Necesitamos leyes más duras o necesitamos más Netflix

Soy una persona muy interesada en los modelos de negocio en la era digital. Soy firme defensor de estos frente a políticas de criminalización de los usuarios.

Durante una presentación en el marco del Festival Internacional de Cine de San Sebastián he preguntado a un representante de EGEDA, Rafa Sánchez, por el nivel de aceptación y uso de la plataforma Filmotech como alternativa a lo que denominan malos usos de los consumidores que copian ficheros sin autorización de los titulares de los derechos de la obras ahí representadas. Igualmente le preguntaba si pensaban en global, en que Netflix algún día vendrá a España, o si se plantea ir a competir a EEUU.

En parte de la respuesta de Rafa, al que aprecio profundamente, ha señalado que Netflix no ha desembarcado en nuestras costas porque la ley no ofrece suficiente protección a los derechos de los titulares de las obras cinematográficas. El representante del Gobierno de España ha corroborado que esta ha sido la causa fundamental por la que Netflix no ha llegado a nuestras costas todavía y que es una de las motivaciones para endurecer el código penal.

Lo que no sabían es que yo ya había hablado previamente de este tema con gente de Netflix, y ya hace tres años, que me confirmaron que pensaban desembarcar en España a principios de 2011. De hecho eran perfectamente conscientes de los índices de copia no autorizadas en España, no habiendo alternativa para los consumidores siendo ésta su principal motivación para venir a nuestro país. Es por lo que tanto a Rafa como al representante del Gobierno de España les he señalado que yo creía que el motivo de que Netflix no estuviera aquí no tenía nada que ver con la pretendida “descarga ilegal de contenidos” o la “necesidad de endurecer el código penal”, al contrario, si no que obedecía a temas más mundanos; como los inflados precios de licencias para mostrar las obras en este territorio.

Ni han intentado rebatirme,. Así que me da la sensación de que va a ser cierto que la realidad nada tiene que ver con la supuesta desprotección existente en España a nivel de derechos de autor, sino precisamente a tarifas exageradas. El rey está desnudo.

La verdad es que no necesitamos leyes más duras que criminalizan el enlace, lo cual tendrá consecuencias lamentables para todos. Necesitamos competitividad, facilitar a los usuarios llegar a los contenidos con comodidad y con un coste de oportunidad bajo. No hay que buscar escusas para que esto no ocurra. No hay que cambiar y hacer más leyes. Hay que cubrir una demanda real de los usuarios que quieren soluciones, empresas y servicios como Spotify, Netflix o Grooveshark que ofrezcan lo que de otra manera sólo pueden obtener copiando ficheros entre ellos.

Safe Creative #1309255821583

Necesitamos leyes más duras o necesitamos más Netflix

Centrando el tiro

Y sí, en España seguimos sin Netflix. Y eso es grave incluso si pensamos que Netflix está lejos de ser una solución pues no tiene la oferta que debería haber. Netflix es lo mejor que hay por el momento, y eso no es suficiente. Pero es que en España tenemos waki? Ainsss. Es patético, y me consta que no es por culpa ni de Netflix, ni de la gente de Waki, sino de los mamporreros apoltronados de turno que sueñan con que el tiempo vaya marcha atrás de nuevo. Y entre tanto vamos a cargarnos las páginas de enlaces metiendo en la cárcel a sus administradores. Muy bien. Eso es centrar el tiro es un síntoma, pero desde luego alejarnos de tomas las medidas necesarias para una solución. Además, criminalizar el enlace nos empobrece culturalmente de forma extrema. Destruye una ya tocada de muerte Internet y nos aleja de cualquier esperanza de enmienda de unos legisladores que ya se cargaron el derecho a cita hace años.

Safe Creative #1309195787611

Centrando el tiro

Fuera de este mundo

Hace mucho tiempo que no escribo temas de la ley de propiedad intelectual porque, sencillamente, es un caso perdido. Creo que ya no vale la pena, la verdad. La solución ya no vendrá de la clase política, ni de las entidades de gestión.

Hace más de una década que estoy en Internet peleando y si bien mucho ha cambiado, algunos parecen ser total y absolutamente inmunes a la crítica razonada y aplican soluciones a problemas que no existen en los lugares incorrectos de tal manera que, increíblemente, empeoran todavía aún más su propio problema.

Vivimos en un mundo donde la NSA, CIA y FBI nos escuchan y leen activamente, donde los bancos son nuestros dueños absolutos y la cultura está secuestrada por una ley diseñada para un pasado fantasmagórico de escasez de acceso a los contenidos artificial. Nuestros oídos, ojos y labios pertenecen a los caprichos de un dios incuestionable: El Copyright Extremo y Maximalista y el dios Dinero, que van de la mano.

El puente de entendimiento entre los que hacen las leyes y deben hacer cumplirlas y  la sociedad se rompió hace tiempo toda vez que fueron los primeros los que usaron el contrato social para limpiarse tras salir del retrete.

La solución para los creadores pasa por empresas que ven todo de otra manera, aunque tal vez incompleta. Y por liberar su obras del yugo caprichoso de una ley que paradógicamente, al proteger la obra de forma extrema, la hace terriblemente vulnerable a la peor amenaza, el olvido y la no existencia.

Cada uno que sujete su vela. Este barco hace tiempo que hace aguas. Haced acopio de provisiones porque el futuro es frio, gris y está diseñado. Pero es tan rígido que al faltar flexibilidad estallará. Y sólo quedará lo que llevemos en la mochila.

Safe Creative #1309175777090

Fuera de este mundo

Nadie hace nada

Es la principal queja, supongo que de gente que tampoco hace nada. Pero ¿podemos esperar que todos hagan, o hagamos, algo? La verdad es que si tenemos que esperar a que todos hagamos algo, más nos valdría esperar sentados. Existe, eso es cierto, una enorme cantidad de población que no hace nada, o lo que hace perjudica precisamente al resto de población que sí hace o desearía hacer algo.

Pero en todo análisis de la realidad, de lo que se hace o deja de hacer, es importante entender qué está pasando y qué es deseable. Pero independientemente de que pensemos que no se hace nada, algo muy útil, por cierto, para los que quieren que las cosas permanezcan como están, lo importante es hacer lo que cada uno pueda y esté en su mano, o que no estando, o no pudiendo hacer que fructifique se traduzca en apoyo silencioso o sonoro hacia los que sí pueden y ejecutan.

Yo no creo que no se esté haciendo nada. No creo y me niego a creer, que esté todo perdido. Si vamos a pensar en esos términos mejor que no digamos absolutamente nada más. Es hora de proponer y hacer, experimentar y ser intelectualmente honestos. El cambio más importante es el que ocurre en nuestra propia persona, y una vez conseguido es ya una fuerza imparable.

Safe Creative #1309035704082

Nadie hace nada