Líneas en mi Mente

Era escaso el papel en aquella época en la cual te vi por vez primera. Te admiré porque vi en ti lo que más admiro en cualquier ser; la capacidad de ensoñación.

Escribías con tu mirada líneas en mi imaginación, líneas que ya no olvidaría jamás. Criatura del destino hablando de cara al océano aquella vez que por primera vez sentiste el amor; y los que te escucharon ansiaron conocer tal sentimiento.

Era escaso el papel en aquella época mas no la memoria de la eterna imaginación de los que te escucharon…

Mas sólo yo no quise saber a quien amabas por temor a no ser yo. Te miré desde la lejanía, en este precipicio, lejos del sonido de tu boca, cerca de tu esencia, de tu imaginación.

Y cuando pronunciaste el nombre del que amabas, cerré los ojos y susurré el mío suplantando en mi mente a aquel que tu dijiste y yo nunca escuché

Mario A. Pena (1994)

Safe Creative #1103258810601

Líneas en mi Mente

El odio religioso a las familias

No existe un único tipo de familia. Nunca lo ha existido a lo largo de la historia y probablemente jamás lo existirá. Ni es bueno ni es deseable, como no es bueno ni deseable que todas las personas sean y actúen de forma idéntica.

En California ha ganado una propuesta que atenta directamente contra el más elemental derecho de los humanos, el derecho a ser iguales. Todo se sustenta en el odio religioso, en el absurdo prejuicio de una supuesta enseñanza de un supuesto dios. ¿Es deseable seguir a un dios que pide y exige el sufrimiento de personas que se aman?

Don't divorce love

Si volvemos al concepto de familia, la familia la forman personas que se quieren. Ahora tenemos a 18.000 matrimonios (sí, matrimonios) que corren serio peligro. En el fondo no podrán borrar el hecho de que se amen, pero borrarán su derecho fundamental a ser plenamente felices y reconocidos como lo que son, familias, como muchas que han existido y muchas que existirán. De hecho serán más familia que muchos de esos fanáticos que viven sumidos y consumidos por el odio, el dogma y el prejuicio. En su mente, esos fanáticos, son presos de su propio miedo y odio a reconocer que están siendo vilmente manipulados por los que se dicen salvadores de toda moral.

Os pido a los que creéis en la monolítica concepción de familia que observéis el dolor que producís y alentáis, el sufrimiento y que analicéis si vuestro mesías realmente querría eso. Si ese sufrimiento os parece bien, pues bueno, lo lamento y siento auténtica lástima por vosotros. Si en cambio preferís seguir la enseñanza de amor que os deberían haber mostrado como lo principal, no dudaréis en rechazar a esos falsos profestas que os conminan a odiar al propio amor que dos personas, independientemente del sexo que tengan, puedan sentir.

Os animo a los que defendéis una forma única y aséptica de “familia” que miréis de cerca las familias que queréis destruir. ¿Quién está pues a favor de las familias, el amor y el supuesto mensaje de vuestro Jesús?

Hoy los religiosos fanáticos dicen que las parejas homosexuales no pueden llegar a ser matrimonios. Mañana las personas que no nos creemos las fantasías religiosas podemos correr el mismo destino.


Safe Creative #0812272306090

El odio religioso a las familias