En saco roto

Durante muchos años he criticado a muchas de las industrias del entretenimiento. A veces ha sido una crítica destructiva, pero durante muchos años traté que fuera una constructiva, aunque no siempre fuera evidente ni en el contenido ni mucho menos en las formas.

Pasan los años y las cosas no cambian.

Christopher Dombres: The Battle of Copyright 2011 CC by 2.0

Las industrias de intermediación, aquellas que se aferran a sus contratos leoninos para pagar lo menos posible a sus autores son las mismas que luego se elevan como únicos adalides de éstos haciéndoles más daño que bien.

Es por este motivo que a veces los esfuerzos que hace uno parece que caen en saco roto, y es por ese motivo que siempre he apoyado más a la gente que usa licencias Creative Commons para distribuir sus contenidos, desde las más restrictivas, aunque no me gusten, a las más abiertas, siendo la CC by-sa mi favorita por muchos motivos; sobre todo por su viralidad.

Es un camino incierto y que cada vez tengo más claro que tengo que recorrer. No sé qué me deparará el futuro, pero sí tengo claro que no pienso renunciar a mis principios de ayudar a que la cultura llegue a todos, y que el valor no sea únicamente medido en términos de precio. Como decía Antonio Machadosólo el necio confunde valor y precio“.

Si no arriesgamos – si no entramos en crisis – no evolucionamos, no mejoramos, no nos adaptamos al entorno cambiante de la realidad. Vivimos en un mundo que se enfrenta a enormes retos y debemos dar un paso hacia adelante o el pasado nos devorará.

Safe Creative #1503273696967

Anuncios
En saco roto

El copyright tal y como conocemos está muerto

OlgaDesde el privilegiado punto de vista que tengo gracias a mi trabajo en Safe Creative, me doy cada vez más cuenta de lo muerto que está el concepto de copyright (derecho a copia – del titular de los derechos – literalmente) basado en conceptos del siglo XIX y XX.

Nótese que expresamente no digo que el copyright al completo esté muerto, sino la concepción decimonónica de éste, el de basarse en impedir la copia salvo en casos muy puntuales.

Y esto es así porque cada vez la gente más joven, la que hará las leyes del futuro en relación al copyright se preguntan con cada vez más insistencia “¿porqué no puedo copiar un contenido digital?” “¿qué tal malo es duplicar un fichero en mi equipo?”

El por qué y qué tiene de malo una simple acción se abren en el imaginario de la sociedad constreñida durante siglos por las limitaciones del acceso a los grandes canales de distribución, producción y promoción. La cuestión llevará su tiempo, pero lo cierto es que ni los defensores a ultranza de “todos los derechos reservados” se lo siguen creyendo. Las grandes industrias de intermediación se dieron cuenta hace años que la clave está en la exposición en el “awareness”, que la gente sepa que algo existe para que se pueda hacer negocio con y alrededor de éste. Y para lograr que la gente sepa que algo existe es preciso que eso sea copiado, reproducido y usado hasta la saciedad en toda una gran variedad de contextos con la esperanza de que en algún momento se vuelva viral.

Ya pocos apuestan realmente por limitar de forma absoluta el acceso a sus contenidos. Esta visto cada vez más como una desventaja competitiva y lo curioso es que cuando entornas la puerta que permite de alguna manera la copia parcial de los contenidos, ya no se puede cerrar. En todo caso se abrirá más y más hasta convertirse en el modelo por defecto; nadie concebirá otra forma de hacer las cosas de igual manera que en los años 80 tampoco se veía otra forma de comercializar el cine y las películas.

Y cuando algo se hace ya para siempre, necesariamente ha de modificar las leyes.

Puede que lleve más tiempo del que muchos desearíamos, pero la necesaria adaptación de las leyes del copyright a la evidencia digital que muestra Internet, es imparable.

Por ahora si el copyright es como es, y si sigue habiendo demandas, amenazas, cierres y leyes contra los enlaces, es porque responden a un esquema muy distinto del declarado de ayudar a los “creadores”, que es el de dar herramientas a la censura, al control de la opinión de la población y sobre todo, mucho dinero a muchos abogados que de otra manera no podrían justificar su existencia. El copyright tal y como era en el siglo XX y XIX es por hoy sólo útil a los litigadores, pero el sustrato social que lo permite se va desmoronando lenta pero inexorablemente. El nuevo modelo de derechos de autor está representado por los modelos de negocio del futuro e incluyen que el copyright pasa a ser una posibilidad para todas y cada una de las personas que se conectan a Internet.

