El peso de la evidencia exigida

Si en un momento dado le pido prestado a alguien una cantidad de dinero, digamos, 5 euros, si es un amigo probablemente me fiará sin mayor problema. Me conocen, conocen mi naturaleza y estiman mi seriedad. Si en cambio pido 5.000 el amigo será mucho más reticente y querrá algún tipo de garantía que le asegure que el dinero le será devueltos tarde o temprano (mejor temprano).

Si en cambio pido los 5 euros a alguien que no conozco por la calle, es muy poco probable que me den el dinero. No me conocen, no saben quien soy ni de qué voy. Es lógico que no confíen. Es necesaria una evidencia de que ese dinero será recuperado. Ya de los 5.000 mejor ni hablamos.

En cambio en temas de religión parece que cualquier persona que no conozco de nada me puede pedir que confíe en que algo va a ocurrir en base a que ellos creen que va a ocurrir porque lo pone en un libro y lo sienten así en su cabeza (quiero decir cerebro). Y hablamos de hechos impresionantes  como justicia más allá de la muerte y vida eterna tras la muerte física en este mundo. Esas son afirmaciones que necesariamente van a condicionar mi vida actual y mi desempeño pues  hay condiciones para llegar a eso. Lo siento pero nadie puede criticar que sea escéptico y pida garantías tan importantes como importante son las afirmaciones  hechas.

Los mismos que me piden que crean ciegamente me pedirán garantías cuando les solicite grandes cantidades de dinero sin conocerles de nada.

Anuncios
El peso de la evidencia exigida

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s