¡Enseñame el dinero!

¿Recordáis esa película, la de Jerry McGuire? Hay una frase que dice Cuba Gooding Jr, “Show me the money!” y amigos, eso es lo que parece que ahora nos pide parte de la industria del cine por iniciativa de Alex de la Iglesia en defensa de una ley que no pretendía cerrar páginas que infringían la propiedad intelectual, sino que administrativamente pretende cerrar páginas que son legales según podemos deducir tras la inmensa mayoría de las resoluciones judiciales hasta el momento. Quieren que  les mostremos de dónde sacar el dinero. Quieren que les enseñemos el dinero, que les digamos dónde están los ingresos en la era digital.

(Nota para la SS de la DF2 que se aprobará, vaya si se aprobará… este vídeo probablemente esté siendo enlazado sin permiso de los titulares de los derechos, ainsss)

Me gustaría que por un momento todos los creadores e intermediarios que defienden un quebranto del estado de derecho reflexionen sobre el tema y lo que están pidiendo. Ahora resulta que quieren hablar con los Internautas ¿con todos? ¿Cómo lo van a hacer? Somos en España unos 22 millones y lo siento, pero el problema de la industria del cine se lo ha buscado, y a pulso. ¡Hey! Y estaban sobre aviso. Han visto lo que pasó con la industria de la música y no  han movido un dedo hasta que ya es demasiado tarde. Quejarse amargamente no cuenta como “mover un dedo”.

¿Quieren soluciones? Primero que pidan perdón público por tanta falacia, mentira y acusación falsa al colectivo de consumidores, internautas y ciudadanos en general. Luego que contraten a buenos asesores, y dejen de hacer lobby para presionar a los más corruptos de los políticos para aprobar leyes que criminalizarán los fundamentos básicos de Internet: copiar y enlazar.

Muchos ciudadanos, e internautas ya de paso, siempre hemos estado dispuestos a hablar, siempre; pero sistemáticamente y durante años sólo hemos sido criminalizados, insultados e ignorados. ¿Ahora quieren nuestra ayuda para sacar una nueva y mejorada disposición final segunda? ¿Quieren que les digamos nosotros cómo ganar ellos dinero? Bien, yo estoy dispuesto una vez negociemos mis honorarios y previa retirada de la DF2 con garantías de que no se volverá a intentar jamás.

Por cierto que muchos de los problemas de la industria no son por causa del intercambio entre particulares sin ánimo de lucro. Mucho tiene que ver con las nuevas fuentes de entretenimiento con las que tienen que competir y que tienen tanto éxito al no sólo no ponen trabas para su intercambio sino que lo fomentan. Mucho también tiene que ver con la desastrosa situación económica que gente como la que les asesora ha producido en el mundo. Como poco esto les debería servir de pista para adaptarse.

Sí, hay que adaptarse y es por el bien de la industria, de la que todavía pueda salvarse, de los autores, de los creadores, muchos intermediarios, facilitadores, ciudadanos, entretenimiento y cultura. Basta de piratería, de la de verdad, la que realiza la industria del entretenimiento que extiende los términos de protección del copyright robando del dominio público, la que impone contratos abusivos a los creadores e hipoteca el futuro de tantos apostando por un negocio, el analógico, que ya no puede ni debe ser reproducido en Internet.

Lo único que no debemos copiar en la era digital es la forma analógica de entender el negocio de los contenidos.

Safe Creative #1012288148816

¡Enseñame el dinero!

Contra la burla al estado de derecho en forma de DF2 LES

Rellena el siguiente formularioRellenando el siguiente formulario puedes enviar un mensaje a los diputados/as del congreso español en relación a la aprobación de la Disposción Final 2 de la LES. Escríbeles lo que consideres oportuno pero sé respetuoso, solo de esta manera nuestras peticiones serán escuchadas.

Nombre:
E-mail:
Asunto:
Mensaje:
Más información: Activando esto expresas que deseas recibir información sobre futuras acciones.

