Fuera de este mundo

Hace mucho tiempo que no escribo temas de la ley de propiedad intelectual porque, sencillamente, es un caso perdido. Creo que ya no vale la pena, la verdad. La solución ya no vendrá de la clase política, ni de las entidades de gestión.

Hace más de una década que estoy en Internet peleando y si bien mucho ha cambiado, algunos parecen ser total y absolutamente inmunes a la crítica razonada y aplican soluciones a problemas que no existen en los lugares incorrectos de tal manera que, increíblemente, empeoran todavía aún más su propio problema.

Vivimos en un mundo donde la NSA, CIA y FBI nos escuchan y leen activamente, donde los bancos son nuestros dueños absolutos y la cultura está secuestrada por una ley diseñada para un pasado fantasmagórico de escasez de acceso a los contenidos artificial. Nuestros oídos, ojos y labios pertenecen a los caprichos de un dios incuestionable: El Copyright Extremo y Maximalista y el dios Dinero, que van de la mano.

El puente de entendimiento entre los que hacen las leyes y deben hacer cumplirlas y  la sociedad se rompió hace tiempo toda vez que fueron los primeros los que usaron el contrato social para limpiarse tras salir del retrete.

La solución para los creadores pasa por empresas que ven todo de otra manera, aunque tal vez incompleta. Y por liberar su obras del yugo caprichoso de una ley que paradógicamente, al proteger la obra de forma extrema, la hace terriblemente vulnerable a la peor amenaza, el olvido y la no existencia.

Cada uno que sujete su vela. Este barco hace tiempo que hace aguas. Haced acopio de provisiones porque el futuro es frio, gris y está diseñado. Pero es tan rígido que al faltar flexibilidad estallará. Y sólo quedará lo que llevemos en la mochila.

Safe Creative #1309175777090

Fuera de este mundo

El nuevo Flickr, primeras impresiones

newlayout

Flickr ha cambiado su modelo de negocio, y con él la nueva forma de visualizar las fotografías e interactuar con los usuarios. He estado navegando muy poco por el nuevo Flickr, servicio que llevo usando desde casi sus inicios y he aquí mis primeras impresiones:

  • No me gusta. Se parece mucho a otros servicios que he rechazado porque no me gustaba su apariencia.
  • Es muy lento para ver fotos, ocupa muchos recursos y el scroll infinito me vuelve loco. Empiezo a ver fotos y me vuelve a ubicar más arriba de por donde iba mirando de forma aleatoria. Me causa ansiedad. Me pide muchos recursos y no los tengo.
  • No se pueden ver las imágenes en miniaturas cuadradas pequeñas, la forma rápida que usaba para ver fotos. Ajusta las fotos para dar una experiencia que gustará mucho al que se le ha ocurrido, pero que me fuerza a ver a interpretar las formas de forma externa a mis propios intereses.
  • No me gusta nada la idea de llevarnos a todos los pros posible a cuentas gratuitas para meter publicidad en nuestros contenidos. Vale que podemos seguir usando con las condiciones anteriores, pero honestamente, ahora mismo tendría que comprar otro ordenador nuevo más potente sólo para ver y usar esta página. Y va a ser que no.
  • No puedo ver de forma rápida, dada la vista obligatoria, qué obras son libres y cuáles no. Para mi eso fue fundamental para elegir Flickr en su día, el poder ver qué obras tenían licencias Creative Commons y en concreto las CC by-sa y CC by. Sigue siendo fundamental ahora. Ahora tengo que, obligatoriamente, entrar en fotos que podrían tener “todos los derechos reservados”, cosa que me incomoda mucho, pues siempre siento que sólo por la descarga temporal de éstas en mi ordenador podría estar cometiendo un delito (y con la nueva legislación que se cierne sobre todos por orden de EEUU, así será finalmente).

Flickr y el equipo de Yahoo! es sin duda muy inteligente. Mucho más que yo de hecho, lo admito y para mi pobre pobre percepción se han pasado de listos, se han pasado de frenada. La utilidad de Flickr para mi personalmente se ha reducido muchísimo. La mantengo porque mucha gente usa mis fotos, pero dudo que siga metiendo muchas más en el futuro. Habrá que buscar otros medios para compartir, si alguna vez tengo tiempo de hacerlo y sobre todo si la gente se empieza a comprometer verdaderamente con la cultura y el conocimiento y el usar licencias CC by-sa se convierte en la norma.

Tal vez tenga que seguir sentado esperando y soñando, pero no soy el único soñador.

 

Safe Creative #1305225141002

El nuevo Flickr, primeras impresiones

Retirada de la Ley Lassalle

Leído en MangasVerdes

Exigimos la retirada de la Ley Lassalle y la apertura de un diálogo equilibrado, moderado por un mediador neutral, entre las autoridades, ciudadanía en general, artistas, creadores e industria, con el objetivo discutir sobre las auténticas reformas necesarias en la LPI en un diálogo abierto y honesto.

