Piensa, imagina, haz

Piensa en esa persona a la que tanto quieres, esa persona sin la cual no crees que pudieras vivir. Puede ser un hermano, una hija, un padre, una novia…

Ahora imagina que esa persona cae gravemente enferma y que te confirman lo peor, que morirá pronto si no aparece un donante de médula ósea.

¿Cómo te sientes? ¿Qué haces?

Cada día esa persona está peor. Intenta sonreir y tu le sonries a ella, pero sientes que se va desvaneciendo poco a poco llena de dolor.

Sólo puedes pensar en que la vas a perder para siempre. Y que no puedes hacer nada más. No eres un donante compatible.

Pasa el tiempo y sólo queda esperar ya lo peor.

Cada día es más difícil sonreir.

El dolor empieza a ocupar cada resquicio de esperanza.

Entonces un día recibís una llamada. Cuando ya todo parecía perdido os avisan de que han encontrado a alguien compatible en algún lugar remoto, alguien a quien no conoces y probablemente jamás conocerás es compatible con esa persona que tanto quieres y que ibas a perder. Os dicen que la donación es arriesgada pero que hay muchas posibilidades de que la persona esa que tanto amas vaya a estar de nuevo bien y junto a ti por mucho tiempo, un tiempo que antes de que sonara el teléfono parecía perdido.

¿Cómo te sentirías? ¿Qué le dirías a esa persona que anónimamente ha salvado esa vida que tanto aprecias, que tanto significa para ti porque en el fondo es tu propia vida? ¿Serías capaz de expresar la gratitud que sientes con palabras?

Ahora deja de imaginar porque hay gente que está esperando que alguien como tú se convierta en ese ser anónimo y remoto que puede tomar la decisión de hacerse donante y salvar sus vidas. Hay gente que puede recibir esa maravillosa llamada que les llenará de una infinita gratitud hacia ti a pesar de tal vez jamás llegar a conocerte en persona.

Recuerda cómo te podrías sentir estando a un lado del teléfono, y cómo puedes ser al mismo tiempo la causa de tanta alegría.

Dona médula ósea.

====

Si tienes entre 18 y 55 años y quieres donar, por favor visita:

http://www.fcarreras.org/es/

Si eres del País Vasco, por favor, ponte en contacto aquí con la coordinación de donantes:

OSAKIDETZA
Coordinación de Trasplantes
Alameda de Recalde, 39 A
48008 Bilbao

Telf.: 94 403 36 01

Vale la pena.

Safe Creative #1110190332283cc by-sa

Piensa, imagina, haz

Una de esas pequeñas historias

Os voy a contar una de esas pequeñas historias con la que de vez en cuando nos cruzamos en los noticiarios. Es necesariamente pequeña porque su protagonista es pequeño. Pero no os voy a engañar, la lucha que tiene por delante es enorme y debe servirnos para reflexionar sobre lo que somos y lo que podemos hacer por los demás, que es mucho.

Es la historia de Iraitz. Tiene cuatro meses y hace unos pocos días le han diagnosticado un tipo muy raro de leucemia. Ahora está en tratamiento con quimioterapia y necesitará un donate de médula ósea. Es la misma historia que hemos oído tantas veces antes pero que siempre pensamos que le ocurre a otras personas. A su lado, en la misma sala de tratamiento hay varios niños pequeños más, todo un triste record nos dicen. Otros niños que sufren junto a sus familias que se sienten necesariamente impotentes ante esta terrible enfermedad que no entiende de edades.

Hacía ya mucho tiempo que quería ser donante de médula, pero por un motivo u otro nunca encontraba el momento de informarme hasta que hace unas semanas me decidí a hacerlo a raíz de una noticia de otra persona que necesitaba médula. Me puse en contacto con la Fundación José Carreras para obtener información que enseguida me hicieron llegar con un teléfono de contacto. Iba a llamar justo cuando recibí otra llamada de un familiar contándome que le habían diagnosticado leucemia mieloide aguda megacarioblastica (M7) a Iraitz, con sólo cuatro meses, al que por ahora, sus padres, todavía tienen fuerza para arrancarle alguna sonrisa desde su cama en el hospital.

