Paraísos perdidos

Los autores tenemos ciertos derechos morales sobre nuestra obra, pero lo inmaterial es por naturaleza distinto de lo material y puede ser copiado sin que se pierda la noción de quién creó esa obra. Cuando sólo unas pocas industrias podían hacerlo, parecía lógico que se dieran ciertos monopolios a los creadores para así ser remunerados cuando las industrias ganaban dinero con sus contenidos, pero siempre nos basamos en eso, en un monopolio, en forzar una tuerca para que todo vaya bien y confiar en que nadie más se de cuenta de que todo se sostiene sobre un hielo muy delgado. En cualquier caso era fácil identificar al infractor y tomar medidas.

Pero cuando lo digital muestra de forma científica que los contenidos pueden ser copiados y transmitidos por cada uno de los ciudadanos ¿acabamos con dicha habilidad? ¿O nos concentramos en crear contenidos y servicios alrededor de éstos para capturar la cada vez más escasa atención y fidelidad?

Vivimos en un cambio drástico de la economía de la escasez analógica a otra de superabundancia digital y no sólo de contenidos sino de pequeños y grandes nuevos creadores que no tienen que necesariamente vivir de lo que han creado.

La calidad se seguirá premiando y se seguirá pagando, sin duda, pero en este cambio muchos caerán y así lo harán sus modelos de negocio como en su día ocurrió con los aguadores, los juglares, los fabricantes de hielo o los conductores de carromatos…

Triste tal vez, pero real como la vida misma, como que al compartir contenidos el autor no pierde su contenido salvo que le plagien, en cuyo casi sí está siendo víctima de la piratería.

Pero no intentemos ir contra la marea de la realidad. Si de algo es capaz el ser humano es de afrontar con éxito toda clase de desafíos. El desafío digital no es un problema. Es una gran oportunidad si se sabe ver con la perspectiva que recordar el pasado nos puede dar.

Texto por Mario Pena en el Dominio Público
Safe Creative #0912045064285

Paraísos perdidos

Sociedad fallida

Puede que como sociedad hayamos fallado si finalmente juzgamos a nuestros jóvenes como criminales por el hecho de compartir contenidos.

El reciente caso de Joel Tenenbaum muestra de forma clara y sin lugar a dudas la saña y el desprecio de gran parte de la industria del entretenimiento hacia una juventud que despierta del engaño de unas leyes injustas, obsoletas y absurdas.

Las cabezas de turco y los importes exigidos son escala por la que medir el miedo oculto de una industria y una sociedad aterrorizada por la inevitable realidad digital que desafía todos los dogmas que durante unos pocos siglos se han impuesto contra toda lógica o sentido común.

Como conclusión podremos deducir que la industria, representada por la RIAA, no ha demostrado razón alguna en su planteamiento sobre el copyright restrictivo, sólo se han reafirmado sobre lo que ya conocemos; que tienen fuerza y que carecen de eso llamado escrúpulos. Han demostrado que tienen dinero y pisarán a quien sea preciso con tal de mantener el engaño que han vendido a sus accionistas en la ingenua creencia de que podrán mantener modelos de explotación y distribución analógica en un entorno digital. Sin duda son muchos sueldos y muy altos de asesores y abogados que dicha industria alimenta.

Sin embargo cada uno de nosotros tiene responsabilidad en este peligroso juego. ¿De verdad queremos una sociedad en la que consideramos a nuestros hijos criminales por el hecho de acceder a y compartir contenidos de la manera que la realidad tecnológica, la realidad de los propios contenidos y el futuro sugieren?

Si es así, entonces ya hemos fracasado socialmente, si es que no lo habíamos hecho antes con tantas otras cosas en el fondo mucho más graves. Si no vemos el peligro y lo absurdo de esta postura mejor haríamos en hacernos a un lado y dejar que una nueva generación tome nuestro lugar. Tal vez ellos, venidos al mundo en pleno nacer de la era digital, sean capaces de cambiar las leyes y dejarán de verse a ellos y a su futura desdendencia como los malvados seres que algunas industrias nos pretenden hacer creer que son.

