Fuera de este mundo

Hace mucho tiempo que no escribo temas de la ley de propiedad intelectual porque, sencillamente, es un caso perdido. Creo que ya no vale la pena, la verdad. La solución ya no vendrá de la clase política, ni de las entidades de gestión.

Hace más de una década que estoy en Internet peleando y si bien mucho ha cambiado, algunos parecen ser total y absolutamente inmunes a la crítica razonada y aplican soluciones a problemas que no existen en los lugares incorrectos de tal manera que, increíblemente, empeoran todavía aún más su propio problema.

Vivimos en un mundo donde la NSA, CIA y FBI nos escuchan y leen activamente, donde los bancos son nuestros dueños absolutos y la cultura está secuestrada por una ley diseñada para un pasado fantasmagórico de escasez de acceso a los contenidos artificial. Nuestros oídos, ojos y labios pertenecen a los caprichos de un dios incuestionable: El Copyright Extremo y Maximalista y el dios Dinero, que van de la mano.

El puente de entendimiento entre los que hacen las leyes y deben hacer cumplirlas y  la sociedad se rompió hace tiempo toda vez que fueron los primeros los que usaron el contrato social para limpiarse tras salir del retrete.

La solución para los creadores pasa por empresas que ven todo de otra manera, aunque tal vez incompleta. Y por liberar su obras del yugo caprichoso de una ley que paradógicamente, al proteger la obra de forma extrema, la hace terriblemente vulnerable a la peor amenaza, el olvido y la no existencia.

Cada uno que sujete su vela. Este barco hace tiempo que hace aguas. Haced acopio de provisiones porque el futuro es frio, gris y está diseñado. Pero es tan rígido que al faltar flexibilidad estallará. Y sólo quedará lo que llevemos en la mochila.

Safe Creative #1309175777090

Fuera de este mundo

El nuevo Flickr, primeras impresiones

newlayout

Flickr ha cambiado su modelo de negocio, y con él la nueva forma de visualizar las fotografías e interactuar con los usuarios. He estado navegando muy poco por el nuevo Flickr, servicio que llevo usando desde casi sus inicios y he aquí mis primeras impresiones:

  • No me gusta. Se parece mucho a otros servicios que he rechazado porque no me gustaba su apariencia.
  • Es muy lento para ver fotos, ocupa muchos recursos y el scroll infinito me vuelve loco. Empiezo a ver fotos y me vuelve a ubicar más arriba de por donde iba mirando de forma aleatoria. Me causa ansiedad. Me pide muchos recursos y no los tengo.
  • No se pueden ver las imágenes en miniaturas cuadradas pequeñas, la forma rápida que usaba para ver fotos. Ajusta las fotos para dar una experiencia que gustará mucho al que se le ha ocurrido, pero que me fuerza a ver a interpretar las formas de forma externa a mis propios intereses.
  • No me gusta nada la idea de llevarnos a todos los pros posible a cuentas gratuitas para meter publicidad en nuestros contenidos. Vale que podemos seguir usando con las condiciones anteriores, pero honestamente, ahora mismo tendría que comprar otro ordenador nuevo más potente sólo para ver y usar esta página. Y va a ser que no.
  • No puedo ver de forma rápida, dada la vista obligatoria, qué obras son libres y cuáles no. Para mi eso fue fundamental para elegir Flickr en su día, el poder ver qué obras tenían licencias Creative Commons y en concreto las CC by-sa y CC by. Sigue siendo fundamental ahora. Ahora tengo que, obligatoriamente, entrar en fotos que podrían tener “todos los derechos reservados”, cosa que me incomoda mucho, pues siempre siento que sólo por la descarga temporal de éstas en mi ordenador podría estar cometiendo un delito (y con la nueva legislación que se cierne sobre todos por orden de EEUU, así será finalmente).

Flickr y el equipo de Yahoo! es sin duda muy inteligente. Mucho más que yo de hecho, lo admito y para mi pobre pobre percepción se han pasado de listos, se han pasado de frenada. La utilidad de Flickr para mi personalmente se ha reducido muchísimo. La mantengo porque mucha gente usa mis fotos, pero dudo que siga metiendo muchas más en el futuro. Habrá que buscar otros medios para compartir, si alguna vez tengo tiempo de hacerlo y sobre todo si la gente se empieza a comprometer verdaderamente con la cultura y el conocimiento y el usar licencias CC by-sa se convierte en la norma.

Tal vez tenga que seguir sentado esperando y soñando, pero no soy el único soñador.

 

Safe Creative #1305225141002

El nuevo Flickr, primeras impresiones