Sobre Manifiestos y Proyectos de Ley de Economía Sostenible

Ayer fue un día muy intenso y no tuve tiempo que ordenar mucho los pensamientos, así que haré un resumen de mis opiniones al respecto.

Lo primero es que el problema radica en las formas en las que la Coalición de Intermediarios de la Industria del Entretenimiento (CIIE) ha colado una reforma en una ley que por lo que se ve podría haber sido tranquilamente la de la norma de la cría del berbercho salvaje.

Aceptar que ciertos individuos enemigos declarados de Internet y la tecnología asesoren en asuntos relevantes en Internet, es una irresponsabilidad.

Pero aún peor es que se quiera crear una comisión administrativa dependiente del Ministerio de Cultura, dependiente a su vez del lobby de la CIIE, que será quien decida si una página web puede que este cometiendo infracciones del copyright por poner enlaces. Es más, esa misma comisión es también la que decidirá si el tema toca el derecho a la expresión y en ese caso que sea un juez el que se haga cargo.

Mi principal oposición se refiere a esto: si quitamos a los jueces en el ámbito previo de decisión en un entorno de comunicaciones electrónicas y asumimos un simple enlace como una infracción de copyright estamos simple y llanamente abriendo la caja de Pandora a la censura, la ignorancia y el mantenimiento obsesivo de un modelo de negocio obsoleto que pone en peligro además de a los ciudadanos en su derecho a acceder a las webs de Internet de forma neutral, a los propios autores e intérpretes que pudieran tener opciones de vivir profesionalmente del trabajo de crear.

Por causa de estos intermediarios, la brecha entre algunos autores y consumidores no deja de ampliarse hasta tal vez llegar a ser en un futuro próximo totalmente insalvable.

El problema de los autores son los intermediarios. Por mantener artificialmente una escasez imposible en el siglo XXI están dispuestos a arrasar con lo que haga falta y eso incluye a sus propios fans; esas personas que les están pagando con una atención cada día más rara de obtener.

Si los usuarios de Internet tenemos ya los medios de producción, publicación, promoción y distribución de contenidos, mantener el modelo del siglo pasado no puede sino chocar de frente con la realidad social que la tecnología ha forzado; la misma tecnología abrazada hace una década por una industria deseosa de ampliar márgenes sin repartir beneficios.

Y la competencia es cada día más feroz. Busquen por Internet contenidos marginales, alternativos o de aficionados y podrán pasarse todas las horas del día y algunas más fijando la atención en contenidos siempre distintos.

No me extenderé más. Creo que casi todo ha sido dicho. Y anticipando que se abre la puerta a la fácil censura de blogs que también infrinjan “copyrights”, pues será la única utilidad real de tal ley, cometeré  una presunta infracción al realizar una cita sin permiso expreso de los titulares de la película “La Herencia del Viento”: “fanatism and ignorance is forever and needs feeding” o “el fanatismo y la ignorancia es para siempre y necesita alimento”.

Safe Creative #0912035053282

Sobre Manifiestos y Proyectos de Ley de Economía Sostenible