Sociedad fallida

Fotos de la concentración a favor de las nuevas tecnologías en Bilbao

El sábado 2 de Mayo estuvimos en la concentración a favor de Internet y las nuevas tecnologías en general con el P2P como ejemplo concreto. Al principio no había mucha gente, pero la cosa se fue animando poco a poco.

La concentración reunió a unos 20 activistas y a medio centenar de viandantes y curiosos en general que se acercaron a ver qué era aquella loca de idea de compartir cultura sin cobrar a cambio. Un nuevo concepto que la juventud comprende con más facilidad que la corrupta clase política vendida a los lobbys de presión de modelos de negocio obsoletos.

Aquí una breve crónica en fotos:

Proceso de concentracion

Al principio había poca gente, apenas una docena de activistas. Para identificarnos, porque la calle estaba muy concurrida, nos fuimos acercando al portal donde está la sede de tal vez la entidad más amiga de la tecnología y el avance que trae Internet. La sede de nuestra amada y justa entidad de gestión está en en pleno centro. Cómo se nota donde hay dinero.

Girls pass by

Ya una veintena de actistas llamaron poderosamente la atención de unas atractivas muchachas. Sin embargo siguieron su camino sin detenerse a recoger alguna de las películas que allí se ofrecían. Bonitas piernas, por cierto.

Preparando la escenaEl cámara que grabó para La Sexta prepara el “set” para grabar el acontecimiento.

David protesta

Si a alguien nos debemos es a los chavales. Para que lo que pudo ser la liberación de la cultura no se convierta en un nebuloso recuerdo en una Iinternet prostutuida y transformada en un canal de televisión lleno de sólo basura. No queremos una Internet que sirva de altavoz a la propaganda de unas industrias que rechazan con uñas y dientes que la gente tenga y fomente el pensamiento crítico.

Curiosidad

Costaba dar el primer paso. Muchas películas para mirar y escoger y nadie se atrevía a dar el primer paso, pero al final lo dimos.

Copia privada contra top manta

Hasta oscuras conversaciones entre los lobbys de la industria obsoleta del entretenimiento y representantes del top manta, el enemigo era precisamente el Top-Manta. Pocos Internautas han usado estos servicios. Una de las maneras más efectivas de acabar con la piratería es potenciar la copia privada en la ley.  Aquí un ejemplo ¿pagarías a los manteros si puedes conseguir los contenidos gratis?

Seleccionando

En cuanto demostramos que los CDs no muerden, salvo por el precio en el que se ponen gracias al justo, necesario y totalmente equitativo canon de la SGAE permitido por los maravillosos y nada mentirosos políticos que nos representan, las películas fueron volando de su improvisada “manta”.

Curioseando la oferta digital

Conforme avanzaba la tarde la gente se empezó a animar. Es fácil explicar la realidad digital cuando das ejemplo y regalas, cuando no cobras, cuando cobrar carece de sentido. Si no hay ánimo de lucro ¿puede realmente haber delito? El delito sería mantener una ley injusta como la de la propiedad intelectual en los términos actuales que criminalizan a estas personas que se ven por la calle. Esa parece la intención de los principales partidos políticos, incluidos PP, PSOE, IU, etc…

DecisionesUna vez comienza una persona a buscar títulos, el resto de la gente se animaba. La chica de la imagen con chaqueta blanca decía “pero esto es piratería” a lo que respondíamos “¿quien te está cobrando algo por esto?”. Curiosamente es cierta entidad la que cobra…

La juventud entiende la realidad

El futuro ya no es nuestro, sino de nuestros hijos. Ellos comprenden que compartir no puede ser malo. Si permitimos que la criminalización de toda una sociedad prosiga ¿cómo podremos mirarnos al espejo en adelante?

La noticia con video en La Sexta: http://www.misexta.tv/home/1_0/0/437223

Más imágenes en flickr.

Fotos de la concentración a favor de las nuevas tecnologías en Bilbao