Si una campaña sale mal, sale bien

Hoy el Ministerio de la Industria del Entretenimiento, me resisto a llamarlo de Cultura, porque no lo es, deberá reflexionar y mucho sobre la infame campaña de propaganda (en el sentido de Goebbels) que ha lanzado para intentar adoctrinar a la sociedad.

La campaña no funciona. Creo que han llegado demasiado tarde, con el paso cambiado y sin entender lo que está pasando en Internet.

El modelo de negocio ya ha cambiado. Los intentos por controlar Internet y mantener artificialmente unos modelos agónicos, no son sino un pretencioso intento de luchar contra la propia ciudadanía que ahora accede a las herramientas digitales del último espacio de libertad, Internet.

No necesitamos más que el acicate de estas arremetidas absurdas para demostrar la verdad y toda nuestra creatividad y capacidad de reacción. Y la situación sólo puede ir a peor con ellos. Y mejor para Internet, porque la gente a la que pretenden engañar son los chavales que mañana votarán y que entienden mucho mejor Internet que sus mayores.

Seguiremos luchando por liberar de su secuestro a la cultura, por cambiar la ley de propiedad intelectual para devolver el poder a los autores y los artistas, para arrebatar el monopolio de la información y el conocimiento de las garras de unas entidades, industrias y clases políticas que aborrecen que los ciudadanos ejercitemos el pensamiento crítico.

Y de paso, Sr. Molina, usted debería dimitir por no cumplir con el mandato que los ciudadanos le hemos dado.

Si una campaña sale mal, sale bien

Detrás de la propaganda política contra Internet y los ciudadanos

En los últimos días se están escuchando cada vez más noticias arremetiendo de nuevo contra el uso de las redes de pares, P2P, eMules, etc.

Las declaraciones son viejas conocidas que han sido rebatidas hasta la nausea desde hace como unos tres o cinco años.

– Compartir contenidos en Internet (con copyright, algo que no siempre se dice) es igual a robar en una tienda física

– Hay que concienciar a la gente que compartir es malo, ileagal y acaba con la cultura

– Las compañías de comunicaciones tienen que parar todo eso

– La banda ancha se usa sólo para descargar todo lo que se pueda

– Cada contenido descargado sin pagar es un contenido menos que se vende.

– Con el todo gratis los autores se mueren de hambre, no crearán y la cultura morirá

Existen cientos de argumentos contra la pura propaganda que tan bien han aprendido los políticos de líderes de triste recuerdo que no vamos a mencionar. Los argumentos rebaten punto por punto todo lo que afirman.

– Compartir contenidos no equivale a robar. No importa las veces que lo repitan, la copia digital sólo pone en evidencia que vender contenidos por el mero hecho de vender contenidos no es un modelo de negocio válido en la era digital. Cuando copias un contenido de alguien, ese alguien no deja de tener el contenido, es eso de ser una copia ¿Acaso lo ignoran? No, no lo ignoran. No lo dicen porque en “propaganda” una de las reglas esenciales es no decir toda la verdad.

Existe abundancia de contenidos, ahora de lo que hay escasez es de atención. El futuro de modelo de negocio será ofrecer los contenidos gratis y vender servicios de calidad asociados o productos indirectos.

– El punto de concienciar es en realidad adoctrinar en la religión del copyright, que exige fe, credulidad, creer en algo no sólo sin evidencia, sino con toda lógica y sentido común apuntando en sentido opuesto.

– Las compañías de comunicaciones tendrán que tener mucho cuidado si pretenden seguir el modelo fascista de Sarkozy y Gordon Brown para espiar y desconectar del acceso a Internet a los ciudadanos. Los ciudadanos cada día somos un poco menos manipulables. Además cada vez la gente aporta más contenidos y pronto será más lo que aportemos que lo descarguemos.

– Cada contenido que se descarga no es una venta menos. Es un contenido que se descarga y los estudios, los de verdad independientes, no los de ciertas compañias financiadas por entidades de gestión, no sólo no encuentran relación, sino que a menudo las descargas gratuitas generan más consumo en otras áreas de las que se lucran los artistas. Eso sí, tiene que haber calidad. No vale cualquier cosa.

