Lamentable servicio de Amazon España

Amazon no es lo que era, y me lo está demostrando cada día que pasa. Ejemplo: Anulo un pedido de dos discos duros y me confirman que como no se habían enviado, no se me iba a cobrar nada por el banco. Voy compro otros dos que me encajan mejor y me encuentro que me cobran los cuatro discos, los anulados y los que recibo.

Llamo a soporte y me dicen que se ha cobrado lo anulado por error. Error de Amazon y que en cinco a siete días me devolverán el dinero cobrado por su error.

Me quedo con la cuenta al borde de los números rojos y sin solución inmediata.

Protesto porque no me parece de recibo y pido una solución. Me llaman y nada, que no hay nada que hacer. La gente de soporte intenta compensarme de algún modo y todo lo que logra del departamento de facturación es ofrecerme… (redoble de tambor) cinco euros… ¡wow! para una próxima compra.

No buscaba compensación, desde luego, y menos un insulto por parte de los que propiciaron que yo ahora tenga que estar consultando mi cuenta cada poco rato para ver si entra en números rojos; quería una solución de verdad.

Para cinco euros, de verdad, que se los queden.

Avisados quedáis. Amazon dice que no te va a cobrar pero luego cometen un “error” y sí, te cobran. Luego vaya usted a saber qué pasará.

Y esta ya es la tercera incidencia grave que tengo con Amazon.

Cobran más por el premium anual, su servicio de video premium es, a falta de otro término, mejorable. En su día ofrecieron almacenamiento para ficheros sin límite y lo quitaron porque… también cometieron un error de previsión.

Así que seguramente no renovaré el servicio y empezaré a comprar en otros sitios… como localmente.

Lamentable.

Lamentable servicio de Amazon España

Amazon y los music lockers

Hace tiempo que me di de baja de Amazon tras su vergonzosa actitud ante el caso Wikileaks por lo que dudo que llegue a usar su nuevo “digital locker” para escuchar la música que tengo, pero no deja de ser interesante reflexionar sobre estos servicios que sin duda son claves para entender el futuro de los modelos de negocio.

1) ¿Qué pasará si en estos lockers en el futuro podemos almacenar algo más que música, como información de Wikileaks? ¿Lo cerrarán? ¿Hasta qué punto está “seguro” aquello que subimos?

2) ¿Qué consecuencias legales podemos llegar a enfrentar los ciudadanos por tener cierto tipo de contenidos que en el futuro alguien considere ilegales e incluso inmorales?

3) ¿Porqué los productores quieren que compremos de nuevo la misma canción una y otra vez para disfrutarla en otro dispositivo distinto?

El punto 3 es clave para comprender de dónde venimos a hacia dónde vemos: El principal obstáculo para este tipo de, por otro lado evidentes, sistemas de almacenamiento de entretenimiento en la nube, es que cuando compramos una canción, no estamos adquiriendo la obra en si, no la podemos vender; estamos obteniendo un permiso para un propósito concreto. Estamos, en pocas palabras, adquiriendo un derecho de uso que no incluye otros. Así que por esa simple lógica, para poder hacer streaming de un sistio web a un dispositivo, debemos volver a pagar por un nuevo permiso.

La realidad de lo inmaterial no es así,  pero eso no les importa a los que codician que se pague más por lo mismo.

La clave de la lucha digital pasa por unos señores que intentan replicar un modelo de escasez analógica de la copia de obras, que en lo digital es imposible.

Lo que es escaso es el hecho de crear contenidos de calidad, no la copia de éstos. Harían mejor esos señores en ofrecer ellos mismos esos “music and movie lockers” donde pudieramos volcar todo lo que ya tenemos, se haya pagado o no, y que rentabilizaran de otra manera esos usos y costumbres que, por otra parte, no van a desaparecer a golpe de criminalizar.

Safe Creative #1103318854682

 

Amazon y los music lockers

Internet no cierra por verano ante los abusos

Las cosas se les complica a los que siguen subestimando a los ciudadanos que se informan de las cosas a través de Internet. Además cada día será peor para dictadores, aprendices de dictador y estúpidos incapaces de reflexionar unos minutos antes de  hacer nada en general. Cada día hay más y más gente en Internet comprometida con la defensa de la gente, la cultura, la libertad de expresión y la libertad en general.

