El Hundimiento de la Libertad de Expresión

Suelo comentar que parte de la industria del entretenimiento carece de noción de hacia dónde apunta el norte. No lo hago en base a especulaciones, sino a hechos prácticos que se pueden comprobar casi todos los días como por ejemplo con el último intento de simple y llana censura, posible gracias a los cambios de legislación en favor de modelos arcaicos, no respetuosos con la libertad de expresión, que se imponen por mandato de RIAA y MPAA en el mundo: me refiero a la retirada de los vídeos parodia de El Hundimiento.

Porque cuando algunos políticos se afanan en vender que quieren luchar contra la “piratería” no están hablando de la legítima lucha contra el plagio, no, hablan en realidad de instaurar sistemas legales de control y eliminación de la libertad de expresión. Como ya ocurrió con el derecho de cita, los sistemas automáticos eliminan de un plumazo vídeos por presunta infracción de copyright… pero lo que ocurre es que se elimina el derecho a la libertad de expresión. Así de simple.

Por rutina se toma lo peor de cada legislación local a la hora de fustigar al usuario, al creativo, a los autores incluso, y se aplica mundialmente.

Y trabajan con impunidad por una sencilla razón, los políticos están a su servicio, cual simbiontes pues tanto las industrias como los políticos persiguen un mismo fin, lograr que la gente no piense por si misma. Que reciban la misma información controlada y supervisada. Esterilizada. Y claro, Internet está de por medio. Eso tiene que cambiar.

Unos por negocio, otros por pura avaricia de poder, se juntan seguros de que no pasará nada mientras los ciudadanos sigamos votando útil a unos individuos mentirosos, corruptos y curiosamente convenientemente ignorantes de las implicaciones de la tecnología en la sociedad.

http://vimeo.com/moogaloop.swf?clip_id=11116743&server=vimeo.com&show_title=1&show_byline=1&show_portrait=0&color=&fullscreen=1

No a la Censura por Copyright from derecho a parodia on Vimeo.

Descarga el vídeo y ejerce tus derechos fundamentales.

El Hundimiento de la Libertad de Expresión

Cobrando compensación por copia en licencias Creative Commons

Ayer salió la noticia por la que en un estudio dependiente del Ministerio de Cultura recomendaba a la SGAE cobrar compensación por copia privada en obras Creative Commons.

Como bien apunta Elwing en el comentario número 12 de Meneame (aviso: cito sin permiso del autor en una posible infracción de propiedad intelectual pues en la última modificación de la ley no puedo citar sin autorización)….:

El texto dice, simplemente, que hay ciertos derechos según la LPI cuyo ejercicio no corresponde al autor, sino a las entidades de gestión. Luego ya podemos cagarnos en la ley, pero esto ni es nuevo, ni signifique que cultura aliente a la SGAE a cobrar por CC.

Observamos que en efecto esto es algo que viene así en la ley lo que nos muestra, ni más ni menos, lo lejos que está la Ley de Propiedad Intelectual de la realidad y la urgente necesidad de reforma para acercarla, aunque sólo sea un poco, a la realidad científica y medible que supone el creciente uso de obras Creative Commons entre cada día más creadores.

No soy abogado pero hay cosas que caen por su propio peso y que apunto a continuación:

1.- Los que usamos licencias Creative Commons no sentimos, como legítimos autores, que la copia privada o cualquier otro tipo de copia nos cause perjuicio económico alguno. Es más, entendemos que la propia copia nos enriquece y aumenta nuestras posibilidades de obtener y generar riqueza de y para la sociedad. El simple concepto de que tenga que existir una compensación cuando científicamente se demuestra que el daño sólo es posible en determinados modelos de negocio, debería ser retirado. Es más, estas compensaciones, no hacen sino entorpecer la difusión de la cultura.