Es sorprendente hasta que punto cambia nuestra percepción del sufrimiento cuando éste se ceba en alguien cercano. El mundo parece detenerse durante unos segundos.

Y cuando lo que podemos hacer por alguien que sufre es tan relativamente sencillo y en cambio lo que se recibe es tan grande, tan grande como la vida, no puedo dejar de pensar en lo importante que es ser donante con especial incapié en serlo de médula, un tipo de donante tan escaso como necesario. Un donante que todos podemos llegar a necesitar para nosotros o alguien a quien queremos mucho.

Lo que os pido no es que os lo pida únicamente por Iraitz y sus padres porque les quiera al ser cercanos a mi, sino por él y por todos los que tienen alguna oportunidad más, por pequeña que sea, de salvar la vida gracias a tu decisión de donar médula ósea.

Ahora sólo deseo que el proceso de comparación sea lo más rápido posible y me llamen porque me han encontrado una compatibilidad. Soy consciente que es poco probable que casualmente sea compatible con Iraitz,  pero ójala entre todos podamos encontrar esa oportunidad que merece Iraitz, los otros niños de la sala de tratamiento y todos los demás pacientes del mundo, sin importar su edad, para que puedan seguir sonriendo como todavía lo hace este pequeñín.

====

Si tienes entre 18 y 55 años y quieres donar, por favor visita:

http://www.fcarreras.org/es/

Si sois del País Vasco, por favor, poneos en contacto aquí con la coordinación de donantes:

OSAKIDETZA
Coordinación de Trasplantes
Alameda de Recalde, 39 A
48008 Bilbao

Telf.: 94 403 36 01

Vale la pena.

 

Gracias

Mario Pena (si quiere contactarme haz clic en este enlace en el que hay un correo para que me puedas escribir)

Safe Creative #1110180323949

Una de esas pequeñas historias

Ser donante de médula

Ser donante es algo muy importante y positivo se mire como se mire. Es un acto de responsabilidad y justicia para con los demás que satisface enormemente a quien lo es. Pocas veces se puede hacer algo tan generoso, con tan increíbles y positivas consecuencias y que tan poco nos afecte físicamente. Os pido, por favor, que consideréis ser donantes de médula. Somos muy pocos y necesitamos más.

Para más información haced clic aquí: http://www.fcarreras.org/es/

Si por casualidad sois del País Vasco, os ahorro algo de trabajo, debéis contactar aquí que os atenderán enseguida y muy bien:

OSAKIDETZA
Coordinación de Trasplantes
Alameda de Recalde, 39 A
48008 Bilbao

Telf.: 94 403 36 01

Ser donante de médula

Preguntas que imaginaste hacer

A continuación un relato inspirado en hechos reales. No voy a decir las preguntas reales, porque deseo mantener el anonimato debido a la persona que me ha contactado, así que voy a poner preguntas imaginarias para que se entienda lo que me ha pasado hoy, que ha sido muy gracioso, por decir algo.

Imaginad que alguien os escribe y hace la siguiente pregunta:

– Hola, quisiera saber si las peras crecen de árboles o de arbustos. – A lo que yo naturalmente respondo:

– Gracias por contactar. Las peras crecen de árboles. Atentamente y tal y cual…

Vale, al poco rato recibo otro correo en respuesta que dice:

– Eso que dices es cierto, pero mi pregunta era cuántos tomates hacen falta para preparar gazpacho para cuatro.

Ante tal corrección me quedo ojoplático y perplejo y respondo tras uno s minutos de desconcierto:

– Gracias por la aclaración, pero como decías “quisiera saber si las peras crecen de árboles o de arbustos” y no comentabas nada del gazpacho, pues había deducido que el tema eran precisamente las peras. Sobre el gazpacho mi recomendación es… (tal y cual).

Finalmente el tema queda aclarado. Había hablado por teléfono con alguien sobre un tema y había hecho una pregunta por mail por otra cuestión. Sumando que estaba respondiendo presumiblemente en ruta con un smartphone, se ha dado cuenta de la confusión y queda todo ya explicado.

En fin, una anécdota más sobre “aquello que damos por sabido” y los riesgos de las prisas y  la lectura en diagonal.

Cosas veredes amigo 😉

 

 

Preguntas que imaginaste hacer