Cuando la ley es injusta, lo justo es no obedecerla

Un par de párrafos especialmente interesantes de Rinzewind:

“Aquí tienen la dirección en la red Tor de The Pirate Bay, por ejemplo: http://jntlesnev5o7zysa.onion/. Si no tienen instalado este sistema en su equipo no podrán acceder a ella, pero créanme, está ahí. Pueden hacer búsquedas y encontrar la magnet de lo que quieran bajarse. Con un cliente como rtorrent pueden descargarse el contenido empleando cifrado (ya sin usar la red Tor, que es una salvajada) para que su tráfico pase desapercibido. Resultado: se han bajado lo que han querido y nadie se ha enterado de nada.”

“Como toda solución tecnológica a un problema legal, el problema es el mismo de siempre: la gente se termina acostumbrando a vivir en una situación irregular y la ley se devalúa hasta extremos que harían insoportable una existencia cumplidora con el sistema hasta las últimas consecuencias. Da igual las regulaciones que existan, siempre y cuando también haya una manera fácil y cómoda de saltárselas y seguir como hasta ahora. A este paso, todos seremos delincuentes, y a todos nos dará igual. La culpa, desde mi punto de vista, es de un legislador que pretende regular las puertas del campo.”

Textos con licencia CC by de Rinzewind.

 

Cuando la ley es injusta, lo justo es no obedecerla

Retirada de la Ley Lassalle

Leído en MangasVerdes

Exigimos la retirada de la Ley Lassalle y la apertura de un diálogo equilibrado, moderado por un mediador neutral, entre las autoridades, ciudadanía en general, artistas, creadores e industria, con el objetivo discutir sobre las auténticas reformas necesarias en la LPI en un diálogo abierto y honesto.

No podemos aceptar una reforma en la que la copia privada se convierte de facto en una mera copia personal en una clara desconexión con la realidad y una involución legislativa que no se podía ni concebir ni a finales del siglo pasado y que actúa directamente contra los intereses de creadores y artistas que ven en la copia privada una actividad que les beneficia y sin la cual, muchos no hubieran llegado a ser tales.

También afecta a los derechos de todos los ciudadanos en su acceso a la cultura, no sólo haciendo ilícitas las descargas de Internet, sino incluso actividades tan absolutamente comunes como hacer una copia de un original que un amigo haya prestado a otro.

Esta reforma crea un escenario anticompetitivo en el mercado digital y hace que el valor de la cultura española tenga menos posibilidades de ser expandida y por tanto monetizada, perjudicando nuestro desarrollo tecnológico y comercial y nuestra posibilidades de incursión en el mercado exterior.

Tampoco aceptamos que aquellos jueces que tienen que decidir sobre las presuntas infracciones de los derechos de autor sean sistemáticamente excluidos de desempeñar su labor con la creación de un tribunal de excepción al servicio de los lobbys de algunos intermediarios de la industria del entretenimiento. Es una aberración intolerable que nada hace por mejorar la relación cada vez más distante entre ciudadanos y el legislador y perjudica en mayor medida a los creadores y artistas en general en su percepción social.

La ley de Propiedad Intelectual debe amparar los legítimos intereses sociales de la ciudadanía para acceder a la cultura y que los autores se vean remunerados de forma justa para que así sigan creando.

En este sentido no se están tomando las decisiones valientes y activas para que la LPI se adapte a la realidad digital, dando tanto a creadores como industria, las herramientas necesarias para innovar en Internet y afrontar los desafíos que se plantean. Las huidas hacia delante no son, en realidad, nada más que intentar evadirse de la tozuda realidad que acabará por imponerse con mayor o menor sufrimiento para todas las partes implicadas.

Creadores, artistas, ciudadanos en general e industria merecen algo mejor que esto.

Si estás de acuerdo con este texto,  fírma, cópialo y pégalo donde quieras, difúndelo en tu blog, web o red social. Es mucho lo que hay en juego.

Retirada de la Ley Lassalle

Esa mardita copia privada

Como un gato de dibujos animados, el lobby de parte de los intermediarios de la industria del entretenimiento se cree que se ha vuelvo a salir con la suya para cazar a esa “mardita copia privada“, sólo para que al final, como siempre, la obstinada realidad científica haga que la ilusión se les escape de las manos.

Olga

En su afán psicopático por eludir la realidad, y adaptarse a lo digital, eso de que se pueden hacer infinitas copias a coste marginal y distribuirlas casi sin límites que no sean los de la ofuscación mental que prodigan, buscaban una definición de “copia privada” lo más alejada posible del modelo original que existía sin que se le tenga forzosamente que llamar de otra manera. La “copia privada”, no obstante, se convierte en un mal chiste, en uno más de la larga lista de eufemismos made in Pp, PsoE, CiU para negar lo evidente. Crean, de esta manera, una criminalización absurda y estúpida de lo que es una actividad no sólo normal y lógica, sino incluso beneficiosa. Ahora llamarán pirata al que, adquiriéndoles una copia de una obra, la copie a un amigo o conocido. La copia privada, por lo tanto, sólo puede ser para uso personal. Entonces ¿porqué se llama copia privada?

No lo es: No es copia privada, es copia personal.

