Entre “voces y amos” anda el juego

Y es que esto de “quien decide qué” cada día adquiere más relevancia. La eterna pregunta, ¿Qué fue primero? ¿El huevo o la gallina? Esta disertación al respecto de quien demonios decide las cosas y quien las propaga me tiene loco, parecerá quizás una ensalada mental pero en el fondo no lo es tanto

Todo esto viene a colación de las acuñaciones del término pirata; sí, ya se que es un tema muy sobado pero sigue sin estar claro. A ver, el término “pirata” debe de aplicarse -en el ámbito que nos ocupa, evidentemente- a aquellos que se dedican a vender música sin pagar los correspondientes derechos de autor: Top’s Manta y similares. Es decir, gente que comercia de forma ilícita con un producto. Claro, que por extensión los tipos que venden bolsos falsos, o gafas falsas, o ropa falsificada, también entrarían pues dentro de este paquete de “piratas” Por hablar con propiedad, delincuentes, gente que tiene un muy lucrativo negocio por cierto.

Bien, entonces un ciudadano que se descarga una canción, o una foto (por poner un par de ejemplos), que usa para, por ejemplo, poner la foto de fondo de pantalla o para su teléfono celular y que escucha la canción en su reproductor de MP3, que no obtiene otro beneficio que el “intelectual” o placentero, ¿es un pirata y por extensión delincuente? Pues va a ser que no. Esa persona que descarga música (la cual esta sujeta a derechos de autor), que la usa para escuchar y obtener un solaz personal no es por tanto un delincuente. Bien, al menos así lo están dejando claro -y cada día en mas países- los tribunales.

Por tanto ese discurso que se empeñan en trasladar determinadas entidades (vale me mojo, la SGAE y Adláteres) no me vale. Porque yo me pregunto, ¿quien marcó las pautas de tal definición extensiva? No fue evidentemente la SGAE, fue la industria -vamos los que corta(n/aban) el bacalao-, esa misma industria que está al borde de la desaparición (cosas de la selección natural y las teorías de la evolución). Bien, por tanto fueron ellos los que decidieron que fuésemos todos unos vulgares chorizos, se marcaron una especie de biblia de tres al cuarto con un evangelio y se lo inculcaron a sus apóstoles (quizás quedaría mejor subordinados ¿no?). Estos últimos agarraron el jodido evangelio y como si se les hubiese aparecido un ángel anunciador se dedicaron a ir con la buena nueva por el mundo. Además usando un procedimiento muy “religioso”: Si no crees en mi Dios vas al infierno y estás condenado, sin embargo si crees en mi Dios eres un tío majísimo (tonto pero muy majo). Y luego decimos que los Ayatolás son unos radicales por decir lo mismo.

Claro, a estas alturas ir con semejante cuento chino, pues la verdad, no triunfas nada. Es como lo de la virginidad de la Britney Spears, a parte de desencajarte las mandíbulas poco mas le puedes sacar al tema. Y claro, como a esa religión no se apunta ni Dios, pues llega el tío listo, ese que escribió la biblia de marras y dice: Pues esto es por las buenas o por las malas ¡Me los mande a todos al infierno! Y el mundo rebosante de pecadores. Digo yo que aquí se cumplirá también lo del “Haced lo que yo digo pero no lo que yo hago

Y claro, como lo del fuego eterno y tal, a parte de provocar mas risa aún que lo de la Britney Sperm (uysss, Spears, en que estaría yo pensando) no funcionaba, pues a estacazos. Y agarran a un grupo de tipos mas asustadizos aún (los políticos vamos) y les fríen la neurona que aun les funciona para que se marquen una serie de leyes (amparadas por decretos reales y todo, ¡que nivel!) que conviertan su religión divina (caduca, adocenada y arcaica) en ley humana. Lo que los legisladores (por no llamarlos otra cosa que me veo en un calabozo) no pensaron (no podían por cierto, la neurona se les frió) es que increíblemente ellos mismos se estaban condenando. Por tanto tenemos a una iglesia, a la cual nadie se apunta, pero que nos cuesta una pasta, y para mas “inri” si no sigues su doctrina vas al talego, iglesia que además esta protegida por una ley “realmente” terrenal y un diezmo que para sí lo hubiese querido la iglesia” Católica, Apostólica y Romana.”