2.- Dice la ley que como autor no puedo renunciar a la remuneración por compensación (derecho patrimonial irrenunciable). Creo que como autor e individuo maduro y en plena posesión de mis facultades mentales tengo que poder no querer dicha anacrónica compensación ideada en una visión analógica y mercantilista de la creación. Esta redacción de la ley es simplemente insultante y por eso exijo que sea modificada sin más dilación. Si quiero renuncio y no tengo nada más que explicar. Ninguna entidad, aquí declaro, tiene autorización mía activa o pasiva a recaudar cantidad alguna sin mi expresa autorización y me da igual lo que la ley diga. Si la ley es injusta, prefiero la cárcel a que recolecten en mi nombre.

3.- La perversión de la ley. Supongamos que admitimos que la SGAE ha de poder recaudar de las obras licenciadas con Creative Commons. Veremos, sin demasiada sorpresa, que la SGAE no permite que sus asociados usen dichas licencias. Según la ley la asociación a estas entidades no es obligatoria, pero es que en los términos de los contratos que obliga la SGAE firmar se prohibe el empleo de dichas licencias luego jamás podríamos reclamar ese dinero pues tenemos que afiliarnos a ella para cobrar las cantidades (otras entidades no obligan a estar afiliados como CEDRO). Esto significa que sí o sí, la SGAE tiene que recaudar pero al mismo tiempo sus cláusulas de contrato y la redacción de la ley produce que sea no o no que como autores podamos recibir esos importes. ¿Nadie ve lo perverso de la situación? ¿Es eso defender a los autores? Honestamente, no nadie con un mínimo de integridad y vergüenza puede sostener que así sea.

4.- Las entidades tienen que ser totalmente efectivas. No recuerdo el punto de la ley, pero tengo entendido, y que me corrijan los abogados, que las entidades de gestión tienen que cumplir ciertos requisitos para seguir siéndolo, y es que tengan capacidad de ser efectivas identificando todas las obras, usos, y repartiendo con la máxima diligencia. Bueno, eso simplemente ya no es posible. Los autores estamos viendo que existe otra forma de gestionar nuestros propios derechos sin necesidad de SGAEs. Si no queremos compensación por copia privada, podemos optar por muchísimas otras opciones más respetuosas con la cultura y la creatividad. El caso es que las entidades de gestión deberían sólo gestionar los derechos colectivos de exclusivamente las obras que estén en su catálogo y no las demás. Esa es la cuestión.

Conclusión. La Ley de Propiedad Intelectual trata a los autores como niños incapaces de tomar sus decisiones y vive en un siglo, el XIX (ni siquiera el XX ya) en el que la visión analógica era la imperante. Ya en su día los derechos de autor como hoy los entendemos fueron muy cuestionados, sobre todo los patrimoniales, y en el entorno digital incipiente e Internet, la aplicación de las leyes de Propiedad Intelectual y Copyright son una perversión que crea problemas donde no los hay. Sólo faltaba que ahora los que optamos por licencias Copyleft y otras Creative Commons tengamos que estar forzados a usar modelos de ver la creación sencillamente falaces.

Este texto está bajo una licencia CC by-sa 3.0 de Mario Pena. Más información aquí: Safe Creative #1004156012435

Actualización 16 de Abril de 2010 a las 13:39.

Hablando con mi colega y amigo David Maeztu, reputado abogado, me ha comentado lo siguiente. Por el interés que ha despertado el tema lo incluyo aquí a modo de enmienda a lo que yo he escrito y que no quiero borrar:

Yo no estoy de acuerdo con lo que dices, el estudio lo que dice es bueno para las CC, que las entidades de gestión deben gestionarles en aquellos
derechos no cedidos por la licencia. No como hasta ahora que algunas no se quejan.

Además, como ya dije hace años, las CC no devengan canon, por lo que por eso no se puede cobrar, pero si hay otros derechos de gestión colectiva obligatoria por los que si se pueden cobrar.

Imagina la comunicación pública con finalidad comercial de una obra con una licencia CC no comercial, ahora nadie gestiona eso (excepto el caso holandés), lo que yo entiendo es que se pide que las EEGG gestionen también esas obras.

Un saludo.

Cobrando compensación por copia en licencias Creative Commons