Política de Privacidad

xMailer copyleft Isaac Hacksimov 2009-2010, licencia GPLv3, powered by Hacktivistas.net

Contra la burla al estado de derecho en forma de DF2 LES

Un Espoiler TV contra la Disp 2 de la Ley de nuestros mercenarios politicastros

1. A la Justicia española: Espoiler TV no pertenece a Diario El País SL., como sí lo hace el blog Espoiler. Espoiler TV pertenece a Hernán Casciari, ciudadano italiano con pasaporte número A707424. Espoiler TV no tuvo, ni tiene, ni tendrá jamás un solo anuncio publicitario, ni banners, ni auspicios, ni retribución económica alguna por parte de asociaciones, empresas o particulares. Al contrario: el dueño del sitio pone plata. 2. A las autoridad competente en cada país: Ninguno de los enlaces mostrados en Espoiler TV dirigen a archivos hospedados en este servidor. Los enlaces están aquí porque los han puesto los usuarios, con quienes no nos une parentesco alguno, ni incluso simpatía. Espoiler TV ya les ha dicho a los usuarios, miles de veces, que no lo hagan, que no compartan sus gustos, que no difundan el arte, que en esta época puede ser jodido, pero ellos insisten. Ya no sabemos qué hacer. 3. A los usuarios que descargan el .avi: Al hacer clic en los enlaces de video, afirmas que has visto la serie en su emisión original, o que has comprado el DVD, o que has visto la serie en casa de un amigo, y que lo que quieres hacer ahora es recordarla, volver a verla o enseñarle un pedacito a tu hermana. Al administrador de Espoiler TV no le corresponde ninguna responsabilidad si usas estos enlaces de forma incorrecta; por ejemplo, para encriptar en ellos mensajes del nazional-socialismo. 4. A los usuarios que descargan el .srt: Al hacer clic en estos enlaces de subtitulado, afirmas que eres completamente sordo. 5. Al resto de los usuarios: Si estás afiliado con algún gobierno, grupo anti-piratería u otro grupo relacionado, o has sido un trabajador de estos grupos, no puedes hacer clic en ningún enlace de Espoiler TV. Si lo haces, estás violando el código 412.322.12 del Internet Privacy Act firmado por Bill Clinton en 1995 y podrían ir preso tú, tus amigos, y varios componentes de tu familia que elegiremos al tuntún. 6. Finalmente: Si no estás conforme con estos términos, no uses los enlaces de Espoiler TV, o tendrás que hacer frente a las consecuencias.
🙂
Un Espoiler TV contra la Disp 2 de la Ley de nuestros mercenarios politicastros

El peligro de cerrar webs de enlaces sin juez que entre en el fondo del asunto

Tal y como yo lo veo el peligro del cierre de páginas con enlaces es que se quitan de encima que el juez entre en el fondo del asunto. La clave de hecho es esa. Si una de esas páginas estuvieran cometiendo un ilícito se hubiera visto ya en los tribunales. Pero no ha sido así. Los jueces aplican la ley, para eso están, y no sólo no ven delito, sino que intuyen cierto abuso por parte de algunas entidades de gestión, y compañías de intermediación del entretenimiento.
La percepción para la gente es que irán a por páginas de enlaces y como sí que lo pueden percibir fácilmente como algo ilícito, no dirán nada. No valoran el hecho de que el juez no entre en el fondo pues los medios generalistas, rigurosos ellos y nada sesgados, les han dicho que hay un juez que interviene ¡ojo, sin mencionar que sólo para ver si se puede afectar a la libertad de expresión! En el fondo, y tal y como se ha comentado, se debería ver todo este asunto más por la vía de la competencia deseleal. Y puestos a ver el asunto, habría que verlo como una forma de competencia, con lo que la industria intermediaria del entretenimiento podría competir si se quitara los prejuicios… cosa improbable a estas fechas en las que comprar mercenarios políticos es mucho más barato.

