Mis respuestas a algunas de las preguntas frecuentes de religiosos

roma001331. ¿Por qué no crees en Dios?

En primer lugar porque no existe evidencia alguna en tal sentido y creer y confiar nuestra manera de vivir nuestra vida en algo improbable es arriesgado sin tener pruebas sólidas. Sin embargo lo más importante tal vez sea definir qué es Dios o de qué tipo de Dios hablamos pues todo cambia totalmente si definimos a Dios como el judeo-cristiano-islámico o como los dioses del antiguo Egipto, África o los Mayas… por poner unos pocos ejemplos.

No obstante la pregunta debería ser hecha en otro sentido que sería más apropiado para como “¿por qué no te crees que existe un Dios?”. El peso de la prueba pasa a quien afirma creerse algo y es quien debe explicarse. No al revés.

2. Los ateos no tenemos moral.

No me considero ateo. Es una palabra que clasifica y cierra la naturaleza tan rica y variada de las personas y mi propia identidad. Todos nacemos sin creernos esas cosas. Nos adoctrinan para hacerlo.

Si bien astas alturas y con el fin de situar el debate rápidamente en contexto, aunque con indudables carencias, el término ateo se aproxima, lo acepto siempre y cuando al creyente de le llame crédulo. En ese sentido el crédulo no tiene moral propia, le son impuestas ciertas reglas que tiene que acatar forzosamente. Cualquier disidencia se puede transformar en castigo.

Pasando a la cuestión ¿alguien que no se cree dioses conscientes preocupados por el devenir de los humanos… puede tener moral? Sí, sin duda. El hecho de creerse que existen dioses no tiene nada que ver con la moral, ya que según religiones ésta moral es tan variada e interpretable que en demasiadas ocasiones produce fenómenos como el asesinato ritual, mutilaciones de todo tipo, guerras “santas” (yihads), negación de la libre elección de pareja y en definitiva comportamientos considerados altamente morales para algunos pero inaceptables para aquellos a los que afectan y a las personas sensibles, inteligentes y empáticas.

En pocas palabras, creerse lo que dicen las religiones no sólo no frena comportamientos negativos para el entorno, sino que lo suele justificar con demasiada frecuencia. Es cierto que en algunos casos existen aciertos en las lecciones morales, pero no son lecciones ajenas a la vida en sociedad, perfectamente posibles sin la necesidad de una religión, aunque sólo sea por ser herramientas adecuadas para el mantenimiento de la sociedad y la civilización (cualquiera sea ésta).

No creerse lo que dicen las religiones obliga a una reflexión profunda sobre lo finito de nuestra existencia y experiencia en el mundo que puede dar como resultado que nos preocupemos más, como es mi caso, por los demás ahora y así no dejar de buscar la justicia ante hipotéticas existencia segura de ésta tras la muerte.

Cuando eres consciente de que tu vida actual es todo lo que tienes, has de aprovechar para hacer lo mejor no sólo para ti, sino para los demás, que redundará en algo mejor para ti igualmente, así como para tus descendientes, portadores de parte de tu propio código genético.

Ayudar a los demás es por lo tanto un acto de egoísmo que mejora las probabilidades de un entorno correcto para perpetuar tus genes. Para ayudar correctamente hay que tener unos niveles de moral y ética muy superiores a los de cualquier religión.

3-5. Algún día aceptaras a Dios, Él te quiere.

No, eso no ocurrirá. No existe un dios y si existiera quiero pensar que preferiría a alguien que sin esperar recompensa alguna hace lo correcto que aquel que lo hace, sin cuestionar si realmente es correcto o no, esperando una recompensa.

Suelo decir: “haz lo correcto por los demás, pero no lo hagas sólo porque esperas una recompensa, hazlo sobre todo sin esperarla”.

6. Si no hay Dios, ¿qué ocurre cuando mueres?

Como decía un sabio, antes de nacer estaba supongo que “técnicamente” muerto, por lo que ya sé lo que ocurre, nada. Supongo que al morir ocurren dos cosas además de nada. Desde el punto de vista fisico químico nuestros átomos se volverán a repartir entre materiales inanimados y otros animados, nuestras acciones físicas se diluirán poco a poco en los recovecos de todo el entorno físico. Nuestros genes, prestados a su vez por los anteriores, intentarán replicarse hasta extinguirse definitivamente.

