La pobreza de la SGAE

Artículo facilitado por Juan César Cover, Medyr bajo licencia Copylelft

LA POBREZA DE LA SGAE

Ayudemos a la SGAE, los pobres autores están al borde de la quiebra. Ya no pueden vivir, lo de llegar a fin de mes. Los tiempo ya no son lo que eran, y esa raza superior necesita vivir.
Si es que realmente a la gente se le debería caer la cara de vergüenza, trabajando todos los días 8 horas, para llevar a casa entre 12.000 y 30.000 € al año, y encima, con la desfachatez de copiar música, no querer pagar el canon en los CD-R que usan en las oficinas, y ponerse de mal humor por pagar también en los hospitales un canon en las pruebas guardadas.

Ponemos el grito en el cielo por que la SGAE nos quiere cobrar por las memorias de nuestras cámaras de fotos (últimamente yo uso mucho mi cámara de fotos para escuchar música), y nos rasgamos las vestiduras por que nos impongan un canon en las bibliotecas publicas (total, lo de tener derechos constitucionales de acceso a la cultura es algo meramente anecdótico).

El hacer que la cultura sea solo a accesible a al gente que pague es todo un detalle por su parte, no sea que aprendamos y podamos decidir por nosotros mismos. Que gasten nuestro dinero, ya sea de forma directa en el canon de los CD-R que compramos, ya sea de forma indirecta, en el canon de los CD-R que usan los hospitales públicas a la hora de guardar las pruebas.

Pido ayuda a la sociedad para que estas pobres personas, que están al borde de la ruina lleguen a fin de mes. Recordemos sus miseros sueldos, lo poco que cobran por concierto:

Antonio Vega o el Fary: 18.000

Fran Perea o Andy y Luca: 30.000

Rosa, Bustamante y Chenoa: 36.000

Rocio Jurado e Isabel Pantoja: 48.000

Ana Belén y Víctor Manuel, Bisbal: 63.000

Chayanne: 198.000

Y el mas pobre de todos, Alejandro Sanz: 210.000

Si tenéis alguna duda, esta en €. Pobres, es cierto, la piratería de Cds (de los cuales no llegan a llevarse mas de un 7%) les impide llegar a fin de mes.

Como veréis, cobrando en una sola noche lo que una persona en un año (o en 20 años en algunos casos) es realmente difícil vivir.

Desde aquí hago un llamamiento a la sociedad para que entre todos solucionemos este “problema”. ¿Qué decís?

Juan César Jover

medyr@lycos.es

La pobreza de la SGAE