Entendiendo qué es hoy Internet

He aquí un recordatorio de lo que es hoy Internet y de lo que hubiera podido llegar a ser si no llega a ser por los politicutres que hemos elegido y han decidido destruir (vía wwwhastnew):

http://vimeo.com/moogaloop.swf?clip_id=9641036&server=vimeo.com&show_title=1&show_byline=1&show_portrait=1&color=ffffff&fullscreen=1

JESS3 / The State of The Internet from JESS3 on Vimeo.

Entendiendo qué es hoy Internet

¿Cual sería tu último tweet si mañana se acabara el mundo?

vía Marilink un divertivo video que nos pregunta ¿cual sería tu último tweet si supieras que mañana mismo se acaba el mundo?

No estoy seguro, pero me gustaría pensar que el mío sería “Bye, World!” aunque seguramente sería alguna otra cosa del estilo a lo que se dice cuando se transmite en directo algo y todo a tu alrededor se desmorona encima: “oh, shit, gotta run now”.

¿Cual sería tu último tweet si mañana se acabara el mundo?

Las adicciones de Internet

Como cualquier fenómeno Internet tiene grandes ventajas y también grandes peligros. De alguna manera la Red está creando nuevas formas de adicción y no piensen que no me incluyo entre los adictos a algunos de estos fenómenos. Ayer hablando con unos colegas del trabajo estuvimos comentando sobre Twitter y sobre la necesidad compulsiva de ciertas personas de comunicar permanentemente sobre ellos.

Creo que Twitter y otras redes sociales merecen estudios y reflexiones. Una de las reflexiones va en camino de si la necesidad de comunicar en todo momento todo lo que hacemos o pensamos no se está convirtiendo en un extraño fenómeno, un Gran Hermano inverso en el que en lugar de ser espiados y controlados por el Estado, alegremente informamos a todos, sin restricción alguna sobre nuestros movimientos, estados de ánimo, pensamientos, etc.

¿Estamos renunciando sistemática, casi patológicamente a nuestra privacidad? Como todo hay grises. No todo es blanco o negro. No todo el mundo cuenta todo en Twitter, pero sí aparentemente muchas cosas que realmente no deberían contar, o que no aportan nada realmente al resto de la gente… ¿o tal vez sí?

En cualquier caso creo que todos debemos aprender a reflexionar un poco sobre el tiempo que pasamos comunicando y el tiempo que pasamos simplemente pensando, privadamente, en silencio.

Nunca es bueno el exceso, y en un mundo en el que las fronteras y los límites de disipan gracias a Internet, es más importante que nunca reservarnos un espacio de intimidad, de secretos, de anonimato.

Las adicciones de Internet