Pero el copyright tal y como era ya ha muerto. Sin embargo con un cadáver todavía se puede hacer mucho negocio y hasta que no se exprima hasta el último centavo, se seguirá usando y abusando de él.

Safe Creative #1207031908537

El copyright tal y como conocemos está muerto

Películas y Videos Copyleft

En el discurso de las entidades de gestión y sus fieles servidores, los legisladores se suele hablar de los “autores” en general, pero sin precisa quienes son autores. Hoy en Internet hay más autores fuera de las entidades de gestión que dentro y por lo tanto dudamos que representen a todos los creadores. Si los gobiernos quieren hacer aquello para lo que han sido elegidos harían bien en ver que hay otros muchos más creadores que necesitan una reforma de las leyes de propiedad intelectual.

Aquí una lista con enlaces de películas y videos CC y/o copyleft

http://www.icaro.org.ar/proyectos/ctc/doku.php

http://www.bloodspell.com/

http://www.valkaama.com/

http://www.sitasingstheblues.com/

http://www.elephantsdream.org/

http://www.anahusman.net/en/video/lunch/

http://www.youtube.com/watch?v=biOFnAlXrV8

http://www.archive.org/details/JohnConstantakisdrewRobertsRainwaterBlues (música de BSO)

http://www.vebfilm.net/content/blogcategory/29/37/lang,en/

http://www.vebfilm.net/content/blogcategory/33/38/lang,en/

y por supuesto

http://www.bigbuckbunny.org/

Iremos poniendo más según nos pasen información

Películas y Videos Copyleft

HADOPI, los nuevos Cirilos para aniquilar la moderna biblioteca de Alejandría

Leyes de tres avisos, desconexión de Internet, represión de usuarios, criminalización de opiniones, identificación de bloggers. Los nuevos Cirilos que asesinarán virtualmente a los millares de Hipatias que poblamos la gran biblioteca de Alejandría que es Internet, son políticos elegidos por nosotros mismos. En una nube de misticismo y supersitión ganamos a pulso la aniquilación del último rincón de libertad y necesario acceso al conocimiento y la cultura.

La ley HADOPI francesa es un ejemplo de cómo aquellos que no quieren que la cultura sea accesible al pueblo, legislan en contra de éste, con el apoyo de éste para cometer uno de los crímenes legalizados más horrendos de la era tecnológica. Como antaño la esclavitud fuera legal, hoy desconectar a los ciudadanos de Internet, obligarles a pagar por un teórico y cuestionado crimen, y supervisar las comunicaciones y opiniones de los ciudadanos, se convierte en proclama dogmática en supuesta defensa de unos creadores, unos artistas. Nada más lejos. No se protege a los creadores globalmente hablando. Sólo a algunos de ellos y nisiquiera eso; se intenta mantener activo un modelo de negocio, unas industrias lentas y mastadónticas que basan su negocio en la pura especulación de un fraude piramidal con el entretenimiento en su embarrada base y el secuestro de la auténtica cultura en su cúspide.

Internet es en muchos sentidos mejor que la vieja biblioteca de Alejandría porque además de tener copia de todo el saber humano, lo puede replicar hasta el infinito y lo hace accesible a la humanidad entera, incluso aquellos con pocos recursos.

Y un pueblo ilustrado es algo que los aspirantes de dictadores deben temer, porque un pueblo que accede a la cultura, que es crítico, es difícil de engañar; puede empezar a pensar por si mismo y puede comprender el engaño al que los poderosos le someten.

El acceso a la cultura desvanece la oscuridad de la supersitición y el misticismo como la llama de una vela. Los monitores de los ordenadores y otros dispositivos son hoy llamas de velas, llamas de esperanza que iluminan un mundo en el que los monstruos son las grandes corporaciones, los corruptos políticos a sueldo de esa misma oscuridad.

En su día nadie fue a salvar a Hipatia de la turba que la despedazó. ¿Qué pasará hoy? ¿Haremos algo cuando vengan a desconectarnos? ¿Contemplaremos impasibles cómo unos políticos elegidos por nosotros acaban con el magnífico sueño que pudo llegar a ser Internet?

¿Se apagará el brillo de nuestros monitores para que una nueva era de oscuridad medieval reemplace el brillo del acceso al conocimiento que pertenece por derecho propio a toda la humanidad?


Safe Creative #0904173080565

HADOPI, los nuevos Cirilos para aniquilar la moderna biblioteca de Alejandría