Verificar la noticia, capricho o necesidad

Cada vez es más frecuente encontrar en Internet noticias que a pesar de tener todos los visos de ser reales, al la postre resultan no serlo.

Hace poco estuvimos manteniendo un debate sobre la conveniencia o no de informar en todo momento sobre la veracidad de las noticias. Nuestra postura, la de Ningunterra, es que es importante, si no esencial, verificar las informaciones que se reciben, e informar en función de esta investigación. Esto tiene ciertas desventajas, se tarda tiempo en verificar, tiempo y recursos, y eso trae como consecuencia un retraso a la hora de la publicación de noticias que otro medios publican antes sin verificar sólo porque es su política.

Creemos que la información ha de ser lo más rigurosa posible, y nos damos cuenta de que todos podemos equivocarnos. La información es valiosa y su valor radica en su rigurosidad. Si no es rigurosa no vale para nuestros lectores.

Me argumentaban que, a veces, publicar noticias satíricas pueden servir como revulsivo para concienciar a la gente de que hay problemas. Nos parece bien, pero no se debe dar crédito de realidad cuando no reflejan hechos verídicos o la gente acabará desconfiando tanto de las informaciones que se den (eso ya está pasando) que dejarán de dar crédito a las noticias realmente auténticas.

Se aplica el dicho de “tantas veces va el cántaro a la fuente que se rompió”. Los medios se deben a sus lectores y a la verdad. Y si se retrasa la información creemos que ese es el mal menor.

Verificar la noticia, capricho o necesidad