Fuera de este mundo

Hace mucho tiempo que no escribo temas de la ley de propiedad intelectual porque, sencillamente, es un caso perdido. Creo que ya no vale la pena, la verdad. La solución ya no vendrá de la clase política, ni de las entidades de gestión.

Hace más de una década que estoy en Internet peleando y si bien mucho ha cambiado, algunos parecen ser total y absolutamente inmunes a la crítica razonada y aplican soluciones a problemas que no existen en los lugares incorrectos de tal manera que, increíblemente, empeoran todavía aún más su propio problema.

Vivimos en un mundo donde la NSA, CIA y FBI nos escuchan y leen activamente, donde los bancos son nuestros dueños absolutos y la cultura está secuestrada por una ley diseñada para un pasado fantasmagórico de escasez de acceso a los contenidos artificial. Nuestros oídos, ojos y labios pertenecen a los caprichos de un dios incuestionable: El Copyright Extremo y Maximalista y el dios Dinero, que van de la mano.

El puente de entendimiento entre los que hacen las leyes y deben hacer cumplirlas y  la sociedad se rompió hace tiempo toda vez que fueron los primeros los que usaron el contrato social para limpiarse tras salir del retrete.

La solución para los creadores pasa por empresas que ven todo de otra manera, aunque tal vez incompleta. Y por liberar su obras del yugo caprichoso de una ley que paradógicamente, al proteger la obra de forma extrema, la hace terriblemente vulnerable a la peor amenaza, el olvido y la no existencia.

Cada uno que sujete su vela. Este barco hace tiempo que hace aguas. Haced acopio de provisiones porque el futuro es frio, gris y está diseñado. Pero es tan rígido que al faltar flexibilidad estallará. Y sólo quedará lo que llevemos en la mochila.

Safe Creative #1309175777090

Fuera de este mundo

Nadie hace nada

Es la principal queja, supongo que de gente que tampoco hace nada. Pero ¿podemos esperar que todos hagan, o hagamos, algo? La verdad es que si tenemos que esperar a que todos hagamos algo, más nos valdría esperar sentados. Existe, eso es cierto, una enorme cantidad de población que no hace nada, o lo que hace perjudica precisamente al resto de población que sí hace o desearía hacer algo.

Pero en todo análisis de la realidad, de lo que se hace o deja de hacer, es importante entender qué está pasando y qué es deseable. Pero independientemente de que pensemos que no se hace nada, algo muy útil, por cierto, para los que quieren que las cosas permanezcan como están, lo importante es hacer lo que cada uno pueda y esté en su mano, o que no estando, o no pudiendo hacer que fructifique se traduzca en apoyo silencioso o sonoro hacia los que sí pueden y ejecutan.

Yo no creo que no se esté haciendo nada. No creo y me niego a creer, que esté todo perdido. Si vamos a pensar en esos términos mejor que no digamos absolutamente nada más. Es hora de proponer y hacer, experimentar y ser intelectualmente honestos. El cambio más importante es el que ocurre en nuestra propia persona, y una vez conseguido es ya una fuerza imparable.

Safe Creative #1309035704082

Nadie hace nada