Las preguntas sobre las divisas

Pese a las lógicas críticas si algo tiene de bueno Bitcoin, a mi juicio, es que la gente se empieza a hacer preguntas en grupo sobre la razón, objetivo y normas que deberían regir el uso de las divisas.

Casi de repente pasamos de una situación en la que nadie se cuestiona las monedas tradicionales, a sonarnos familiares los términos “fiat” (no la marca de vehículos italianos), o reserva fraccionaria. Súbitamente más de una persona y de dos se pregunta si el concepto de “invertir” en divisas tiene un sentido lógico para la economía “real” (como si debería haber otra economía irreal, que la hay, claro).

La humanidad tiene ahora la ocasión de enfrentarse a sus miedos y empezar a cuestionar muy seriamente cual debe o cual es el propósito lógico de la divisa, pues con frecuencia la respuesta a esta pregunta ha sido incorrecta. Eso nos ha llevado, en la actualidad también en el llamado primer mundo, a una situación de crisis, en el sentido de cambio, de consecuencias tal vez dramáticas.

Pese a lo que pueda parecer el objetivo de la moneda no es permitir el intercambio de bienes y servicios, sino medir el intercambio de bienes y servicios. Si bien puede parece algo muy parecido, en realidad no lo es. La primera definición, más clásica y no siempre expresada en esos términos pero sí con la misma intención, antepone la búsqueda de acumulación de divisa para poder realizar un intercambio. La segunda apunta a la única función lógica que una divisa tiene que realizar, medir el valor que las dos o varias partes de una transacción deciden dar a un bien o servicio para permitir su intercambio. Es decir: Un apunte de valor.

Como tal la moneda deja de ser, pues, un objeto mueble para ser algo secundario, importante, pero secundario en el intercambio; no impidiendo pues que tal intercambio se pueda dar por escasez de “dinero”.

Claro que es difícil ver esta función con claridad debido a, como han comentado algunos, la tara que nos perjudica por haber estado tanto tiempo engañados y controlados por una forma concreta de  hacer las cosas. Quiero decir que rechazar Bitcoin como la solución a la situación que vivimos y viviremos no implica necesariamente que se opte por la moneda fiat convencional controlada por los bancos centrales, sino que tal vez va siendo hora de crear una divisa que realmente cumpla su misión lógica de forma que cualquier persona pueda desplegar todo su potencial sin compromisos artificiales y sin coacción.

Safe Creative #1304044891969

Anuncios
Las preguntas sobre las divisas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s