Trae tu libro y te doy la versión eBook a buen precio o gratis

Leo en Techdirt sobre una tendencia en Japón por la cual los propietario de libros los escanean para convertirlos en eBooks y así leerlos en multitud de dispositivos. Algo que por lo que se comenta podría ser legal y desde luego es legal en España (copia privada, ¿recuerdan?). La cuestión es que, como siempre, los editores se llevan las manos a la cabeza pues ven peligrar su modelo de negocio basado en la venta de copias. Algunos expertos ya creen que hay que cambiar la ley de Japón y ya puestos también la española.

Ahora vamos con una propuesta loca e irreverente para los autores y editoriales capaces de comprender lo que les va a pasar: ¿porqué no ofrecer a los dueños de libros ediciones en ebook de éstos a buen precio, digamos, si pasan por una librería a mostrar algunos de sus favoritos? ¿Porqué no, al comprar un nuevo libro en papel, regalan la versión en eBook?

La clave es dar una experiencia de servicio buena junto a contenidos de calidad, a buen precio y sin DRMs molestos e inútiles.

Trae tu libro y te doy la versión eBook a buen precio o gratis

iPad

No entraba dentro de mis planes tener un iPad, pero fueron las circunstancias que me han empujado a tener un chisme cargado de DRM, si bien hay peros a esta afirmación.

He de confesar que desde el punto ideológico no me gusta el iPad, es muy cerrado, se basa en DRM y si no se pudiera introducir contenidos sin esas restricciones, sencillamente concluiría que no es un buen producto.

Pero para bien o para mal el nivel de obsolescencia de los productos pueden llevarme, de una forma bastante razonable, a ver el tener un iPad como un ejercicio de examen. Hoy estoy seguro que en el futuro no tendré un iPad, como no tendré un nuevo iPhone, sino productos análogos, que siguen sus pasos pero son abiertos.

¿Qué opino del iPad?

1.- No es, como dicen algunos, un teléfono grande con el que no puedes llamar (si bien no tengo el 3g). No lo es porque el tamaño marca la diferencia. No se puede concebir un teléfono de este tamaño, en realidad es otra cosa. Es un dispositivo multimedia de alto rendimiento y compacto.

2.- No sucumbe al DRM. Básicamente uso programas que permiten tener libros sin DRM y esa es la clave de que funcione para mi.

3.- Leer. Puedo leer, puedo llevar muchos pesados libros en un único contenedor… Y películas, y aplicaciones con las que trabajar, navegar y conectar. De nuevo el tamaño lo es todo para que sea razonablemente útil para muchas cosas esenciales.

4.- No sustituye por si sólo a un ordenador o portátil. En gran parte por sus limitaciones de tamaño y por ser tan cerrado. No sustituye al ordenador porque de hecho no lo pretende ni puede hacerlo. Está en un rango distinto con unas posibilidades que hay que explotar.

5.- Intuitividad. El manejar con los dedos hace que sea increiblemente fácil de usar. Los niños, por ejemplo, cuando tienen poco conocimiento de estas herramientas, lo encuentran fascinantemente fácil de usar. Es toda una experiencia ver como niños de 3 a 6 años lo manejan.

El iPad está lejos de ser perfecto, pero lleva a un camino muy interesante sobre el que reflexionar. Como herramienta ya es cuestión de aprovechar la ocasión para evitar el DRM y explorar qué libertad puede aportar. Estoy seguro de que surgirán otros dispositivos similares mucho mejores que serán la opción perfecta para el futuro.

iPad

iPad de Apple y el DRM

“The hippe is gone” es la primera frase que me viene a la mente al pensar en la última creación de Apple, el iPad. Ya han pasado unos días y hemos tenido tiempo de ir digiriendo las características de este nuevo dispositivo.

Tal vez lo más destacable e importante de este nuevo ordenador sin teclado sea que viene cargado de DRM, lo que significa que Apple podrá eliminar libros, suscripciones, artículos o películas a placer sin previo aviso gracias a su modo “siempre conectado”. En pocas palabras, podremos disfrutar de unos contenidos – que no podremos compartir – siempre que sea la voluntad expresa de terceros. Esos terceros, por cierto, es la industria del siglo XIX que no duda en llamar criminales a sus usuarios.

Es esencial que todos nos hagamos con mayor frecuencia la pregunta de si queremos pasar de una situación en la que tenemos contenidos a una situación en la que no los tenemos, sino que simplemente podemos usarlos siempre que cumplamos ciertas directrices arbitrarias.

Si además tenemos en cuenta que cualquier contenido sometido a DRM está abocado a su desaparición, estaremos ante un dispositivo con unos contenidos DOA que tarde o temprano desaparecerán sin dejar mucho rastro.

Es preocupante cedamos libertades esenciales por la comodidad aparente de un dispositivo que en unos meses será cosa del pasado junto con todo lo que contenga.

En DefectivebyDesign proponen pedir a Steve Jobs que retire el DRM de este dispositivo, habida cuenta de que en alguna ocasión él mismo ha dicho que el DRM es malo. Parece que de nuevo, el innovador por antonomasia, ha cedido a la presión de industrias y conceptos analógicos.

iPad de Apple y el DRM