No mucha gente sabe qué es el DRM

Pero debería saberlo cada vez más y más gente. El DRM es el acrónimo para Digital Rights Management, si bien debería ser más bien Digital Restrictions Management y en esencia, siendo más correctos, son sistemas para la restricción digital de los derechos que tenemos los ciudadanos al acceso a la cultura y también a nuestra intimidad.

¿Tiene sentido que una máquina o un programa nos diga qué podemos o no hacer con una canción que hemos comprado en Internet?

Es tan absurdo como ineficaz, ya que todos esos sistemas son rotos finalmente por hackers… y no tardan mucho tiempo en hacerlo.

Es necesario que la industria deje de gastar ingentes cantidades de dinero en cosas que finalmente no sirven para nada. En todo caso nos enfadan ya que espían nuestras actividades privadas y nos prejuzgan. El DRM es un insulto a la gente, una especie de “eres un criminal en potencia y por eso te pongo esto aquí“. Finalmente corren el riesgo de agotar nuestra paciencia y todavía somos libres de comprarles o no hacerlo.
Señores, si no quieren que sus contenidos digitales se compartan libremente haganme un favor, no usen DRMs, limitense a no digitalizar contenido alguno, toquen con su grupito en casa y registren a sus invitados por si llevan una grabadora.

Es impensable que la sociedad entera esté sojuzgada, criminalizada por los que deberían mimarles y darles lo que desean. Es impensable que seamos todos criminales sin prueba, por el simple hecho de que alguien tiene ese parecer.

No mucha gente sabe qué es el DRM