Y claro, la gente , que no es tonta, se pasa por la conjunción de las ingles el discursito este de marras, por muy “real” que sea. Y no contentos con ello ponen a caer de un burro a la citada iglesia. Y le endilgan todo tipo de apelativos -nada cariñosos por cierto- que evidentemente a estos tipos no les hace ninguna gracia. Apelativos referidos a mujeres de conducta relajada, amigos de lo ajeno y otras lindezas. Y en pro de la defensa de su honor se lían a meter pleitos a diestro y siniestro. Pero claro, por la misma regla de tres, yo también me siento ofendido en mi honor. Estos señores me han convertido en delincuente porque a ellos les venía bien. Es decir, están ofendiendo mi honor, ¿me tildan de malhechor y yo me tengo que callar? ¿Qué pasa, hay doble rasero? ¿Les puedo poner un pleito yo también?

Y es que esto se ha llevado hasta el paroxismo. Ya me veo yo un canon en los sonotones, que para el caso deberían de estar sujetos al canon de marras también y a este paso la industria del Porno (que también es muy poderosa) se apuntara a la puñetera iglesia y dirá que claro, sus obras también están protegidas por derechos de autor y nos atizaran un canon. Y los preservativos costaran un huevo y la yema del otro, las muñecas hinchables habrá que comprarlas en las tiendas de los chinos y el Interviu habrá que comprarlo con la Visa Oro. Por tanto si un padre entra en la habitación de su vástago y lo encuentra en pleno proceso de masturbación frente al ordenador le dará un pasmo. Y no porque su hijo sea un sátiro cargado de hormonas o que el filtro de control parental de Microsoft sea una mierda, no, será porque su hijo es ¡un delincuente! -¡¡¡Hijo mío, te la estas cascando y no hemos pagado el canon, como se entere la SGAE te meten en la cárcel!!!- A dónde vamos a llegar…

En fin no me queda mas que recomendar que los legisladores, los tíos listos de la industria y allegados cambien de tercio de forma inmediata o en su defecto, se cojan unas escobitas y me barran el Sahara y hasta que no este bien limpio, ¡Por favor, no vuelvan!

Texto de Daniel Comin bajo licencia (cc) by-nc-nd encontrado en Zona Musical.

Entre “voces y amos” anda el juego

3 Fotografías copyleft de las pasadas tres semanas

Las últimas tres semanas no he podido seleccionar y publicar la fotografía copyleft de la semana, porque laboralmente estoy metido en varios proyectos muy interesantes pero que requieren de muchas horas dentro y fuera de la oficina.

Hoy os muestro tres fotografías que considero muy interesantes para incluir en esta sección. Son tres fotos muy distintas de tres fantásticos artistas, espero que os gusten:

————————————————————————

Fotografía por Chicchun con licencia (cc) by-nd. Más imágenes aquí.
Elegida por la plasticidad que se demuestra, el suave juego de luces y sombras. La sensualidad que respira y la indudable naturalidad de la pose.
————————————————————————
Imagen por Peter Bowers con licencia (cc) by-nc. Más imágenes aquí.
Elegida por la maestría demostrada en la toma. Calidad extraordinaria. Homenajea un gran artista que se ha pasado hace muy poco a licencias creative commons. El color, la sensación de espacio, la post edición grave, pero adecuada. Es una de las mejores fotografías que he visto jamás.
————————————————————————

Imagen por Francisca Ulloa con licencia (cc) by. Más imágenes aquí. Blog de la autora aquí.
Elegida por su sencillez, el contraste y la harmonía. Inspira pensamientos de qué pensará la modelo, y por supuesto, unos ojos preciosos.

——————–
Encuentra más fabulosas fotografías bajo licencia (cc) en Flickr.com

3 Fotografías copyleft de las pasadas tres semanas