Que los poderes públicos se coman el marrón, total, lo paga el ciudadano de a pie.

Porque reconozcamos que a la industria le resulta mucho más barato que los poderes públicos se coman en “marrón” de cerrar webs que no son ilegales, según todas las sentencias de los últimos tiempos. Ese trato de privilegio de un modelo de negocio sobre otros les ahorra mucho dinero, quebraderos de cabeza, y como irá mal sí o sí, serán nuestros impuestos los que se usarán para pagar cuando toque compensar a aquellos a los que se les ha cerrado una web sin hacer cometido infracción alguna.

En lo que nos atañe hablamos de que esas webs, tal y como ha demostrado la última sentencia, no son ilegales. Enlazar no es ilegal. Pero la noción social de que enlazar contenidos pueda llegar a ser ilegal, es un peligro extremo para libertades fundamentales.

Es muy posible que al final sí que sólo cierren unas cuantas webs. Es muy probable que acaben diciendo “¿ven cómo no es para tanto?”. Y eso parecerá al principio.
Pero ya estará instaurada la noción de que enlazar puede ser delito, aunque no lo sea, y como el juez tiene que valorar lo que la sociedad piensa, pues la noción de “enlace ilegal” se asociará a una infracción de copyright, paso previo a legislar en ese sentido.

Al crear esa percepción social el siguiente paso es el natural y obvio. Como la medida de cierre de webs no surtirá efecto, ya que el problema sigue siendo el modelo de negocio basado en vender soportes asociados a contenidos, y como se obvia de cualquier informe que la industria el entretenimiento en su conjunto está ganando cada vez más, aunque algunos sectores, como los discográficos lógicamente pierdan en detrimento de ventas online, por ejemplo, se aprovechará para reclamar que se vaya finalmente a por los usuarios “ya que no hay más opción”.

Jugada maestra.

Las webs de enlaces mudarán de apariencia. No me extrañaría ver páginas expresando opiniones mientras se enlazan torrents o magnet links en los propios textos o de forma más explícita. ¿Os imagináis un texto construido con frases de títulos de películas donde cada una de estas frases en conjunto expresan una idea y enlazando cada una al magnet link que permite la descarga de la película? Por otro lado me cuesta creer que un juez pueda considerar que un foro donde los usuarios comentan y ponen torrents puede cerrarse sin vulnerar el derecho a la libertad de expresión. Me imagino webs de enlaces con enlaces a contenidos cuyos autores han puesto ahí como recurso a su difusión. Si cierra la web en general vulneran los derechos de esos autores a tener vías de difusión basadas en p2p. Me imagino acciones donde las webs de enlaces solicitarán mirrors que se podrán multiplicar a cientos por cientos de usuarios de todo el país y el extranjero con toda la información de enlaces a descargar P2P.

El efecto práctico de la disposición final segunda de la LES será mínimo. Las ventas de CDs y DVDs de hace unos años no volverán. No pueden volver. Olvidad el asunto. Ahora se baja de Internet de una manera u otra. Como las industrias del entretenimiento sólo ofrecen a los volubles políticos y los sumisos medios una parte muy sesgada del presunto problema seguirán mostrando la inexorable caída en la venta de soportes. Lo asociarán a que la medida de cierre de webs no ha sido suficiente porque, por algún truco de la estadística que se inventen, es obvio la gente usa mucho P2P, o, no os lo perdáis, FTP.

Siguiente paso será algo parecido a HADOPI basado en la adopción de ACTA.

No será difícil porque la percepción de enlazar y facilitar el acceso como delito se habrá instaurado en el imaginario de la sociedad. El meme habrá triunfado y la cultura, pero sobre todo los artistas y la sociedad, habrán perdido una inmejorable oportunidad de liberarse del prejuicio de que valor es igual a precio y explorar juntos nuevos modelos de negocios basados en la interacción más directa, sin tanto intermediario parásito.

