La paz es guerra, el debate es censura

Los extremos a los que pueden llegar los abanderados del integrismo del copyright son tan extraordinarios que no podemos dejar de pensar en el libro de George Orwell, 1984, cuando leemos algunas cosas que dicen.

El jefe de ASCAP Paul Williams, que no dudó en arremeter contra los autores que optamos por usar, por ejemplo, licencias Creative Commons, no quiere debatir en público con Lawrence Lessig, fundador y ex CEO de Creative Commons.

Básicamente su argumento es que un debate con Lawrence Lessig es una maniobra para silenciar sus opiniones.

Sí, sí, un debate equivale a silenciar.

¿Les suena de algo?

¿No será más bien que tiene miedo de quedar en el más absoluto ridículo ante los argumentos del Sr. Lessig?

Mr. Williams, su postura no puede hablar con mayor elocuencia de lo poco que cree usted en sus propios argumentos, falacias en su mayor parte, por otro lado.

En realidad si alguien se silencia y se califica es él mismo. No hace falta debate porque por el simple hecho de rechazarlo ya ha tirado por tierra toda su pretendida argumentación y “verdad” absoluta. Es muy triste. Me hubiera gustado ver a Larry desmontar con educación y conocimiento todas y cada una de las declaraciones de Williams, pero se ve que no se atreven. Así de simple. Tienen miedo a la realidad. La realidad molesta. La evidencia tiene que ser evitada. La ciencia no cabe en un debate viciado en el que sólo puede servirles la fe ciega a “todos los derechos reservados”.

Si empiezas una nueva batalla, estate dispuesto a llegar hasta el final o dañarás más a tu propia causa.

Esperemos que Williams pida disculpas públicas por sus palabras a toda la comunidad de artistas, creadores y activistas que de verdad creemos en la cultura y el futuro de una tecnología que ayuda a difundirla y usarla con grandes beneficios para la humanidad.

Recuerdo que hablando con Mike Linksvayer, vicepresidente de Creative Commons, me comentó que si algo había logrado la carta de Williams era precisamente una respuesta de unión y defensa de la cultura por parte de casi todos lo partidarios y usuarios de ese tipo de licencias. Eso sólo demuestra la incompetencia fruto de la presunción de gran parte de los defensores más radicales y reaccionarios del copyright extremo.

Safe Creative #1007296938283

La paz es guerra, el debate es censura

El miedo en los ojos de la UE, Obama y ASCAP ante lo que se les viene encima

Por un lado Obama declara que va a presionar directamente (¿más?) a los estados democráticos para que olviden la democracia y cambien leyes para crear nuevas figuras penales que penalicen el intercambio de archivos.

La UE presiona para que en ACTA se impongan penas de cárcel al intercambio de contenidos incluso si no existe ánimo de lucro.

ASCAP pide expresamente a “sus” artistas para que les den dinero para luchar contra ¡Creative Commons!, EFF y Public Knowledge.

Se me antojan actos de desesperación y desprecio hacia los propios artistas y ciudadanos. Un desvarío que tiene que tener su respuesta obligada en las urnas. Habéis declarado la guerra, una más de vuestras guerras, a los ciudadanos… a la realidad científica.

Una clase política que no hace nada ante actos criminales y piratas en el mar si son llevados por cierto gobierno carece de legitimidad para seguir gobernando.

Pedir acabar con EFF, CC o Public Knowledge es un ejemplo claro de absoluto desprecio a la decisión de los artistas y los ciudadanos.

Hablemos claro de una vez ¿eh? Señores de ASCAP, Obama (al que lamento decir que en un tiempo apoyé), Zapatero y resto de UE, no estáis por los artistas, no estáis por la cultura. Estáis por la piratería, por quitar del dominio público, por robar nuestro poder de decisión cual alimañas rabiosas. Estáis por mantener el modelo obsoleto de escasez de contenidos de unos distribuidores que necesitan vender copias, cuando la copia y la distribución la hacemos el resto de los ciudadanos… os guste o no.

Estáis desesperados porque esos distribuidores os han pagado mucho dinero y la realidad es que a los jóvenes que vienen no vais a tener ni la más mínima oportunidad de convencerles de que la copia digital no existe, que ha sido un espejismo.

Es la evidencia científica de que las cosas han de cambiar. Podéis mentir lo que queráis para mantener a esas industrias aferradas a su anticuado modelo analógico, pero la verdad, la realidad acabará por imponerse y ese día desearéis no haber insultado a la sociedad.

El miedo en los ojos de la UE, Obama y ASCAP ante lo que se les viene encima