No podemos aceptar una reforma en la que la copia privada se convierte de facto en una mera copia personal en una clara desconexión con la realidad y una involución legislativa que no se podía ni concebir ni a finales del siglo pasado y que actúa directamente contra los intereses de creadores y artistas que ven en la copia privada una actividad que les beneficia y sin la cual, muchos no hubieran llegado a ser tales.

También afecta a los derechos de todos los ciudadanos en su acceso a la cultura, no sólo haciendo ilícitas las descargas de Internet, sino incluso actividades tan absolutamente comunes como hacer una copia de un original que un amigo haya prestado a otro.

Esta reforma crea un escenario anticompetitivo en el mercado digital y hace que el valor de la cultura española tenga menos posibilidades de ser expandida y por tanto monetizada, perjudicando nuestro desarrollo tecnológico y comercial y nuestra posibilidades de incursión en el mercado exterior.

Tampoco aceptamos que aquellos jueces que tienen que decidir sobre las presuntas infracciones de los derechos de autor sean sistemáticamente excluidos de desempeñar su labor con la creación de un tribunal de excepción al servicio de los lobbys de algunos intermediarios de la industria del entretenimiento. Es una aberración intolerable que nada hace por mejorar la relación cada vez más distante entre ciudadanos y el legislador y perjudica en mayor medida a los creadores y artistas en general en su percepción social.

La ley de Propiedad Intelectual debe amparar los legítimos intereses sociales de la ciudadanía para acceder a la cultura y que los autores se vean remunerados de forma justa para que así sigan creando.

En este sentido no se están tomando las decisiones valientes y activas para que la LPI se adapte a la realidad digital, dando tanto a creadores como industria, las herramientas necesarias para innovar en Internet y afrontar los desafíos que se plantean. Las huidas hacia delante no son, en realidad, nada más que intentar evadirse de la tozuda realidad que acabará por imponerse con mayor o menor sufrimiento para todas las partes implicadas.

Creadores, artistas, ciudadanos en general e industria merecen algo mejor que esto.

Si estás de acuerdo con este texto,  fírma, cópialo y pégalo donde quieras, difúndelo en tu blog, web o red social. Es mucho lo que hay en juego.

Retirada de la Ley Lassalle

Haciendo lo mismo poco o nada puede cambiar

De nuevo soplan vientos contrarios a la evolución digital. Ciertos grupos de presión encuentran terreno abonado en la denostada casta gobernante y se alían para impulsar nuevas medidas draconianas contra toda evidencia científica.

Lo cierto es que el daño ya está hecho. Internet ya no será lo que pudo haber sido, y puede que finalmente se convierta en un triste páramo, o al contrario, se reinvente y sea la herramienta definitiva para cambiar las cosas de este triste mundo.

En relación a los contenidos digitales y la forma en que la gente lo comparte vamos a repetir lo mismo: No son las leyes que prohíben la copia y criminalizan a los usuarios las que van a salvar a unas industrias enrocadas con obstinación en los modelos de negocio del siglo XIX, sino la evolución de éstas para adaptarse a la ventaja de copia que ofrece el contenido digital o digitalizado.

Que sí, que la industria del entretenimiento está en plena transformación y los ingresos aparecen en otra medida y otros lugares y compañías que han visto el potencial en la capacidad de copia en lugar de obstinarse en hacer una y otra vez lo mismo.

Toda animadversión a lo digital, el fracaso que supone el no comprenderlo y asimilarlo, sólo redunda en un deterioro de la sociedad por un lado y la concentración de poder de negocio en manos de otros grandes jugadores que ni se inmutan o más bien se aprovechan. Y entre medio gente como yo, coleccionistas, grandes potenciales compradores totalmente decepcionados y decididos a no seguirles el juego y comprar sus productos, pues toda financiación que reciban va encaminada a denunciar y atacar a conciudadanos que sí comprenden que lo inmaterial se copia sí o sí y que el negocio está en otros lados (no en la venta de copias sin valor añadido alguno) como ya están muchos otros demostrando.

Pero no sólo que no compramos ya sus contenidos, ni ganas, si no que además nos vamos a ir volcando en esos otros creadores que  no tienen problema con que se copien sus contenidos, que quieren que se copien sus contenidos, que de eso hacen su negocio y forma de vida. Toda mi energía está encaminada en lograr los marcos tecnológicos y teóricos que garanticen el futuro y seguro éxito de estas empresas. Las demás ya están condenado a fracasas, desaparecer y ser olvidadas. Tiempo al tiempo.

Haciendo lo mismo poco o nada puede cambiar