Programa Apollo: La última vez que fuimos pioneros

Hay una frase que me marcó en la película Interstellar: “Tal vez hayamos olvidado que todavía somos pioneros. Que apenas acabamos de empezar. Que nuestros mayores logros no pueden estar detrás. Que nuestro destino está sobre nosotros”.

Revisitando vídeos, películas y artículos del programa Apollo, en el 50 aniversario de la primera vez que Neil Armstrong puso el pie sobre la Luna en nombre de la humanidad, no dejo de pensar que aquella fue una época que ilustra con dolorosa firmeza, como una vez fuimos pioneros. Por última vez nos atrevimos y arriesgamos realmente a ser aquello que nos hace ser humanos. La curiosidad.

Ese tiempo de pioneros, de exploradores, pasó. Dimos marcha atrás, creímos que otras prioridades eran más importantes que nuestra propia humanidad.

Espero realmente que en un futuro próximo volvamos a ser pioneros, recordando el programa Apollo y todos los sacrificios que supuso. Para poner pie de nuevo sobre la Luna y tal vez no muchas décadas después poder pisar la superficie de Marte.

Programa Apollo: La última vez que fuimos pioneros

Y si es ya muy tarde

Round north polePensar como especie es difícil para el ser humano; criatura pensante individualista de relativa corta vida. Pero como especie pensante, consciente de si misma va reconociendo, al menos algunos de sus integrantes lo hacen, que si queremos seguir existiendo como tal, tarde o temprano tendremos que abandonar la Tierra que nos ha visto nacer.

Nuestro tiempo en la Tierra tiene caducidad. Esto es un hecho. Y no conocemos la fecha.

Y es un hecho que actualmente apenas podemos imaginar cómo sería un viaje a otro mundo en otro sistema solar. Estamos hablando de escalas de tiempo que exceden en mucho la duración de una vida humana. Debemos medir los viajes en generaciones, que pueden ser decenas e incluso centenares de ellas.

Así que una de las preguntas que me hago con mucha frecuencia últimamente es la siguiente ¿y si para el ser humano, como especie, ya ha pasado el punto de inflexión para salvarse?

La tecnología que debemos desarrollar debe empezar a desarrollarse ya. No va a aparecer de la noche a la mañana por más que queramos. Necesitamos ingentes cantidades de ciencia base, ciencia aplicada, ingeniería y necesitamos superar retos ni siquiera esbozados todavía.

Poder llevar al espacio en distintas misiones cantidades de humanos suficientes para garantizar mínimamente la persistencia de colonias humanas en otros mundos puede llevarnos cientos e incluso miles de años. ¿Somos capaces de calcular en estas escalas de tiempo? ¿Podemos permitirnos retrasos que nos expongan en el tiempo a cataclismos devastadores? Un pequeño retraso ahora, sin saber cual o por qué motivo, puede ampliarse en el tiempo como las ondas en un estanque al que tiramos una piedra.

Tal vez ya sea tarde. Y eso debería preocuparnos sin duda.

Pero, y esto es lo más importante, tal vez no sea tarde. No lo sabemos, no podemos saberlo. Así que hoy es más importante que nunca el seguir defendiendo la exploración espacial.

No olvidemos lo que Cooper dice en la película “Interstellar“:

Mankind was born on Earth. It was never meant to die here.

Y estoy de acuerdo.

Y si es ya muy tarde