El peligro de cerrar webs de enlaces sin juez que entre en el fondo del asunto

La Disposición Final Segunda de la LES nos está negando el futuro

Hemos hecho llegar este mensaje a todos los diputados y diputadas:

Este martes 21 de septiembre de 2010, se acaba el plazo para que los grupos parlamentarios puedan aportar sus enmiendas a Ley de Economía Sostenible y, con ella, la Disposición Final Segunda (anteriormente Disposición Final Primera) o ‘Ley Sinde’ que ataca los derechos fundamentales en Internet en favor de lobbies industriales que no quieren reconvertirse. La misma disposición cuya retirada cientos de miles de ciudadanos y ciudadanas han pedido de todas las formas.

Recordamos además que esta disposición se ha introducido de espaldas al propio parlamento: ha sido creada mientras una subcomisión parlamentaria estaba trabajando sobre la reforma de la Ley de Propiedad Intelectual. La Disposición Final Segunda ha sido introducida en la Ley de Economía Sostenible sin escuchar las conclusiones de dicha subcomisión que propone una reforma en profundidad de la Ley de Propiedad Intelectual para encarar con seriedad y beneficio general los problemas generado por las innovaciones de la era digital. La Disposición Final Segunda tiene que caer también porque representa un desprecio a la labor de los diputados que son los reprentantes de los ciudadanos y ciudadanas de este país.

Queremos también recordar a los diputados que la ciudadanía pide que se desactive una ley que no ampara los derechos mínimos:

1 – No se puede concebir una ley que afecta a intereses particulares y no generales donde el juez no pueda entrar en el fondo del asunto, ofreciendo todas las garantías legales a los ciudadanos y emprendedores que están operando en Internet. Cerrar el acceso a un sitio web puede devastar la economía de un pequeño y mediano emprendedor. Los ciudadanos no debemos asumir la reconversión de las ‘majors’.

2 – No se deben mezclar asuntos del orden de la competencia desleal, como puede ser lucrarse del trabajo de otro sin que esto repercuta sobre este último, con la libertad de enlazar, citar y compartir, que son la esencia misma de Internet, una herramienta crucial para el futuro.

3 – Es inadmisible que se legisle en favor de un sector económico atrasado en su reconversión a expensas de los emprendedores que están ya implementando las oportunidad de la era digital. El Ministerio de Cultura no está a la altura del alcance del problema. Ha invertido un tercio de sus recursos en industrias culturales y ahora necesita una comisión nada imparcial para rentabilizar estos recursos, distorsionando el desarrollo normal de la economía cultural. Antes el ladrillo, ahora la copia. No reproduzcamos una burbuja de los contenidos de entretenimiento.

El respeto y la comprensión de las opciones que ofrece Internet son la salida de la crisis. La disposición final segunda de la LES nos está negando el futuro.

Comunicado de RedSOStenible. Si estás de acuerdo, copia y pega en tu blog o web.

La Disposición Final Segunda de la LES nos está negando el futuro

La disposición final segunda de la LES adultera el estado de derecho

Vía Carlosues en Filmica:

Hoy se ha prolongado el plazo para que los grupos parlamentarios puedan aportar sus enmiendas a Ley de Economía sostenible y, con ella, la Disposición Final Segunda (anteriormente Disposición Final Primera) que ataca los derechos fundamentales en Internet en favor de lobbies industriales que no quieren reconvertirse. La misma Disposición cuya retirada cientos de miles de ciudadanos han pedido de todas las formas.
Queremos aprovechar esta ocasión para recordar a los diputados que la ciudadanía quiere que se desactive una ley que no ampara los derechos mínimos:

1 – No se puede concebir una ley que afectan intereses particulares y no generales donde el juez no pueda entrar en el fondo del asunto, ofreciendo todas las garantías legales a los ciudadanos y emprendedores que están operando en Internet. Cerrar el acceso a un sitio Web puede devastar la economía de un pequeño y mediano emprendedor. Los ciudadanos no debemos asumir la reconversión de las Majors.