La copia privada era para el entorno privado de aquel que había accedido a una obra de forma lícita. Eso incluye a los amigos, a los familiares. Si eso no es privado, nada más lo es. Y si es personal, no hay daño posible, no hay justificación para compensación posible. No hay copia privada. Un derecho menos a sumar a otros que se han cargado durante los últimos años. Plas, plas, plas. Enhorabuena. En su obsesión por superar su propia incompetencia, se han vuelto a superar. Oigan, que no era un reto cuando decíamos que era difícil superarse. No, si ya sabíamos que lo lograrían si se lo proponen. Lo hacen a diario, a cada minuto. A cada segundo.

Un nuevo esperpento, una nueva imbecilidad que servirá para nada más que reafirmar que el modelo caduco de “todos los derechos reservados” no cabe en el futuro digital. En última instancia será inviable y perjudicial para la cultura. Es un nuevo ataque violento al sentido común, a la sensatez y a la inteligencia de muchos ciudadanos, que no todos a juzgar por cómo votan demasiados.

Sólo lo llaman copia privada, aunque ya no lo es, únicamente como justificación disparatada para recibir esa compensación por el supuesto cese de ingresos por copia de privada, nunca científicamente demostrado por cierto. ¿O es que en su aparente evolución justifican que adoptemos el modelo anglosajón que incluso en ese mundo están abandonando? En el fondo lo que hacen ahora es ponernos al nivel de esos países donde lo que aquí nos van a tolerar es exactamente lo que toleran allí, sólo que son más honestos y no lo llaman copia privada, y no hay, en consecuencia, compensación alguna a esas entidades que tan poco han hecho realmente por mejorar la situación de los artistas, auténticos paganos de una situación absurda.

Hace tiempo que algunos hemos optado por dejar de alimentar a la bestia ¿no quieres que tus contenido se copien? Pues así sea. Pasamos al siguiente de los millones de contenidos cuyos autores sí desean se compartan. Ahora lo único que tienen que hacer es prohibir que los que queremos que nuestros contenidos se copien, lo hagamos. Ánimo, que seguro se superan con la próxima reforma.

Esperen y verán.

Esa mardita copia privada

¿Me pierdo tanto?

Me encanta el cine, me encantan las películas, yo era un gran coleccionista, un cliente ejemplar, pero con lo que ya no trago por más tiempo es con la industria repugnante que con escusas baratas insulta y desprecia día sí y día también a los ciudadanos, espectadores, clientes y potenciales clientes por una única razón auténtica: no son capaces de innovar en el entorno que está comenzando de contenidos digitales. Así que ya no les compro, o mejor dicho, compro lo menos posible. Y la gente dice que me pierdo mucho pero ¿realmente me pierdo tanto? No ver películas nuevas, tengo muchísimas que ya adquirí o conseguí de una u otra manera, ¿me produce tal pérdida?

No estoy seguro. Puede que ocasionalmente me pierda alguna joya, pero en términos globales ese tiempo que hubiera tenido que dedicar a esa joya, además de excesivo dinero que no me puedo permitir ya gastar, lo puedo dedicar a encontrar alguna de esas otras joyas, que en el dominio público, me aguardan. Hablo de libros, música o viejas películas que me están esperando y que nos esperan a todos.

En el fondo las joyas no únicamente son las nuevas o las novedades. Hay joyas del cine y la literatura que ya existen desde hace tiempo, que son accesibles desde el dominio público, que nos están esperando escondidas tras el resplandor brillante de las enormes campañas de mercadotecnia que eclipsan con su áurea el hecho de que casi todo lo realmente novedoso y avanzado ya ha sido filmado, grabado, escrito o pensado antes.

¿Me pierdo tanto?

Letter to Creative Commons Board of Directors

To Hal Abelson, Glenn Otis Brown , Michael Carroll, Catherine Casserly, Caterina Fake, Brian Fitzgerald, Davis Guggenheim, Joi Ito, Lawrence Lessig, Laurie Racine, Eric Saltzman, Annette Thomas, Molly Van Houweling, Jimmy Wales and Esther Wojcicki

Dear all,

After almost a decade using creative commons licenses for the works I create and the last few years working in a business closely related to them, I’ve gone through a great lot of changes regards my opinion of them. I truly admire the job you have done. It is not an easy job by the way, but it has been worth it.

On a very small scale I’ve been curating CC licenses here in Spain, but also in some other countries. I have met some of you in person, and others would love to meet, and for me those moments are like dreams that came true.

But the truth is that besides you all and me, the mission of Creative Commons is on a higher level. It’s way more important than we all intended and the goals CC can reach are beyond our wildest dreams. To create a commons and in fact to change humanity to probably save it from itself.

But believe it or no, we are running out of time.

And that is the reason I, on a personal level, do agree with the statements here reflected: http://freeculture.org/blog/2012/08/27/stop-the-inclusion-of-proprietary-licenses-in-creative-commons-4-0/ much time before I even read about it. And the reason is that I reached quite similar conclusions after thinking a lot about what would be the best license to any work I have created, create and will ever create.

All Rights Reserved, ARR is like a force pushing contents created into a direction that takes them away from people, and we need the very much opposite force to not only counter fight it and there NC and ND play the wrong role. The sooner we expose in a dramatical way all our contents to a situation where they are naked facing the truth, the better to develop and reach those very high goals I was talking about and effectively question the very nature of the monopolistic ARR philosophy.

Thanks a lot for reading this,

Yours sincerely,

Mario Pena

Letter to Creative Commons Board of Directors