Desde el punto de vista espiritual habremos dejado huella que será visible durante más o menos tiempo. De ahí que crear cosas, o contribuir a que estas cosas sean creadas, hacer cosas buenas a una u otra escala puede tener un efecto más o menos importante y durable en la vida de las demás personas. Es como cuando se dice, no sin razón, que uno no muere del todo si pervive en la memoria de los demás.

Uno puede leer y obtener información de alguien muerto por ejemplo gracias a lo que haya escrito, cantado o filmado.

7. Si no hay Dios, ¿Cómo se creo el universo?

La respuesta la da Carl Sagan con claridad. Si todo tiene un causa primera ¿qué causó a Dios? Si Dios es eterno, ¿qué previene al Universo de ser eterno él mismo? ¿No podemos llamar al Universo, inconsciente, gigantesco, tal vez infinito, un dios en si mismo? No podemos saberlo, pero en la búsqueda de estas respuestas vemos cada día con más claridad que el concepto “Dios” es probablemente algo que hemos inventado para reconfortarnos a nosotros mismos ante los abismos a los que nuestra mente se asoma.

8. Si estas en lo cierto y yo equivocado ¿qué tengo que perder?

Vivir en plenitud, ser responsable de tus actos, por lo tanto ser completamente merecedor de las recompensas o responsable de los fracasos y aprender de éstos por lo tanto, tomar tus decisiones, hacer lo verdaderamente correcto por los demás, dejar una huella perdurable e intelectualmente honesta.

Vivir engañado es como vivir bebiendo o drogado, las cosas no se perciben como son sino distorsionadas y se afecta a los demás (a veces para bien, pero con frecuencia para mal). Podemos ser capaces de ver el sufrimiento de otros y pasar página. Hemos de quedarnos en esa página e intentar algo, que por pequeño que sea, siempre ayudará. Esto no es algo ajeno a los religiosos. Hay mucha gente que hace siempre el bien para los demás, pero ante todo son personas honestas, humildes, empáticas y responsables que lo serían también sin el necesaria concurso de una religión que en todo caso toman como orientación, no como guía exclusiva.

Si yo estuviera equivocado y existe Dios, y si es como yo querría o supongo que debería ser, seguro que me invitaría a tomar unas cervezas y charlaríamos un buen rato como buenos viejos amigos. Si es de otra manera, y si por mi excepticismo me condena a sufrimientos eternos a pesar de haber intentado hacer siempre lo mejor (aunque me haya equivocado con frecuencia), pues sin duda es que ese dios no merecía la pena y estaré por lo tanto en el lugar apropiado. Es como decía Thoreau: el lugar apropiado para la persona justa cuando el gobierno y las leyes no lo son, es la cárcel.

9. ¿Cómo puedes vivir sabiendo que tu vida no tiene sentido?

Por la maravilla de pensar en la inmensidad de casualidades que se han dado a escala universal para que yo exista. La oportunidad de ser consciente y experimentar la maravilla de vivir. Pero sobre todo porque todo tiene sentido a pequeña escala. La pequeña escala es la escala en la que nos movemos. Tal vez una escala infinitesimal, como si mirásemos la vida de una simple hormiga. Para nosotros tiene poco sentido el trabajo atareado de una pequeña hormiga en el contexto de la historia humana, pero para la hormiga es esencial. Vital.

En mi escala me maravillo de las pequeñas cosas, de los trillones de combinaciones de interacciones físico químicas para dar lo que soy y mi entorno. La capacidad de maravillarse ante el espectáculo del Universo y poder sonreir ante ello mientras sea posible y mientras sigamos girando entorno a la estrella llamada Sol, o girando en un brazo de una galaxia, en un cúmulo de galaxias, en una zona del Universo.

Pero sobre todo puedo vivir la vida gracias a compartir este corto viaje con gente estupenda y maravillosa en el mismo barco llamado Tierra.

Safe Creative #1008267151205

Mis respuestas a algunas de las preguntas frecuentes de religiosos