Cuando SGAE se disputa el top de Meneame

screenshot.jpgLas acciones de SGAE en los últimos tiempos están ganandole a la entidad de gestión de derechos de editores una merecida popularidad que pugna incluso con una conocida banda terrorista. Esto se puede comprobar muy a menudo en http://meneame.net, donde se muestran las etiquetas más populares.
Es aún más, las acciones de la SGAE siempre han sido, seguramente irreflexivamente, comparadas con las de esa banda asesina. Evidentemente no se pueden comparar, pero sí queda la molesta sensación de analogía que nos viene siempre a la mente al comprobar que lo que mueve a SGAE es exclusivamente el dinero y el poder, algo común a las ambiciones de casi todas las bandas criminales de todo tipo. Eso no significa que se parezcan, simplemente que da mucho que pensar.

La SGAE envía cartas exigiendo pagos, no se cansan de insinuar que les gustaría mucho ver a muchos ciudadanos entre rejas. La SGAE se apoya en la inoperancia de los políticos para ofender la inteligencia de los usuarios de Internet y las nuevas tecnologías en general.

Además la forma de organizarse es muy similar a otras organizaciones de carácter más sospechoso. Un grupo mandando sobre unos cuantos que no tienen poder de decisión en absoluto. La opacidad es práctica común en una entidad que nación para defender a los autores de los editores y se están convirtiendo en una lacra para la cultura al defender los intereses de los editores exclusivamente. Y ni siquiera lo hacen bien.

Cuando SGAE se disputa el top de Meneame

Fnac y Virgin empiezan a eliminar el DRM de su catálogo online

En una sorpresiva maniobra Fnac y Virgin comienzan a quitar el DRM de parte de su catálogo. Se viene avisando desde hace tiempo que las medidas del tipo DRM son negativas para los que las emplean y con clara visión de futuro estas dos grandes empresas han optado por ir eliminandolas progresivamente. Creemos que el movimiento es acertado aunque insuficiente.

Eliminar el DRM debe ir acompañado de un descenso de precios y del uso de las nuevas tecnologías de difusión de contenidos para llegar a más ciudadanos. En cualquier caso es una medida bienvenida por todos aquellos que prefieren pagar por unos conenidos y tener cierta garantía de que serán reproducibles en sus dispositivos.

Esta forma de funcionar, radicalmente opuesta a la tendencia de Microsoft y otras compañías acabará imponiéndose y la industria en general tendra que, por poco que le guste, empezar a respetar a sus usuarios.

Fnac y Virgin empiezan a eliminar el DRM de su catálogo online