Según comenta Mangasverdes, a Sarkozy le están dando por donde más duele, la expresión del pueblo. Ahora que la gente ya está dejando de descargar, sigue criminalizando a sus ciudadanos por complacer a unas industrias que han perdido toda mesura y orientación. El googlebomging que se ha iniciado que funciona de esta ilustrativa manera, poniendo “trou du cul du web” enlazando a la web de Sarkozy, está teniendo la repercusión que algunos aprendices de fascistas no quisieran para si mismos.

En otro contexto hace poco hablabamos de la estupidez de Amazon con su Kindle 2 cargado de DRM que eliminó ciertos libros dejando un rastro de ironía como pocas. Ahora el CEO de Amazon pide perdón. No voy a decir que sus frases son obvias. ¡Ups, ya lo he dicho!

This is an apology for the way we previously handled illegally sold copies of 1984 and other novels on Kindle. Our “solution” to the problem was stupid, thoughtless, and painfully out of line with our principles. It is wholly self-inflicted, and we deserve the criticism we’ve received. We will use the scar tissue from this painful mistake to help make better decisions going forward, ones that match our mission.

With deep apology to our customers,
Jeff Bezos
Founder & CEO
Amazon.com

Vamos, que admiten que la han fastidiado pero bien, bien. Ahora a quitar el DRM, por favor.

Nosotros no cerramos ni en verano, ni en navidad ni nunca. Siempre estamos alerta ante los abusos y negligencia de los poderosos.

Internet no cierra por verano ante los abusos

Amazon elimina copias compradas de “1984” y “Rebelión en la Granja” de Orwell

by Surfstyle CC by
by Surfstyle CC by

La industria del entretenimiento piratea la cultura que en un mundo sano sería hace tiempo de la humanidad a la que pertenece. La infinita ironía nos demuestra la fragilidad del “cloud computing” o “cloud storage” ante lo infinito de la estupidez humana.

Cuando leo una noticia así, la rabia que siento resulta casi logra marearme, y no tanto por lo que hacen algunos necios, sino porque somos los ciudadanos los que lo consentimos. Hemos consentido al no exigir un cambio radical en la leyes de “propiedad intelectual”. Pirata es gran parte de la industria del entretenimiento, no los ciudadanos que comparten. La piratería, además del plagio, es precisamente lo que ha hecho el editor de estos libros y Amazon.

Si alquien quiere realmente comprarse un Kindle debería pensarselo dos veces.

Por desgracia en el futuro, con la popularización del consumo por streaming, seremos testigos tal vez mudos y sordos de más noticias como ésta. Spotify es un ejemplo de producto que puede y de hecho sufrirá de lo mismo. Se controlará qué está disponible y qué no, qué debemos consumir o qué debemos dejar de poder acceder. El propio concepto de que los contenidos estén online está puesto en entredicho e incluso proyectos honestos en este sentido pueden verse muy negativamente afectados por ciertas actitudes que flirtean con el totalitarismo más recalcitrante.

No existe una solución a gusto de todos, pero tal vez el “cloud storage” y “cloud computing” ideal no será el de unos pocos ofreciendo sitio, contenidos y potencia de computación, sino la vieja idea de que sean los ordenadores de los ciudadanos los que lo ofrezcan de forma infinitamente redundante gracias al p2p, y todo con el objetivo de preservar la cultura que nos ha sido pirateada durante varios siglos por una mala interpretación de quién es dueño de qué… en lo que a autoría se refiere.

Por suerte yo tengo ambos libros de Orwell desde hace muchos años en mi estantería. En papel, comprados, leídos y releidos. Gracias a ellos he aprendido sobre lo que algunas industrias pretenden hacer con su doble pensar, con su control de la palabra escrita.

Es hora de que reclamemos sin un atisbo de vergüenza, lo que por derecho es de la humanidad.

Al menos todavía hay esperanza.

Safe Creative #0907184138324

Amazon elimina copias compradas de “1984” y “Rebelión en la Granja” de Orwell