ACTA es la guillotina de Internet

Artículo basado en http://www.eff.org/deeplinks/2009/11/leaked-acta-internet-provisions-three-strikes-and- y otras informaciones.

Las negociaciones de ACTA, un tratado contra la falsificación de productos, se ha convertido en el arma que la  industria del entretenimiento de EEUU esperaba para acabar con Internet y las libertades de los ciudadanos gracias a la connivencia de los políticos.

El texto oficial y las negociaciones se han llevado en absoluto secreto pero Michael Geist nos comenta algunas de las filtraciones sobre los documentos que se manejan. Los peores temores están siendo confirmados hora a hora.

¿Porqué los que luchamos por la libertad y la cultura en Internet estamos tan preocupados? Vamos a explicar brevemente lo que se impondrá con ACTA:

1.- Los países que suscriban ACTA (incluída la UE) tendrán que facilitar que terceras partes, proveedores de Internet, sean responsables de las infracciones de copyright que puedan realizar sus usuarios. Esto no se requería en tratado alguno de propiedad intelectual, pero es una vieja demanda de parte de la industria del entretenimiento.

2.- Sobre los límites de responsabilidad habrá límites. Actualmente sólo se podrán acoger al los beneficios de “safe harbour” aquellos que incluyan en sus sistemas políticas para detección de almacenamiento y transmisión de contenido que supuestamente infrinja copyrights.

Sin embargo contrariamente a la ley de EEUU el texto propuesto condiciona los “safe harbour” a la implantación de sistemas de tres avisos y fuera de Internet o respuesta graduada.

Analicemos qué significa ésto: Primero el gobierno de EEUU quiere imponer los tres avisos como parte de un acuerdo sobre propiedad intelectual global a pesar de que el Parlamento Europeo ha rechazado tal cosa en varias ocasiones y es algo que nunca ha sido propuesto por legisladores de EEUU.

Segundo: Los negociadores de EEUU buscan políticas que dañarán a la industria tecnológica de EEUU y a todos los ciudadanos del mundo. La respuesta graduada es prioritaria para la industria del entretenimiento. MPAA y RIAA son las principales organizaciones que exigen estas políticas. Poco ha importado la preocupación de la industria tecnológica, los grupos de interés público o las bibliotecas.

¿Cómo afectará todo esto a las declaraciones en el sentido de que como ACTA no cambiará la ley de EEUU se podía negociar fuera de las medidas regulares de control del congreso? Veremos.

Los “safe harbours” requerían que los ISP tomaran medidas técnicas razonables para evitar infracciones de copyright, si bien existía flexibilidad para definir estas técnicas. Si las filtraciones de ACTA son correctas la desconexión de los supuestos infractores deberá ser inmediata y automática.

También se comenta en el memorandum de la comisión europea que existe preocupación por la diferencia de opinión entre industria de entretenimiento y los ciudadanos que luchamos por la libertad y la cultura en Internet. No es extraño, ACTA parece que busca cambios enormes en las legislaciones para eliminar las libertades y los avances que se habían logrado creando una rica cantidad de contenidos generados por usuarios y que considerábamos como algo garantizado desde mediados de la década de 1990.

Los ciudadanos europeos deberíamos estar especialmente indignados por el hecho de que las provisiones de ACTA serían inconsistentes con las directivas de eComercio de EU y las leyes existentes a nivel de estados miembros. Tal y como comenta Joe MacNamee, Coordinador de Asuntos Europeos de EDRi:

“La Comisión parece estar abierta a que los ISP puedan responsables terceros, aunque el Parlamento Europeo ha dicho expresamente que eso no puede ocurrir”, dijo McNamee, quien agregó que ACTA parece que va a erosionar las libertades civiles de los ciudadanos europeos”.

Por último pero no por ello menos importante los firmantes de ACTA deberán tomar medidas civiles y criminales contra la eliminación de las medidas de “protección” de contenidos prohibiendo así el acto de circunvenir, crear, importar o distribuir las herramientas que permitan tal cosa. Los países ya no podrán ser flexibles en esos aspectos. El objetivo es presionar para que el tratado TPM se convierta en un estándar a nivel global y sin duda será un daño inmenso a la innovación y la tecnología.

Más información: Cory Doctorow at Boing Boing; Michael Geist (Canada); Kim Weatherall en LawFont aquí y aquí y Electronic Frontiers Australia (Australia); y InternetNZ (Nueva Zelanda).

UPDATE 1:

Otras consecuencias será que en las aduanas se podrán confiscar equipos para comprobar a posteriori si existen contenidos “no autorizados”. Además existirán provisiones para que los usuarios entreguen sus claves de acceso. Presumimos que la encriptación privada será considerada ilegal.

Según las últimas informaciones filtradas se propon penas criminales y cárcel incluso para aquellos que graben o compartan contenidos aunque no exista ánimo de lucro.

UPDATE 2:

Una consecuencia de ACTA será que servicios como Blogger, Flickr, Youtube o cualquier otro servicio no pueda seguir existiendo pues tendrán que analizar que todo contenido que sea subido no infrinja algún copyright. Las medidas técnicas para tal cosa harán impensable que esos proyectos sean económicamente viables. Lo que se busca de hecho es que sólo existan en Internet los contenidos que las industrias decidan y nada de contenidos generados por usuarios.