– Con las descargas gratuitas primará la calidad al puro entretenimiento. Unos podrán vivir de ello, otros no. Nada obliga a que alguien que se diga artista tenga por defecto la renta garantizada. Ojalá todos pudieramos hacer eso. Las palabras no valen, valen los hechos. Lo cierto es que con la era digital y la socialización de los métodos de creación y distribución, la balanza se inclina de parte de la creatividad real, no la pretendida.

Lo importante es que ahora los políticos empiezan con la propaganda de Sarkozy, solicitada por FNAC Francia, de cortar las conexiones a los ciudadanos. Lo van a repetir hasta la saciedad y yo digo que en las próximas elecciones, todo político que no se posicione clara y contundentemente contra ese tipo de medidas no reciba votos de los Internautas. Hay mucho en juego, porque ese modelo de corte de conexiones y espionaje de ciudadanos al puro estilo 1984 es fascista. Y no queremos más fascismos.

Ahora que sabemos que el enemigo son los políticos vendidos a intereses y que nos mienten… ¿qué es lo que realmente temen? Sencillo: Temen que la gente deje de consumir los contenidos “profesionales” porque cada vez más gente “amater” crea contenidos de mayor calidad. En no muchos años gracias a samplings, creaciones originales, licencias libres, registros online, nuevos modelos de negocio, acceso y estudio de contenidos de calidad, lo amater superará (ya lo hace a menudo) a los modelos profesionales. Cuando además este tipo de contenidos retribuyan económicamente a los creadores mediante micropagos, el final del imperio de la manipulación de los contenidos encotrará su puntilla final. Las grandes distribuidoras, no los autores, son las que deberían tener miedo. De hecho son las que adoctrinan a los autores para que den la cara por ellos.

Si los políticos e industrias no cambian ahora, luego ya no podrán hacerlo. Yo sé que lo saben, porque muchas industrias me lo han dicho, pero prefieren que alguien más pequeño haga el modelo antes para luego copiarlo, plagiarlo, o como mejor prefiero decirlo, para piratearlo.


Safe Creative #0811221637728

Detrás de la propaganda política contra Internet y los ciudadanos

El Grupo Parlamentario Socialista contra la “piratería cultural”

Según leo en Meneame, el Grupo Socialista prepara un plan para luchar contra la que llaman piratería cultural. Hispalinux ya nos avisa de las más que posibles conclusiones de dicha propuesta. No son noticias nuevas. Es notorio como la clase política (la inmensa mayoría de ésta) carece del debido conocimiento o interés en las nuevas tecnologías y se rigen por la influencia de ciertos lobbys de presión que no vamos a mencionar pero que todos conocemos.

Creo que el problema es el concepto de piratería que tienen algunos y que se basa en la continua manipulación propagandística de una industria que ante los irreversibles cambios que se le exigen en su modelo de negocio, pretende seguir manteniendo el mismo estatus quo en el que sólo una élite tiene derecho a promover el entretenimiento y la cultura.

Cuando los métodos de creación, difusión, copia, publicación de contenidos se socializan, no cabe considerar eso como algo malo, sino al contrario como una auténtica maravilla que conviene aceptar y explorar. Es una ocasión única para acercar la cultura, de devolver la cultura a sus respectivos dueños, la sociedad y no mantener extraños privilegios a una limitada élite que no ni a todos los creadores ni mucho menos a la sociedad.

Se intentan mantener unos modelos de negocio que favorecen la no innovación, el estancamiento cultural y el fomento de la presencia de los abogados en la sociedad civil. El adoctrinamiento religioso del copyright es una aberración que no tiene cabida en pleno siglo XXI.

Llamar a los usuarios de nuevas tecnologías piratas es un insulto a la inteligencia. La piratería, la auténtica, es el plagio (y eso lo practican sin reparo muchas de las empresas que más alentan llevar ante a los tribunales a honrados ciudadanos), y lo demás son formas más o menos descontroladas de no haber aceptado desde un principio que el modelo de negocio tiene que cambiar sí o sí.

Existe una nueva dimensión de la propiedad intelectual, una nueva forma de ser creador y consumidor. Muchos que hoy viven de eso, igual mañana ya no pueden hacerlo. Es posible que la cultura tenga que volver a estar en mano de los ciudadanos. Es posible que contenidos sin calidad dejen de tener su público objetivo, porque igual el público objetivo ha descubierto y demanda calidad en lugar de puro entretenimiento sin más.

