguo. He visitado la Catedral de San Nicolás con la sorpresa de que al entrar me he encontrado con un evento de coro y música de chavales. Me he quedado todo el rato. Ha sido genia: el colega Torin Pearse tocando y cantando Three Birds de Bob Marley con un ukelele no tenía precio. Lo juro.
  • Aunque es lo más al norte que he viajado nunca, sin contra cuando sobrevolamos Groenlandia de camino a San Francisco hace unos años, no hace frío. Es más, hace calor. De hecho me dejé las gafas de sol en casa teniendo de camino a Madrid que comprar otras y ¡se me han olvidado todo el día en el hotel! Sí, soy un desastre.
  • He comido en un sitio típico british. He probado la cerveza local de aquí, la Newcastle Brown Ale… ¡y está buena! Lamentablemente la cena de hoy no va a ser tan buena ni tan elegante. Ceno en la habitación, preparando cosas del trabajo, comida de Kentucky Fried Chicken (no tengo perdón, lo sé).
  • Las apuestas del partido del lunes España Honduras están 3 a 1 (sí, hay locales de apuestas con estas cosas)
  • Y ya por último ¿porqué en este mundo tienen que conducir en Inglaterra al revés? Me vuelven loco. Miras como lo haces normalmente en España a un lado y a otro esperando ver en cada momento de dónde vienen los coches antes de cruzar y aquí eso es justo al revés. ¡Vienen del lugar equivocado! Va por tí, Jeremy Clarkson.

Bueno, pequeñas paranoias que quería contar. Mañana estaré por la Universidad de Northumbria en la Cuarta Conferencia sobre el Plagio. Stay tuned!

Paseando por Newcastle