UPDATE 3: Es interesante usar las redes sociales para defender Internet y la cultura de sus enemigos: http://twitter.com/#search?q=%23ACTA

ACTA es la guillotina de Internet

Mis Diez Medidas Impopulares para César Molina

Como tengo la sensación de que nuestros políticos, por nosotros votados, van a quedarse cortos con las medidas que la SGAE les ha pedido promover, y sabiendo además que detrás de todas estas amenazas e insultos a la sociedad existen intereses ocultos, como espiar nuestras comunicaciones, controlar el pensamiento y mantener a la gente lo más lejos posible de cosas que impulsa el pensamiento crítico, he tomado la decisión de darles unas cuantas ideas. Diez ideas, que suena más oficial e importante. Seguro que no son las medidas más populares, pero bueno, nunca he buscado la popularidad. Al pueblo que le den ¿no es así? Mientras el pueblo vote ¡vamos a exprimirles tanto como podamos!

  • 1.- Nada de tres avisos, al primero fuera la conexión: Se deberá cortar la conexión de Internet para siempre al primer aviso. Y nada de andar elucubrando o mirando qué archivos comparten. Usuario que usa P2P, no importa cuanto, se le desconecta. Nunca se sabe qué extraño truco usará para intercambiar contenidos. Si saben usar P2P seguro que saben usar Megaupload, o FTP, o rayos ¡HTTP! Creo que cualquier persona que usa Internet debería ser desconectada. Y sí, eso incluye a las empresas, que desde éstas es de donde más se descarga. No se sorprendan, claro está, si las SGAE se queda sin conexión. No se queden en medias tintas y avisos pusilánimes. Determinación y contundencia.
  • 2.- Además de de desconectar a esos malditos ciudadanos piratas habría que entrar en sus casas y requisar cualquier cosa que ya hayan descargado: Es más, habría que ver hasta qué punto el pensamiento crítico se ha infiltrado cual virus en sus mentes. Cualquiera que piense por si mismo y no obedezca a la doctrina oficial debería ser… sí, en efecto, fusilado. Menos bocas que alimentar y así nos aseguramos una sociedad dócil que ve Gran Hermano Rosa y cosas así.
  • 3.- Canon a las conexiones de ADSL y Cable. Esto ya lo han pensado, desde hace mucho, pero esos flojos lo hacen en plan para que la gente siga descargando más o menos “legitimada”. Craso error. Nada de permitir descargar. Nada de eso. Si alguien quiere algo que lo pague. Si alguien pretende escuchar una canción más de una vez, tendrá que pagar el importe de la canción tantas veces como quiera escucharla. El canon a la conexión debería de ser al menos el mismo importe de la conexión duplicando así el precio. El canon recaudado irá íntegro a las entidades de gestión de derechos de autor y EDITORES.
  • 4.- Encarcelar a los abuelos: Esos son los principales piratas. Admitamoslo y dejemos de dar rodeos. Esa gente se ha acostumbrado a contar cuentos a sus nietos ¡sin pagar nada a los autores! Ese es el gérmen de todo el mal que le ocurre a la pobrecita industria del entretenimiento. Los niños se acostumbran a que sus abuelos no paguen derechos de autor y nadie les cobre por escuchar los cuentos y así nos va. La culpa es de los abuelos. Esos ladrones deberían dar con sus huesos y últimos años de su vida en una fría, pestilente y húmeda cárcel.
  • 5.- Ametralladoras automáticas autónomas estratégicamente situadas en esquinas de las calles y en los baños. Si han visto Aliens sabrán de lo que estoy hablando (y espero que hayan pagado por ver la película claro o tendría que hacer algo al respecto). Si alguien va por la calle silbando, o escuchando un cutre politono con su móvil en alto, o pasa un coche con el chumbachumba a todo volumen o alguien canta en la ducha ¡ametrallemoslo! Está de moda. Matar está de moda y soluciona los problemas mejor que cualquier otra cosa. Si la gente canta en público o en privado sin pagar ¡otros podrían escuchar! ¡Y los pobres autores pierden dinero! Matemos a esos piratas. A todos sin excepción. Digamos las cosas claras. Olvidemos lo “políticamente incorrecto”.
  • 6.- Prohibir el copyleft y ya de paso el software libre: Vamos a ver, la música no puede ser gratis, pero cuando alguien pone su música gratis deja en evidencia a los que quieren cobrar. Cada vez hay más contenidos de calidad copyleft a bajo precio e incluso gratis. Eso es bochornoso para los que tienen todo el derecho del mundo mundial y universal de exigir que se les pague lo que digan que se les tiene que pagar. Esa panda de snobs que ya tienen un trabajo que les mantiene en la opulencia y crean contenidos que ofrecen gratis son como poco sucios greñosos comunistas. Son una molestia, una incómoda evidencia de nuevos modelos de negocio. Prohibamos estas actividades bajo pena de reclusión en campo de concentración.
  • 7.- Prohibir dar consejos gratis: Por culpa de los abuelos del punto 4, la gente se atreve a dar consejos gratis… ¿y qué pasa con los libros de ayuda y autoayuda? Esta despreciable práctica, en uso desde tiempos inmemoriales, debería ser abolida. Nada debería ser gratis. La gente acumula conocimiento sin importar su poder adquisitivo. Está claro, es evidente y obvio, que pensar consejos requiere esfuerzo, tiempo y energía. No es justo darlo gratis cuando otros quieren cobrar por ellos. Por cierto que estos consejos que les estoy dando deberán ser consecuentemente abonados o emprenderé acciones legales. Eso va por usted señor menestro.
  • 8.- Vigilancia permanente de los ciudadanos: Vamos a ver ¿nadie ha leído o visto 1984 y no se ha sentido tentado del poder que da el control a los ciudadanos? Seguro que sí. Pero es que eso lo podríamos hacer ya. Eliminemos sin miramientos la privacidad. No sirve más que para incubar malas acciones contra los autores y los pobres gobernantes. Pongamos una cámara en cada casa, en cada habitación (sí, el baño también), en cada colegio, en cada calle, en cada autobús, en cada escalera, en cada rincón. Y micrófonos. Así la gente estará controlada del todo. Pero si queremos controlar bien de verdad, pongamos una cámara en cada televisión.
  • 9.- Prohibir el dominio público: Fue un error desde el principio sin duda. Permitir que la gente pueda acceder a obras sin restricciones tras varios años de la muerte de los autores no da realmente sensación de propiedad a la propiedad intelectual. Lo creado será para siempre propiedad intelectual de alguien y punto. Menos medias tintas. Ya es hora de que alguien exprese en voz alta lo que la industria Disney lleva deseando desde hace tantos años.
  • 10.- Derecho a pernada: Los directivos de las entidades de gestión tendrán derecho de pernada sobre cada joven doncella que deseen. Esto no tiene mucho que ver con el canon o cosas similares, pero como sabíamos que en el fondo lo deseaban pero no se atrevían a pedirlo, lo incluimos para cerrar el bonito número de 10 medidas impopulares para nuestro querido menestro de la SGAE.