Que a la clase política le de miedo que cada día existan más personas capaces de pensar por si mismas es lo que nos debe servir de acicate para luchar contra los absurdos intentos de una clase política que cree que Internet puede y debe ser controlada para sus amigos.

El Grupo Parlamentario Socialista contra la “piratería cultural”

Urgente, di no a la guerra, a todas las guerras

Los mercaderes de la muerte nos llevan a otra guerra, ahora en Osetia del Sur, lugar que por cierto ni conocía. A estas horas desconozco los motivos oficiales, las razones aparentes de la guerra, ni quienes son oficialmente los buenos o los malos. Lo que sí se es que la gente está muriendo, está sufriendo mientras algunos venden armas y se hacen ricos. De nuevo parece que la maquinaria asesina de la guerra se pone en marcha para canjear con sangre los excesos o defectos de una sociedad hipócrita.

17IMG_5646
Creative Commons License photo credit: Barsacchi Francesco

De nuevo morirán niños, madres, hermanos.

De nuevo vamos a mirar con impotencia y asco lo que los podersos desean que veamos. Al más puro estilo de la novela de George Orwell, 1984, la propaganda está en marcha.

Sólo podemos estar seguros de que quienes originan las guerras no mueren en ellas y que muchos harán grandes fortunas. Decid no a la guerra, a cualquier guerra. Si los líderes tienen problemas que se peleen sólo ellos y dejen al pueblo en paz.

¿Porqué seguimos pensando que hay criminales de guerra cuando la guerra en si es un crimen?

Urgente, di no a la guerra, a todas las guerras

Los políticos prefieren votantes a ciudadanos

La gente que piensa por si misma siempre ha sido peligrosa para los políticos que ansían poder. La gente que piensa por si misma es peligrosa. No se deja dominar, no se le puede engañar con facilidad.
We Can Do It!
Creative Commons License photo credit: Matthew Shelley

Si un país está poblado por ciudadanos y no simples votantes, los políticos están obligados a convencer, esto es, a trabajar y siempre sabiendo que serán supervisados y analizados. Una democracia sana es exigente y los políticos no tienen más opción que hacerlo muy bien siempre. Si esas condiciones no se dan, si hay pocos ciudadanos no estamos en una democracia sana. De hecho la democracia se convierte en una dictadura blanda, al servicio de manipuladores con alternancias más o menos frecuentes.

Pero los políticos actuales sólo buscan votantes. Los votantes se limitan a votar, sin mirar en profundidad si se les está engañando o no. Casi todos los políticos actuales, a los que pagamos, son ignorantes y a menudo incompetentes, como lo son los líderes de los emporios de protegen.

Para que la gente siga votando es importante, vital diría yo, que la gente sea ignorante o que sólo acceda a la parte del conocimiento que les interesa. Así un primer paso necesario para cualquier político es lograr, mediante las escusas de siempre, que los ciudadanos no accedan libremente al conocimiento.

Dar libertad de acceso sería un error para un déspota o un incompetente, así que centran sus recursos en evitar esto y para eso usan muchas técnicas largamente conocidas como la propaganda, topos, mentiras orquestadas, etc.

Es fácil reconocer las formas que tienen de engañar a la población. Siempre adoctrinan sobre su visión de lo correcto, no dejando a los ciudadanos opción de ser realmente libres, de incluso tal vez hasta equivocarse. No voy a poner ejemplos, pero espero que la gente que me lee, poca pero de calidad, reflexione. Hay demasiados ejemplos de gente adoctrinando, incluso allí donde menos esperamos encontrar a un enemigo.

Seamos ciudadanos. Y para eso tenemos que pensar por nosotros mismos. Ver de todo, leer de todo, escuchar de todo, equivocarnos una y mil veces y aprender de todo ello. No dejéis que nadie os imponga el camino recto dando a elegir entre la luz y la noche. El aprendizaje, el convertirse en ciudadano es un camino gris y difícil con altibajos y cada uno tiene que recorrer su propia senda.

Los políticos prefieren votantes a ciudadanos