2 – No se deben mezclar asuntos del orden de la competencia desleal, como puede ser lucrarse del trabajo de otro sin que esto repercuta sobre este último, con la libertad de enlazar, citar y compartir, que son la esencia misma de Internet, una herramienta crucial para el futuro.

3 – Es inadmisible que se legisle en favor de un sector económico atrasado en su reconversión a expensas de los emprendedores que están ya implementando las oportunidades de la era digital. El ministerio de Cultura no está a la altura del alcance del problema. Ha invertido un tercio de sus recursos en Industrias Culturales y ahora necesita una Comisión nada imparcial para rentabilizar estos recursos, distorsionando el desarrollo normal de la economía cultural. Antes el ladrillo, ahora la copia. No reproduzcamos una burbuja de los contenidos de entretenimiento.

El respeto y la comprensión de las opciones que ofrece Internet son la salida de la crisis.

La disposición final segunda de la LES adultera el estado de derecho

Día del libro y el autor vs día de los lobbys de la propiedad intelectual

Una gran amiga me pide que publique este texto:

El próximo 23 de abril se celebra el Día del Libro, dedicado al reconocimiento de la cultura y de los autores que la crean. En el transcurso de los años, las multinacionales del copyright han ido transformando el sentido de esta celebración con el fin de favorecer sus intereses, y así, hemos llegado a ver cómo pretenden que celebremos el “Día de la Propiedad Intelectual“.

Aprovechando el desconocimiento general de ciudadanos – y a veces también de gobernantes- sobre propiedad intelectual, intentan confundirnos y hacernos creer que “Copyright” y “Derecho de Autor” significan lo mismo, cuando en gran número de ocasiones son conceptos contrarios e incluso incompatibles.

Sin ser grandes entendidos en leyes, podemos saber que el “Derecho de Autor”, trata sobre el reconocimiento de autoría sobre una obra, y que el autor tiene derecho a ese reconocimiento, así como a decidir sobre su difusión, su transformación, y también a percibir remuneración por ese trabajo de creación. Está reconocido en la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

El “Copyright” es el derecho de hacer copias de una obra, y de percibir dinero por ellas. Surge de la necesidad de controlar los derechos de edición de las obras, y ganar dinero con dichas ediciones y copias.

El Copyright se nutrió de la necesidad de los autores de ser editados, lo que antes no podían hacer por su cuenta, y para ello, “cedían” -vendían- los derechos sobre su obra a cambio de ser editados. Los editores, y los que se hicieran con esos derechos, pasaban a ser los “derechohabientes”, teniendo así la propiedad sobre parte de la obra y los beneficios que generase. Esto es lo que se llama “Propiedad Intelectual”, que no quiere decir que sea propiedad de los autores.

Por tanto, vemos que para difundir su obra, el autor se veía obligado a desprenderse de parte de sus derechos sobre la misma, y así, de alguna manera, el Copyright es precisamente lo contrario del Derecho de Autor, aunque en la actualidad haya una industria interesada en hacernos creer que ambos conceptos son lo mismo. Lo veremos el próximo 23 de abril, y lo vemos todos los días que escuchamos a algún representante de la industria cultural o del entretenimiento, en la que se incluyen las entidades de gestión de derechos como la SGAE, decir que “el Copyright, o la Propiedad Intelectual, es un Derecho Fundamental Reconocido en la Declaración Universal de los Derechos Humanos”.

Lo que sí es un derecho fundamental es el Derecho de Autor, que ahora, con las nuevas tecnologías y sobre todo, con Internet, cada vez es más posible para los autores, al necesitar cada vez menos ceder sus derechos para difundir su obra.

Por todo esto, el 23 de abril debe seguir siendo el “Día del Libro”, o el “Día del Libro y del Autor”, pero no permitamos que sea el “Día de la Propiedad Intelectual”.

Día del libro y el autor vs día de los lobbys de la propiedad intelectual