Espero que entre la prohibición del P2P, el canon a las conexiones y otras opciones, los ciudadanos seamos ser consecuentes y sigamos votando a esta clase política que nos merecemos y que con tanta sabiduría mantienen a la cultura lo más lejos posible de nuestras sucias, piratas y ladronas manos.

El precio de estos consejos asciende a 100.000 euros. La factura la recibirá el señor menestro en breve.

Atentamente suyo,

Mario Pena


Safe Creative #0812212277220

Mis Diez Medidas Impopulares para César Molina

La injusticia mundial y el apatismo social

¿Qué tiene que ocurrir para que los ciudadanos actuemos como tales y pongamos freno a las injusticias que vemos, escuchamos y leemos cada día?

Hay una crisis en marcha desde hace muchos años, la crisis del hambre, de la esclavitud, del fanatismo, pero sólo hablamos de crisis cuando es la que los poderosos han programado para reajustar sus posiciones, para maquillar la realidad de las libertades que nos van a seguir arrebatando.

En Italia Berlusconi pretende destrir las universidades, en Francia  y Gran Bretaña, el modelo neofascista de Sarkozy pretende quitar la conexión de Internet a sus ciudadanos por sólo aceptar la realidad del cambio de la propiedad intelectual en detrimento de modelos de negocio suicidas. En España se favorecen los lobbys de presión que mantienen a la cultura en un permanente estado de secuestro y esclavitud y ministros de mal llamada cultura se permiten amenazar a toda la población con lo que califican como “medidas impopulares”. ¿Acaso nadie siente vergüenza ajena? ¿Será algo impopular al estilo la guerra de Irak de Bush, Blair y Aznar?

Damos dinero a los banqueros millonarios que han robado y robado sin contemplaciones, vemos como un estafador que ha robado millones de dólares elude la cárcel pagando diez millones mientras que hackers son encarcelados cinco años sin haber robado nada, sólo por demostrar la inseguridad de los paranoicos sistemas de seguridad militares (y probablemente salvandonos de un desastre terrible).

Ciertas clases eclesiásticas inundan a la sociedad con mensajes xenófobos, homófobos y parece que debamos tratarlos con respeto unidireccional.

El fascismo, la imposición, el totalitarismo, la negación de la cultura y conocimiento sólo buscan ofuscarnos, alejarnos de la realidad, que los gobernantes, vendidos, ocultan e ignoran los auténticos problemas de una población que de alguna manera se lo ha buscado. Porque seguimos creyendo que harán algo por nosotros. Les seguimos votando y lo cierto es que esto ya no funciona. Gobiernan al pueblo pero sin el pueblo. Todos sabemos cómo acaban estas historias ¿ o tal vez ya lo hemos olvidado para siempre?.

Es el momento de recordar a los gobiernos que son ellos los que deben temernos y no al revés.

La injusticia mundial y el apatismo social